Cómo superar un Aborto

Cada persona realiza su propia gestión emocional y en esto, no hay diferencia. Superar un aborto… ¿realmente lo conseguimos hacer? Aquí os dejo una reflexión de Mamá Jumbo al respecto: Mamá en Duelo. Lo que vengo a contaros no es cómo hacerlo, si no cómo lo he hecho yo, con la humilde esperanza de ayudar a otra persona a que encuentre su propia gestión de la situación.

El Duelo

Antes o después, de alguna manera, vivimos un duelo. Algunos más importantes que otros. Desde la primera decepción que tienes de tus padres como el fallecimiento de un familiar. Y todos los duelos se caracterizan por unas fases concretas (aunque no definitivas). A veces las fases no siguen el orden concreto, otras veces se salta directamente de una fase a otra sin haberla percibido, pero éstas son:

  1. Negación
  2. Ira
  3. Negociación
  4. Depresión
  5. Aceptación

Info sacada de AQUÍ. Quizás en el Duelo por un Aborto deberíamos añadir la Culpabilidad en lugar de la Ira.

Mi Duelo para Superar un Aborto

Las primeras fases del duelo las pasé bastante rápido, la verdad. Sabía que era una posibilidad, pero hasta que finalmente no me dijeron que el embrión se había desprendido, no me lo creí. La verdad es que lo negué hasta el momento que lo vi fuera y, finalmente, hasta que mi ginecóloga me confirmó en la Revisión del Aborto que todo estaba limpio.

He estado enfadada, lo podéis escuchar en el podcast del post Los Sentimientos tras el Aborto. Ese sentimiento de soledad… Ese momento en el que te das cuenta que eres la única que ha sentido y vivido realmente a ese Bebé.

Y he negociado… Me he prometido a mí misma que ayudaría a toda madre que necesitara acompañamiento o asesoramiento para pasar por esta etapa tan dura. Me estoy planteando formarme para hacerlo… Y que jamás olvidaría a mi bebé. Aunque sea la única quien lo recuerde, ha sido mi embarazo.

Después de todo, lo he aceptado. Creo que en esta fase de aceptación me quedaré para siempre… porque no pienso dejar de ser una Mamá en Duelo. Eso sí, lo que me ha ayudado mucho a aceptarlo ha sido un ritual.

No he pasado por la culpabilidad ni por la depresión, pero he pasado tantas veces por ella en mi vida sin estar en duelo que ya, simplemente, no me lo permito.

El Ritual

Estamos acostumbrados a ceremoniar siempre lo bueno y tenemos toda clase de rituales para hacer ceremonias de todo lo bueno que nos pase en la vida. Las fiestas de cumpleaños no son más que rituales para celebrar la llegada al mundo… ¿y qué pasa cuando no ocurre esa llegada al mundo?

También tenemos rituales para la muerte, pero no se les llama con ese nombre. Se les llama “funerales”. Y me voy a remitir, con vuestro permiso, a la etimología de estas palabras:

  • Ritual (“Rito“): La palabra rito viene de la palabra en latín ritus, el cual se refería a las ceremonias religiosas. La idea del rito es que se tiene que realizar en cierto orden. La palabra latina ritus se asocia con la raíz indoeuropea *ar- (mover, ajustar, hacer actuar), que estaría presente en palabras como aritmética, arte, orden.
  • Ceremonia: (acto público que se realiza de acuerdo con las reglas o ritos fijados por la ley o por la costumbre) viene del latín caeremonia, compuesto por Caere y Monia. Caere era una antiquísima ciudad etrusca cerca de Roma, donde sacerdotes etruscos celebraban sus ritos.
    La terminación monia llevaría el sufijo -ia (cualidad, abstracto femenino) sobre el sufijo monium, como en matrimonio o antimonio que parece venir del etrusco e indica conjunto de actos y rituales.
  • Funeral: Esta palabra genera más controversia, pero se puede observar que se entiende sólo en el ritual y la ceremonia de enterrar.

En conclusión, en el caso de un aborto es cierto que no podemos realizar un funeral siempre. Sería una ceremonia si participan dos o más personas y estuviera establecido por ley o costumbre en el acto del Rito o Ritual.

Creo que esta parte es fundamental para superar un aborto, realizar un ritual para ayudarnos a aceptar que ese Bebé No Nacido ha existido y que ya no existirá más. Y ahora que tenemos los conceptos más claros, nos podemos concentrar en decidir un Ritual.

Mi Ritual para superar un Aborto

La verdad es que no se podría establecer un ritual genérico… Siempre dependerá de la fase del duelo que nos encontremos, de tener el cuerpo para hacerlo, incluso de querer usarlo. Debemos adaptar cada ritual a una misma.

Por suerte tengo un don para ello. Se me da extraordinariamente bien crear rituales (no sé porqué). Pero nada más pensar que tenía el cuerpo, supe que necesitaba hacer un ritual en su honor. En ese ritual debería intervenir el Fuego, porque soy muy fuego y porque mi concepto de fuego es de purificar las cosas. Y esa herida necesitaba purificarla. Y el ser que habitó en mí necesitaba llegar a las estrellas.

Había pensado en enterrarlo para que se uniera a la tierra y salieran los frutos de lo que no pudo dar en vida. Pero cuando pensé en dónde lo enterraría sabía que ese sitio se convertiría en sagrado y no podría permitir que nadie lo pisoteara. Pensé llevarlo al cementerio, que ya de por sí es sagrado, y enseguida supe que no era una opción para mí. Necesitaba emocionalmente dejarlo libre.

Lo envolví en algo blanco, le dije palabras salidas del corazón… y lo dejé volar para que nos acompañara toda la vida desde las estrellas. Convertí su cuerpo en humo para que le fuera fácil estar en todas partes.

Abortos

Yo tuve un embarazo deseado y buscado con el Bebé No Nacido. Pero hay embarazos deseados y no buscados. También hay embarazos no deseados y, desde luego, no buscados. Eso imprime en el aborto su propia gestión. Incluso los abortos provocados pasan por un duelo y, en ocasiones, necesitan un ritual. ¡Nunca es tarde para ello!