¿Qué me hace ser buena madre?

Quiero recalcar que este post es, sobre todo, opinión personal. No hay un decálogo de la buena madre que podamos seguir para ser esa madre perfecta, porque siempre dependerá quiénes somos, cómo somos, quiénes son nuestros hijos y cómo son nuestros hijos. Es más, ¿existe realmente la buena madre? Yo creo que sí, pero nunca deberemos tomarnoslo como una etiqueta. Todas somos buenas madres y todas somos malas madres.

¿Quiénes somos y cómo somos?

Sí, es algo diferente. Cuando digo “quiénes somos” me refiero a todas aquellas cualidades en nuestro ser que no podemos elegir. Nuestra nacionalidad es la que es, aunque la cambiemos, hemos nacido, crecido y aprendido en un sitio y todo lo que ese sitio tiene como carga social, es lo que define, en parte, quiénes somos. No podemos elegir a nuestros propios padres, con sus propias características, creencias, crianzas, vivencias, experiencias, etc. Eso también nos hace ser quienes somos.

Y el cómo somos es lo que sí podemos elegir. Tengamos que cambiarlo o no, pero podemos elegir cuán amables, sociables, sinceros, honestos somos. Podemos ser una persona distinta a lo que podríamos ser, es decir el quiénes somos no es obligatorio que sea definitivo, simplemente nos hará recorrer una senda hasta llegar al cómo somos más o menos larga o intempestuosa, pero tenemos potestad en decidir cómo somos.

¿Cómo es una buena madre?

En mi opinión, y recalco que es mi opinión, una buena madre no la define otra madre. Yo no soy quién para decir si tú, ni siquiera si yo, eres/soy una buena madre. Mucho menos cómo debe ser una buena madre…

¿Entonces? Pues creo que el único que puede definir a una buena madre es cada hijo. Y con cada, quiero decir que hay tantas buenas madres como hijos para definirlas. Y si eres bimadre, eres dos buenas madres, si eres trimadre eres tres buenas madres o… Puedes ser una buena madre y una no tan buena madre, a la vez.

Yo no soy quién para juzgarte y no permito que seas quién para juzgarme. Tengo muy claro que mi objetivo es procurar la felicidad a mi/s hijo/s enseñándoles valores, principios, el poder del sacrificio y límites, con amor, paciencia, cariño… infinita paciencia. Confianza, seguridad. Son palabras de mi día a mía, porque el sacrificio va intrínseco en la felicidad.

Y para ser una buena madre… hay que hacer todo lo que esté en el corazón para que los hijos crezcan felices. Pero la felicidad no quita lo malo, la felicidad no es un estado.

¿Cómo puedo ser una buena madre?

Ámate a ti misma, sé honesta contigo, no te juzgues, demuéstrate lo que te quieres, trátate bien, sé feliz. Si tú no te amas a ti misma, es difícil que ames a nadie más, y mucho menos que puedas enseñar a amar.

Eres una buena madre. No soy quién para juzgar si lo eres, ni siquiera tú eres quién para juzgar si tú lo eres. El único que lo podría hacer es tu hijo/a cuando sea madre o padre.

Sello de Calidad: CalenduflorBaby® de Laboratorios Dhu

Desde Madresfera nos dieron la oportunidad de probar las toallitas y la crema de CalenduflorBaby y aquí vengo a transmitiros mis impresiones después de haberlo probado durante 10 días.

Niño Fúturo está en la etapa de comenzar a dejar el pañal, pero la verdad es que no se le ve muy por la labor. Tuvo un tiempo en el que parecía que empezaba a estar encaminado: avisaba cuando estaba haciendo caca. También moja muy poco el pañal y de forma más controlada, pero no quiere saber nada del orinal más que para jugar. Estaba en duda de si apuntarme o no, pero la verdad es que ha sido todo un acierto.

CalenduflorBaby

Nos piden que hagamos la crítica del producto en función de estas características:

Textura

La textura de las Toallitas de CalenduflorBaby la verdad es que son muy húmedas. Es algo que me gusta bastante, porque siempre tengo la sensación de que las toallitas que uso normalmente no van a limpiar igual de bien. Normalmente van siendo más húmedas a partir de la mitad del paquete y noto la efectividad mejor ahí, pero en las toallitas de CalenduflorBaby no me ha pasado. Han estado húmedas desde la primera toallita, eso me ha gustado mucho. Ojo, pero sin llegar a empapar.

En cuanto a la crema de CalenduflorBaby, me ha sorprendido muchísimo por lo oleosa que me ha parecido. Muy fácil de extender. Todas las cremas que he probado hasta ahora eran como más compactas, mientras que la crema de CalenduflorBaby la expandes rápidamente. Lo cual viene muy bien si el peque es demasiado inquieto. Recuerdo que ponerle crema a Niño Fúturo cuando era más pequeño se me hacía muy difícil. Es más, me pasé al aceite de almendras enseguida. Pero con esta crema no habría tenido ese problema.

Toallitas: 4

Crema: 5

Olor

El olor de las toallitas de CalenduflorBaby es agradable. No es muy exagerado, como otras toallitas que he usado. Una vez abrimos el paquete daban ganas de volver a abrirlo para olerlo. Cosa que con otras toallitas me ha pasado al revés. Es más, Niño Fúturo ahora me ayuda a limpiarse y estas toallitas les gusta olerlas.

Sobre la crema de CalenduflorBaby tengo que decir un poco lo contrario. El olor es muy fuerte y, sin llegar a ser desagradable, no es muy atractivo. A mí me parece un olor como muy natural, pero demasiado intenso.

Toallitas: 5

Crema: 2

Calidad

Las toallitas de CalenduflorBaby son realmente buenas. La verdad es que lo hemos terminado usando toda la familia. He probado su eficacia limpiadora con manchas de chocolate en el sofá. Porque al final acabas usando las toallitas un poco “para todo” y literalmente. Y mi marido se sorprendió mucho lo bien que quedó después de pasar la toallita. Están hechas con base de caléndula y, a poco que conozcas la fitoterapia, sabes que es una flor que se usa para la recuperación de la piel.

Me gusta que los productos que uso con mi hijo estén hechos a base de extractos naturales de plantas. Para mi gusto, eso es sinónimo de calidad. También es química, no nos engañemos, pero la que nos ofrece la propia ingeniería medioambiental.

En cuanto a la crema de CalenduflorBaby, que también está hecha con extracto de caléndula, sólo puedo decir maravillas. Las pocas rojeces que le han salido a Niño Fúturo durante la prueba de producto casi le desaparecen de un cambio de pañal a otro (ahora mismo gasta unos 3 pañales al día). Es más, la primera vez que lo he usado ha sido sobre mí misma. La zona de los muslos, con el sudor y el roce, se me irrita mucho a principio de verano y, en un momento en el que el dolor era insoportable, lo usé sobre mí. ¡Qué gran acierto! Al momento el roce ya no se me hacía insoportable y al día siguiente ya no tenía rojez ninguna. Normalmente estoy así hasta 4 días.

He leído en su página que la crema se puede usar también con las quemaduras del sol. Niño Fúturo no ha tenido, ¡¡pero me parece una gran idea!! Al menos que se conozca esta propiedad…

Toallitas: 5

Crema: 5

Composición

Como he comentado antes, que estuvieran compuestos por extracto de caléndula para mí era un plus bastante grande. Las toallitas que solemos usar no tienen este extracto, si no de aloe vera, y la diferencia me ha gustado bastante (sin desmerecer a las otras). Aunque la verdad es que en este criterio debo reconocer que no tengo grandes conocimientos al respecto.

Toallitas: 5

Crema: 5

Crítica Personal de CalenduflorBaby

Si debo ser crítica con algo, la verdad es que la apertura del paquete de toallitas y la extracción de las toallitas considero que es mejorable. El formato de cerrar con pegatinas no es mi favorito, pero funciona bien. Al menos de momento no se ha despegado una vez cerrado.

Pero con lo que me ha quedado mal sabor de boca es el hecho de que al sacar una toallita… se complica todo. No sé si es porque están muy húmedas, pero al intentar sacar una, hay que pellizcar a conciencia. No es algo rápido. Ahora Niño Fúturo se le puede hablar y entretener, pero recuerdo en su época de bebé que casi tenías que tener la toallita ya fuera para que diera tiempo a limpiarle. Con las toallitas de CalenduflorBaby habría que mejorar esto, que las toallitas fueran más fáciles de extraer.

Experiencia: Tests de Embarazo

Creo que todas las buscadoras tenemos ganas de saber si estamos embarazadas cuanto antes y nos dejamos llevar muy fácilmente por los piscosíntomas. No soy una excepción y mi imaginación tiene mucho poder.

¿Qué son los psicosíntimas? Pues síntomas de embarazo que nos inventamos… Y es que hay muchos, desde las náuseas, hasta dolores de tripa, pasando también por, como me ha pasado a mí, los dedos dormidos. Sí, había momentos en los que se me dormía la mano y yo estaba convencida que era por el embarazo, y eso que había ovulado hace un día… Pero como tuve síndrome de túnel carpiano las últimas semanas del embarazo y los primeros meses después del parto, pues estaba convencidísima que ahora estaba teniendo el síntoma desde ya porque estaba embarazada. ¡¡Qué traicioneros son los psicosíntomas!!

Pero tengo muchas cosas que contaros. Por ejemplo, los tests de ovulación pueden predecir el embarazo. OJO, ¡”pueden”! Si predijeran el embarazo no existirían los test de embarazos ultrasensibles. También pueden equivocarse y predecir un embarazo que no es real o no predecir un embarazo real. Por eso siempre hay que confirmar con un test de embarazo. Esto ocurre porque la hormona LH (liberada durante la ovulación) se parece molecularmente muchísimo a la hormona hCg (segregada durante el embarazo) y, por tanto, la hormona hCg puede ser confundida por los test de ovulación como hormonas LH y, al ser más sensibles, detectar el embarazo antes que un test de embarazo. La posibilidad ahí está, pero no es la evidencia, por lo que nunca debe ser tomado como una predicción del embarazo.

En el mercado, igual que pasaba con los tests de ovulación, hay una cantidad ingente de tests de embarazos. Igualmente, los hay más fiables o menos, más sensibles o menos. Como todo, se puede mirar y revisar por internet cualquier información o experiencia personal.

En mi caso, los que encuentro en farmacia son más caros, fiabilidad estándar (alta) y una sensibilidad reducida. No predicen el embarazo hasta después de unos días tras la falta. Mientras que he comprado unos que tienen una fiabilidad muy alta y una extraordinaria sensibilidad. En la caja se puede leer que predicen el embarazo hasta dos días después de la implantación. E, incluso, carecen de línea de evaporación con una fiabilidad del 98%.

Sinceramente, ignorante de mí, pensaba que la implantación era lo mismo que la fecundación, ¡pero nada más lejos de la realidad! La fecundación se produce en el momento que el óvulo y el espermatozoide se encuentran y fusionan. Que esto ocurra, no garantiza un embarazo de éxito. Después comienzan un viaje bailando por las trompas de falopio donde el organismo estudia la compatibilidad del ADN del óvulo fecundado con el espermatozoide. Si decide que son compatibles, comienza la implantación. Pero en muchos caso, la mayoría, no existe la compatibilidad entre ese óvulo y ese espermatozoide, por tanto, no permite la implantación. Por eso, las estadísticas nos dicen que la posibilidad de éxito de que una mujer fértil y un hombre fértil obtengan un embarazo con éxito es de un 20%. Cuando conocí esta cifra me impactó muchísimo, pero es comprensible que el margen de búsqueda de un embarazo de éxito en dos personas que se preven fértiles sea de un año y, después, comienza la búsqueda de posibles problemas que causaran la infertilidad, si ésta existe.

Pues ese “baile” entre óvulo y espermatozoide por la trompa de falopio dura entre 8 y 15 días. Se toman su tiempo para decidir el color de ojos de quién o los lunares de cuál… Así que no es previsible cuándo ocurriría la implantación.

Aquí tengo que contaros que en el día 23 del ciclo, 7 después de la ovulación (DPO), por la tarde, me tumbé un momento en el sofá y sentí unos pellizcos suaves en el útero. Fue muy extraño, no sé si era la implantación o no, yo quiero pensar que sí, porque fue en el día 8 DPO de la primera ovulación (siempre se cuenta la última ovulación, normalmente), por lo que encajaría en los días que comenzaría el proceso de la implantación. ¡¡Os podéis imaginar mi emoción!! Otro psicosíntoma por lo que confirmaba mi embarazo indudablemente. Por la mañana me había hecho el primer test de embarazo y había salido negativo, como me imaginaba. Pero las ganas de saber me podían, llevo realmente muy mal la incertidumbre (es algo en lo que tengo que trabajar muy seriamente).

Si era cierto que ese día era el día de la implantación, a los dos días, según el test que me había comprado, tendría que dejarse ver por los tests de embarazo. Así que el día 9 DPO, 25 del ciclo, me hice el siguiente test con el primer pis de la mañana (es en el que más se concentra la hormona hCg). Yo esperaba poder intuir una sombra de una sombra del test de embarazo. Pero nada, era un clarísimo negativo. Me llevé una decepción. A los dos días repetiría y estaría más claro.

Día 11 DPO, 27 del ciclo. Según mi calendario de ciclos menstruales era el día que me tendría que venir la regla, por lo que esperaba que se pudiera ver un positivo claro. Pero nada, aunque si me esforzaba y le ponía ganas… yo era capaz de ver la sombra de una sombra. Al menos es lo que quería creerme. Os juro que poniendo el test en cierta inclinación respecto al Sol, se intuye muy lejanamente una posible sombra. Pero no lo consideraría un positivo por más ganas que tuviera. Al día siguiente me haría otra prueba.

Día 12 DPO, 28 del ciclo. No sabía qué pensar, me he llevado un chasco con los tests. O no eran tan ultrasensibles, o tenían fallo de fabricación o la posibilidad de embarazo se desvanecía… Pero aquí sí se intuye una posible sombra de embarazo. Si lo veías con el Sol, se veía. Aunque en las fotografías no se apreciaba igual de bien por más que he buscado una foto buena. En persona se veía mejor yo me daba por satisfecha. Anuncié nuestro embarazo a Papá Fúturo.

Día 13 DPO, 29 del ciclo. Aquí sí que la falta de regla es oficial y, sinceramente, lo gasté porque lo tenía, básicamente. Aquí se ve la sombra del embarazo hasta en la fotografía, aunque hubiera que fijarse muy bien. Me decepcionó bastante que siendo posiblemente un embarazo múltiple y siendo unos test de embarazo ultrasensible no fuera bastante más evidente el embarazo. Yo sí aprecio que la sombra se duplica día a día, en lugar de cada dos días como es lo habitual… Pero claro, sólo lo veo yo.

¿Lo veo porque tengo ganas de verlo y mi imaginación me juega malas pasadas o es realidad? Hasta la primera eco no lo sabríamos, pero sí…

¡¡¡ESTOY EMBARAZADA!!!

Por si no lo sabíais, me lo contó una amiga. Si no estás segura de ver correctamente el test de embarazo, puedes hacer una foto del test y poner filtros a través del móvil para confirmar si la sombra es real o no. Normalmente bastaría con ponerlo en negativo. Yo tuve que usar filtros más complicados para que pudieran verse…

Aquí os enseño una foto de los tests al natural y con la foto filtrada para que vosotras mismas veáis la diferencia. Son la misma foto. En mi caso he tenido que usar PicsArt, dentro de la app: Efectos – Colores – Invertir – Cantidad máxima y Luz Dura.

TestEmbarazo

Escucha”Experiencia: Tests de Embarazo – PM 13″ en Spreaker.

Experiencia: Test de Ovulación

Como ya he anunciado en podcasts anteriores, voy a hablaros de mi experiencia con los test de ovulación. Es mi primer ciclo de búsqueda, por lo que no puedo certificar su resultado hasta el comienzo de mi próximo ciclo o un test de embarazo positivo. En ningún caso, un test de ovulación es garantía de embarazo. Se realiza para conocer mejor el ciclo menstrual de una mujer y ese conocimiento puede ayudar a tener un embarazo con éxito, pero no es imprescindible para quedarte embarazada si hay dificultades. Sólo es útil para conocerte mejor como mujer.

Un test de ovulación consiste en unas tiras reactivas a la hormona LH. Esta hormona se libera cuando se produce la ovulación y se puede medir a través de la orina. Nos ayuda a conocer el mejor momento para tener prácticas sexuales y concebir un bebé. O todo lo contrario, cuándo no tener prácticas sexuales para evitar un embarazo.

Se pueden comprar en la farmacia o, como todo, por internet. Hay mucha variedad de precios y es importante fijarse en la fiabilidad de las tiras y en las instrucciones de la misma, que también pueden variar. Yo compré en farmacia por la urgencia de realizar los test y tuve que comprar los que tenían disponibles, habría preferido otros más económicos e incluso más fiables, pero para realizar esta experimentación no tuve opción.

Los que he podido probar dan diez tiras reactivas que te recomiendan realizar a partir del día 10 del ciclo cada 24 horas hasta obtener una tira en positivo. Después, desechar el resto de tiras para el siguiente ciclo o, como están convencidos y te convencen de que te vas a quedar embarazada, para tirar. También traen un dispositivo que te indica si la tira es positiva o no a través de una pantalla.

Conozco otros test de ovulación que te recomiendan comenzar en el día 10 del ciclo cada 24 horas y, cuando se empieza a marcar un poco la posibilidad de ovulación, hacer la prueba cada 12 horas hasta que obtienes un positivo sin lugar a dudas. Eso ya es cuestión de quien se hace los test de ovulación.

Yo he seguido las instrucciones y me he hecho los test cada 24 horas, pero me las he seguido haciendo hasta que se han terminado las tiras de los test de ovulación. Así que en total me he hecho 10 tests de ovulación.

Día 11 del ciclo – Test 01

Me podía la emoción de empezar a probar, así que a las 17h comencé a hacerme la prueba con Niño Fúturo pululando por ahí. Conseguí que se quedara medianamente tranquilo y la pude realizar con relativa tranquilidad. Estaba muy entusiasmada por probar el cachibache.

Éste fue el resultado de aquél día, yo quería ver rayita aunque no la hubiera:

01

Día 12 del ciclo – Test 02

En este día estaba Papá Fúturo en casa, era día no lectivo y se había pillado vacaciones a mi solicitud. Así que mientras jugaban en el pasillo a la pelota, yo ahí entretenida a lo mío. Yo no noté nada raro, pero la ilusión me seguía pudiendo:

02

Día 13 del ciclo – Test 03

Esperaba que ya se viera algo más de rayita, posiblemente saliera un positivo. nos pillaba de viaje a casa de Abuelos Fúturos de MF (mis padres, vaya). Así que me lo hice en cuanto pude y fue bastante más tarde que las 24 horas. Pero no me sorprendió nada lo que vi:

03

Día 14 del ciclo – Test 04

Yo esperaba ovular este día, la verdad. Yo esperaba ver la cara sonriente y un positivo enorme de grande. Pero no fue así. Era el primer día que pasaba en casa de mis padres y no sabía cómo iba a poder realizarme la prueba, pero conseguí despistar a mi madre y me la hice:

04

Día 15 del ciclo – Test 05; Día 16 del ciclo – Test 06

Tendríais que verme cómo me he hecho los test en casa de mis padres para que no me pillaran porque mi madre enseguida se pensaría que estoy directamente embarazada… Buah, momentazos.

Esa mañana sentí perfectamente dolor de regla en el útero y un pinchazo enorme. Pensé que después de retirarme el DIU dejaría de notar la ovulación con tanta evidencia, pero no fue así. Sentí perfectamente como por la mañana, sobre las 10h ahí salía el óvulo a vivir su vida. Aún así, me esperé a la hora aproximada para realizar el test pensando que saldría negativo. Con eso de estar en casa de mis padres no pude hacer foto en directo para comparar del test sin aparato. Lo mismo me pasó con el siguiente, así que las junté.

Al día siguiente volvíamos de vuelta a casa y otra vez, durante el viaje, tuve un dolor de regla y un pinchazo enorme… Como era por la tarde y paramos en un área de servicio, me hice el test ahí. Que si en casa de mis padres es una odisea, en un baño público no tiene parangón:

05

Y sí, esto significa que, definitivamente, he ovulado dos veces este ciclo. Otra cosa es si ambos óvulos llegarán a buen término, pero los antecedentes están ahí… (os recuerdo que mi padre es mellizo y mi suegra es melliza).

Día 17 del ciclo – Test 07; Día 18 del ciclo – Test 08; Día 19 del ciclo – Test 09; Día 20 del ciclo – Test 10

Como he dicho con anterioridad, me hice todos los tests para hacer una comparativa fiable. No sabía si al día siguiente el test seguiría dando positivo, cómo sería. Así que os cuento. Ya volvía a estar en la comodidad de mi hogar y me lo podía hacer tranquilamente en la intimidad de mi casa. Como me esperaba, pero no me terminaba de querer creer, salió negativo

Y ya aquí la cosa se desbarajustó un poco. Me despisté a la hora de archivar las fotografías en la galería del móvil. Tener vacaciones y un niño pequeño es incompatible con la lucidez mental:

07

Como podéis ver, me hice todos los tests. Sabiendo lo que sé ahora, creo que me habría dejado alguno para demostrar si se pueden usar realmente como test de embarazo, cómo hacerlo y si da resultado (en caso de que este ciclo haya resultado positivo, por supuesto). Os lo contaré con más detalle en el post del Test de Embarazo.

Os hice la foto en el mismo día que me hacía el test con cada cada tira por dos razones. El resultado de test en la maquinita sólo está visible durante diez minutos después de obtener el resultado tras hacerse la prueba y, cuando retiras la tira, podrás verlo únicamente durante 3 minutos más.

Os lo cuento al detalle. Cuando insertas una tira, el aparato señala que espera recibir la prueba de orina, una vez que la recibe, parpadea durante 3 minutos para señalar el resultado mientras la tira se reactiva con la orina. Una vez que tiene el resultado lo muestra durante 10 minutos y si retiras la tira (aunque ya haya pasado una hora desde que te dió el resultado) te lo deja ver durante 3 minutos más. Esto pasa porque el aparato funciona con pila y si lo deja puesto de forma permanente, se gastaría la pila con la primera muestra.

La foto de la tira cada día la he realizado por si luego cambia perceptiblemente. Así podréis comparar en qué casos da positivo y en qué negativos aunque luego la tira desvirtúe el resultado que la reactiva.

Y aquí os dejo una foto recién hecha con todas las tiras señaladas en su día y en su hora (menos la del 14/04 que debí perderla y no la encuentro):

Todos

Ha sido una experiencia muy grata realizar los tests de ovulación. Ahora conozco mejor mi cuerpo y sé que puedo confiar en que me señala por sí mismo cuándo ovula. Quizás me anime a probar con otra marca por hacer la comparativa y desde aquí invito a que me hagáis recomendaciones de marcas, tests y me contéis vuestra propia experiencia para quien haya realizado estos tests.

Escucha”Experiencia: Test de Ovulación – PM 10″ en Spreaker.

#noestápagao y porqué odio el “Feminismo”

Madresfera nos invita hoy a un día reinvindicativo para hablar sobre lo que odiamos o nos hace enfadar muchísimo en esto de las diferencias entre hombres y mujeres, niñas o niños…

Y… yo soy muy tolerante. Mucho, más de lo que podría llegar a imaginar con mis preferencias bélicas en ciertas situaciones (normalmente bajo sábanas). Pero hay una cosa que realmente me saca de quicio.

La palabra “Feminismo“.

Representa una filosofía en la que creo, la igualdad entre hombres y mujeres, o mujeres y hombres (ya que nos ponemos reinvindicativas). La igualdad de condiciones laborales, sociales y un enorme etcétera que estoy segura que Madresfera os explica de mil amores (cabreados).

Pero la palabra… ¡¡se confunde demasiado fácilmente con lo que reinvindica el HEMBRISMO!! Porque lo contrario al “machismo” es el “hembrismo”. El Hembrismo busca la supremacía de la mujer en las condiciones sociales, laborales, etc. No la igualdad. Y mucha gente, que desconoce por completo el Hembrismo, cree que el Feminismo representa esta filosofía.

Me saca muchísimo de quicio cuando alguien habla de Feminismo sin conocer su verdadero significado. Y, la verdad, creo también que no sería la palabra adecuada si no fuera porque hay mucho que luchar en favor de la mujer para que las cosas realmente se igualen. Si no, yo propondría las palabras “Igualismo” o “Sexualismo Igualitario”.

#NoEstáPagao que por ser diferentes, nos traten diferentes.

Escucha”#NoEstaPagao y porqué odio el “Feminismo” – PM 04″ en Spreaker.

PD: AQUÍ tenéis el carnaval de todos los que participamos.

Nuestro Porteo: Bandolera

Como ya os conté AQUÍ, llegó el verano y la mochila ergonómica se nos hizo muy calurosa. Bebé Fúturo se quedaba dormido de puro calor porque las temperaturas en nuestro pueblo, a pesar de ser más frescas que en gran parte de España, seguían siendo excesivamente altas.

Así que me decidí a cambiar de método y adquirimos una bandolera. Por edad (menor de 6 meses) no era posible tener otras opciones más frescas.

De nuevo, me dejé guiar por Portakankuritos y elegí una muy bonita de colores arco iris. Litle Frog 100% algodón, concretamente ÉSTA. Cuando me llegó, la estrené enseguida.

Por aquél entonces, Bebé Fúturo pesaba muy poquito y resultaba muy cómodo tener las dos manos libres durante los paseos. Era verano y entre la baja por maternidad y las vacaciones, lo prolongamos hasta entonces, por lo que todos los recados los hacía con él cargado.

Sinceramente, aún así, en recados más largos, cargar su peso en un sólo hombro resultó algo incómodo. Para ir a comprar el pan o verduras en la frutería de la esquina, era lo más cómodo. Pero a veces me tenía que atravesar el pueblo entero y sí sentía que un cambio de hombro me vendría bien. Y soy persona que lleva bolsos-mochila que, con la bandolera, eran imposibles de colgar.

Por lo demás, era genial poder tapar la cabeza de Bebé Fúturo durante sus siestas, sí que se notaba más fresquito, ¡y hasta conseguimos que pudiera tener lactancia mientras paseábamos!

Evaluando los pros y los contras, estoy muy a favor de una bandolera, pero quizás me habría aguantado un poco y adquirir directamente la Tonga (cosa de la que también os hablaré porque también la tengo).

Bogo Quierelotodo

Después de ponerme en contacto con diferentes cuentas de Boolino, en el que se cuenta el de Boolino Book Friends que son quienes ofrecen las críticas de libros para blogueros y pedirles que cambien el registro del blog al otro que he creado con Reloj de Madre para la crítica de libros. Sin hacerme caso, me toca escribir aquí sobre un artículo que he escrito en el otro sitio. ¡Siento mucho las molestias! Pero no hay otra forma, por lo que veo.

Así que bueno, AQUÍ podéis leer mi opinión crítica sobre Bogo Quierelotodo.

En resumen: ¡merece mucho la pena!

Opinión de Nurse Town Trio

Hace alrededor de dos años que os contaba AQUÍ mi compra “maestra” del carrito. Prometí que os daría una valoración objetiva del mismo y creo que ya ha pasado tiempo suficiente para ser todo lo crítica que este tipo de elementos se merecen. Sobre todo ahora que ya hemos cambiado de artilugio.

Como ya habéis podido leer en ese post, nos salió bastante bien de precio para todo lo que llevaba.

La capota nos duró, al menos, hasta los cinco meses. Tiene acople para usarse anclado en el coche, pero, personalmente, no nos pareció nada seguro. Es muy sencillo y cumple perfectamente con las necesidades. Me gustó mucho que viniera con un cobertor para la cesta, de esta manera no había forma de pasar frío o agua cuando lloviera, dado que era impermeable.

El otro acople era el Grupo 0+ que usamos en nuestros primeros traslados en coche. Muy fácil de instalar y Bebé Fúturo parecía muy cómodo en él. Hasta que se le quedó pequeño… demasiado pronto para nuestro gusto. A los 5 meses, cuando Bebé Fúturo no tenía todavía el peso para el que estaba recomendado el Grupo 0+, ya se le caían las cintas por los hombros (señal de tener que cambiar la silla o la adaptación a la misma). Y no nos era posible subir más las cinchas del cinturón de agarre. Por lo demás, muy bien. Bebé Fúturo parecía encantado en sus viajes, hasta que parecía algo encajado.

El último acople era la silla de paseo. Se puede poner mirando hacia delante o hacia atrás, en función del deseo de los padres y del niño. Bebé Fúturo quería ponerse mirando para adelante a partir de los 9 o 10 meses, la verdad. No nos pareció una silla especialmente cómoda, pero Bebé Fúturo no mostró ninguna queja en ningún momento. Cumplía con su función de llevar a Bebé Fúturo de paseo. Era más alta que cualquier otra silla de paseo, lo cual era muy cómodo para ciertas cosas, sobre todo para cuando salíamos fuera y estuviera a nuestra altura cuando nos sentábamos en algún sitio.

El resto de estructura, básicamente las ruedas, la compramos más anchas por el tipo de calzado que había mayoritariamente en mi pueblo. En este aspecto nos ha ido bien, no podemos destacarlo, pero creo que estamos más conformes que otros carritos. Aunque chirriaron al muy poco tiempo y hubo que engrasarlo cada cierto tiempo.

Después, también ha habido ascensores en los que no nos hemos podido meter porque no cabía el carrito. Sí, el carrito no cabía, no es que no cupiéramos todos, pero el ascensor era más estrecho que el carrito y no hubo forma de meterlo. Por suerte sólo fue esporádico, pero a mí me dejó una mala sensación.

En el maletero, hablando de un coche con un maletero medio, lo ocupaba todo entero. Sobre todo en modo de silla de paseo. Quedaba bastante justo.

Por lo demás, sinceramente, por el precio… no me quejo. Nos ha servido durante casi 18 meses. Lo cambiamos porque a Bebé Fúturo ya le colgaban los pies fuera de la silla (tiene un percentil muy alto en cuanto a altura). ¿Me habría comprado otro? Pues teniendo en cuenta el precio… no. ¿Lo recomiendo? Pues si se pueden permitir un precio más alto, no. Me ha sido útil y no estoy especialmente descontenta, pero siempre teniendo en cuenta que compramos un carrito barato.

A esto también hay que tener presente que, sobre todo, y durante esta época, hemos porteado más que llevado en carrito.

En cambio hemos invertido más en la Silla de Paseo y ahí estoy más que contenta con la inversión dado que se le da uso durante más tiempo.

Mi opinión sobre la Lactancia Materna

Apenas llevo siete meses dando pecho y no sé cuánto tiempo más nos queda a Bebé Fúturo y a mí de disfrutar de ello, pero creo que soy libre de dar mi opinión si quiero en ésta, mi Santa Casa 2.0.

Nadie es mejor madre por dar o no dar el pecho, es una decisión propia de cada una. Y conozco casos en los que tampoco es una decisión propia y no hay más remedio que sacar el biberón, porque de donde no sale nada, no hay nada donde sacar. Yo no soy nadie para juzgar las decisiones ajenas.

Y ahora es cuando confieso que si yo no hubiera sido capaz de dar el pecho, me habría sentido mala madre. Es así y así lo siento y lo he sentido siempre. Que no sea mala madre por ello no significa que no me hubiera sentido mala madre. Creo que es de vital importancia dar el pecho y no por sus múltiples beneficios.

Por favor, seamos realistas y coherentes. Dar lactancia materna no aporta una gran multitud de beneficios, es la leche artificial la que tiene diversas contraindicaciones. Dar el pecho es lo natural, lo biologicamente establecido.

Por favor, no hagamos de mis palabras un mundo, porque ahora vendrán todos y todas a decirme “Yo he sido criada con biberón y aquí estoy tan sana”. Tendría mucho que objetar al respecto, la verdad.

Y me voy a poner yo de ejemplo. He sido criada con biberón. También sufro habitualmente de hipotiroidismo, ¿lo tendría si hubiera sido criada con teta? Quizás, pero me niego a decir que estoy tan sana… No me afecta en mi vida diaria, no me da nada de trabajo esta dolencia, pero no creo que sea fruto de la casualidad. Ni mi madre ni mi padre lo padecen…

Otra cosa, sufro un exceso de peso que, sin ser demasiado preocupante, no está dentro de los límites saludables. Y no se puede achacar a una alimentación insana o a falta de ejercicio. ¿Es por el biberón? Está estudiado que la obesidad es una causa que puede ser producida por el biberón y no necesariamente en edad infantil.

¿He dicho que la leche artificial es mala? No, salva muchas vidas, muchísimas e, indudablemente, es mejor que morir. Pero estoy muy cansada y harta de que digan que la Lactancia materna aporta muchos beneficios.

Y soy la primera persona que dice que dar el pecho no es un camino de rosas. Para nada. Yo he tenido que suplementar a mi hijo, he tenido grietas y las crisis de lactancia no han tenido nombre. AQUÍ cuento mi experiencia… Sin pezoneras no habría sido capaz. Pero a día de hoy, me alegro mucho de haber superado los obstáculos.

Nunca me imaginé lo cómodo que es estar fuera de casa llevando lo justo, sin comida para el peque y, simplemente, sacar el pecho y verle feliz y satisfecho porque no necesita nada más. Bueno, sí, pañales y toallitas.