Visita a la Pediatra. Revisión de los 2 años y medio

Ayer asistimos a la cita para la revisión de los 2 años y medio. No es una revisión obligatoria, pero mi pediatra es muy atenta con estas cosas y prefiere verle a menudo. Además, me encanta porque nos reconoce antes de entrar y nos saluda y sin revisar el historial, ya se sabe todos los problemas que llevamos arrastrando.

A mí se me olvidó la tarjeta sanitaria y el librito de seguimiento. Pero bueno, ¡que todos los males sean éstos!

Mediciones

Siempre, como me imagino que en todas las revisiones con pediatras, primero le hizo las mediciones correspondientes la enfermera. Para tener claro los percentiles en los que va creciendo el churumbel. Con Niño Fúturo no es distinto y la verdad es que parece que nos estamos poniendo en la media:

Altura: 94 cms – PC 75
Peso: 1380 grs – PC 75
Cabeza: 50 cms

Pero parece ser que ya no hay percentil en cuanto a la cabeza, o al menos no me ha facilitado percentil. Respecto a ocasiones anteriores, hemos bajado en cuanto a perfectil de altura y hemos subido muchísimo en el percentil del peso. Aunque también es verdad que le midió sin quitarle la ropa por ser muy ligera (no era la enfermera de siempre, tampoco).

Revisión de los 2 años y medio

Después pasamos a la revisión propiamente dicha. Me encanta la pediatra. Por un lado por reconocer a mi hijo antes de entrar. Como comenzó a caminar más tarde (a los 22 meses) fue una de nuestras mayores preocupaciones y se alegró mucho ver que fue a la consulta corriendo.

Al revisarle sin ropa, encontró que todo estaba normal. Por lo visto hay un testículo que sigue en ascensor dentro de su saco escrotal. Me comentó que no es nada malo, que no debe ser preocupante, pero que ya debería pasarle menos a menudo. Nos recomendó hacerle una visita al cirujano pediátrico. Y me aclaró que no era porque necesitara cirujía, si no porque era el especialista encargado de estas cuestiones. Él valoraría la necesidad de una ecografía y los resultados de la misma. Como siempre, seguramente no sería nada, pero cuanto antes detectáramos un problema, antes podemos solucionarlo.

Me preguntó si continuábamos con lactancia materna y al comentarle que hemos destetado por riesgo de aborto y que finalmente hubo aborto, se mostró increíblemente comprensiva. Incluso mostró algo de ilusión por saber que estuviéramos en búsqueda. Le comenté que antes quería saber porqué subí 10 kgs de peso en un mes y medio y, con sorpresa, me dijo que no se me notaban (¡¡qué maja es, por favor!!).

Le hablé sobre el control de esfínteres, que parece que ya controla, pero que no quiere saber nada del orinal. Me dijo que no me preocupara, que es cuestión de tiempo y que Niño Fúturo tiene su propio ritmo. Me preguntó por la frecuencia de las heces y tuve que contestarle que ahora le estaba costando más hacer, que retenía mucho. Su respuesta fue que seguramente esté experimentando con el control de esfínteres y, por tanto, reteniendo la caca lo máximo posible, provocando que cada vez sean más duras y por tanto más dolorosas. Eso retrasaría aún más la operación pañal, así que me facilitó un laxante para infantes que le ayudarían a reblandecer las heces e ir con más regularidad al baño.

Se preocupó un poco por el control del habla de Niño Fúturo. Éste se mostró esquivo y no quiso contestar conscientemente a las preguntas que le realizaba su pediatra. Estuvo hasta 7 minutos con Niño Fúturo únicamente intentando que hablara, sin resultado. Se puso a jugar con él, a atenderle… y en algunos despistes Niño Fúturo sí que contestó monosílabos. Pero el peque cuenta hasta 15 en castellano y hasta 10 en inglés, diferencia perfectamente cuando le digo “ahora en inglés”. Pero no le quiso contestar a la pediatra. Se relajó cuando le comenté que en la guardería le estamos intentando controlar incluso con orientadora, así que sólo estará atenta con los progresos.

Diagnóstico de la Revisión de los 2 años y medio

Esto me hace mucha gracia, pero me encanta reflejarlo. Según el informe que nos ha facilitado, Niño Fúturo se considera un Niño Sano.