Buscando un Embarazo: cosas que debes saber

Normalmente la gente no busca cosas hasta que se ha quedado embarazada, o lo que encuentra es excesivamente específico y pierdes un poco el concepto de búsqueda. También los hay que nunca buscan, si no que se lo encuentran. En cualquier caso, me gustaría ayudar a alguien que está buscando un embarazo a aclararse con las cosas con las que tiene que tener cuidado. Os voy a contar las cosas que me habría gustado que me dijeran antes de buscar o durante la búsqueda.

Antes de buscar un embarazo

  • Ve al médico

Ya lo sé, no crees que sea importante hasta que te quedas embarazada, ¡pero todo lo contrario! Te mandará una analítica de sangre para ver el estado general de salud y comprobará si estás correctamente inmunizada contra ciertos virus que podrían ser letales para tu bebé durante el embarazo (rubeola o varicela, por ejemplo. Y te vacunará si no lo estás). Esto se llama analítica preconcepcional.

Muy importante. Si en algún momento de tu vida has tenido problemas con la tiroides, aunque ya se haya solucionado, aunque haya sido muy leve y muy poco tiempo, antes de buscar un embarazo deberás acudir a un endocrino. Si no, recibes una bronca monumental.

  • Toma Ácido Fólico

Si vas al médico, ya te lo dirá él. Pero si no, porque te cae mal y sólo quieres verlo lo justo y lo necesario, pregunta a tu farmacéutico. El Ácido Fólico es bastante importante en la primera etapa de la gestación. Te lo venden como suplemento alimenticio en las farmacias, pero lo tienes en todas las verduras de hoja verde. Previene las patologías del tubo neural.

Buscando un embarazo

  • Alimentación

De esto puedo hablar largo y tendido. Os dejo este podcast (segunda parte) que hice en su día hablando sobre ello. Pero ya te aviso que deberás actuar como si ya estuvieras embarazada. Es decir, debes evitar los siguientes alimentos:

  1. Quesos Blandos (sólo se salvan los quesos hechos con leche pasteurizada)
  2. Atún, Pez Espada, Tiburón (limitar su consumo. Por la cantidad de mercurio que contienen)
  3. Carnes crudas (a menos que en la analítica salga que has superado la toxoplasmosis)
  4. Embutidos sin cocinar (¡Adiós Jamón! ¡Hasta luego Fuet! Lo puedes congelar 2 días a -20ºC y comerlo)
  5. Infusiones y tés (si quieres más info, busca en internet, pero especial cuidado con el hinojo)
  6. Café (limitar su consumo)
  7. Lavar muy bien las verduras (esto también es por la toxoplasmosis)
  8. Pescado crudo (¡Adiós Sushi!)

Por supuesto debemos abandonar el consumo, por muy poco habitual que sea, del alcohol y del tabaco. Por un lado es malo para el bebé y por otro lado puede causar muchos daños incluso durante el embarazo, además de dificultar la fecundación.

  • Medicinas

Pues igual que en el punto anterior, en cuanto sabemos que ovulamos debemos tener mucho cuidado con los medicamentos que tomamos. Hay que olvidarse de muchísimos, pero uno de los más habituales que deben evitarse es el ibuprofeno. Durante el embarazo, el único analgésico permitido es el paracetamol.

  • Vibraciones y burbujas

La verdad es que no supe cómo llamar esta categoría, pero toda actividad que requiera vibraciones o burbujas por la zona pélvica deben evitarse. Entre ello está montar en moto, spa, jacuzzi, vibradores, etc. Ojo, es como todo, tampoco hay que ser una radical cuando todavía no se está embarazada, pero sí que conviene consultarlo. Cuando me quedé embarazada y lo consulté con mi ginecóloga, me dijo que no lo tenía prohibido, pero sí que debía intentar evitarlo.

Otras curiosidades

A ver, esto no es que haya que evitarlo o hacerlo, pero sí me gusta mencionarlo por las veces que yo lo he hecho. Por ejemplo usar tests de ovulación para saber cuándo tener relaciones efectivas que provoquen el embarazo. O la prueba de helecho, de la que me gustaría volver a hablar pronto. También hay aplicaciones como Womanlog u Ovuview (que han cambiado desde que las reseñé y tengo que escribir sobre ellas de nuevo) para ayudar a controlar los ciclos menstruales. Hay muchas más.

Por cierto, no os preocupéis ni por el tatuaje, ni por la lactancia de un hermano mayor durante el embarazo. Tenéis más info en los enlaces que os facilito.

En cualquier caso, ante la duda, acudir al profesional sanitario. Ya sea médico de cabecera, médico de familia, matrona, ginecólogo… pero no fiarte de las cosas que encuentras por internet (aunque a veces, son más fiables).

Buscando un embarazo

Mis Emociones antes de la Búsqueda del Arco Iris

Siempre he sido yo quien ha tirado, empujado y hostigado “el carro” para convertirnos en padres. Tenemos que partir de esto para entender ahora todas las emociones que se me agolpan al pensar en darle un hermano a Niño Fúturo. He insistido mucho, de muchas maneras, para traer al mundo descendencia. Me inventaba mil razones por los que no nos podíamos dormir en los laureles.

Y llegó la pérdida… cuando Futurito Bebé se nos fue.

Cómo son las cosas ahora

Pues la verdad… se me han quitado todas las ganas de tirar, empujar y hostigar. Sigo queriendo tener más hijos y, preferiblemente, lo antes posible. Pero ya no soy quien pone los motivos, las razones ni las insistencias.

Veo que mi barriga crece. Seguramente sea un efecto psicosomático, pero cuando me miro al espejo… tiene el tamaño que debería tener si el embarazo siguiera adelante. Para mí es un dolorcito en el corazón, pero no me dejo achacar por ello. Estoy engordando, bastante… bueno, mucho.

Antes Papá Fúturo ponía el freno. Siempre “inventaba” una razón para atrasar la búsqueda. Sigue con esa mecánica… Pero esta vez es él quien decide, quien tira un poco. Está mentalizado que para fin de año estaré embarazada y no estamos buscando. Me exige que pierda peso (por mi propia salud y es lógico) antes de la búsqueda.

Pero… quiero perder peso por mi propia salud, pero no para una búsqueda. Quiero hacerlo por mi familia, quiero hacerlo por el bienestar de todos y cada uno de sus miembros. Por los que están, por los que podrían haber estado y por los que estarán. Lo quiero hacer “por”, no “para”.

Cómo haré las cosas

Pues, la verdad. Después de esta gran… “enseñanza”, creo que mantendré la búsqueda en secreto. O quizás no. Las hormonas son muy traicioneras conmigo y no puedo predecir el ánimo que tendré.

Escribiré todas las fases y, como siempre, las publicaré. Pero quizás no en las fechas en las que estaban ocurriendo. Todavía no lo sé, pero quizás… sólo quizás, sabréis de mi nuevo embarazo en el tiempo estándar de 12 semanas. Pero no por ello no escribiré en el blog.

Pensar en una nueva búsqueda me hace sentir con cierta animadversión. Animada por las nuevas y fantásticas vivencias que tendrá la familia. Adversión… por todo lo sufrido y lo sentido. Esa incertidumbre, candente, de que pudiera volver a pasar. Esa certeza de que ya ha pasado una vez y que has sufrido como no te esperabas sufrir.

Experiencia: Tests de Embarazo

Creo que todas las buscadoras tenemos ganas de saber si estamos embarazadas cuanto antes y nos dejamos llevar muy fácilmente por los piscosíntomas. No soy una excepción y mi imaginación tiene mucho poder.

¿Qué son los psicosíntimas? Pues síntomas de embarazo que nos inventamos… Y es que hay muchos, desde las náuseas, hasta dolores de tripa, pasando también por, como me ha pasado a mí, los dedos dormidos. Sí, había momentos en los que se me dormía la mano y yo estaba convencida que era por el embarazo, y eso que había ovulado hace un día… Pero como tuve síndrome de túnel carpiano las últimas semanas del embarazo y los primeros meses después del parto, pues estaba convencidísima que ahora estaba teniendo el síntoma desde ya porque estaba embarazada. ¡¡Qué traicioneros son los psicosíntomas!!

Pero tengo muchas cosas que contaros. Por ejemplo, los tests de ovulación pueden predecir el embarazo. OJO, ¡”pueden”! Si predijeran el embarazo no existirían los test de embarazos ultrasensibles. También pueden equivocarse y predecir un embarazo que no es real o no predecir un embarazo real. Por eso siempre hay que confirmar con un test de embarazo. Esto ocurre porque la hormona LH (liberada durante la ovulación) se parece molecularmente muchísimo a la hormona hCg (segregada durante el embarazo) y, por tanto, la hormona hCg puede ser confundida por los test de ovulación como hormonas LH y, al ser más sensibles, detectar el embarazo antes que un test de embarazo. La posibilidad ahí está, pero no es la evidencia, por lo que nunca debe ser tomado como una predicción del embarazo.

En el mercado, igual que pasaba con los tests de ovulación, hay una cantidad ingente de tests de embarazos. Igualmente, los hay más fiables o menos, más sensibles o menos. Como todo, se puede mirar y revisar por internet cualquier información o experiencia personal.

En mi caso, los que encuentro en farmacia son más caros, fiabilidad estándar (alta) y una sensibilidad reducida. No predicen el embarazo hasta después de unos días tras la falta. Mientras que he comprado unos que tienen una fiabilidad muy alta y una extraordinaria sensibilidad. En la caja se puede leer que predicen el embarazo hasta dos días después de la implantación. E, incluso, carecen de línea de evaporación con una fiabilidad del 98%.

Sinceramente, ignorante de mí, pensaba que la implantación era lo mismo que la fecundación, ¡pero nada más lejos de la realidad! La fecundación se produce en el momento que el óvulo y el espermatozoide se encuentran y fusionan. Que esto ocurra, no garantiza un embarazo de éxito. Después comienzan un viaje bailando por las trompas de falopio donde el organismo estudia la compatibilidad del ADN del óvulo fecundado con el espermatozoide. Si decide que son compatibles, comienza la implantación. Pero en muchos caso, la mayoría, no existe la compatibilidad entre ese óvulo y ese espermatozoide, por tanto, no permite la implantación. Por eso, las estadísticas nos dicen que la posibilidad de éxito de que una mujer fértil y un hombre fértil obtengan un embarazo con éxito es de un 20%. Cuando conocí esta cifra me impactó muchísimo, pero es comprensible que el margen de búsqueda de un embarazo de éxito en dos personas que se preven fértiles sea de un año y, después, comienza la búsqueda de posibles problemas que causaran la infertilidad, si ésta existe.

Pues ese “baile” entre óvulo y espermatozoide por la trompa de falopio dura entre 8 y 15 días. Se toman su tiempo para decidir el color de ojos de quién o los lunares de cuál… Así que no es previsible cuándo ocurriría la implantación.

Aquí tengo que contaros que en el día 23 del ciclo, 7 después de la ovulación (DPO), por la tarde, me tumbé un momento en el sofá y sentí unos pellizcos suaves en el útero. Fue muy extraño, no sé si era la implantación o no, yo quiero pensar que sí, porque fue en el día 8 DPO de la primera ovulación (siempre se cuenta la última ovulación, normalmente), por lo que encajaría en los días que comenzaría el proceso de la implantación. ¡¡Os podéis imaginar mi emoción!! Otro psicosíntoma por lo que confirmaba mi embarazo indudablemente. Por la mañana me había hecho el primer test de embarazo y había salido negativo, como me imaginaba. Pero las ganas de saber me podían, llevo realmente muy mal la incertidumbre (es algo en lo que tengo que trabajar muy seriamente).

Si era cierto que ese día era el día de la implantación, a los dos días, según el test que me había comprado, tendría que dejarse ver por los tests de embarazo. Así que el día 9 DPO, 25 del ciclo, me hice el siguiente test con el primer pis de la mañana (es en el que más se concentra la hormona hCg). Yo esperaba poder intuir una sombra de una sombra del test de embarazo. Pero nada, era un clarísimo negativo. Me llevé una decepción. A los dos días repetiría y estaría más claro.

Día 11 DPO, 27 del ciclo. Según mi calendario de ciclos menstruales era el día que me tendría que venir la regla, por lo que esperaba que se pudiera ver un positivo claro. Pero nada, aunque si me esforzaba y le ponía ganas… yo era capaz de ver la sombra de una sombra. Al menos es lo que quería creerme. Os juro que poniendo el test en cierta inclinación respecto al Sol, se intuye muy lejanamente una posible sombra. Pero no lo consideraría un positivo por más ganas que tuviera. Al día siguiente me haría otra prueba.

Día 12 DPO, 28 del ciclo. No sabía qué pensar, me he llevado un chasco con los tests. O no eran tan ultrasensibles, o tenían fallo de fabricación o la posibilidad de embarazo se desvanecía… Pero aquí sí se intuye una posible sombra de embarazo. Si lo veías con el Sol, se veía. Aunque en las fotografías no se apreciaba igual de bien por más que he buscado una foto buena. En persona se veía mejor yo me daba por satisfecha. Anuncié nuestro embarazo a Papá Fúturo.

Día 13 DPO, 29 del ciclo. Aquí sí que la falta de regla es oficial y, sinceramente, lo gasté porque lo tenía, básicamente. Aquí se ve la sombra del embarazo hasta en la fotografía, aunque hubiera que fijarse muy bien. Me decepcionó bastante que siendo posiblemente un embarazo múltiple y siendo unos test de embarazo ultrasensible no fuera bastante más evidente el embarazo. Yo sí aprecio que la sombra se duplica día a día, en lugar de cada dos días como es lo habitual… Pero claro, sólo lo veo yo.

¿Lo veo porque tengo ganas de verlo y mi imaginación me juega malas pasadas o es realidad? Hasta la primera eco no lo sabríamos, pero sí…

¡¡¡ESTOY EMBARAZADA!!!

Por si no lo sabíais, me lo contó una amiga. Si no estás segura de ver correctamente el test de embarazo, puedes hacer una foto del test y poner filtros a través del móvil para confirmar si la sombra es real o no. Normalmente bastaría con ponerlo en negativo. Yo tuve que usar filtros más complicados para que pudieran verse…

Aquí os enseño una foto de los tests al natural y con la foto filtrada para que vosotras mismas veáis la diferencia. Son la misma foto. En mi caso he tenido que usar PicsArt, dentro de la app: Efectos – Colores – Invertir – Cantidad máxima y Luz Dura.

TestEmbarazo

Escucha”Experiencia: Tests de Embarazo – PM 13″ en Spreaker.

Primer Ciclo de Búsqueda

Comienza nuestro primer ciclo de búsqueda. A pesar de ser mi futuro segundo embarazo, realmente es mi primera búsqueda. Niño Fúturo fue una estrella fugaz que se hizo realidad, por lo que tengo todos los nervios a flor de piel.

Es la primera vez que no hay barreras anticonceptivas sin estar ya embarazada. Se me acumulan las sensaciones, las esperanzas, las ganas, las ilusiones.

Se me juntó el hecho de que empezara la regla y tuviera el síndrome premenstrual a la vez. Normalmente el premenstrual me llega una semana antes. Además, al retirarme el DIU, la regla vino con su sangrado de antes de quitármelo y con el dolor de aquél entonces. ¡¡Que ya tenía hasta olvidado!! Por lo que se me juntaron todas las hormonas con todo el comienzo de ciclo. ¡Menuda pesadilla!

Pero en estos momentos es inevitable que las ilusiones ganen un poquito. A pesar de que en casa el resto de los miembros de familia se la pasan pochos o trabajando. Papá Fúturo lleva dos meses sin levantar cabeza, ¡¡todos los fines de semana está enfermo por algo!! Y Niño Fúturo le va a la zaga… esta semana estamos teniendo noches realmente horribles.

Pero quitando esta parte, me resulta inevitable mirar el calendario de Womanlog o de Ovuview y hacer mis cálculos. Me sé mis sexy days de memoria, más o menos he calculado cuándo me haría la prueba de embarazo… Ya he calculado mi posible FPP.

Aún así, por mi pesimismo natural, también me voy concienciando que puede ser un ciclo negativo. Es difícil entrar en esta dinámica, la ilusión supera cualquier barrera. Pero pensar que puede salir una prueba con resultado negativo desde el principio es difícil de asimilar. ¿Por qué lo hago?

Bueno, soy una persona muy pasional, que vive por sus emociones. Las emociones se alimentan con ilusiones y cuando dejo que éstas se hagan dueñas de mi vida… la desilusión me mata. Si no dejo que la posibilidad de un negativo me “agüe” la fiesta, llegar a tener un negativo de verdad podría arrasar con todo mi ser.

La posibilidad está ahí, es mi primer ciclo de búsqueda y me siento inflada de nuevas emociones.

¿Cómo fue tu primer ciclo de búsqueda? ¿Llegaste a pensar que podría ser negativo? ¿Cómo te sentiste cuando tuviste el resultado?

PD: Podcast pendiente de enlazar. Podéis seguir el enlace AQUÍ. Lamento las molestias.

Escucha”Primer Ciclo de Busqueda – PM 08″ en Spreaker.

Citas Ginecológicas

Se acercan las citas ginecológicas… Son cosas que con Papá Fúturo no puedo hablar tranquilamente porque se pone bastante nervioso. Hemos llegado a un acuerdo. Yo he tenido que retrasar mi búsqueda y él adelantar la suya para cuadrar la nuestra. Estamos pensando entre marzo y abril, pero con mis ansias, me cuesta  mucho esperar a quitarme el DIU para entonces. Básicamente porque me gustaría tenerlo este año y, por esas fechas, se complica todo mucho para conseguirlo.

Si no recuerdo mal de la vez pasada, en la primera cita me hará analítica de sangre y la citología. Para confirmar los resultados antes de la búsqueda o durante la misma. Por tanto, he conseguido una cita para final de este mes y otra para 3 semanas después que nos cuadran bien de horas. Porque si me espero, Papá Fúturo tendrá la excusa de que no le va bien de horas y no me gustaría que eso fuera una razón para retrasarlo más de lo necesario.

En mi caso, al tener que quitarme el DIU, pues es inevitable esta cita para comenzar la búsqueda. Podría decidir quitármelo en la primera cita, sin esperar los resultados. Pero no es lo que tengo acordado con Papá Fúturo, por lo que no lo haré.