Conciliación Laboral: Mis Primeros Pensamientos

Hace poco ha sido un tema muy común entre los blogs plantear el tema de la conciliación laboral con sus bebés recién nacidos. Futuro Bebé todavía sólo está en mente, pero también es algo en lo que voy pensando.

Me preocupa, es inevitable, piensas en ello desde el momento en el que te imaginas un bebé en tu vida. Piensas en cómo vas a combinar la vida laboral con la vida maternal y a mí se me han ocurrido estas ideas:

  1. Pido reducción de jornada. Al principio no va a suponer un cambio en el sueldo, pero al final pues sí. ¿Cuánto me puedo permitir dejar de cobrar para trabajar menos horas? Pues con los sueldos de hoy en día, ni media hora. Es algo que tendría que hablar con mi empresa y con Futuro Papá, pero hay cosas más importantes antes del tema de lo que pueda pasar de aquí a dos años, cuando el tema sea inminente.
  2. Busco otro trabajo más cerca de casa, que no gaste dos horas en el transporte a diario. Pero entonces tendría que buscar a alguien que lo cuide en los días libres escolares, como semana santa o navidades. El sueldo en mi trabajo actual no es bueno, pero sí me permite cuidarle en sus vacaciones y tener un mes entero en verano. Aunque esto no nos afectaría hasta dentro de cinco o seis años, pero luego será cuestión del resto de su vida.
  3. Pido una excedencia para cuidarle. Esto me dejaría sin sueldo directamente, por mucho que sea la opción que más me gusta, es la que menos me puedo permitir. Si en un momento dado fuera posible, ¿cuándo lo haría?

Mi horario también es difícil, pero se puede combinar con el horario de Futuro Papá. Aunque esperamos pronto una subida de categoría para él que implica un cambio de horario importante. Tenemos la firme intención de no implicar a los Futuros Abuelos, pero me queda la tranquilidad que tienen un horario permisible. Futuro Papá trabaja cerca de casa, es otra tranquilidad.

Anticonceptivos hormonales, ¡bye, bye!

No me lo puedo creer, pero ha llegado el día. Después de años siendo controlada por una hormona, ¡se acabó! Después de múltiples experiencias de diversas maneras perjudicando mi bienestar, ¡se terminó!

La primera vez fue una píldora combinada de las que no tienen semana de descanso, sino cuatro píldoras finales que eran placebo. Después de un año haciéndome pruebas con el ginecólogo de porqué sangraba fuera del momento del ciclo y encontrarme un mioma, por el cual me hicieron una biopsia. Resultó que tenía que cambiar de píldora combinada a una más fuerte.

La segunda píldora consiguió que llegara a un límite de peso insospechado (que todavía intento controlar) y sumiera mi vida en una depresión de caballo. No quiero ni recordarlo, pero le hice la vida imposible a Futuro Papá y a toda aquella persona que pusiera un mínimo de interés en hacerme feliz. Fue muy horrible.

Razón por la que me cambié al anillo vaginal. He estado bastante contenta con ella, pero noto que me falta algo. No sé si es por la cantidad de tiempo que llevo usando anticonceptivos hormonales o si es por efecto del propio anillo, pero me estaba sintiendo encerrada. Desde la primera píldora no sé lo que es tener lívido y sin querer entrar en detalles, lo echo de menos.

Quienes lo usáis sabéis que a veces estorba, las que no, pues os lo digo yo. El anillo te lo puedes quitar durante 3 horas sin mayores problemas ni perjudicar su efecto, por lo que en aquellas ocasiones en las que resulta incómodo, te la quitas, la lavas con agua fría y la vuelves a colocar en su sitio.

Anoche fue uno de esos momentos en los que hacía más perjuicio que beneficio. Pero el momento mágico fue al terminar, en el que Futuro Papá me propone dejarla y continuar nuestras relaciones con profilácticos.

En realidad me la he quitado fuera del momento en el que tenía planeado hacerlo, me quedaba una semana para terminar el ciclo de este anillo. Ya que la tenía comprada, no iba a gastar el doble en barreras anticonceptivas, pero me hace tanta falta recuperar el control de mi cuerpo que acepté la oferta como un clavo ardiendo. Supongo que pronto veremos los efectos secundarios de esta decisión.

El SPM de Marzo 2014

Yo entiendo que es muy difícil de comprender a alguien que tiene SPM cuando una/o misma/o no lo sufre. La gente me mira y dice que estoy chiflada porque se me saltan las lágrimas al pensar que Futuro Papá no me ha hecho el desayuno esta mañana.

Y conscientemente lo sé. No es responsable de mí, soy yo quien me tengo que cuidar y obligarme a comer algo para empezar bien el día. Que él no me haga el desayuno no dice que él no me quiera ni nada por el estilo. Pero ahí está la puñetera hormona para hacerme sensible.

También tiene sus cosas buenas, me hace más sensible, tanto a lo bueno como a lo malo. Y eso es todo.

Así, en un día como hoy, me he tenido que parar para hacer esta fotografía:

Plz. España

#Scrapbook de mi Boda I. Materiales

Y un día entré al Tiger para comprar seis perforadoras y un cuaderno para empezar mi álbum. Ilusa de mí, porque del presupuesto de 10 euros, lo dupliqué y salí sin 24 euros, pero con todo esto:

01 Mi Primer Material

Me sorprendió mucho encontrar un “Scrapbook” como tal, tenía pensado comprar un cuaderno como tal, pero me encontré con algo mejor. Un libro lleno de cartulina negra. Quizás para el Diario del Bebé el negro no es muy afín, pero cualquiera que sabe cómo nos conocimos Futuro Papá y yo, es difícil imaginar otro cuaderno mejor (Por cierto, no la tienen en la web):

02 Mi Primer Cuaderno

La otra cosa por la que fui al Tiger son las taladradoras, en la web ponen ÉSTOS, pero los que me encontré son mejores, al menos me gustan más. Básicamente porque mi ramo era de tulipanes y me chiflan los tréboles y las mariposas. No podía haber otros mejores:

04 Mis Primeros Taladros

Otra de las cosas que tenía pensadas mirar pero sólo comprar si me convencían, y me convencieron, eran los Washi Tapes. Al final me quedé con éstos:

05 Mis Primeros Washi Tapes

Desde niña siempre he querido tener tijeras que cortaran con formas, me fascinaban y he descubierto que me siguen fascinando. En Tiger tienen varios, yo me pillé éstas dos:

06 Mis Primeras Tijeras

Y ya lo último que queda y fue en la vorágine del consumismo fueron las pegatinas de foam. Me compré éstas:

03 Mis Primeras Pegatinas

Y ya he empezado a hacer la portada y una hoja más:

Sin título

¿Os gusta?

Diario de Bebé

Muchas habéis comentado en Diarios de Embarazo que me haga mi propio diario, pero sigo pensando que no es lo que quiero. Es una idea fantástica y así podría tener lo que yo quiera en mi diario, pero no es así. Porque no voy a poner información de la semana en la que estoy (perezosa natural que soy), no voy a hacerme preguntas a mí misma ni nada de lo que ya hay.

Otra cosa diferente, pero que se confunde fácilmente, es el diario del bebé. También pienso tener uno y ese sí va a ser personalizado. Es donde le contaré a Futuro Bebé cómo crece. Pondré sus primeras fotos, escribiré sus primeras palabras, tendrá su primer mechón, su primer diente caído y sus primeras uñas cortadas. Le contaré cómo fueron sus primeros años de vida… Pero sin añadir información de cómo debería haber crecido o qué debería haber hecho su madre.

Supongo que para que se entienda mejor: el diario del embarazo es para mí, para ver cómo evoluciono, para tener un recuerdo de lo que sentí. Mientras que el diario del bebé es para Futuro Bebé. Es mi regalo a su vida y merece todo el esfuerzo del mundo.

No digo que yo no lo merezca, pero no es comparativamente igual el Diario de Embarazo, donde pienso desahogar mis angustias sin tapujos ni disfrazar nada, que el Diario de Futuro Bebé, donde tendrá la historia de su nacimiento y crecimiento.

Por eso llevo unos días mirando cosas de scrapbooking.

Para quien se encuentra con este término por primera vez (como yo hace una semana): es hacer un álbum con decoraciones propias, desde cero. Con recortes, pegatinas, botones, lazos, etc. Si buscáis hay verdaderas preciosidades muy meritorias.

De repente el “washi tape” forma parte de mi vocabulario. Me vuelvo a enamorar del mundo de las pegatinas. Me pongo a buscar un “roller date stamp” que me fascine. Encuentro troquelados baratos por los que me tiraría de cabeza. Y estoy indecisa si comprarme una tabla de corte o no.

Ayer compartí estas inquietudes con Futuro Papá y con mucha sabiduría me recomendó hacer un scrapbook lo más económico posible antes de hacer el Diario de Futuro Bebé. Así que, ¡Álbum de Boda, allá voy!

La Recuperación

Esta semana Futuro Papá trabaja de turno de noches y según se acerca el fin de semana, tanto tiempo de separación hace mella. Es un poco de frustración de no poder estar con la persona que quieres más de 10 minutos al día sin que el otro esté recién despierto. Esta semana en concreto le echo mucho de menos, por eso quizás estoy teniendo más despistes de lo habitual.

La rodilla se recupera poco a poco. Las fisioterapeutas me están felicitando porque ya avanzo con mejor paso. Creo que es porque me esfuerzo también los fines de semana en hacer ejercicios que me invento un poco. Pero no me queda nada para recuperar la flexión total y quizás de aquí a poco, me deja de doler definitivamente los ejercicios de flexión y me puedo centrar en recuperar músculo.

Está siendo mucho más duro de lo que jamás me habría imaginado. No en el terreno físico, sino curiosamente en el psicólogico. A estas alturas, según la promesa del traumatólogo, ya iba a estar más que recuperada. Y no tener todavía la flexión me tiene un poco “desinflada”. Me noto caminar coja, enseguida pongo remedio, pero es otro granito de arena que pesa en la montaña.

Esta mañana hemos decidido hacer un esfuerzo económico mayor. A mí me implica quedarme sin cafés con las amigas, pero la causa lo merece. Futuro Bebé lo merece todo.

Ácido Fólico: Sí

Llevo semanas pensando en el tema del ácido fólico. Al final decidí que me lo empezaría a tomar el día de mi cumpleaños, que ya no queda nada. Sería como un homenaje a mí misma cuidándome como Futura Mamá que soy. Pero con el incidente del fin de semana, al comprar el test de embarazo, también compré el ácido fólico, porque si ya estaba embarazada, iba con bastante retraso al respecto.

Decidí cuál por esta entrada de Bitxuni. Me he aprovechado que ya se ha informado sobre esto y no me he planteado qué marca gracias a ella. Pero sigo teniendo dudas.

En principio no es incompatible con ningún medicamento de los que estoy tomando (ahora mismo: Enantyum por la rodilla). Tampoco tengo ninguna contraindicación más. Pero no sé si debería hacerme una analítica primero. Pero tampoco me quiero obsesionar con el asunto…

Total, que después de consultarlo con Futuro Papá, que me apoya al 100% en lo que decida, creo que me lo voy a empezar a tomar a partir de hoy.

Parece mentira, pero cada uno de estos pequeños pasos que no suponen una diferencia en nuestra vida, pero que llevan a algo tan grande como a concebir a otro ser, se convierte en algo tan importante que sólo deseamos compartirlo con quien nos comprende. ¿No os pasa? Sin venir a cuento, tomar una vitamina es crucial y muy importante.

Test de Embarazo I

No quiero darle importancia al asunto, llevo diciéndolo desde el viernes, pero cuando tienes el instinto maternal al nivel en el que lo tengo, pues estas cosas sí importan, de una manera u otra.

Hemos tenido un fin de semana muy acelerado y muy triste. No quiero hablar del asunto porque nos toca muy hundo, pero bueno.

La cosa es que los nervios me han jugado una faena y he tenido mi primera falta después de muchos años de no tener ninguna. Sin quitar los anticonceptivos de nuestra vida. Yo ya no sabía qué pensar. Entre el dolor de cabeza, náuseas y mareos que he tenido por un posible catarro, la falta de sangrado por el uso continuado del anillo vaginal y los nervios de presentaciones de familiares nuevos y distantes en circunstancias poco propicias para la alegría, yo no conseguía tranquilizarme ante la idea de estar embarazada.

Así que finalmente, dándole la importancia que tiene para mí, fui a la farmacia a comprar un predictor. Futuro Papá procuraba tranquilizarme y yo entiendo que es muy probable que si diera positivo, éste fuera falso. Pero yo necesitaba tener una ligera idea de cuáles podrían ser las circunstancias más probables. Así que con Futuro Papá a mi lado, esperamos los 5 minutos de rigor que requiere el susodicho test.

Predictor I