Reseña de Libro: El Método Ikigai

Después de pasar la etapa opositera, mi mente se ha quedado inquieta y ávida de conocimientos. Por alguna razón quiere aprender muchas cosas y no hago más que planear, proyectar y pensar en proyectos nuevos en los que meterme. Pero como bien sabéis, con un bebé es algo complicado (no imposible… ¡¡he opositado con un bebé!! Pero sí que lo complica todo mucho).

Para intentar aprovechar los momentos tetiles eternos y esa inquietud mental, he decidido leer. Y estoy leyendo a lo bestia. Así que os traeré una ristra de reseñas de libros y empezaré por el primero.

¿Por qué lo he leído?

Este libro ha llegado a mí por una recomendación desde Instagram. En realidad me recomendaron el libro de “El Ikigai” de Héctor García y Francesc Miralles. Pero al leerme las sinopsis de ése y de éste, he preferido quedarme con “El Método Ikigai”, de los mismos autores.

La idea de encontrar el objetivo de mi vida me llamó poderosamente. Ha sigo algo magnético. Tengo claro cosas que quiero y que deseo conseguir en mi vida, pero estaría bien leer sobre cómo enfocarme hacia un objetivo y averiguar el objetivo del mismo.

¿De qué trata el Libro?

Son una serie de capítulos que se leen muy rápidos y que tratan de encontrar el objetivo de tu vida. Hay una mezcla de experiencias personales de los autores, estudios realizados, experiencias de famosos y, finalmente en cada capítulo, un ejercicio que hacer. Son ejercicios fáciles y hasta divertidos a veces que ayudan a encontar ese objetivo.

Está dividido en 3 partes: Futuro, Pasado y Presente, en ese orden. Y procuran descubrir el camino para conseguir lo que realmente queremos. De esta forma seremos felices. Yo decidí leerlo primero entero y después realizar los ejercicios. Estoy en realizarlos todavía y los encuentro bastante estimulantes.

Mi Opinión sobre el Libro

Me ha encantado el formato directo y rápido de cada capítulo. Sin florituras ni caminos retorcidos para contarte algo tan fácil como, por ejemplo, cómo influyen las alegrías de tus amigos en ti. Creo que llega perfectamente al objetivo

Recomiendo su lectura. Siendo sincera, estoy leyendo a un ritmo exageradamente rápido, probablemente sólo os publique libros que recomiendo y los libros que no me gusten, no los recomiende. En Goodread (link a mi perfil) tenéis los que leo y así sabéis que los que no reseño aquí, no los recomiendo.

¡Hosting Nuevo!

Espero que vosotros no notéis mucho el cambio, pero a pesar de todo, os lo creáis o no… ¡¡Mamifutura ha cambiado!! No en su esencia, tampoco en su aspecto, sólo en sus tripas.

Después de una operación quirúrgica llevada a cabo por Induscomp, ¡Mamifutura se ha independizado de WordPress.com para irse a su hosting privado!

Y como la experiencia ha sido tan increíblemente grata, fácil y buena, no quiero perder la oportunidad de hacer una recomendación, cosa que siempre me gusta, sobre todo para lo bueno.

Llevaba un año dándole vueltas al hecho de irme a Hosting… ¿Qué narices es eso del hosting? No noto diferencia y no veo en qué cambia eso para mí? Si eso es lo que te estás preguntando, te respondo, no te preocupes.

La plataforma de WordPress puedes gestionarla de forma gratuita o de forma privada. Cada una tiene sus ventajas. La plataforma gratuita es toda facilidades: lo tienes montado, es gratis, funciona bien, ¡te lo da todo hecho! Pero… la página la tienes que diseñar con ciertas limitaciones (no permite javascript), en la política que aceptas está explícitamente puesto que no se te permite generar beneficios con ella, ni siquiera con AdSense o algo parecido y las estadísticas, para mi gusto, dejan mucho que desear…

Había recibido muchas recomendaciones para hacer el taspaso con WebEmpresa e incluso tengo una agenda llena de descuentos para irme a esa plataforma. Pero no me convencía del todo el precio. Y, tengo mucha curiosidad para muchas cosas y nada de miedo, por lo que no me generaba miedo el cambio, pero sí… una molestia. ¡Y eso que ya había hecho un cambio a esa plataforma anteriormente de otro blog! Pero me daba pereza, sinceramente.

Un día, por casualidad, después de leer un comentario de Historia de Pitufines, descubrí Induscomp. Como son una pareja a la que sigo por FB desde hace tiempo (aunque desde la distancia, que eso de entrometerme en una vida no me gusta) fui directa y pregunté. ¡Dios mío! Había descubierto lo que estaba buscando, más que para este blog, para otro proyecto. Así que los contraté con los ojos cerrados y… ¡¡en menos de 24 horas podía gestionar la web de mi nuevo proyecto!! Con todo facilidades.

Al poco me llegó un correo de WordPress para recordarme que en un mes mi dominio (¿y eso del dominio? Ya te cuento…) estaba a punto de renovarse y dado que el servicio que incluye Induscomp es hosting y dominio por un precio muy poco superior al dominio de WordPress, además, te hacen como servicio especial el traspaso de tu blog a su hosting… ¡Vi el cielo abierto! Sin duda, contraté el servicio para Mamifutura y aquí estamos…

Como ya os expliqué AQUÍ: Hosting es el terreno donde construimos nuestro hogar 2.0 y el dominio es la dirección para llegar a nuestra casa.