Experiencia: Test de Ovulación

Como ya he anunciado en podcasts anteriores, voy a hablaros de mi experiencia con los test de ovulación. Es mi primer ciclo de búsqueda, por lo que no puedo certificar su resultado hasta el comienzo de mi próximo ciclo o un test de embarazo positivo. En ningún caso, un test de ovulación es garantía de embarazo. Se realiza para conocer mejor el ciclo menstrual de una mujer y ese conocimiento puede ayudar a tener un embarazo con éxito, pero no es imprescindible para quedarte embarazada si hay dificultades. Sólo es útil para conocerte mejor como mujer.

Un test de ovulación consiste en unas tiras reactivas a la hormona LH. Esta hormona se libera cuando se produce la ovulación y se puede medir a través de la orina. Nos ayuda a conocer el mejor momento para tener prácticas sexuales y concebir un bebé. O todo lo contrario, cuándo no tener prácticas sexuales para evitar un embarazo.

Se pueden comprar en la farmacia o, como todo, por internet. Hay mucha variedad de precios y es importante fijarse en la fiabilidad de las tiras y en las instrucciones de la misma, que también pueden variar. Yo compré en farmacia por la urgencia de realizar los test y tuve que comprar los que tenían disponibles, habría preferido otros más económicos e incluso más fiables, pero para realizar esta experimentación no tuve opción.

Los que he podido probar dan diez tiras reactivas que te recomiendan realizar a partir del día 10 del ciclo cada 24 horas hasta obtener una tira en positivo. Después, desechar el resto de tiras para el siguiente ciclo o, como están convencidos y te convencen de que te vas a quedar embarazada, para tirar. También traen un dispositivo que te indica si la tira es positiva o no a través de una pantalla.

Conozco otros test de ovulación que te recomiendan comenzar en el día 10 del ciclo cada 24 horas y, cuando se empieza a marcar un poco la posibilidad de ovulación, hacer la prueba cada 12 horas hasta que obtienes un positivo sin lugar a dudas. Eso ya es cuestión de quien se hace los test de ovulación.

Yo he seguido las instrucciones y me he hecho los test cada 24 horas, pero me las he seguido haciendo hasta que se han terminado las tiras de los test de ovulación. Así que en total me he hecho 10 tests de ovulación.

Día 11 del ciclo – Test 01

Me podía la emoción de empezar a probar, así que a las 17h comencé a hacerme la prueba con Niño Fúturo pululando por ahí. Conseguí que se quedara medianamente tranquilo y la pude realizar con relativa tranquilidad. Estaba muy entusiasmada por probar el cachibache.

Éste fue el resultado de aquél día, yo quería ver rayita aunque no la hubiera:

01

Día 12 del ciclo – Test 02

En este día estaba Papá Fúturo en casa, era día no lectivo y se había pillado vacaciones a mi solicitud. Así que mientras jugaban en el pasillo a la pelota, yo ahí entretenida a lo mío. Yo no noté nada raro, pero la ilusión me seguía pudiendo:

02

Día 13 del ciclo – Test 03

Esperaba que ya se viera algo más de rayita, posiblemente saliera un positivo. nos pillaba de viaje a casa de Abuelos Fúturos de MF (mis padres, vaya). Así que me lo hice en cuanto pude y fue bastante más tarde que las 24 horas. Pero no me sorprendió nada lo que vi:

03

Día 14 del ciclo – Test 04

Yo esperaba ovular este día, la verdad. Yo esperaba ver la cara sonriente y un positivo enorme de grande. Pero no fue así. Era el primer día que pasaba en casa de mis padres y no sabía cómo iba a poder realizarme la prueba, pero conseguí despistar a mi madre y me la hice:

04

Día 15 del ciclo – Test 05; Día 16 del ciclo – Test 06

Tendríais que verme cómo me he hecho los test en casa de mis padres para que no me pillaran porque mi madre enseguida se pensaría que estoy directamente embarazada… Buah, momentazos.

Esa mañana sentí perfectamente dolor de regla en el útero y un pinchazo enorme. Pensé que después de retirarme el DIU dejaría de notar la ovulación con tanta evidencia, pero no fue así. Sentí perfectamente como por la mañana, sobre las 10h ahí salía el óvulo a vivir su vida. Aún así, me esperé a la hora aproximada para realizar el test pensando que saldría negativo. Con eso de estar en casa de mis padres no pude hacer foto en directo para comparar del test sin aparato. Lo mismo me pasó con el siguiente, así que las junté.

Al día siguiente volvíamos de vuelta a casa y otra vez, durante el viaje, tuve un dolor de regla y un pinchazo enorme… Como era por la tarde y paramos en un área de servicio, me hice el test ahí. Que si en casa de mis padres es una odisea, en un baño público no tiene parangón:

05

Y sí, esto significa que, definitivamente, he ovulado dos veces este ciclo. Otra cosa es si ambos óvulos llegarán a buen término, pero los antecedentes están ahí… (os recuerdo que mi padre es mellizo y mi suegra es melliza).

Día 17 del ciclo – Test 07; Día 18 del ciclo – Test 08; Día 19 del ciclo – Test 09; Día 20 del ciclo – Test 10

Como he dicho con anterioridad, me hice todos los tests para hacer una comparativa fiable. No sabía si al día siguiente el test seguiría dando positivo, cómo sería. Así que os cuento. Ya volvía a estar en la comodidad de mi hogar y me lo podía hacer tranquilamente en la intimidad de mi casa. Como me esperaba, pero no me terminaba de querer creer, salió negativo

Y ya aquí la cosa se desbarajustó un poco. Me despisté a la hora de archivar las fotografías en la galería del móvil. Tener vacaciones y un niño pequeño es incompatible con la lucidez mental:

07

Como podéis ver, me hice todos los tests. Sabiendo lo que sé ahora, creo que me habría dejado alguno para demostrar si se pueden usar realmente como test de embarazo, cómo hacerlo y si da resultado (en caso de que este ciclo haya resultado positivo, por supuesto). Os lo contaré con más detalle en el post del Test de Embarazo.

Os hice la foto en el mismo día que me hacía el test con cada cada tira por dos razones. El resultado de test en la maquinita sólo está visible durante diez minutos después de obtener el resultado tras hacerse la prueba y, cuando retiras la tira, podrás verlo únicamente durante 3 minutos más.

Os lo cuento al detalle. Cuando insertas una tira, el aparato señala que espera recibir la prueba de orina, una vez que la recibe, parpadea durante 3 minutos para señalar el resultado mientras la tira se reactiva con la orina. Una vez que tiene el resultado lo muestra durante 10 minutos y si retiras la tira (aunque ya haya pasado una hora desde que te dió el resultado) te lo deja ver durante 3 minutos más. Esto pasa porque el aparato funciona con pila y si lo deja puesto de forma permanente, se gastaría la pila con la primera muestra.

La foto de la tira cada día la he realizado por si luego cambia perceptiblemente. Así podréis comparar en qué casos da positivo y en qué negativos aunque luego la tira desvirtúe el resultado que la reactiva.

Y aquí os dejo una foto recién hecha con todas las tiras señaladas en su día y en su hora (menos la del 14/04 que debí perderla y no la encuentro):

Todos

Ha sido una experiencia muy grata realizar los tests de ovulación. Ahora conozco mejor mi cuerpo y sé que puedo confiar en que me señala por sí mismo cuándo ovula. Quizás me anime a probar con otra marca por hacer la comparativa y desde aquí invito a que me hagáis recomendaciones de marcas, tests y me contéis vuestra propia experiencia para quien haya realizado estos tests.

Escucha”Experiencia: Test de Ovulación – PM 10″ en Spreaker.

Sello de Calidad con Madresfera: Cabify Baby

He tenido la oportunidad de probar Cabify Baby, un sello de calidad ofrecido a través de Madresfera.

¿Qué es Cabify?

Cabify es un servicio de vehículos privados que te recogen para llevarte a un destino. Se diferencian de un servicio de Taxi normal porque los coches son de alta gama y puedes hacer reservas por adelantado del servicio. Es más, antes de realizarlo ya vas a conocer el precio y podrás geolocalizar el coche que va a venir a buscarte en la aplicación.

Incluso te facilita el contacto del conductor que realizará tu servicio, los datos básicos del coche para que puedas reconocerlo, los datos básicos del conductor. Te ofrecen agua en cada servicio y tienes disponible revistas. Los coches son realmente amplios.

¿Y qué es Cabify Baby?

Quienes somos padres y priorizamos la seguridad de nuestros hijos sabemos muy bien que los Sistemas de Retención Infantil (SRI) son de extrema importancia. Cuando usas un servicio de Taxi ordinario y necesitas llevar a tu bebé/niño en el coche eres tú quien debe responsabilizarse del SRI. Si no lo llevas, el Taxi os traslada, pero no se hace responsable de la seguridad del bebé/niño (ni de los 200€ de multa si te pillan).

Cabify ha ido un paso más allá y ha puesto a nuestra disposición el servicio de llevar el SRI en sus vehículos, sin tener que preocuparnos nosotros por llevarlo.

Suelen llevar el Grupo 1/2/3. Si tienes un Bebé que necesita un Grupo 0 o Grupo 0+ sí que deberás reservar el servicio con antelación. O si necesitas llevar dos SRI. Cualquiera de estas dos últimas opciones supone un recargo de 5 euros. Pero el servicio Cabify Baby no tiene recargo respecto a un Cabify Lite si no necesitamos usar el servicio adicional.

Qué me ha parecido después de probarlo

A mí me ha sorprendido muchísimo. Pero mejor voy paso a paso de cómo ha sido mi experiencia.

Lo he usado dos veces a través del sello de calidad. Ambas para acudir a un evento de Madresfera (para la ida y la vuelta desde el Intercambiador de Buses Interurbanos al evento en cuestión y ahorrarme todo el viaje en Metro que implicaba dicho recorrido).

El primer recorrido lo reservé el día anterior a través de la aplicación. Me notificaron tanto a través de la aplicación, como a través de correo electrónico, que la reserva estaba confirmada en cuanto asignaron un conductor a dicho recorrido, es decir, al día siguiente, unas horas antes de la reserva, lo tenía todo confirmado sin problemas.

Yo llegué antes de la hora prevista y, por suerte, el conductor también había llegado antes. La aplicación me avisó en cuanto llegó el conductor y me encaminé a la zona del mapa donde se veía reflejado que estaba el vehículo. Como indicaba qué vehículo era, color y matrícula, no tuve ningún problema en identificarlo y el conductor fue muy amable ayudándome en todo momento. Por un lado a instalar el SRI y por otro lado a cargar el carrito de paseo en el maletero. Yo enganché a Niño Fúturo a la silla y me subí al otro lateral.

Nada más subirme me ofreció agua y revistas, me preguntó si había usado el servicio anteriormente y me facilitó el acceso a la WiFi del coche si quería usarlo. Siempre fue muy cordial y muy atento a mis necesidades. La aplicación me indicaba el recorrido que estábamos realizando y el tiempo que faltaba para llegar a destino. Además del precio que tendría hacer ese recorrido, que no varió y me pareció realmente económico para lo que estaba recibiendo a cambio.

Cuando llegamos, igualmente me ayudó a sacar el carrito del maletero y desinstaló el SRI para su siguiente servicio. Me comentó que siendo un día entre semana no tendría problema en adquirir otro servicio al terminar el evento, dado que no sabía cuándo terminaría y no podía reservarlo con antelación. Así que el siguiente recorrido lo solicité “en directo”.

La verdad es que mi experiencia cuando lo pedí fue un poco desafortunada. Tardó mucho tiempo en llegar, pero la conductora tuvo la amabilidad de llamarme para indicarme dónde se encontraba y porqué estaba tardando. Sí podía ver que otras compañeras del evento tuvieron menos problemas para solicitarlo y llegaron antes.

Cuando conseguimos encontrarnos, igual que en el servicio anterior, fue muy amable, atenta y agradable. Mantuvimos una conversación durante el recorrido muy ameno y, como el recorrido me lo conocía, siguió mis recomendaciones al indicarlas. Parece ser que llevaba muy poco tiempo trabajando y por ello tuvo algunos pequeños errores que, para mí, son perdonables.

Si tuviera que objetar algo, la verdad, sería que los SRI son a favor de la marcha, en lugar de a contramarcha, como me hubiera gustado. Pero siendo un recorrido dentro de ciudad a baja velocidad he hecho la vista gorda.

Por lo demás, me ha gustado mucho lo asequible que me parece el servicio. Es más, ahora conociéndolo, seguramente lo use sin tener Sello de Calidad. La experiencia ha sido muy agradable y el precio está a la mano de cualquier bolsillo. Y en caso de no estarlo, se conoce el precio antes de hacer el recorrido (tipo presupuesto), por lo que se puede tomar la decisión en cada momento.

Visita al Especialista. Endocrino

Ayer tenía visita con el endocrino para revisar la analítica de sangre que me hice el mes pasado. Fue muy rápida, detectó hipotiroidismo subclínico de nuevo, me preguntó sobre la idea de quedarme embarazada y me recetó eutirox.

Entré acobardada y no pude preguntar todas las dudas que me surgieron antes y ahora sobre el significado de mi analítica. Por ejemplo, si no tuviera intención de quedarme embarazada próximamente, ¿me habría recetado el eutirox?

Esto me recuerda de nuevo avisar a quienes tienen intención de tener un embarazo y han sufrido en algún momento de su vida hipotiroidismo sublínico, aunque haya sido sin tratamiento y a pesar de haber desaparecido, la importancia de visitar a un endocrino antes de la búsqueda de ese embarazo. Os lo cuento también AQUÍ.

¡Hosting Nuevo!

Espero que vosotros no notéis mucho el cambio, pero a pesar de todo, os lo creáis o no… ¡¡Mamifutura ha cambiado!! No en su esencia, tampoco en su aspecto, sólo en sus tripas.

Después de una operación quirúrgica llevada a cabo por Induscomp, ¡Mamifutura se ha independizado de WordPress.com para irse a su hosting privado!

Y como la experiencia ha sido tan increíblemente grata, fácil y buena, no quiero perder la oportunidad de hacer una recomendación, cosa que siempre me gusta, sobre todo para lo bueno.

Llevaba un año dándole vueltas al hecho de irme a Hosting… ¿Qué narices es eso del hosting? No noto diferencia y no veo en qué cambia eso para mí? Si eso es lo que te estás preguntando, te respondo, no te preocupes.

La plataforma de WordPress puedes gestionarla de forma gratuita o de forma privada. Cada una tiene sus ventajas. La plataforma gratuita es toda facilidades: lo tienes montado, es gratis, funciona bien, ¡te lo da todo hecho! Pero… la página la tienes que diseñar con ciertas limitaciones (no permite javascript), en la política que aceptas está explícitamente puesto que no se te permite generar beneficios con ella, ni siquiera con AdSense o algo parecido y las estadísticas, para mi gusto, dejan mucho que desear…

Había recibido muchas recomendaciones para hacer el taspaso con WebEmpresa e incluso tengo una agenda llena de descuentos para irme a esa plataforma. Pero no me convencía del todo el precio. Y, tengo mucha curiosidad para muchas cosas y nada de miedo, por lo que no me generaba miedo el cambio, pero sí… una molestia. ¡Y eso que ya había hecho un cambio a esa plataforma anteriormente de otro blog! Pero me daba pereza, sinceramente.

Un día, por casualidad, después de leer un comentario de Historia de Pitufines, descubrí Induscomp. Como son una pareja a la que sigo por FB desde hace tiempo (aunque desde la distancia, que eso de entrometerme en una vida no me gusta) fui directa y pregunté. ¡Dios mío! Había descubierto lo que estaba buscando, más que para este blog, para otro proyecto. Así que los contraté con los ojos cerrados y… ¡¡en menos de 24 horas podía gestionar la web de mi nuevo proyecto!! Con todo facilidades.

Al poco me llegó un correo de WordPress para recordarme que en un mes mi dominio (¿y eso del dominio? Ya te cuento…) estaba a punto de renovarse y dado que el servicio que incluye Induscomp es hosting y dominio por un precio muy poco superior al dominio de WordPress, además, te hacen como servicio especial el traspaso de tu blog a su hosting… ¡Vi el cielo abierto! Sin duda, contraté el servicio para Mamifutura y aquí estamos…

Como ya os expliqué AQUÍ: Hosting es el terreno donde construimos nuestro hogar 2.0 y el dominio es la dirección para llegar a nuestra casa.

Elección del Nombre

Nunca os conté cómo fue la decisión sobre el Nombre de Bebé Fúturo, pero estaba decidido antes de abrir el blog, tanto para chica como para chico.

No me gusta estar en búsqueda si no tengo ya elegido previamente los nombres con los que llamaremos a ese Futuro Bebé, me es inconcebible. Quizás porque a mi hermana pequeña en la barriga siempre le llamaba de un nombre y cuando fui a visitarla al hospital por primera vez, tenía otro. Mi madre dijo uno y mi padre decidió otro, creo que había tanto trasfondo en esa acción que me quedé un poco traumada (yo tenía 6 años). ¡Hasta lo recuerdo!

Así que con Bebé Fúturo estuve años persiguiendo a Papá Fúturo para que decidiéramos los nombres. Como no participaba mucho, pues tardamos más de lo que me habría gustado. Su participación se reducía a vetar los nombres que yo proponía. Fue una tarea ardua, pero finalmente entre los dos decidimos los que considero los nombres perfectos.

NO ESTAMOS EN BÚSQUEDA, pero, como os podéis imaginar, mi trauma genera una obsesión y necesito tener claro ya los nombres que podría tener Futurito Bebé.

Pues ya os puedo anunciar que los tenemos claros desde hace un mes. Hace un mes que Futurito (o Futurita) Bebé tiene nombre propio tanto femenino como masculino. ¡Ya puedo respirar en paz!

Son nombres preciosos. Uno de ellos me sorprendió porque tenemos ciertas condiciones para decidir el nombre:

  1. No conocer a nadie con ese nombre
  2. El significado del nombre tiene que ser bonito
  3. No puede causar posibles rimas en el colegio (todos sabemos que cualquier nombre genera cualquier rima cruel en edad escolar, pero por lo menos evitar los clásicos)
  4. Que sea corto. Dos sílabas o, como mucho, tres.

Y era un nombre muy sencillo y no es nada raro. Pero lo tuvimos claro los dos y además fue Papá Fúturo quien me comentó su existencia y posibilidad.

Hay gente que no quiere repetir nombres. Es decir, si Bebé Fúturo fuera Beba Fútura, no querrían usar ese nombre para Futurita Bebé. No es nuestro caso, pero para manías… colores. Igual que hay gente que no quiere decidir el nombre hasta que vean los ojos del recién nacido para ver en su mirada el nombre. ¡Los humanos somos un mundo!

Copa Menstrual después del Parto

¿Por qué uso copa menstrual y desde cuándo? Esas respuestas las tienes AQUÍ.

Ahora os vengo a contar la experiencia de usarla después de haber dado a luz a Bebé Fúturo.

Al principio me daba miedo usarla porque con todo aquello tan delicado, preferí esperar a que mi ginecóloga me diera el visto bueno. Y me lo dio en la siguiente consulta después de comprobar que todo estaba en orden, creo que hice bien en esperar.

El nacimiento de Bebé Fúturo fue por cesárea programada, así que no tuve dilatación, ni contracciones ni nada de eso que se tiene en un parto vaginal, así que mi experiencia está basada en ese parto por cesárea programada, debe tenerse presente.

Desde entonces, usar la copa me ha resultado incluso más fácil. Empecé a usar la misma Talla S que antes, pero la verdad es que se me quedó pequeña en cuanto a cantidad de sangrado y me pasé a la Talla M. Pero ya se están regulando nuevamente mis sangrados, ya no son tan abundantes y ya no son tan irregulares, por lo que me imagino que podría volver a la Talla S. Pero me siento cómoda con la Talla M.

No hay mucho más que contar, pero sí que yo tenía curiosidad por saber cómo sería después y espero haber ayudado a alguien con mi experiencia, aunque por primera vez, no tiene nada dramático.

El Sueño de Bebé Fúturo (20 meses)

Cada maternidad, cada familia, cada hijo, cada circunstancia es particular (como los patios de cada casa). Y la mía no iba a ser diferente. Pero una de las cosas que más me gustan de los blogs es cuando compartimos nuestras vivencias y hacemos ver a los demás en qué circunstancias podrían encontrarse. Hay quienes llaman esos posts “Maternidad Real”, la que tenemos, lo que somos y cómo lo vivimos cada una en su caso. En una misma familia cada hijo es distinto, así que aquí os cuento cómo ha sido, hasta ahora, el sueño de Bebé Fúturo tras cumplir sus 20 meses.

Bebé Fúturo era de muchos despertares desde bien pequeño. Yo no sabía qué hacer, hasta que descubrí que los peores despertares de Bebé Fúturo eran porque dormía conmigo. Ni él dormía bien ni yo descansaba nada, así que nos decidimos pronto (8 meses) llevarle a su cuna en su habitación. No fue mano de santo, pero casi. Se redujeron a más de la mitad el número de despertares nocturnos.

A los 9 meses ya dormía toda la noche del tirón. Yo me sentía más alegre, más descansada, tenía más energía para todo, trabajaba mejor… Bueno, os podéis imaginar. De repente la maternidad no era tan cruda. Todo iba mejor…

Hasta que a los 10 meses entró en la guardería. Volvimos a las noches infernales, a los despertares continuos, a las tetadas nocturnas incansables. Pero de nuevo, con el tiempo, se fue acostumbrando a la situación y volvió a dormir. Apenas tenía un despertar nocturno.

Hasta que atacó la otitis, ésa que seguimos arrastrando desde entonces. Nadie nos quita un despertar nocturno. Sobre todo cuando se resfría o está algo pocho. Incluso con la medicación y todo. Pero bueno, esperamos que con la medicación nueva de la otitis la cosa sólo vaya a mejor  y en breves vuelva a dormir toda la noche, que va por buen camino.

Sus Dos Primeros Pasos y la Rabieta

Me lo han contado, no lo he podido ver. Cuando me ve a mí se me aferra como si fuera a salir huyendo para dejarle abandonado y no quiere hacer nada más que estar conmigo o llevarme a los sitios a los que le apetece ir.

Me han contado que ayer, en la guardería, a sus 19 meses a punto de dejar de tenerlos, salía agarrado de las dos manos de un acompañante de la guardería y la jefa de estudios la incitó a soltarle de una mano. Así lo hizo y salía requete contento. Tanto así que el padre (Papá Fúturo) hizo señas a la chica para que le soltara del todo…

Y así fue como ha dado sus dos primeros pasos en solitario.

Conmigo, a base de juegos, de motivarle, de hablarle, conseguí que se soltara para tirarse a mí de algún sitio. Y, como mucho, daba un paso por no caerse de bruces. Pero otra cosa, era inimaginable.

Por lo demás, anoche tuvo su primera rabieta gorda.

Cuando no era un hijo mío el que tenía la rabieta a mi lado me encantaba jugar a fingir que la tenía yo también. En su primera medio rabieta lo hice… Se quedó el pobre tan traspuesto que he decidido dejar de hacerlo con él. Me quedo con ese momento en el que deseaba abrazarme en un momento culmen de la rabieta. Pero el pobre se veía que se quedó excesivamente traspuesto.

La siguiente sólo ocurrió una hora más tarde. No quería comer lo que le estábamos dando a comer. Quería tirar la comida al suelo y como no le dejamos ni tirar la comida ni rechazarla, se puso como una furia.

Yo no sé si hago bien o mal, pero no puedo ignorar una rabieta. Y entiendo que no puedo ponerme yo furiosa, así que con toda la calma del mundo esperé que se desahogara y, con la voz más calmada inimaginable, le dije que no pasaba nada y que tenía que calmarse, que todo iría bien.

Papá Fúturo sí se le notaba nervioso, tenía muchas ganas de intervenir e increparle a la calma. Pero en casa hay una norma muy clara, no nos metemos en las intervenciones ajenas a menos que seamos invitados a ello.

A Bebé Fúturo no se le pasaba, estuvo más de 10 minutos llorando y sollozando sin parar. Le puse música relajante, un vídeo con naturaleza, todo lo posible para que se calmara. Pero era imposible. Así que bueno, tengo que probar el bote de la calma, a ver si funciona. ¡Y ya os contaré!

Finalmente accedimos y le dimos de cenar otra cosa… Va a ser una prueba muy dura.