Dos Semanas sin Anticonceptivos Hormonales

Ya lo sé, llevo demasiado poco tiempo todavía sin anticonceptivos. Pero ni siquiera sé si he acertado o he metido la pata hasta el fondo. El que me lo haya quitado a mitad de ciclo me tiene un poco en ascuas para saber cuáles son realmente los síntimas que he ganado pasado por esos motivos.

Tengo un día de bajón por cada día de subidón, tengo mi cuerpo mareado entre llorar y reír. Voy por el mundo como pato sin cabeza y hoy no me importa nada ni nadie que mañana tengo llorera porque no me han saludado.

También es verdad que han coincidido varios elementos en mi vida diaria que me tienen un poco mosqueada. AmigaN me ha hecho daño, es el principal problema que tengo ahora mismo (real y no inventado). Ella considera que le he hecho daño yo y que debería conocer sus circunstancias para perdonarle el daño que me ha hecho. (Menudas dos elementos nos hemos juntado). Yo le he pedido una cosa y me prometió que lo cumpliría, pero no sólo no ha cumplido (que habiéndolo prometido para mí ya es grave) si no que ha estropeado la parte de la que me he tenido que ocupar yo dentro de la promesa. (Ya lo sé, me explico como un libro cerrado, pero no quiero dar exceso de detalles).

Futuro Papá hace todo lo que puede para hacerme feliz, y me voy a quedar con esta parte. No quiero agobiarle con el tema del instinto maternal, pero de vez en cuando no puedo evitar sacarlo a coalición. Y eso que no lo menciono ni de lejos la mitad de las veces de las que yo pienso en ello. Tampoco lo hablamos en plan serio, sino que comento que un día me volveré loca por las ganas de ser mamá (y ahí se queda la cosa).

En el trabajo en cambio tengo un poco de miedo. Creo que es gran parte de la raíz de la ansiedad que tengo. Estoy muy a gusto en el puesto que tengo, por horario, por mis tareas y por compañeros. Según mi experiencia, esto dura poco… Y si dentro de poco tengo pensado formar parte de las madres que hay en mi empresa, ¿cómo me repercutirá? Ahora mismo no sé cómo me valoran en mi empresa, y eso me asusta. Estoy un poco perdida e indecisa en mi vida laboral y eso también me asusta.

#FotoFinde VI

Normas y Manual del #FotoFinde: AQUÍ.

Finde en Segovia

Este fin de semana ha sido mi cumpleaños, como ya anunció FlorDeLiss (mil gracias, preciosa, me hiciste llorar de emoción). Y teníamos apalabrados un viaje a Segovia entre AmigaN, AmigaV y Futuro Papá, al final AmigaN no vino y se apuntó una amiga de AmigaV para evitar las pérdidas. La verdad es que Futuro Papá se esforzó al máximo para que disfrutara del día y lo ha conseguido. No sabía si poner esta foto o una de la cena, porque fuimos expresamente para cenar Cochinillo y, la verdad, es que pocas comidas he saboreado tan ricas como ese cochinillo.

Configura tu propio botón

Día Libre y Gimnasio

Lo primero que he hecho para celebrar que ya no volveré al fisioterapeuta es cogerme dos días libres. Llevo mucho retraso con las tareas de casa y, ahora que he tenido el día libre, se me ha atropellado todo y tampoco he podido hacerlas. ¡¡Me siento fatal!! Pero bueno, si no me quedo dormida, todavía estoy a tiempo para recuperar.

Lo que sí he hecho es algo que he llegado a echar de menos:

Vuelta al Gym

Puede parecer mentira, pero el hacer deporte me estaba sentando fenomenal para el ánimo y para todo. Todo ha ido un poco en contra de que siga en el gimnasio. Me apunté en septiembre y cuando por fin me entró el gusanillo de ir al gimnasio (porque eso tarda en entrarte, al principio tienes que tener una fuerza de voluntad increíble, pero al final cala y si te dejas llevar, tampoco es bueno porque te pasarías el día en el gimnasio), en octubre, tuve mi última luxación…

Tres semanas de no poder ir por muchas ganas que tuviera. Cuando volví, me costó un poco engancharme de nuevo, pero al poco de engancharme… OPERACIÓN. Así que estuve condenada a la vida sedentaria durante más tiempo. Mi intención era ir al fisio y al gimnasio alternativamente, pero con el último fisioterapeuta eso era imposible. Por lo que no he podido volver hasta hoy.

¡¡Qué bien sienta volver al gimnasio y descubrir que sigues con el gusanillo del deporte dentro!! Da gusto entrar, meterte en la máquina (cinta de correr, bicicleta estática, elíptica), engancharte la música… ¡¡y dejarse llevar!! Ahora hasta me tengo que poner freno porque tengo prohibido correr o saltar, así que con paso decidido y moviendo el resto del esqueleto para compensar, me veis paso a paso recuperando mis andares.

Fisioterapia, ¡bye, bye!

Hoy he recibido mi última sesión de fisioterapia para la rodilla, al menos si no hay complicaciones en un futuro. Mi trayectoria después de la operación ha pasado por dos compañías aseguradoras y múltiples fisioterapeutas. Lo que iba a ser una recuperación de “dos meses como mucho” ha sido un suplicio de cuatro meses.

No os imagináis lo contenta que estoy por ello. Implica muchas cosas, entre ellas y la más importante: me puedo dedicar a mis quehaceres del hogar. Quizás para la mayoría os parezca una bobada, pero para mí es importante. Es uno de mis objetivos del 2014: ser más responsable en mi casa y eliminar la pereza de mi vida hogareña. Organizarme las tareas de casa, las comidas y las compras.

No he sido instruida en el arte de ser ama de casa, porque a mi forma de verlo es todo un arte. Ser capaz de tener la casa limpia, ordenada y organizada sólo puede tener un nombre: ARTE. Porque francamente lo veo imposible. Y si quiero traer a Futuro Bebé a la vida, tengo que ser ama de casa y madre, además de trabajadora. El poder del sacrificio creo que lo puedo desarrollar facilmente, pero el organizar esas tres funciones y no olvidarme de ser la mujer de Futuro Papá podría llegar a volverme loca si no encuentro el espacio propio para mí que necesito. Y no veo las horas del día para eso sin sacrificar por ello horas de sueño que necesitaré para afrontar nuevos días.

Todo es cuestión de organización y prioridades. Al menos es lo que me ha enseñado la vida. Pero en el caso de los quehaceres, hay mucho de educación. Parece mentira, pero es verdad. En ese aspecto he aprendido muchísimo de Futuro Papá. Mi madre ha querido hacérmelo entender, pero sin ponerlo en práctica. Me recriminaba que no fuera capaz de hacer un huevo frito, pero cuando alguna vez he querido que me enseñara, me echaba de la cocina a patadas porque no hacía las cosas como ella quería sin explicarme lo que estaba haciendo mal. En cambio Futuro Papá sí tiene la santa paciencia de enseñarme y ayudarme a desarrollarme en mi casa (una paciencia realmente infinita, debo reconocérselo).

Y si pretendo ser madre, tengo que demostrar mis habilidades en la organización y priorización de mis quehaceres del hogar. Ahora que vuelvo a disponer de tiempo, ¡¡toca demostrarlo!! Debo seguir haciendo rehabilitación, pero ya en mi gimnasio (ese que he pagado durante los cuatro meses que no he podido ir), en los tiempos que establezca para ello dentro de la prioridad que le corresponde y combinándolo con el resto de los quehaceres del hogar.

Tatuajes

Mis padres han sido desde que puedo llegar a recordar terriblemente insistentes en la idea de lo poco que les gusta ningún tatuaje. Creo que han intentado inculcarme esa idea desde el principio y siendo yo la niña buena que era siempre, creían que lo habían conseguido.

Hasta hace dos años, que descubrieron la primera parte de mi primer tatuaje (todavía no lo han visto completo). Vi en los ojos de mis padres la decepción. Estamos hablando de un tatuaje medio escondido en una pierna, que sólo se ve cuando me visto con faldas o vestidos.

Pero es verdad que una vez te has decidido a tatuarte, te entra el gusanillo. Y quieres más, sin darte cuenta, ya estás pensando en el siguiente.

Tenía la cita para el siguiente desde diciembre, para ayer. Un tatuaje no es sólo un símbolo, está lleno de significado y en éste la fecha era importante.

Cuando lo comento hace dos semanas con una compañera del trabajo me dice que tenga cuidado porque si quiero quedarme embarazada el tatuaje podría influenciar. Que según ella tenía entendido, la tinta podría afectar al bebé y que tendría que esperarme otros seis meses para buscar.

Me extrañó mucho, pero en esta vida he aprendido que puede ser realidad cualquier cosa. Así que me puse a buscar por Internet más información.

Lo primero que encuentras es que no te recomiendan tatuarte durante el embarazo en la barriga. Bien, vale. Tiene su lógica hasta para un memo. La barriga está deformada y si lo haces durante, la barriga al salir el bebé se va a transformar mucho.

Después se me rompió otro mito. Sí te pueden poner la epidural con un tatuaje hecho en el lumbago, pero se pueden negar porque tiene su riesgo de introducir tinta en la espina dorsal. Por lo que no lo recomiendan en absoluto, pero en un momento dado depende más del tiempo que hace que te has hecho el tattoo y de la habilidad del anestesista, que de tenerlo o no.

Yo estaba buscando el problema de hacerte un tatuaje antes de buscar a Futuro Bebé, pero la información que encontraba era principalmente que desaconsejaban totalmente hacer un tatuaje en el primer trimestre y que el resto no tiene más problema que cualquier tatuaje normal con el peligro de infección que conlleva. Sobre todo si tu tatuador no es de fiar.

También que es verdad que antes las tintas tenían otra composición que era un poco tóxica para el cuerpo, pero no es problema hoy en día. Sólo que no lo recomiendan en absoluto para el primer trimestre.

Y ahí me juega una mala pasada la imaginación y pienso en hacerme uno durante el parto (es broma).

#FotoFinde V

Recordad que tenéis las Normas y el Manual: AQUÍ.

#FotoFinde V

Yo pensaba que no iba a poder celebrar San Patricio este año, la fiesta que más me gusta de todo el año, delante incluso de Halloween. Pero encontré gente con quien ir a Madrid a celebrarlo. Buscando la fecha concreta de la celebración oficial me encontré con una pinta gratis si imprimía un código justo al pub irlandés al que iba (y a otros). Así que celebrar San Patricio con una pinta gratis… ¡¿Cómo no va a ser el mejor momento del fin de semana?!

get the InLinkz code

Mi Ciclo con Ovuview – Febrero 2014

Es febrero porque el ciclo comenzó en febrero, aunque lo pongo ahora en marzo. Como ya sabéis, terminé de usar mi anticonceptivo hormonal a mitad de ciclo, no me he esperado que se terminara.

Así que bueno, se me ha desajustado todo un poco y he tenido dolores de ovarios que no suelo tener, me ha llegado la regla antes, he vuelto a tener lívido. En fin, una serie de cosas que se agradecen enormemente.

Ovuview

 

Sigo en el proceso de bajar de peso, así que bueno, poco a poco reconvierto mi cuerpo y lo ajusto a la ardua etapa que pasará dentro de, espero, muy poco tiempo.

Conciliación Laboral: Mis Primeros Pensamientos

Hace poco ha sido un tema muy común entre los blogs plantear el tema de la conciliación laboral con sus bebés recién nacidos. Futuro Bebé todavía sólo está en mente, pero también es algo en lo que voy pensando.

Me preocupa, es inevitable, piensas en ello desde el momento en el que te imaginas un bebé en tu vida. Piensas en cómo vas a combinar la vida laboral con la vida maternal y a mí se me han ocurrido estas ideas:

  1. Pido reducción de jornada. Al principio no va a suponer un cambio en el sueldo, pero al final pues sí. ¿Cuánto me puedo permitir dejar de cobrar para trabajar menos horas? Pues con los sueldos de hoy en día, ni media hora. Es algo que tendría que hablar con mi empresa y con Futuro Papá, pero hay cosas más importantes antes del tema de lo que pueda pasar de aquí a dos años, cuando el tema sea inminente.
  2. Busco otro trabajo más cerca de casa, que no gaste dos horas en el transporte a diario. Pero entonces tendría que buscar a alguien que lo cuide en los días libres escolares, como semana santa o navidades. El sueldo en mi trabajo actual no es bueno, pero sí me permite cuidarle en sus vacaciones y tener un mes entero en verano. Aunque esto no nos afectaría hasta dentro de cinco o seis años, pero luego será cuestión del resto de su vida.
  3. Pido una excedencia para cuidarle. Esto me dejaría sin sueldo directamente, por mucho que sea la opción que más me gusta, es la que menos me puedo permitir. Si en un momento dado fuera posible, ¿cuándo lo haría?

Mi horario también es difícil, pero se puede combinar con el horario de Futuro Papá. Aunque esperamos pronto una subida de categoría para él que implica un cambio de horario importante. Tenemos la firme intención de no implicar a los Futuros Abuelos, pero me queda la tranquilidad que tienen un horario permisible. Futuro Papá trabaja cerca de casa, es otra tranquilidad.

Anticonceptivos hormonales, ¡bye, bye!

No me lo puedo creer, pero ha llegado el día. Después de años siendo controlada por una hormona, ¡se acabó! Después de múltiples experiencias de diversas maneras perjudicando mi bienestar, ¡se terminó!

La primera vez fue una píldora combinada de las que no tienen semana de descanso, sino cuatro píldoras finales que eran placebo. Después de un año haciéndome pruebas con el ginecólogo de porqué sangraba fuera del momento del ciclo y encontrarme un mioma, por el cual me hicieron una biopsia. Resultó que tenía que cambiar de píldora combinada a una más fuerte.

La segunda píldora consiguió que llegara a un límite de peso insospechado (que todavía intento controlar) y sumiera mi vida en una depresión de caballo. No quiero ni recordarlo, pero le hice la vida imposible a Futuro Papá y a toda aquella persona que pusiera un mínimo de interés en hacerme feliz. Fue muy horrible.

Razón por la que me cambié al anillo vaginal. He estado bastante contenta con ella, pero noto que me falta algo. No sé si es por la cantidad de tiempo que llevo usando anticonceptivos hormonales o si es por efecto del propio anillo, pero me estaba sintiendo encerrada. Desde la primera píldora no sé lo que es tener lívido y sin querer entrar en detalles, lo echo de menos.

Quienes lo usáis sabéis que a veces estorba, las que no, pues os lo digo yo. El anillo te lo puedes quitar durante 3 horas sin mayores problemas ni perjudicar su efecto, por lo que en aquellas ocasiones en las que resulta incómodo, te la quitas, la lavas con agua fría y la vuelves a colocar en su sitio.

Anoche fue uno de esos momentos en los que hacía más perjuicio que beneficio. Pero el momento mágico fue al terminar, en el que Futuro Papá me propone dejarla y continuar nuestras relaciones con profilácticos.

En realidad me la he quitado fuera del momento en el que tenía planeado hacerlo, me quedaba una semana para terminar el ciclo de este anillo. Ya que la tenía comprada, no iba a gastar el doble en barreras anticonceptivas, pero me hace tanta falta recuperar el control de mi cuerpo que acepté la oferta como un clavo ardiendo. Supongo que pronto veremos los efectos secundarios de esta decisión.

#FotoFinde IV

Estoy muy a favor de predicar con el ejemplo y llevo toda la mañana reclamando los #FotoFinde ajenos y sin poner el mío. ¡Vergüenza debería darme! Pero aquí estoy. Os recuerdo las Normas y el Manual.

#FotoFinde IV

Hemos estado todo el invierno sin salir, hacíamos reuniones en casa, que eran muy agradables. Pero este fin de semana AmigaN no podía venir directamente a casa porque tenía que trabajar, así que fuimos a tomar una caña al bar donde tenía que trabajar y así la recogíamos a la salida… Pero empezó a desvariar la cosa y entre unas cosas y otras, regresamos a casa muy temprano (por la mañana, que ya había salido el Sol). Me vino muy bien porque bailé, conocí a gente nueva… fue muy agradable. Es de esos fines de semana que jamás le reconocerás a tu hijo que has tenido.