Primer Día del Padre de Papá Fúturo

Papá Fúturo es genial. Desde que le conozco y empezamos a disfrutar de nuestra vida en paralelo supe que iba a ser el mejor padre del mundo. Me lo dijo mi sexto sentido. Y no me equivocaba.

Ninguno de nosotros dos ha vivido su día del padre/madre estando de buena esperanza. Así que la experiencia de ambos va a ser pasar de no celebrarlo nunca para nosotros a celebrarlo con Bebé Fúturo en brazos.

Quería hacerle algo muy especial, algo inolvidable. Como se merece. Pero organizar algo con un Recién nacido en brazos es algo difícil. Sobre todo porque con el cansancio nocturno la mente no termina de desarrollar las ideas.

El regalo quería que fuera algo especial, irrepetible y que fuera de uso diario para que cada día recuerde los buenos momentos que vivimos en familia. Así que me decanté por una taza personalizada. Aunque no es de las cosas que a Papá Fúturo le hagan especial ilusión, la verdad. Por eso me decidí por una taza mágica, de forma que ve lo que se ha creado en ella solo cuando bebe algo caliente, el resto del tiempo es negra.

Me habría gustado regalarle mucho más, pero este mes el presupuesto se me ha “escacharrado” con el papeleo de la baja.

Aunque por adelantado ha caído también un deshumificador (que es más bien para mi) y dos discos digitales de un grupo de música.

Mochila del Hospital para Futuro Bebé

Prometí que haría un post sobre ello, y aquí lo traigo. Las cosas que nos llevamos para Futuro Bebé al hospital. No sé si son muchas, si son pocas, si son demasiadas, o si falta cualquier chuminada. Así que podéis criticarla como gustéis que seguramente tengamos presente la opinión de madres ya experimentadas.

La lista que elegimos para seguir sobre las cosas que habría que llevar al hospital la sacamos de AQUÍ y AQUÍ. Para tener una referencia más o menos clara. Sabemos que en los hospitales públicos sólo te dejan llevar la primera puesta de salida del hospital, todo lo demás lo proporciona el hospital en sí y no llevan muy bien que te lleves tus propias cosas. Pero no es así en el privado, y depende mucho del privado. Así que nos lo llevamos todo que más vale que sobre a no que falte (o como dirían en mi tierra: “máh vale que zozobre a no que zofarte”).

La lista definitiva es más o menos una cosa así:

  • 6 bodies;
  • 2 pares de patucos;
  • 3 jerséis y polainas y 3 pijamas;
  • 4 baberos;
  • un gorrito de algodón;
  • un par de manoplas;
  • una manta polar para salir del hospital;
  • Aseo. Un paquete de pañales, crema protectora para el culito y loción hidratante;
  • Una bolsa aparte con la primera puesta del bebé.

Hemos recibido la recomendación de una amiga de llevar también lima y tijeras para cortar uñas porque hay bebés que nacen ya con las uñas largas y la broma en el hospital sale por un pico. En su experiencia tuvo que pagar 25 euros por una lima en la tienda del hospital cuando ya lo tenían en casa. Así que me llevo ya la que tengo y me lo ahorro.

Y ahora las fotillos de lo que me voy a llevar para guardarlo en el recuerdo.

Para empezar, los bodies. Habíamos dicho que había que llevar seis, los llevamos de 1 mes. Si le queda la ropa grande no me preocupa, pero sería un fastidio que le quedara pequeña, así que preferimos que “zozobre”.

Mochila Futuro Bebé

Habíamos dicho también jeréys y polainas y pijamas. Como no sabemos qué es lo más cómodo, llevamos de los dos y así no nos complicamos. Mitad y mitad, ya veremos qué usamos o qué dejamos de usar. Todo sea que me ponga a lavar ropa en el lavabo del hospital…

 Mochila Futuro Bebé

Por cierto, el primer jersey azul que se ve, el que está por encima, lo hizo a mano Futura Tía Abuela para Futuro Primo, pero no se lo llegó a poner y le toca estrenarlo a Futuro Bebé.

Mochila Futuro Bebé

El aseo que nos llevamos es amplio, lo sé. Más de lo que se recomienda, ¿pero cómo sé yo si es mucho o es poco o es lo necesario? Soy madre primeriza y, dejándome de pijadas porque no las llevo nada bien, me llevo lo que quiero que mi hijo use… Todo sea que en medio de la experiencia las cosas se queden en el fondo del bolso.

Mochila Futuro Bebé

Los baberos los gané en un sorteo de PequesGuapos, os los recomiendo totalmente. No sólo son preciosos, si no que también se puede apreciar la buena calidad. Según veamos el uso que tengamos de baberos, seguro que les hago más encargos.

El conjunto de gorrito, manoplas y patucos lo ha comprado Futuro Papá un día de recados… Son su antojo para Futuro Bebé en el hospital y a mí me derriten de amor sólo de recordar cuándo me los “presentó”.

Mochila Futuro Bebé

Y llegamos a mi caprichito, la primera puesta. Parece grande, lo sé, pero se puede arremangar. Nos hemos negado a comprar Talla 0, esperamos usarlo en más de una ocasión, no sólo para salir del hospital. Pero vi esa camisa a cuadros como body y el vaquero, ¡¡y no me pude resistir!! Todo el mundo le pone alguna pega, pero vamos a ver… Sólo es para salir del hospital y hasta llegar a casa, tampoco creo que tengamos que hacer un mundo de un capricho de madre.

Mochila Futuro Bebé

Y finalmente la bolsa con todo dentro. Parece que va a explotar, pero tiene su historia y no quiero otra. Es la bolsa que Futura Abuela usó cuando salió del hospital con Futuro Papá. ¡No puede ser otra!

Mochila Futuro Bebé

Con vuestra experiencia, ¿consideráis que nos falta algo?

El Embarazo con Gatos

Ya os presenté a GatitaNegra en su día y la verdad es que entre sus particularidades, como que es ciega, tiene una que me encanta, es bastante cariñosa. Futuro Papá decía que era arisca, pero no era así. Los gatos son muy particulares y dan el cariño a quien ellos quieren, no a quien les deben lealtad.

Lo que no sabe la gente, normalmente, es que los gatos son más independientes físicamente (buscan su propia comida, no necesitan que los lleves a pasear para realizar sus necesidades o se bañan ellos mismos), pero emocionalmente son más dependientes que otros animales de compañía, como los caninos. Que sí, que sí… que dentro de ellos vive un afán por la rutina y un amor por sentirse querido que es superior a sus fuerzas.

No le tendrás que dar de comer, pero como no reciban su dosis mínima de cariño o compañía se estresan.

Todos los animales, como muy bien sabemos, huelen las hormonas y se guían por su olfato. El embarazo tiene unas hormonas muy particulares y los animales reaccionan a ella sin poder evitarlas. Eso sí, cada animal, en su forma de ser, lo hace a su manera.

En el caso de GatitaNegra está extrapegajosa, pero a un nivel casi insoportable. En cuanto entro a la habitación en la que se encuentra, empieza a ronronear y a buscar la forma de subirse a mí para dormirse. Llega a ser bastante exasperante a ratos, porque es lo único que quiere: subirse a mi tripa y ronronearle a Futuro Bebé.

A veces está bien, sobre todo cuando me encuentro sola en casa y las hormonas atacan para hacerme triste… Es como si GatitaNegra las filtrara y no me dejara afectarme por ellas. Pero en otras ocasiones en las que está especialmente insistente y yo tengo que realizar mis quehaceres o estoy ocupada con trabajos manuales, tengo que rechazarla 3 veces al minuto.

¿Cómo han reaccionado vuestros animales de compañía durante el embarazo?

Visita Familiar Noviembre ’14

Ya os conté un poco en Visita Familiar I algo de mi familia. He ido más veces, pero la verdad es que no había nada memorable que contar. Tampoco en esta ocasión, pero esta vez ha sido la más tranquila de todas con diferencia.

Futura Abuela de FM estaba loca de contenta por tener a Futuro Bebé más cerca. Ha hecho varios conjuntitos de ropa para ponerle, sobre todo patucos. Está muy emocionada y tiene muchas ganas de conocer a Futuro Bebé.

Futuro Abuelo de FM se lo toma como algo más natural. Para él es el quinto nieto y, le hace mucha ilusión, pero se lo toma con más calma.

Futura Tita de FM estaba un poquito pocha… Pero también con muchas ganas de conocer a su sobrinito.

Y creo que MiniSobri se está haciendo a la idea de que va a tener un Futuro Primo. Tiene muchas ganas de jugar con él a la peonza y le he tenido que explicar que Futuro Bebé primero tiene que aprender muchas cosas antes de poder jugar juntos a eso. Y que va a estar encargado de enseñarle muchas de esas cosas cuando estemos en CiudadPequeña. Se ha reído mucho cuando le he dicho lo que tiene que aprender primero.

Como siempre, todos muy contentos con vernos tan felices ante el próximo acontecimiento tan esperado en la familia. He intentado que asimilaran que posiblemente para Navidades no podamos hacer la visita de rigor, que haremos lo máximo posible, pero no me puedo comprometer a ello. Creo que lo entenderían en un momento dado, aunque se mueren de ganas porque vuelva.

Futuro Coche les ha encantado a todos. Mi Familia es muy crítica con el tema de los coches, hay mucha tradición familiar dedicada al tema. Y ha cuajado muy bien también. Además de que se ha portado genial en el viaje.

A Cien Días de mi FPP

Hoy es el último día de la cuenta atrás que el número de días que faltan para salir de cuentas consta de 3 cifras. A partir de mañana sólo serán 2 cifras…

Cien días en los que pueden pasar de todo, pero sólo puedo contar lo que ha pasado hasta ahora.

Me he sentido genial, me he encontrado fenomenal, no tengo ni una sola queja de los días de embarazo que he tenido hasta ahora. Algún susto, alguna molestia, pero nada comparable a lo que me esperaba. ¿Esto se truncará a partir de ahora? Tendremos que dejar pasar el tiempo para averiguarlo.

Lo que sí puedo decir es que hasta ahora han sido muchos días de ilusión, de emoción, de ganas, de entusiasmo, de infinitas cuestiones positivas. Todo el mundo, hasta ahora, ha recibido la noticia de forma positiva, en la familia, en el trabajo, entre los amigos…

¿Qué nos depara el futuro? ¡¡Aquí estaré para contároslo!!

#FotoFinde XXI

Normas y manual del #FotoFinde AQUÍ

#FotoFinde XXI

Ya lo sé, no quedan ni los restos del platazo de patatas fritas que nos han servido a Futuro Abuelo de FP, a Futuros Titos y a nosotros… Y es que disfrutamos de una velada en familia como pocas veces. Casi siempre es en casa de Futuros Abuelos, pero esta vez conseguimos convencerlos a todos para salir a tomar un cacharro fuera… ¡¡y hasta conseguimos invitarles nosotros!! La charla fue muy amena y las patatas estaban muy ricas…

Conseguir Linky

Anuncio a Futuros Abuelos

No teníamos intención de anunciarlo tan pronto, pero se daba una circunstancia particular. Futura Abuela de FP se va al pueblo durante algo más de medio mes y teníamos pensado decirlo justo entonces, con la primera ecografía. No aguantábamos retener la noticia mucho más tiempo y deseábamos decírselo con mucha alegría.

Futuros Abuelos de FM se iban a tener que enterar por teléfono sí o sí y como Futura Tita de FM venía de visita unos días, tampoco tenía ganas de seguir con el secreto, así que nos decidimos y aprovechamos que Futura Abuela de FP nos invitara a comer para soltar la noticia.

Soy auténtica fanática de las sorpresas, me encantan y me motivan completamente, por lo que quise hacerlo de forma especial. Mi idea primera era con una tarta que tuviera figuras de bebés en ella (como las que hace Bitxuni AQUÍ), pero Futuro Papá es mucho más sencillo. Por lo que ideé algo intermedio, ¡una postal sorpresa! De esa manera siempre tendrían el recuerdo de cómo se enteraron y no dependerían exclusivamente de la memoria fotográfica y sonora para recordar.

Me acerqué a un distribuidor de postales en la zona en la que vivo y la que mejor se adaptaba era ésta (ya la habréis visto en el #FotoFinde XX):

Anuncio oficial para Futuros Abuelos de FP

Y la verdad es que no tuve que pensarme mucho el mensaje que les quise poner. Futuro Papá estuvo de acuerdo y les escribí con sumo cuidado:

Anuncio oficial para Futuros Abuelos de FP

La tarjeta la pusimos dentro de un pack de saladitos que compramos para el aperitivo antes de comer, de manera que se lo encontraran y no fuera un dárselo directamente.

Llegamos a su casa con los saladitos… y de repente todo eran hacer recados. Que si ayudar a cargar el coche, que si hablar sobre cosas, esperar a Futura Abuela, en fin. Que una hora y media más tarde ya les dijo Futuro Papá si les parecía bien que tomáramos el aperitivo, que venía con sorpresa.

Futuro Abuelo abrió el paquete, vió el sobre… Futura Abuela estaba llamando a su hermana por el viaje del día siguiente. Descubrieron el sobre y cuando vió la parte delantera, Futuro Abuelo me miró con una cara de… “¿Esto es lo que yo creo?”. Terminó de desempaquetar la tarjeta y al leer el mensaje de dentro y pasarlo a Futura Abuela que estaba a su lado al abrirlo, la emoción les pudo a ambos y se pusieron a llorar de alegría. Futura Abuela no se lo podía creer y lo retransmitía por teléfono todo a su hermana. Se les veía muy felices al recibir la noticia.

Como ya he dicho anteriormente, a Futuros Abuelos de FM hubo que contárselo por teléfono. Obviamente si lo saben Futuros Abuelos de FP lo justo es que lo sepan también Futuros Abuelos de FM, así que aproveché una aplicación en el móvil que tengo que graba las llamadas telefónicas y marqué el teléfono de mi casa de siempre.

Se puso como siempre Futura Abuela y le pedí que le diera el otro teléfono inalámbrico a Futuro Abuelo. Le pasó el teléfono y le pedí a Futuro Abuelo que le dijera a Futura Abuela que se pusiera al otro teléfono… Sin sospechar nada se puso y cuando me aseguré que estaban los dos les dije: “Os voy a hacer abuelos”. El grito de Futura Abuela de la emoción se escuchó en la Conchinchina, por lo menos. No se lo podía creer y estaba realmente radiante, feliz y chillona… Creo que se enteró hasta el Tato de que yo iba a ser madre. Cuando se calmó le pedí que no lo anunciara por ahí, que todavía es muy pronto y no queríamos que la gente se adelantara a las circunstancias. Futuro Abuelo enseguida se preocupó en saber la situación, de cuánto estaba, para cuándo nacería, etc.

Ambas familias lo han recibido la noticia con sumo agrado… Por supuesto que Futuras Titas también han recibido la noticia y ambas están contentas.

¿Náuseas?

Uno de mis mayores temores cuando me quedara embarazada eran las náuseas. Ya dije en algún post que no me gusta comer… no encuentro el placer en ingerir alimentos, lo hago porque lo necesito, pero hasta los 22 años no he tenido la sensación de hambre nunca. Todavía se percibe la desesperación de mi madre cuando cuenta cómo me ataba a la silla y me tenía dos y hasta tres horas en la mesa sin televisión ni juguetes para que me comiera un plato y yo seguía teniendo la voluntad más fuerte. Es más, recuerdo perfectamente cuánto lloraba cuando me hacía ingerir cápsulas para tener hambre… Lo reconozco, darme de comer era una pesadilla.

Cuando descubrí el hambre se me abrió el apetito… De repente todo era comestible, tuviera el sabor que tuviera (menos la fruta), pero no me negaba a probar lo más absurdo del mundo. Recuerdo un día que un compañero vino a traerme algo que le regalaron: lenguas de pato. Era una bolsita como de chuches cerradas herméticamente que tenía dentro 3 o 4 lenguas de pato que se vendían en tierras orientales, me los ofreció… Y me los comí. Por cierto, saben a choped.

Y no sé porqué, pero Futuro Papá afirma que tengo un estómago a prueba de bombas. Una vez fuimos a uno de nuestros restaurantes favoritos con unos amigos, comimos lo mismo… y al día siguiente tuvieron todos gastroenteritis, menos yo. Me ha visto comer cosas que a nadie le sentaría bien y revolvería el estómago de cualquiera… y ahí estaba yo, sin inmutarme lo más mínimo. La apertura de mi apetito ha sido épica desde entonces…

Y hasta ahora.

Yo me esperaba tener esas náuseas en las que te pasas el día disimulando que vas corriendo al servicio para deshacerte de lo que has ingerido últimamente. O al menos rechazando todos los olores habidos y por haber… también corriendo al cuarto de baño. Me esperaba esas náuseas en las que rechazas comidas en concreto porque pensar en ellas se te revuelve el estómago…

Como cuando tenía ganas de patatas fritas y pensar en ellas se me quitaban las ganas de comer.

Has leído bien: se me quitan las ganas de comer, pero en ningún momento se me revuelve el estómago. Hoy de camino al trabajo me vino a la mente lo parecida que es mi sensación como cuando mi madre me obligaba a comer… No es que tuviera náuseas en su término conocido por lo que se suceden las arcadas o te planteas ir al baño. Si no que es como cuando se me cierra el estómago. Llega la hora de la comida y siempre hay algo mejor que hacer, no la echo de menos en absoluto y de ninguna manera.

Claro que ahora no soy la niña pequeña dependiente… Ahora hay un ser que depende de la comida que ingiero. Y sin abusar, procuro tenerle bien alimentado. ¡Hasta como fruta! No os imagináis la fuerza de voluntad que hay que tener para ello. Futuro Papá se sienta a mirarme cuando como fruta porque dice que es todo un espectáculo…

#FotoFinde XIII

Normas y manual del #FotoFinde AQUÍ

#FotoFinde XIII

Pues la verdad es que el mejor momento de este fin de semana ha sido cuando hemos estrenado la barbacoa que Futuro Papá ha comprado para Futuros Abuelos. Nos hemos reunido en familia, también con Futuros Titos, y nos hemos vuelto a llenar de carne rica para el cuerpo. En esta ocasión sí hubo chorizaco, butifarras y morcillas, pero yo he evitado comer. El día acompañó completamente, no hacía excesivo calor y el viento no incordió tampoco mucho.

Conseguir Linky