Visita al Especialista. Otorrino IV

Antes de ayer fuimos de nuevo a la visita del Otorrino que teníamos programada, donde nos iba a decir si veía mejoría o íbamos a quirófano…

Pues ni lo uno ni lo otro. No hay mejoría, pero tampoco va a peor (casi me doy con un canto en los dientes). Nos ha dado un mes más de margen para tomar la decisión sobre si hay que intervenir quirúrgicamente.

De nuevo, tenemos tratamiento de aerosoles para todo un mes y después del puente de diciembre iremos a ver qué decisión se toma.

Nosotros ya no sé cómo nos sentimos. Llevamos bastante tiempo con ello y Bebé Fúturo ya se lo toma como parte de su rutina. Se resigna, aunque le cuesta, porque no le gustan nada. Por suerte no le duele, ni tiene fiebre, ni nada… Pero ahí está, su eterna otitis. Estamos contentos porque él no lo sufre, por lo menos… Pero no quisiéramos que le afectar a su audición en un futuro. Así que, seguimos pendientes.

Visita al Especialista. Otorrino III

Ya ha pasado un mes desde la última visita. Esas visita a principios de septiembre, un día después de comenzar la guardería, en la que sin estar enfermo desde hace un mes, Bebé Fúturo tenía otitis…

Ya me estaba imaginando que este mes no iba a ser diferente, y así es. Ahora tiene otitis en los dos oídos (con lo poquito que se queja el pobre). Parece ser que, si en un mes la cosa no mejora, iremos a operación para implantarle unos drenajes.

Y eso que el otorrino es una eminencia y siempre prueba alternativas para evitar la operación. Pero lo ha visto tan claro…

Sobre todo cuando en la ronda de dudas y preguntas le he preguntado si el hecho de que todavía no caminara tendría que ver con el oído. Entonces dijo que era muy probable y que era una razón más para operarle.

Como nos hemos apuntado a matronatación, le he preguntado si puede ir a la piscina. Me dijo que sin problemas. Y que no le hacen falta tampones ni nada. Cuando tenga los drenajes (lo ha dado como muy por hecho), sí habría que ponérselos.

Así que dentro de un mes, veremos… Papá Fúturo todavía tiene fe en que se mejorará y se pondrá bueno. Yo espero que con la medicación que nos ha mandado la cosa no vaya a peor.

Visita a Urgencias. Otitis

Como os he comentado en la entrada anterior, todo iba bien hasta ayer. Aunque el lunes yo ya sospechaba que algo no iba bien.

A la una de la noche se despertó Bebé Fúturo sin parar de llorar y con fiebre. Le di apiretal e intenté dormirle. Nos costó hora y media de teta, acunarle y, hasta que finalmente, le puse en la mochila de porteo. Se durmió y al despertar tenía unas décimas. Así que apiretal de nuevo y al cole (aunque yo ya me olía que no iba a durar).

Efectivamente, me llaman que ha estado toda la mañana llorando y que no se le quita la fiebre. Así que nos organizamos para llevarle a urgencias.

Yo pensaba que era neumonia (siempre me pongo en lo peor), así que cuando tenía el trabajo organizado, me fui corriendo y a mitad de camino me avisa Papá Fúturo que es una otitis. Me relaje y volví al trabajo con intención de salir antes, pero dejar todo bien, no de forma atropellada.

En urgencias nos encomendaron revisión por parte de un otorrino infantil y por dos partes distintas, nos recomendaron el mismo. Así que pedí cita con él sin dudar… Y me lo dieron para… ¡Finales de julio! Así que esperar toca.

La verdad es que el antibiótico le ha hecho efecto demasiado deprisa, tengo una sospecha interior de que no es otitis.