Pañales Desechables. Segundo Encuentro

AQUÍ os prometí que haría una crítica concienzuda sobre las diferentes marcas de pañales que he probado y cómo me ha ido con ellas. Por lo que vengo a desgranar mi experiencia para quien pudiera aportarle algo.

He probado de la Talla 2 las marcas de Carrefour, Dodot Sensity y Chelino. Las de Carrefour me llegaron en una tarta de pañales preciosa, los Dodot Sensity los compramos en una superoferta de nuestro supermercado online y los Chelino los compramos en la fábrica de Indas directamente (tal y como os cuento en el post que os referenciado antes). Aunque después cuando repetimos los compramos en una tienda online…

Cuando pasamos a la Talla 3 sólo nos quedamos con Chelino.

Carrefour Talla 2

Son los que menos me han gustado. Tienen muy buena fama y conozco a muchísima gente a quienes les ha ido muy bien, pero la verdad es que son los únicos pañales que han puesto el culito de Bebé Fúturo rojo. No fue muy exagerado, pero yo sí he notado que le ha irritado más que cualquiera de los otros pañales. De precio, pues no sé… como ya os he dicho nos llegaron de regalo. La absorción me pareció buena. El diseño muy sencillo y blanco. La verdad es que no los he gastado todos por lo que ya os he comentado, pusieron el culito de Bebé Fúturo un poco rojo y cuando nos quedaban unos pocos, directamente descarté su uso.

Dodot Sensity Talla 2

Estos pañales tienen una particularidad. Tienen una franja amarilla a lo largo del pañal. Al principio pensábamos que formaba parte del diseño sencillo pero resultón del propio pañal, hasta que un día Papá Fúturo se dió cuenta que dejó de ser amarillo para volverse azul una vez que Bebé Fúturo meó. Obviamente son los pañales que más a menudo cambias porque los recién nacidos están todo el rato haciéndose porropopó. Entre que eres primerizo y que lo cambias, con suerte, casi cada hora, que tengan este invento para prever si hace falta el cambio o no, ¡es genial! Porque el porropopó suena cuando sale, es muy evidente, pero a veces hace más pipí que porropopó y no tienes claro, hasta que le coges el punto a ser padre, si es necesario cambiar el pañal.

He tenido siempre la sensación de que son bastante resistentes en cantidad de pipí, pero la verdad es que con lo a menudo que se hacía porropopó no lo hemos podido averiguar a conciencia. En cuanto a precio, pues no es algo apto para todos los bolsillos, pero pillando superofertas puedes hacerte con un arsenal por un precio aceptable. No le han hecho en ningún momento ninguna rojez al culito de Bebé Fúturo, por lo que estuvimos muy contentos.

Chelino Talla 2

Era de los que más cantidad de pañales teníamos y de los que más hemos tirado, lógicamente. Nos han ido muy bien, estuve muy contenta con ellos. Cuando nos quedábamos sin pañales de tela para usar por la noche, usábamos los chelino y cuando dejó de ser tan recién nacido como para hacer porropopó con cada toma, aguantaban toda la noche del tirón. Nunca hemos tenido escapes y el culito de Bebé Fúturo también estuvo más blanquito que la leche. Me gustaron muchísimo.

Chelino Talla 3

Como nos fue muy bien la Talla 2 de esta marcha y teníamos de la Talla 3, continuamos con esta marca. Que siguió siendo fabulosa… hasta que hemos tenido que comprar más.

No nos salía rentable acercarnos a la Fábrica de Indas a comprar más pañales Chelino y buscando en internet nos decidimos por comprarlos online. Los que tenían en stock los vendían como “Más Finos” que los normales y no pensamos que hubiera mucha diferencia.

ERROR. Fue un absoluto y completo fracaso. Efectivamente son más finos e igual de bonitos, pero nada efectivos. En su favor puedo decir que el culito de Bebé Fúturo sigue perfecto, pero todas, y con todas digo TODAS, las noches tiene escapes. Por la mañana amanece con el pijama y el colchón de la cuna completamente mojados. Y ya está así en la segunda toma nocturna (sólo hace 2). Para que no ocurra, hay que apretarle mucho la cintura y se le nota incómodo. Ha sido una grandísima decepción porque por lo general estábamos muy contentos con Chelino.

Toallitas Chelino

No me planteo probar otros, la verdad es que me gustan muchísimo. Tanto el olor suave que tienen, como el hecho de que tengan leche de almendras en su composición. De todos los que he probado (en casa de Abuela Fútura de PF compran a veces unos normales) son, con mucha diferencia, los que más me gustan. Los pañuelos, como mucho, salen de dos en dos, aunque en el último paquete ni eso. Son paquetes bastante grandes y la tapa-pegatina que los cierra funciona fenomenal durante todo el tiempo de uso.

Por las noches pongo cuidado para guardar el paquete con la tapa hacia abajo para que no se sequen los pañuelos de arriba, pero en general guardan una humedad precisa. Creo que debo agradecerles no haber tenido que usar casi nada de crema de culito de bebé.

Hasta aquí mi crítica sobre los pañales desechables que he usado.