Visita al Pediatra. Revisión de Especialistas

A la pediatra de Bebé Fúturo le gusta asegurarse que el bebé esté bien en cualquiera de sus facetas. Es algo que nos gusta muchísimo, pero implica una serie de visitas a varios especialistas más a menudo de lo que en realidad podemos. Y después, quiere que vayamos a revisar con ella los resultados.

Con todas las visitas a especialistas que hemos tenido, había varias cosas que contar. Pero ir a tantos requiere de demasiadas faltas al trabajo que, sin ser por cuestión de urgencia, hemos tenido que dejar pasar algo más de tiempo para la visita al pediatra. Además, como casi todo estaba bien, tampoco era de urgencia contárselo.

Bebé Fúturo ya camina, así que nos hemos quitado todos una espinita. Ella sobre todo se temía que fuera algo neuronal por el tema de que en el culete tiene un hoyuelo algo extraño que se da en casos de espina bífida. Nos ha comentado que seguramente en un futuro se le vaya a hacer un TAC sí o sí por revisar que de verdad estuviera todo bien, pero ponerle anestesia general sólo por una revisión lo ve innecesario, que dejaríamos esa prueba para cuando pudiera quedarse quieto por sí mismo, sin anestesia. Así que para los tres o cuatro años ya veríamos si sigue ahí el hoyuelo.

Lo del oído, pues lo ha visto rojo, de nuevo. No parece que esté mejorando, así que nos ha cambiado el tratamiento pautado por el otorrino. Como la medicación del otorrino es cuestión cíclica, nos ha recomentado acortar los ciclos. En lugar de dos semanas dando la medicación y luego dos semanas de descanso, hacer lo mismo con una semana. Dice que el otorrino al que vamos es muy antidrenajes y que si  lo está viendo tan claro, es que Bebé Fúturo los necesita. Que seguramente otro otorrino ya habría entrado a quirófano a ponérselos.

Por lo demás, todo está bien. Quiere verle si finalmente no le hacen drenajes para dentro de dos meses, o más si se los hacen para revisar que todo va perfecto y tenerlo en su historial.

Visita al Pediatra. Revisión 18 meses

Perdonad si no escribo con mi verborrea normal, pero estoy retrasando este post y quizás sea lo menos oportuno.

La revisión en general bien, se ve que Bebé Fúturo es un bebé sano, en todos los sentidos.

Lo único… sigue sin animarse a caminar suelto. Da unos paseos que ya quisiera yo, pero en cuanto le sueltas el dedo, catapúm chimpún, al suelo que se tira. Todo el mundo, desde hace 3 meses, que le ve nos dice que sólo le faltan dos días para caminar. ¡Menudos dos días! Ya van tres meses desde la primera vez y siguen diciéndonoslo.

La pediatra, con las mismas, por protocolo, nos mandó al Neuropediatra. Y no contenta con ello, nos mandó también al Traumatólogo, Neurólogo y ha revisado lo del Otorrino esperando que volviéramos a ir.

Hemos puesto también la vacuna de los 18 meses y, la verdad, es que no hay mucho más que comentar.

Visita al Pediatra. Revisión de los 9 meses

Pues hoy nos hemos plantado allí, con nuestra pediatra, a primera hora de la mañana. Bebé Fúturo ha cambiado mucho respecto a la última vez que estuvimos. Le veo y me alucina… mañana os cuento los detalles.

Le pesaron y le midieron tanto altura como perímetro craneal. Me olvidé en esta ocasión del cuaderno y me lo apuntaron en una hoja. Creo que me acordé de llevar a Bebé Fúturo porque no me quiero separar de él cuando no estoy trabajando, pero me lo habría dejado en casa también de lo contrario.

La pediatra le miró a fondo, revisó lo que teníamos pendiente: endocrino y traumatología, todo OK. Hizo la revisión física y se dio cuenta que en la rabadilla del culete tiene una Y. Cuando nos preguntó si se hizo ecografía relacionamos que se miraba con la ecografía de cadera del primer mes y nos dijo que no… Revisó el historial y se dio cuenta que la primera revisión la hizo otra doctora, a lo que le dijimos que así fue porque ella estaba de vacaciones. Nos dijo que bueno, que haríamos esa ecografía ahora para revisar que todo esté perfecto (algo que adoro de esta pediatra).

Nos preguntó sobre alimentación y al decirle que todo está superado: carne, pescado, huevos, etc. se alegró mucho. Sobre el tema cereales… me quedé trabada y le dije lo que hago. Meto los cereales naturales (avena, quinoa y esas cosas que se venden para el desayuno) en la papilla de frutas y le doy pan. Así que dio por superado el tema gluten y le gustó mucho cómo le damos los cereales. Nos recomendó introducir la proteína de leche de vaca para conocer su reacción, por ejemplo, con yogures de “mi primer Danone”. No he decidido qué pensar al respecto…

Comentó que va muy avanzado en el ponerse de pie, le sorprendió gratamente. Nos relajó sobre el tema dientes… que tiene hasta los 14 meses sin que nos preocupemos en absoluto por ello.

Y, para mi sorpresa, nos habló de la vacuna de la meningitis B. Era un tema que quería proponer yo, pero se me ha adelantado… (por eso la sorpresa). Nos recomendó ponerla, sólo que ahora hay un problema de suministro: no la tienen en ningún proveedor. Así que nos dijo que estuviéramos atentos y que cuando la tengan, le pillemos cita.

Sobre los parámetros de la revisión anterior:

Peso: 8400 grs (+1280 grs // +5370 grs)

Talla: 73,5 cms (+5,5 cms // +24 cms)

Perímetro Craneal: 45,6 cms (+1,1 cms // 7,6 cms)

Visita al Pediatra. Revisión de los 6 meses

Pues como siempre hasta ahora, allí nos plantamos. Ya sin ninguna duda de que queremos a nuestra pediatra aunque no sigamos sus recomendaciones sobre la alimentación complementaria.

Lo primero, como siempre, estatura, peso y perímetro craneal sumado a las vacunas reglamentarias y optativas.

Le dije a la enfermera que a Bebé Fúturo le encanta la vacuna de tomar e insinuó un “ya veremos hoy”. Finalmente tuvo que admitir que Bebé Fúturo es de ese 5% de los bebés que se beben correctamente el líquido sin rechistar. Y hasta los de la sala de espera no se podían creer que al salir Bebé Fúturo se había tomado las vacunas y le habían pinchado porque no lloraba tanto como otro peque de 3 años que, sin vacunas, salió llorando. Tenemos un campeón en la casa, ojalá dure…

La pediatra nos preguntaba y me parecía que se había equivocado de mes… Todo lo que preguntaba si lo hacía Bebé Fúturo estaba más que superado incluso le preguntamos nosotros si debíamos evitar ponerle de pie porque Bebé Fúturo sólo quiere estar de pie… Ya sólo le sujetamos las manos y él aguanta solo. Dijo que no había ningún problema, así que nos relajamos. Lo único en lo que falla es que le da pereza hablar, emite sonidos, se ríe y hasta hace pedorretas, pero no repite la sílaba mamamama o papapapa y no porque no pueda porque ya lo ha hecho en alguna ocasión hace un mes… Es que es un vago.

Igual que el tema chupetes. Podría sujetarlo, no le da arcadas, pero simplemente no quiere.

Por lo visto ha subido de percentil en altura y se mantiene en el de peso. También ha aumentado de percentil en perímetro craneal…

Lo único es que ha reconocido que Bebé Fúturo no ha corregido bien el arqueo de las piernas y nos ha derivado al traumatólogo infantil. Quizás no sea importante, pero es algo que me gusta muchísimo de nuestra pediatra, por si acaso se asegura.

Me ha parecido muy curioso que se sorprendiera de la hidratación de la piel de Bebé Fúturo, por lo visto es extraordinaria. Me preguntó si le pongo crema hidratante y le dije que después del baño le echo aceite de almendras e hizo gesto de aprobación. El aceite es de Manuel Riesgo (igual que con el Aceite de Rosa Mosqueta, la diferencia de calidad respecto al de herbolario es alucinante).

Por lo demás, es un niño sano muy espabilado. La exploración física todo fenomenal.

Resumen:

Peso: 7120 grs (+940 grs // +4090 grs)

Talla: 68 cms (+2,7 cms // +18,5 cms)

Perímetro Craneal: 44,5 cms (+1,9 cms // 6,5 cms)

Visita al Especialista. Endocrino Pediátrico

El pasado lunes fuimos a la revisión de las analíticas de sangre de Bebé Fúturo con la endocrino pediátrica.

Todo parece que está bien, pero aún así tiene un rango un poco más alto de lo normal. Por lo que nos ha recomendado revisarlo dentro de 3 meses de nuevo. Como el valor de la TSH es superior a 5, pero inferior a 7, nos ha recomendado la revisión. Si hubiera sido superior a 7 nos habría dicho de hacerlo dentro de un mes.

Así que nada, dentro de 3 meses habrá que volver a sacar sangre de Bebé Fúturo. Esperemos que para entonces la historia se termine.

Visita al Pediatra. Revisión de los 2 meses + Visita al Especialista. Traumatologo

Sigo con el síndrome del túnel carpiano y en la última visita a mi Ginecóloga me dijo que fuera al traumatólogo. Tenía la cita una hora y pico antes que la del pediatra y pensaba en que me habría venido bien, porque la espera en el trauma es larga, pero mi visita iba a ser corta. Pero nada más lejos de la realidad… La espera iba a ser extremadamente larga. Así que le pedí a la secretaria si podría ir al pediatra que tenía cita y luego reengancharme y me dijo que sí.

En el pediatra nos esperaba la vacuna de los 2 meses. La obligatoria y la voluntaria. Este año la rotateq es una vacuna voluntaria que puedes no ponerle y te ahorras 70 euros en esta ocasión. No me voy a meter en el dilema de las vacunas porque me arden las venas, pero sólo me queda decir que la compramos. En nuestro caso, compras el rotateq directamente en el mostrador de la secretaria, en efectivo o tarjeta sueltas los 69,50 € que cuesta y la enfermera pediátrica se la puso a Bebé Fúturo.

Primero midió y pesó a Bebé Fúturo y después nos indicó que era probable que estuviera durante una semana entera más llorón que de costumbre, con algunas décimas de fiebre y se le soltara la tripa porque le iban a poner las vacunas. Le dió las gotas del rotateq que Bebé Fúturo se tragó gustoso y después le metió tres pinchazos a traición tras los cuales Bebé Fúturo sacó todo el potencial de sus pulmones… aunque para mi sorpresa apenas le duró el griterío medio minuto.

Sobre la revisión en sí no hay mucho que decir. Todo va fenomenal. Lo único raro y que me extrañó mucho es que nos recomendó que espaciáramos las tomas algo más. No sé, quiero consultarlo en profundidad porque no estoy de acuerdo con ello. Según la pediatra es que tiene que aprender a comer y que no pasa nada por tener algo de hambre, que debería aprender un poco a coger el ritmo que tendrá en las comidas en el futuro. Y que debería comer más del “fondo” de la teta, que la leche es más grasa y alimenta más… A lo cual yo pienso que es que a veces lo que quiere es beber y necesita la leche más líquida del principio, aunque lo que “engorda” es la del fondo. De momento todavía estoy reacia a cumplir con lo dicho por la pediatra.

Peso: 5220 grs (+2190 grs)
Talla: 60 cms (+10,5 cms)
Perímetro Creaneal: 40,3 cms (+4,3 cms)

Volvimos al traumatólogo y no había pasado siquiera mi turno. Así que seguimos esperando una hora y pico más hasta que por fin me tocó pasar a consulta. Pues sí, tenía hora a las 11:20 y finalmente pasamos a las 13:55. Menos mal que es muy bueno, porque es para echarse a llorar.

Leyó mi informe y me preguntó cómo estaba de la rodilla (es quien me la operó) y le dije que bien, que venía por otra cosa aunque también quería hacer consulta sobre la rodilla. Le conté que parece que tengo síndrome de túnel carpiano, que tengo dos dedos totalmente dormidos permanentemente y tras hacer el reconocimiento y preguntar si estaba dando leche materna me dijo que probablemente hubiera que operar. Que habría que esperar a que perdiera todo el peso del embarazo y que hasta que no finalizara de dar el pecho, la operación no era planteable.

Sobre la rodilla, salí muy contenta al confirmar que progreso adecuadamente. La rodilla no está como antes, pero está bien para el tiempo que ha pasado desde la operación y me ha asegurado que la otra rodilla no sufre por mi cojera. Así que por esa parte salí muy contenta.

Me mandó hacerme una prueba con la mano y a volver para revisarla.