Quiero más tiempo

Justo el día que le digo a Futuro Papá que haga sus planes que quiero hacer cosas mientras se va de pingo… voy y me viene el SPM.  ¡Maldita la hora!

¿Y eso qué tiene que ver? Que me conozco lo suficiente como para saber que si Futuro Papá se va de pingo sin mí, me paso la tarde llorando. Al final no haría lo que tenía ganas de hacer y cuando volviera Futuro Papá le gritaría sin razón como una loca o le saludaría con los ojos llorosos negándome a contarle nada y sin querer hablarle siquiera, para seguir llorando en otra habitación.

¿Y por qué no lo hago cuando no está de pingo? Pues básicamente porque si él está trabajando, quiero hacer lo que hace él cuando yo estoy trabajando: cuidar de la casa. No me parece justo que si él está sólo en casa cuando curro y se pone a limpiar suelos, quitar polvo o hacer comida, yo me ponga a otras cosas. Ojo, que también lo hago, pero las cosas a las que me quiero dedicar no tienen el mismo grado de concentración.

Y entre ellos está el Scrapbook. ¡¡¡No he avanzado nada!!! Entre la falta de inspiración, y que no encuentro el momento para abstraerme solamente con ello, esto es un sinvivir. Soy de esas personas que no me puedo dedicar a ello sólo una hora al día, a menos que lo vaya haciendo según va ocurriendo. Para el scrapbook de mi boda quiero dedicarle 4 o 5 horas seguidas para sentir que aprovecho bien el tiempo.

Espero que para el Scrapbook de Futuro Bebé no sea así y me organice bastante mejor… Porque veo que no lo empezaría nunca, sólo tendría material en casa y más material.

Y si esto es así… ¿cómo será cuando Futuro Bebé esté entre mis brazos?

El SPM de Marzo 2014

Yo entiendo que es muy difícil de comprender a alguien que tiene SPM cuando una/o misma/o no lo sufre. La gente me mira y dice que estoy chiflada porque se me saltan las lágrimas al pensar que Futuro Papá no me ha hecho el desayuno esta mañana.

Y conscientemente lo sé. No es responsable de mí, soy yo quien me tengo que cuidar y obligarme a comer algo para empezar bien el día. Que él no me haga el desayuno no dice que él no me quiera ni nada por el estilo. Pero ahí está la puñetera hormona para hacerme sensible.

También tiene sus cosas buenas, me hace más sensible, tanto a lo bueno como a lo malo. Y eso es todo.

Así, en un día como hoy, me he tenido que parar para hacer esta fotografía:

Plz. España

Calendario Ovuview

Una de las cosas que más me gustan de la nueva tecnología es toda la oferta en herramientas útiles que genera. A veces son más complicadas que otras veces, otras veces carecen de funciones que nos resultan vitales (o son de pago), pero hoy en día hay pocas cosas sin solución.

Navegando de un lado a otro me encontré con este post de Tus Patucos y mis Tacones y me resultó de máxima utilidad. Describen cuatro aplicaciones de móviles para controlar el Ciclo Menstrual y he probado el que me parecía más completo.

¡¡Con lo que me gusta a mí rellenar datos!! Me quedé con Ovuview. Después de una semana de uso, todavía no me arrepiento de tenerlo. Tiene para rellenar casi todo lo que se te ocurra, pero me ha encantado principalmente que puedas rellenar la influencia del SPM. Os puede sonar a tontería supina, pero con todo lo que me afecta, quiero conocerme.

También me va a ayudar a controlar mi peso, que buscaba una aplicación para eso pero no encontraba ninguna con el mínimo que yo quería. Tampoco se trata de convertirme en una sílfide, pero sí de quitarme grasa sobrante. Creo que es una aplicación muy completa que puede ayudar a conocerenos, a parte de facilitarnos información sobre las fechas con más probabilidades de fecundación.

Personalmente creo que afecta más el estado emocional de la pareja que intenta concebir que cualquier dato sobre ovulación y fertilidad. Pero con lo geek que soy, ¡¡simplemente me encanta!! Tiene tantas opciones e información…

Por lo visto, la opción de pago tiene también un Calendario del Embarazo. Sobre ese tema tendré que hablaros más adelante.

SPM

El Síndrome Prmenestrual existe, digan lo que digan la gente que se cree en posesión de la verdad sin haberla experimentado. Son cambios que se producen en las mujeres días antes de tener la regla. Pueden ser de tipo físico o de tipo emocional.

Cuando estos cambios llegan a afectar la vida normal de una mujer, se les denomina síndrome premenstrual.

En mi caso no son graves, ni “agudos”, pero desde luego que cambian mi vida personal. Me afecta de manera emocional y de forma muy drástica. No puedo evitar irritarme o emocionarme ante los estímulos más absurdos.

Consigo controlarlo de manera proporcional a la falta de confianza que tengo con la persona que me genera la inquietud (a veces son cosas). Por lo que desafortunadamente el que siempre sufre mi SPM es Futuro Papá. Lo afrenta de la manera más madura que se me podría ocurrir. Cuando nos damos cuenta, me ayuda a superarlo con infinita paciencia.

Pero a veces no está cerca cuando la hormona toma posesión de mi cuerpo. He descubierto que el chocolate fino al 70% de cacao consigue aliviarme un poco, pero no elimina las reacciones que mi mente tiene ante los estímulos.

Tengo mucho trabajo por delante que hacer para controlar las emociones y, sin evitarlas, canalizarlas de forma positiva para crear. Es una de las cosas buenas que tiene el que las emociones estén a flor de piel: crear se convierte en una reacción natural. La música no es mi fuerte y sin duda el dibujo tampoco, pero plasmo lo que siento en escritos o colores (me gusta colorear).

Seguramente acabaré haciendo muchas referencias a este post en un futuro para haceros entender porqué escribo lo que relato en ese momento.