Reseña de Libro: Personas Altamente Sensibles

He leído ya muchísimos libros, los podéis ver en mi perfil de Goodreas: AQUÍ. Por si queréis echar un vistazo. Y hoy os vengo a contar sobre el Libro Personas Altamente Sensibles de Karina Zeger de Beijil.

¿Por qué lo he leído?

Os contaba AQUÍ que tenía sospechas de que Papá Fúturo era un PAS y necesitaba aclarar si lo era y entenderle. Pero bien, el libro llegó a mí por casualidad.

Tuve durante un tiempo el Kindle Unlimited activado y le ofrecí a mi cuñada (psicóloga) que buscara libros que le interesaran para ver si los podía leer en ese tiempo. Entre los libros que me dijo que quería leer estaba éste y mi inconsciente debió ver alguna relación con Papá Fúturo. Fue como se me activó el clip y decidí leerlo.

¿De qué trata el libro?

Pues, como su título indica, trata sobre las Personas Altamente Sensibles. Los enfoca desde varios puntos de vista y realmente trata muchísimos aspectos de su vida. Nos facilita los estudios realizados, las problemáticas que se encuentran, ejemplos de otras PAS en su vida diaria…

Da respuesta a preguntas muy diversas, por ejemplo: “¿Cómo es un PAS?”, “¿Por qué se es un PAS?”, “¿Cómo identificar un PAS?”, “¿Qué problemas tienen los PAS?”… y un larguísimo etcétera. Además de que trata de dar soluciones para los diversos problemas con los que se encuentra un PAS. También cómo tratar a los niños y a los bebés PAS.

Mi Opinión sobre el Libro

La verdad es que es un libro muy completo sobre las Personas Altamente Sensibles. Me ha clarificado muy bien cómo es un PAS y por qué yo no lo soy (a pesar de puntuar alto en el Test de Elain Aron). Aún así, siendo tan completo y tan largo… es a nivel introductorio. Lo cual está bien porque te da pistas sobre por dónde seguir averiguando cosas que pudieran ser de interés y que esos temas existen. Yo no necesitaba que profundizara en ciertos temas, necesitaba tener una visión global y eso lo facilita.

Alta Demanda en Bebés

Hoy voy a escribir un post que me ha pedido la gente. Pero antes que nada quiero aclarar que, como siempre, lo escribo con una perspectiva personal. Trataré de aclarar algunos conceptos básicos y mi intención es que se comprenda mejor a los bebés y poder tener bebés más felices. Si sufres alguna clase de problema por la alta demanda de tu bebé, te recomiendo encarecidamente acudir a un profesional de tu confianza. Espero que pueda poner solución al posible problema. Este post responde a la necesidad de comprender la alta demanda, no a solucionarla.

Cómo conocí la Alta Demanda en Bebés

La primera vez que escuché “Bebé de Alta Demanda” fue a una amiga que por aquél entonces sospechaba que su bebé, que nació el mismo día que el mío, lo tuviera. Fue un concepto que me llamó poderosamente la atención y averigüé por encima un poco sobre ello. Tenía muy claro que Niño Fúturo estaba lejos de ser un Bebé de Alta Demanda, pero daría explicación a lo que veía en los bebés de otras personas.

Lo primero que me calmó fue saber que seguían siendo bebés normales. No sufrían ningún trastorno, ni enfermedad. Simplemente respondía a la necesidad de comprender mejor a unos bebés que requerían de muchísima atención. Identificarlos era fácil: lloraban mucho y sólo se calmaban con la madre. ¿Quién necesitaba saber algo más?

Luego nació Bebito Fúturo… desde el primer mes, con los cólicos del lactante, comenzaba a sospechar que podría ser un Bebé de Alta Demanda. Aún así, no me lo quise creer.

Qué es la Alta Demanda en Bebés

Básicamente se trata de una gran necesidad que tiene el bebé. Hasta ahí, todo bien. Yo, ilusa de mí, pensaba que con que estuviera todo el rato pegado a la madre bastaría. Pero la realidad es distinta porque la Alta Demanda en Bebés se puede dar por varios motivos:

  • Que sea un Bebé de Alta Demanda
  • Que sea un Bebé de Altas Capacidades
  • Que sea un Bebé Altamente Sensible

Y no descarto que haya más razones, pero con las que me he topado hasta ahora han sido ésas. Ya os he contado que Papá Fúturo es una Persona Altamente Sensible y que Niño Fúturo tiene Altas Capacidades. Y me he visto en la necesidad de distinguir cuál sería el caso de Bebito Fúturo. Más que nada para ayudarle en la tarea de ser feliz en este mundo. Pues me he encontrado con un mundo muy rico de posibilidades.

Los Estímulos

Antes de nada creo que debemos entender que lo que define el tipo de Alta Demanda que tiene el bebé se caracteriza por el tipo de estímulos que necesita para saciar esa demanda. Entrando en ese concepto me veo en la necesidad de aclarar qué son los estímulos:

La noción de estímulo encuentra su raíz en el vocablo en latín stimulus, uno de cuyos curiosos significados es aguijón. Esta palabra describe al factor químico, físico o mecánico que consigue generar en un organismo una reacción funcional. El término también permite hacer mención al entusiasmo para desarrollar una determinada acción o trabajar y da nombre a la vara con punta de hierro que utilizan los boyeros para conducir o guardar a los bueyes.

FUENTE

En resumen, estamos hablando de los factores que entusiasman al bebé. Y según cuáles sean estos factores, podrían decir que su Alta Demanda responde a una forma de ser en particular.

Tipos de Alta Demanda en Bebés

Independientemente de la clasificación de abajo, debes tener en cuenta que un bebé puede ser alta capacidad y no mostrar una alta demanda. Es mi experiencia con Niño Fúturo. Déjate guiar mucho por la intuición. Aquí voy a mostrar las características más llamativas que podrían guiarte para identificar las necesidades del bebé. Pero en ningún caso es un “diagnóstico” (cosa que sólo deben hacer los profesionales) ni es totalitario.

Bebés de Alta Demanda

Para identificarlos, son niños que duermen poco y parecen insaciables, pero, además, no saben calmarse por sí mismos. Tienen muchísima energía y, en general, cualquier estímulo les excita. Lo cual hace muy difícil saciar sus necesidades, porque son muy, pero muy, intensos. Consiguen agotar a cualquiera y, por lo que he conocido y conseguido averiguar, la única manera de gestionarlo es llevarlo con filosofía.

Muchos padres se sienten satisfechos sabiendo que a su hijo/a no le pasa nada. Tiene la característica de ser Alta Demanda y ya está. No hay nada más que hacer. Probablemente se le pase, pero el bebé es así y lo será un tiempo. Por lo que he podido averiguar, no hay nada específico que se pueda hacer.

Bebés de Altas Capacidades

El libro que estoy leyendo ahora deja muy claro cuál es la diferencia entre Alta Capacidad y Alto Rendimiento, porque socialmente se confunde mucho. Para ser una Persona con Altas Capacidades debemos tener presente que la configuración cerebral es distinta a la media. Sí, el cerebro funciona diferente… con sus cosas malas y sus cosas buenas. Pero nadie se fija en las malas… En uno de los últimos capítulos que he leído (voy por la mitad del libro) demuestran que por la configuración del córtex prefrontal y las características del hemisferio derecho son personas que viven en constante ansiedad. Pero bueno, de esto hablaré más adelante en otros posts, no me quiero liar.

Estos bebés se calman con estímulos nuevos. Cuando sienten que se enfrentan a retos y que aprenden algo. Necesitan entender el mundo y a ellos mismos, por lo que suelen aprender rápido. Se les identifica porque saben cosas fuera de la edad en la que deben saberlas, aunque muy bebés es difícil expresarlo. Pero enseguida cogen los signos si decides signar con ellos, por ejemplo. Tienen muy buena memoria y lo que les hace daño, lo recuerdan, por lo que no quieren repetir las experiencias que les hace daño.

Para saciar su demanda es necesario innovar cada día nuevos rituales, nuevos juguetes, nuevas cosas que sacien esa necesidad de conocer. Parece algo “fácil”, pero es agotador. Las señales de que algo ya les aburre son muy sutiles y si no estás pendiente, enseguida reclaman. Y reclaman y reclaman y no se expresan de la forma que les puedes entender y no sabes qué le pasa y está constantemente de malhumor. Y, curiosamente, necesitan mucha rutina (aunque parezca contradictorio).

Es decir, si tomáis por rutina “la hora del baño”, puedes aprovechar para enseñarle cómo funciona el agua, cómo cambia de aspecto si pones jabón, cómo es el agua caliente y el agua fría. Pero la hora del baño siempre a la misma hora (antes de dormir, después de despertar, antes de cenar o después).

Bebés Altamente Sensibles

Igual que los Bebés con Altas Capacidades, su configuración cerebral es distinta a la media. Esta apreciación se considera un rasgo de la personalidad y lo que les pasa es que en algunos sentidos (no siempre los mismos) reciben mayor cantidad de información que la media. Es fácil sobreestimularlos y necesitan más descanso que la media para asimilar tanta información.

Les gustan las cosas nuevas (son bebés, todo es nuevo), pero se cansan mucho antes. Habrá ruidos que no les gusten y eso les provoque estrés, habrá olores que les dé excesivo asco. Pero igual que en los casos anteriores, la comunicación que hacen de ello es nulo. Sienten más porque tienen los sentidos (olfato, gusto, tacto, vista, oído) más desarrollados (no todos, pero sí dos o tres). Todo eso les provoca cierto malestar y por eso reclaman tanto su “área de seguridad” (la madre).

Una vez sobreestimulados les cuesta mucho entrar en la fase de descanso (¿no os recuerda a situaciones de estrés que vive cualquier persona normal?), por tanto demandan muchísimo. Si no estamos atentos a su necesidad de descanso, de rutina y saber que ciertos estímulos concretos les provoca ese estrés, tenemos al bebé quejica por excelencia.

Por cierto, tienen un umbral de dolor más bajo por lo que es posible que el roce de una etiqueta les provoque auténtico dolor y ese sufrimiento parezca exagerado. No lo es, su umbral de dolor es bajo. Trata de tenerlo presente porque lo que necesita es tu amor y tu comprensión.

Combos

Yo lo llamo así, desde el cariño y el respeto. Pero pueden darse. Puede ser Alta Demanda y Altamente Sensible. Puede ser Altas Capacidades y Altamente Sensible (bastante más común de lo que nos podemos creer). Lo único que te recomiendo es que sigas tu intuición desde la información. No os he contado todo lo que he conseguido averiguar de la Alta Capacidad y de la Alta Sensibilidad, es muchísima información. Os recomiendo que si tenéis la sospecha de que esto es lo que ocurre a tu bebé, investigues, leas, te informes. Y en caso de que suponga un problema, de verdad, acude a un profesional.

Una Familia feliz parte de la base de que cada miembro de esa familia lo es y los problemas que existen detrás de cada situación puede llegar a ser grave. Pero todo tiene solución y os recomiendo acudir a quien os la pueda dar. Yo me estoy encontrando con términos como “Distorsión”, “Desincronías”, etc. que se dan en casos que os he mencionado antes. No son broma y deben solucionarse.

Convivir con un PAS o Persona Altamente Sensible

Papá Fúturo y yo somos contrarios. Muchas veces le presento como mi Contrario, siempre desde el amor y el respeto. Tenemos una misma forma de pensar, tenemos los mismos fines en la vida y desde que nos juntamos, no concibo mi vida sin él. Por él he dejado muchas cosas, y no me arrepiento de ninguna. Pero hace poco descubrimos su rasgo como Persona Altamente Sensible y aquí os quiero contar cómo es mi experiencia al convivir con un PAS.

Cómo lo descubrimos

Estábamos a punto de reunirnos con la orientadora del centro para confirmar las Altas Capacidades de Niño Fúturo. Yo era un mar de dudas. Dentro de mí bullían demasiadas cosas a la vez y la idea de la detección de Niño Fúturo me hacía sentir ansiedad (no por él, si no por mí). Con toda esa tormenta encima quizás no estaba muy centrada e igual que yo lo estaba pasando mal, hacía pasarlo mal a los demás.

Papá Fúturo tampoco estaba bien y yo tenía una idea reiterada en la cabeza. Algo le pasaba y yo quería ayudarle, pero no conseguíamos descubrir el qué. Llevamos más de diez años juntos, tiempo suficiente para conocer lo que le hacía sentir mal o bien. Pero nunca conseguía comprender cómo llegaba al estado de malestar con ciertas cosas. Siempre he empatizado muy bien, ¿por qué no conseguía empatizar con él?

Y en toda esa vorágine tuve un momento de iluminación y se me cruzó por la cabeza la idea de que Papá Fúturo podría ser una Persona Altamente Sensible (PAS). Se lo sugerí y me comprometí a leer sobre el tema para ver si estaba en lo cierto y conseguíamos un rumbo.

¿Qué es un PAS?

Hay un test genérico por internet (éste), pero haciéndolo yo misma me podría considerar PAS. No me siento una Persona Altamente Sensible, por lo que no sé hasta qué punto recomendaría yo hacer ese test. Podría enmascarar a un AACC como a un PAS y están en puntos contrarios en muchas cosas.

Una Persona Altamente Sensible no es un bicho raro, es una persona con unos rasgos particulares. Se dice que el 20% de la población es PAS y los pocos que descubren su rasgo y comienzan a entenderlo consiguen una calidad de vida por encima de la media.

La explicación sería muy larga y si hay sospechas de ser PAS o de conocer un PAS os recomiendo ver este documental y si sigue habiendo sospechas, leer este libro. Pero un poco en resumen por mis impresiones tras informarme, un PAS tiene 3 de los 5 sentidos más desarrollados de la media y una configuración cerebral distinta, esto hace que perciban muchísima información en poco espacio, tanto de tiempo como de lugar.

Tanta información y en la manera en la que lo perciben pueden hacerles sentir saturados con poco. Además, tienen también una grandísima empatía y sufren de manera extraordinaria el sufrimiento ajeno. También tienen una gran necesidad por agradar y muchas veces no expresan (porque no se sienten capaces) el malestar que tienen con otra persona.

Visto así parece que es una gran desventaja, pero nada más lejos. Son muy felices con cosas nimias, se sienten muy bien ayudando a los demás y una sociedad llena de PAS sería una sociedad muy feliz, muy cultural, muy nutrida, os lo aseguro. Son muy concienzudos a la hora de realizar tareas y el bienestar que sienten por un buen trabajo compensa todo.

Cómo es convivir con un PAS

Una vez que reconocemos este rasgo y nos informamos sobre él, nuestra vida ha dado un giro muy bueno. Ahora que sabemos cuáles son sus fortalezas y sus debilidades, que no son las mismas que las mías, nos complementamos. Convivir con un PAS puede ser muy placentero.

En las cosas en la que es más fuerte que yo le consulto muchísimo y en aquellas situaciones que no son agradables para él, yo soy su apoyo. Ahora puedo entender cómo siente las cosas y procurar evitar las situaciones que no le hacen sentir bien. También la información la consideramos poder y ahora que lo sabemos entendemos que los parámetros normales no son los medibles para un PAS.

Tiene una gran necesidad de dormir, así que no vamos a lugares concurridos si no ha dormido. Yo procuro darle más descanso del que necesito yo. Antes trataba de equilibrar la cantidad que él dormía durmiendo yo lo mismo, pero nuestras necesidades de descanso son distintas. Y él entiende que mis necesidades de estímulos también son distintos.

Mido mis palabras más para que él no se sienta atacado cuando no es lo que intento. Adecúo mi mensaje a su forma de percibirlo. Y aquí debo decir que yo soy muy tajante al hablar. No considero un “Ven aquí” como una orden, aunque lo sea. Al entender que él lo comprende de forma distinta a mí, procuro no decir un “ven aquí”, sino un “¿serías tan amable de venir aquí, por favor?”.

Cosas buenas que tiene que él sea PAS (que parece que sólo hay malas y os aseguro que no es así). Tiene muchos detalles para hacerme el día más feliz. Siente cuándo estoy mal y me ofrece lo que necesito. Enseguida se da cuenta que pongo mala cara y me dice cosas bonitas. Aprecia muchísimo cuando me pongo guapa. Me ayuda a elegir conjuntos cuando tengo dudas.

Poco a poco conseguimos que convivir con un PAS sea algo que suponga mucha felicidad en esta casa. Y confieso que veo rasgos en Bebito Fúturo…