Sello de Calidad: CalenduflorBaby® de Laboratorios Dhu

Desde Madresfera nos dieron la oportunidad de probar las toallitas y la crema de CalenduflorBaby y aquí vengo a transmitiros mis impresiones después de haberlo probado durante 10 días.

Niño Fúturo está en la etapa de comenzar a dejar el pañal, pero la verdad es que no se le ve muy por la labor. Tuvo un tiempo en el que parecía que empezaba a estar encaminado: avisaba cuando estaba haciendo caca. También moja muy poco el pañal y de forma más controlada, pero no quiere saber nada del orinal más que para jugar. Estaba en duda de si apuntarme o no, pero la verdad es que ha sido todo un acierto.

CalenduflorBaby

Nos piden que hagamos la crítica del producto en función de estas características:

Textura

La textura de las Toallitas de CalenduflorBaby la verdad es que son muy húmedas. Es algo que me gusta bastante, porque siempre tengo la sensación de que las toallitas que uso normalmente no van a limpiar igual de bien. Normalmente van siendo más húmedas a partir de la mitad del paquete y noto la efectividad mejor ahí, pero en las toallitas de CalenduflorBaby no me ha pasado. Han estado húmedas desde la primera toallita, eso me ha gustado mucho. Ojo, pero sin llegar a empapar.

En cuanto a la crema de CalenduflorBaby, me ha sorprendido muchísimo por lo oleosa que me ha parecido. Muy fácil de extender. Todas las cremas que he probado hasta ahora eran como más compactas, mientras que la crema de CalenduflorBaby la expandes rápidamente. Lo cual viene muy bien si el peque es demasiado inquieto. Recuerdo que ponerle crema a Niño Fúturo cuando era más pequeño se me hacía muy difícil. Es más, me pasé al aceite de almendras enseguida. Pero con esta crema no habría tenido ese problema.

Toallitas: 4

Crema: 5

Olor

El olor de las toallitas de CalenduflorBaby es agradable. No es muy exagerado, como otras toallitas que he usado. Una vez abrimos el paquete daban ganas de volver a abrirlo para olerlo. Cosa que con otras toallitas me ha pasado al revés. Es más, Niño Fúturo ahora me ayuda a limpiarse y estas toallitas les gusta olerlas.

Sobre la crema de CalenduflorBaby tengo que decir un poco lo contrario. El olor es muy fuerte y, sin llegar a ser desagradable, no es muy atractivo. A mí me parece un olor como muy natural, pero demasiado intenso.

Toallitas: 5

Crema: 2

Calidad

Las toallitas de CalenduflorBaby son realmente buenas. La verdad es que lo hemos terminado usando toda la familia. He probado su eficacia limpiadora con manchas de chocolate en el sofá. Porque al final acabas usando las toallitas un poco “para todo” y literalmente. Y mi marido se sorprendió mucho lo bien que quedó después de pasar la toallita. Están hechas con base de caléndula y, a poco que conozcas la fitoterapia, sabes que es una flor que se usa para la recuperación de la piel.

Me gusta que los productos que uso con mi hijo estén hechos a base de extractos naturales de plantas. Para mi gusto, eso es sinónimo de calidad. También es química, no nos engañemos, pero la que nos ofrece la propia ingeniería medioambiental.

En cuanto a la crema de CalenduflorBaby, que también está hecha con extracto de caléndula, sólo puedo decir maravillas. Las pocas rojeces que le han salido a Niño Fúturo durante la prueba de producto casi le desaparecen de un cambio de pañal a otro (ahora mismo gasta unos 3 pañales al día). Es más, la primera vez que lo he usado ha sido sobre mí misma. La zona de los muslos, con el sudor y el roce, se me irrita mucho a principio de verano y, en un momento en el que el dolor era insoportable, lo usé sobre mí. ¡Qué gran acierto! Al momento el roce ya no se me hacía insoportable y al día siguiente ya no tenía rojez ninguna. Normalmente estoy así hasta 4 días.

He leído en su página que la crema se puede usar también con las quemaduras del sol. Niño Fúturo no ha tenido, ¡¡pero me parece una gran idea!! Al menos que se conozca esta propiedad…

Toallitas: 5

Crema: 5

Composición

Como he comentado antes, que estuvieran compuestos por extracto de caléndula para mí era un plus bastante grande. Las toallitas que solemos usar no tienen este extracto, si no de aloe vera, y la diferencia me ha gustado bastante (sin desmerecer a las otras). Aunque la verdad es que en este criterio debo reconocer que no tengo grandes conocimientos al respecto.

Toallitas: 5

Crema: 5

Crítica Personal de CalenduflorBaby

Si debo ser crítica con algo, la verdad es que la apertura del paquete de toallitas y la extracción de las toallitas considero que es mejorable. El formato de cerrar con pegatinas no es mi favorito, pero funciona bien. Al menos de momento no se ha despegado una vez cerrado.

Pero con lo que me ha quedado mal sabor de boca es el hecho de que al sacar una toallita… se complica todo. No sé si es porque están muy húmedas, pero al intentar sacar una, hay que pellizcar a conciencia. No es algo rápido. Ahora Niño Fúturo se le puede hablar y entretener, pero recuerdo en su época de bebé que casi tenías que tener la toallita ya fuera para que diera tiempo a limpiarle. Con las toallitas de CalenduflorBaby habría que mejorar esto, que las toallitas fueran más fáciles de extraer.

Definitivamente, #AContramarcha

El Grupo 0+ (o como lo llamamos en casa, el “huevito”) para el coche lo tuvimos que guardar muy pronto. El dependiente de la tienda no se lo creía hasta que lo vio con sus propios ojos, Bebé Fúturo, a sus cinco meses y medio, no cabía dentro de forma segura. A pesar de que apenas llegaba y superaba los seis kgs, la mitad para lo que está indicado esa silla.

Para ver si el bebé va correctamente seguro en el dispositivo para el coche hay que fijarse principalmente en las correas que hacen la función de cinturón, en el momento en el que se escurren por los hombros y van por el brazo, por muy ajustadas al máximo que estén, es el momento de cambiar.

En la recámara teníamos hasta 2 sillas de coche. Una con Isofix, ambas valían para varios tamaños. Pero leímos este post de Menuda Manada y lo teníamos claro, compraríamos una silla de coche para bebé a contramarcha.

Nos acercamos a Nordic Baby y después de esperar un rato, nos atendieron. Nos sorprendió mucho la amabilidad general y los conocimientos claros que tenía el dependiente. Después de las preguntas de: “¿Por qué no poner el sistema de cinturones y el de Isofix a la vez?” nos quedamos convencidos de que estábamos en el sitio correcto.

Por cierto, la respuesta es que en caso de accidente (que es para lo que está la silla), si el bombero tiene que sacar al bebé lo hace con silla y con todo, al buscar la manera de desencajarlo reacciona según el anclaje que tenga. Si ponemos los dos, son segundos vitales que el bombero pierde y que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Nos recomendaron una silla a contramarcha que es válida desde el mismo nacimiento hasta que el bebé/niño ya no puede ir a contramarcha. Nos lo instalaron en un momento y nos hicieron recomendaciones que consideramos muy acertadas (protector para la silla y un espejo que no fuera articulado porque finalmente se caen o hacen demasiado ruido molesto). Parece una nave espacial y después de realizar el primer viaje largo con Bebé Fúturo, estamos más que contentos con la compra.

Si lo estáis dudando, es verdad que tiene un precio más elevado que una silla normal, pero los resultados compensan, esa diferencia de dinero puede significar una vida entera. Sobre el espacio que ocupa, la verdad es que ocupa lo mismo que la silla con Isofix que está instalada en el coche de Abuelos Fúturos. Esperamos siempre que nunca pase nada, pero a la hora de la verdad, si pasa, que produzca los menos daños posibles.

Sólo me queda deciros que la elegida para nosotros fue: Klilppan Kiss 2.

Pañales Desechables. Segundo Encuentro

AQUÍ os prometí que haría una crítica concienzuda sobre las diferentes marcas de pañales que he probado y cómo me ha ido con ellas. Por lo que vengo a desgranar mi experiencia para quien pudiera aportarle algo.

He probado de la Talla 2 las marcas de Carrefour, Dodot Sensity y Chelino. Las de Carrefour me llegaron en una tarta de pañales preciosa, los Dodot Sensity los compramos en una superoferta de nuestro supermercado online y los Chelino los compramos en la fábrica de Indas directamente (tal y como os cuento en el post que os referenciado antes). Aunque después cuando repetimos los compramos en una tienda online…

Cuando pasamos a la Talla 3 sólo nos quedamos con Chelino.

Carrefour Talla 2

Son los que menos me han gustado. Tienen muy buena fama y conozco a muchísima gente a quienes les ha ido muy bien, pero la verdad es que son los únicos pañales que han puesto el culito de Bebé Fúturo rojo. No fue muy exagerado, pero yo sí he notado que le ha irritado más que cualquiera de los otros pañales. De precio, pues no sé… como ya os he dicho nos llegaron de regalo. La absorción me pareció buena. El diseño muy sencillo y blanco. La verdad es que no los he gastado todos por lo que ya os he comentado, pusieron el culito de Bebé Fúturo un poco rojo y cuando nos quedaban unos pocos, directamente descarté su uso.

Dodot Sensity Talla 2

Estos pañales tienen una particularidad. Tienen una franja amarilla a lo largo del pañal. Al principio pensábamos que formaba parte del diseño sencillo pero resultón del propio pañal, hasta que un día Papá Fúturo se dió cuenta que dejó de ser amarillo para volverse azul una vez que Bebé Fúturo meó. Obviamente son los pañales que más a menudo cambias porque los recién nacidos están todo el rato haciéndose porropopó. Entre que eres primerizo y que lo cambias, con suerte, casi cada hora, que tengan este invento para prever si hace falta el cambio o no, ¡es genial! Porque el porropopó suena cuando sale, es muy evidente, pero a veces hace más pipí que porropopó y no tienes claro, hasta que le coges el punto a ser padre, si es necesario cambiar el pañal.

He tenido siempre la sensación de que son bastante resistentes en cantidad de pipí, pero la verdad es que con lo a menudo que se hacía porropopó no lo hemos podido averiguar a conciencia. En cuanto a precio, pues no es algo apto para todos los bolsillos, pero pillando superofertas puedes hacerte con un arsenal por un precio aceptable. No le han hecho en ningún momento ninguna rojez al culito de Bebé Fúturo, por lo que estuvimos muy contentos.

Chelino Talla 2

Era de los que más cantidad de pañales teníamos y de los que más hemos tirado, lógicamente. Nos han ido muy bien, estuve muy contenta con ellos. Cuando nos quedábamos sin pañales de tela para usar por la noche, usábamos los chelino y cuando dejó de ser tan recién nacido como para hacer porropopó con cada toma, aguantaban toda la noche del tirón. Nunca hemos tenido escapes y el culito de Bebé Fúturo también estuvo más blanquito que la leche. Me gustaron muchísimo.

Chelino Talla 3

Como nos fue muy bien la Talla 2 de esta marcha y teníamos de la Talla 3, continuamos con esta marca. Que siguió siendo fabulosa… hasta que hemos tenido que comprar más.

No nos salía rentable acercarnos a la Fábrica de Indas a comprar más pañales Chelino y buscando en internet nos decidimos por comprarlos online. Los que tenían en stock los vendían como “Más Finos” que los normales y no pensamos que hubiera mucha diferencia.

ERROR. Fue un absoluto y completo fracaso. Efectivamente son más finos e igual de bonitos, pero nada efectivos. En su favor puedo decir que el culito de Bebé Fúturo sigue perfecto, pero todas, y con todas digo TODAS, las noches tiene escapes. Por la mañana amanece con el pijama y el colchón de la cuna completamente mojados. Y ya está así en la segunda toma nocturna (sólo hace 2). Para que no ocurra, hay que apretarle mucho la cintura y se le nota incómodo. Ha sido una grandísima decepción porque por lo general estábamos muy contentos con Chelino.

Toallitas Chelino

No me planteo probar otros, la verdad es que me gustan muchísimo. Tanto el olor suave que tienen, como el hecho de que tengan leche de almendras en su composición. De todos los que he probado (en casa de Abuela Fútura de PF compran a veces unos normales) son, con mucha diferencia, los que más me gustan. Los pañuelos, como mucho, salen de dos en dos, aunque en el último paquete ni eso. Son paquetes bastante grandes y la tapa-pegatina que los cierra funciona fenomenal durante todo el tiempo de uso.

Por las noches pongo cuidado para guardar el paquete con la tapa hacia abajo para que no se sequen los pañuelos de arriba, pero en general guardan una humedad precisa. Creo que debo agradecerles no haber tenido que usar casi nada de crema de culito de bebé.

Hasta aquí mi crítica sobre los pañales desechables que he usado.