Experiencia: Test de Ovulación

Como ya he anunciado en podcasts anteriores, voy a hablaros de mi experiencia con los test de ovulación. Es mi primer ciclo de búsqueda, por lo que no puedo certificar su resultado hasta el comienzo de mi próximo ciclo o un test de embarazo positivo. En ningún caso, un test de ovulación es garantía de embarazo. Se realiza para conocer mejor el ciclo menstrual de una mujer y ese conocimiento puede ayudar a tener un embarazo con éxito, pero no es imprescindible para quedarte embarazada si hay dificultades. Sólo es útil para conocerte mejor como mujer.

Un test de ovulación consiste en unas tiras reactivas a la hormona LH. Esta hormona se libera cuando se produce la ovulación y se puede medir a través de la orina. Nos ayuda a conocer el mejor momento para tener prácticas sexuales y concebir un bebé. O todo lo contrario, cuándo no tener prácticas sexuales para evitar un embarazo.

Se pueden comprar en la farmacia o, como todo, por internet. Hay mucha variedad de precios y es importante fijarse en la fiabilidad de las tiras y en las instrucciones de la misma, que también pueden variar. Yo compré en farmacia por la urgencia de realizar los test y tuve que comprar los que tenían disponibles, habría preferido otros más económicos e incluso más fiables, pero para realizar esta experimentación no tuve opción.

Los que he podido probar dan diez tiras reactivas que te recomiendan realizar a partir del día 10 del ciclo cada 24 horas hasta obtener una tira en positivo. Después, desechar el resto de tiras para el siguiente ciclo o, como están convencidos y te convencen de que te vas a quedar embarazada, para tirar. También traen un dispositivo que te indica si la tira es positiva o no a través de una pantalla.

Conozco otros test de ovulación que te recomiendan comenzar en el día 10 del ciclo cada 24 horas y, cuando se empieza a marcar un poco la posibilidad de ovulación, hacer la prueba cada 12 horas hasta que obtienes un positivo sin lugar a dudas. Eso ya es cuestión de quien se hace los test de ovulación.

Yo he seguido las instrucciones y me he hecho los test cada 24 horas, pero me las he seguido haciendo hasta que se han terminado las tiras de los test de ovulación. Así que en total me he hecho 10 tests de ovulación.

Día 11 del ciclo – Test 01

Me podía la emoción de empezar a probar, así que a las 17h comencé a hacerme la prueba con Niño Fúturo pululando por ahí. Conseguí que se quedara medianamente tranquilo y la pude realizar con relativa tranquilidad. Estaba muy entusiasmada por probar el cachibache.

Éste fue el resultado de aquél día, yo quería ver rayita aunque no la hubiera:

01

Día 12 del ciclo – Test 02

En este día estaba Papá Fúturo en casa, era día no lectivo y se había pillado vacaciones a mi solicitud. Así que mientras jugaban en el pasillo a la pelota, yo ahí entretenida a lo mío. Yo no noté nada raro, pero la ilusión me seguía pudiendo:

02

Día 13 del ciclo – Test 03

Esperaba que ya se viera algo más de rayita, posiblemente saliera un positivo. nos pillaba de viaje a casa de Abuelos Fúturos de MF (mis padres, vaya). Así que me lo hice en cuanto pude y fue bastante más tarde que las 24 horas. Pero no me sorprendió nada lo que vi:

03

Día 14 del ciclo – Test 04

Yo esperaba ovular este día, la verdad. Yo esperaba ver la cara sonriente y un positivo enorme de grande. Pero no fue así. Era el primer día que pasaba en casa de mis padres y no sabía cómo iba a poder realizarme la prueba, pero conseguí despistar a mi madre y me la hice:

04

Día 15 del ciclo – Test 05; Día 16 del ciclo – Test 06

Tendríais que verme cómo me he hecho los test en casa de mis padres para que no me pillaran porque mi madre enseguida se pensaría que estoy directamente embarazada… Buah, momentazos.

Esa mañana sentí perfectamente dolor de regla en el útero y un pinchazo enorme. Pensé que después de retirarme el DIU dejaría de notar la ovulación con tanta evidencia, pero no fue así. Sentí perfectamente como por la mañana, sobre las 10h ahí salía el óvulo a vivir su vida. Aún así, me esperé a la hora aproximada para realizar el test pensando que saldría negativo. Con eso de estar en casa de mis padres no pude hacer foto en directo para comparar del test sin aparato. Lo mismo me pasó con el siguiente, así que las junté.

Al día siguiente volvíamos de vuelta a casa y otra vez, durante el viaje, tuve un dolor de regla y un pinchazo enorme… Como era por la tarde y paramos en un área de servicio, me hice el test ahí. Que si en casa de mis padres es una odisea, en un baño público no tiene parangón:

05

Y sí, esto significa que, definitivamente, he ovulado dos veces este ciclo. Otra cosa es si ambos óvulos llegarán a buen término, pero los antecedentes están ahí… (os recuerdo que mi padre es mellizo y mi suegra es melliza).

Día 17 del ciclo – Test 07; Día 18 del ciclo – Test 08; Día 19 del ciclo – Test 09; Día 20 del ciclo – Test 10

Como he dicho con anterioridad, me hice todos los tests para hacer una comparativa fiable. No sabía si al día siguiente el test seguiría dando positivo, cómo sería. Así que os cuento. Ya volvía a estar en la comodidad de mi hogar y me lo podía hacer tranquilamente en la intimidad de mi casa. Como me esperaba, pero no me terminaba de querer creer, salió negativo

Y ya aquí la cosa se desbarajustó un poco. Me despisté a la hora de archivar las fotografías en la galería del móvil. Tener vacaciones y un niño pequeño es incompatible con la lucidez mental:

07

Como podéis ver, me hice todos los tests. Sabiendo lo que sé ahora, creo que me habría dejado alguno para demostrar si se pueden usar realmente como test de embarazo, cómo hacerlo y si da resultado (en caso de que este ciclo haya resultado positivo, por supuesto). Os lo contaré con más detalle en el post del Test de Embarazo.

Os hice la foto en el mismo día que me hacía el test con cada cada tira por dos razones. El resultado de test en la maquinita sólo está visible durante diez minutos después de obtener el resultado tras hacerse la prueba y, cuando retiras la tira, podrás verlo únicamente durante 3 minutos más.

Os lo cuento al detalle. Cuando insertas una tira, el aparato señala que espera recibir la prueba de orina, una vez que la recibe, parpadea durante 3 minutos para señalar el resultado mientras la tira se reactiva con la orina. Una vez que tiene el resultado lo muestra durante 10 minutos y si retiras la tira (aunque ya haya pasado una hora desde que te dió el resultado) te lo deja ver durante 3 minutos más. Esto pasa porque el aparato funciona con pila y si lo deja puesto de forma permanente, se gastaría la pila con la primera muestra.

La foto de la tira cada día la he realizado por si luego cambia perceptiblemente. Así podréis comparar en qué casos da positivo y en qué negativos aunque luego la tira desvirtúe el resultado que la reactiva.

Y aquí os dejo una foto recién hecha con todas las tiras señaladas en su día y en su hora (menos la del 14/04 que debí perderla y no la encuentro):

Todos

Ha sido una experiencia muy grata realizar los tests de ovulación. Ahora conozco mejor mi cuerpo y sé que puedo confiar en que me señala por sí mismo cuándo ovula. Quizás me anime a probar con otra marca por hacer la comparativa y desde aquí invito a que me hagáis recomendaciones de marcas, tests y me contéis vuestra propia experiencia para quien haya realizado estos tests.

Escucha”Experiencia: Test de Ovulación – PM 10″ en Spreaker.

Visita al Especialista. Endocrino

En la última visita a mi endocrino me recomendó hacerme una analítica a los dos o tres meses del parto para controlar el nivel de mis hormonas tiroideas. Si no lo recordáis, me dió dos opciones: dejar la pastilla (eutirox) por completo o tomar la mitad de la dosis y opté por la primera.

Hoy he ido a la revisión de los análisis y me ha confirmado las sospechas, ¡ya estoy correctamente bien! No necesito tomar más pastillas… Y me ha dicho que me olvido de ir a verla hasta, por lo menos, el próximo embarazo.

Me ha recomendado encarecidamente que la visite antes de intentarlo, para ir controlando. Así que bien, me puedo olvidar del tema durante una temporada.

Metas

Ya estamos en el mes crítico apalabrado con Futuro Papá en el que cada uno tenía unos objetivos que cumplir…

Futuro Papá ha cumplido los suyos y por su parte, ¡¡estamos preparados!!

Pero yo… me he quedado un poco atrás, ¡pero no pasa nada! Hasta mi próxima ovulación me da tiempo a llegar a la meta que me impuso Futuro Papá. Eso sí, tengo que sacrificar tiempo de donde no lo tengo en mis ratos libres. Pero no me importa.

Hoy en el gimnasio he visionado o visualizado a Futuro Bebé sonriendo al fondo de mi campo visual, con los brazos abiertos llamando a su madre. ¡¡Menudo apretón le he dado a la elíptica!! Y la visualización ha sido tan efectiva que hoy, yo, he corrido trotando en la cinta de correr durante un minuto seguido a 7 km/hora… ¡¡dos veces!! Tengo que corregir un poco todavía, ¡¡¡pero he trotado un minuto seguido y ninguna rodilla se ha quejado!!!

Ahora mismo estoy muerta y agotada, pero feliz. Creo que una semana o dos más así y ya no hay excusas para eliminar nuestras barreras anticonceptivas.

La Fruta y Yo

No miento si digo que hasta los 22 años no habré comido más de 4 piezas de fruta en mi vida. Para mis padres supuso una pesadilla completa, porque no había manera de que las comiera. Por mucho que intentaran camuflarlas o con todos sus intentos por obligarme en público. Por mucho que yo quisiera y supiera lo buena que es para el cuerpo, no podía.

Al principio las vomitaba, directamente. Cuando me daban postre de fruta cuando era un bebé, echaba para atrás la fruta que comiera y todo lo que hubiera comido anteriormente que todavía conservaba en el estómago. Luego pasé a tener unas arcadas horribles. Al primer bocado, me veías llorando y con esos intentos por vomitar. Después no lo volví a intentar hasta los 22 años, con diferentes frutas.

Al tiempo, lo que me hacía tener arcadas era la textura de la fruta. Esa mezcla de sólido y líquido me sentaba muy mal. Así que el plátano empezó siendo la única fruta que podía comer… hasta que el potasio me daba dolor de tripa agudo.

Lo mío con la fruta no tenía remedio…

Hasta que un día un compañero de piso me comentó que él compraba potitos en el súper y así, al menos, comía fruta. Empecé a hacerlo, pero la verdad es que me parecían un poco caros. ¿Os podéis creer que jamás se me ocurrió que podía hacerme mis propios potitos?

Hasta que el otro día, con un comentario de matronaonline, me vino la luz. Ella me comentó (bueno, responodió a un comentario mío) que se hacía un zumo para desayunar con las cinco piezas de frutas que recomendaba la OMS al día. Así que lo hablé con Futuro Papá y pensamos que hacernos los potitos en casa para desayunar era una idea estupenda.

El domingo montamos una en la cocina que no os quiero ni contar. Porque entre semana el tiempo apremia y no podíamos dedicarnos a hacer un potito cada día, pero reservar un espacio de tiempo para hacerlo, ¿por qué no? Antes hacíamos tomate frito casero, ¡nos encanta todo lo casero! Pero no nos compensaba económicamente, aunque estuviera mucho más bueno. Así que hacer potitos va a ser nuestra nueva afición para los findes. Y como conservarlos en botes cerrados en el frigorífico conserva mejor las vitaminas, pues hacemos una tanda completa para toda la semana.

Todavía estamos a la búsqueda de la receta definitiva, sobre todo en cuanto a la cantidad de fruta necesaria. Hemos hecho para todo la semana de lunes a viernes. Ayer y hoy he tenido mi primera experiencia y puedo decir… ¡¡¡que me convence totalmente!!! Me encanta, porque está rico y no me molesta la textura. Por fin he encontrado una manera de comer fruta mucho más a menudo. Me preocupaba mucho este tema, pero por más que intentaba beber zumos, se ponían malos antes de acabar el brick. Ahora mato dos pájaros de un tiro: desayuno y como fruta.

Que también el tema desayuno me cuesta. Porque no me gusta comer la misma marca de galletas, o el mismo tipo de desayuno durante más de dos semanas. Esto suponía obviamente un problema, porque me aburría de desayunar y al final nunca lo hacía. Como el tema de los potitos cada vez es unas frutas diferentes, según la temporada, ¡aburrirse es mucho más difícil!

¡¡Recuperándome!!

Ver vídeo: AQUÍ.

Ese pequeño movimiento de la rodilla os puede parecer una tontería… (para mí lo es), pero haber sido capaz de hacerla sin demasiado esfuerzo, sobre todo, sin la sensación de que me iba a caer de rodillas…

¡¡ES TODO UN LOGRO!!

La rodilla se recupera, y eso significa muchas cosas. Aún no camino bien en las cuestas con tacones (sí, yo soy así…), pero el momento se acerca. Esa clase de step de la que salí decepcionada hizo mucho más de lo que nunca imaginé.

Así que voy a seguir haciendo ese ejercicio a ver si de aquí a que comience mi próximo ciclo (en dos días) me olvido de mis problemas de rodillas, me hago los análisis y… ¡¡¡ya veremos!!!

Eso sí, tengo que cumplir mi promesa de ser más juiciosa… Así que a demostrarlo esta tarde.

Ejercicio y Dieta

Sabía que el ejercicio y la dieta son cuestiones importantes, sobre todo cuando hablamos de embarazarnos, pero debo ser sincera y reconocer que antes de meterme en esta comunidad 2.0 no comprendía cuánto.

Después de casarnos, al pasar el verano, la verdad es que me convertí en una bola. Subir a mi segundo piso sin ascensor cada día era un suplicio y decidí que no podía seguir así. Por mucho que yo no me viera gorda, cada vez me podía poner menos pantalones.

Nos apuntamos al gimnasio y al pesarme antes de empezar para ver cómo iba evolucionando, me encontré con la realidad: 78 kilos metidos en 1,65 m. No tenía afán por adelgazar, ni por tener tipín, quería estar sana. Nunca pensé que aquello se desmadraría tanto.

Al mes de empezar el gimnasio tuve mi última luxación de rodilla. Siendo la quinta, el doctor insistió mucho en la necesidad de una operación. Así que dos meses más tarde entré en quirófano.

Desde entonces todo se me ha hecho más cuesta arriba de lo que nunca pensaba que se me haría. Lo bueno es que estaba consiguiendo bajar de peso (como pudisteis ver en ovuview), pero no con ejercicio ni con dieta.

Había dejado los dulces a un lado, intentaba hacer caso a mi nutricionista y comer más a menudo con más variedad. Aquello parecía que estaba evolucionando. Pero ya me he quedado estancada. Ahora tengo que poner más esfuerzo y empezar a hacer las cosas bien de verdad. Por ejemplo, cuidar de incluir las verduras a mis comidas.

No es que no me gusten. Si no que no planifico bien las compras para la comida y al final me quedo sin tiempo para preparar lo que más me conviene. Quiero acabar con esta mala costumbre y hacerme platos completos. Ya me los hacía sanos, pero no combinados adecuadamente.

Mientras tanto, aquí os dejo mi plan de comidas recomendada por mi nutricionista:

Planificación

El tema de la fruta la verdad es que lo llevo especialmente mal. Hasta el del yogur me cuesta y me tengo que obligar a ello. Las comidas, como no me gustan en general, pues me da igual… pero no soy capaz de planificarme. Lo llevo realmente mal.

Lo que quería comentar sobre todo es el tema de que mientras unos te recomiendan mirar tu IMC, mi nutricionista me pesaba con una bascula especial y hacía mucho incapié en el % de grasa. Ahora tengo yo también una bascula de ésas en casa y me puedo medir yo misma el % de grasa, que es lo realmente importante en lo saludable que se está. El inconveniente es que no se puede calcular, se tiene que medir con una bascula especial.

Uno de los tratos que tengo con Futuro Papá es que debo recuperarme totalmente de la rodilla. Todavía tengo el cuádriceps débil y no puedo correr ni saltar. Así que me estoy afanando en comer sano para bajar peso y haciendo ejercicio para recuperar la musculatura.