Regreso al Trabajo… ¿Quién cuida a Bebé Fúturo?

Con todo el dolor de mi corazón, aunque debo reconocer que también con cierta tranquilidad en el alma, ha llegado el día en el que me reincorporo al trabajo, pero además, no es Papá Fúturo quien se queda al cuidado de Bebé Fúturo.

Por primera vez en su vida, se queda al cuidado de Abuelos Fúturos de PF durante nuestra jornada laboral. Y podemos darnos con un canto en los dientes porque no ha tenido que ser hasta los 6 meses y 7 días cumplidos. Hasta ahora nos hemos apañado su cuidado entre los dos, nos hemos turnado las vacaciones, he arrejuntado todo mi permiso de lactancia, he gastado días que tenía de vacaciones de años anteriores.

Con las vacunas de ayer estoy un poco preocupada de cómo lo pasará el pobre. Parecía tener dolor de tripa. Ya me contarán…

Ahora viviremos un poco a la aventura. Por suerte son los Abuelos Fúturos quienes tienen ahora vacaciones y se han ofrecido con muchas ganas a cuidarlo. Así que respiramos tranquilos al respecto hasta el 7 de septiembre. Después ya será la aventura total.

Básicamente porque dependerá de los turnos de Papá Fúturo para dejarle unas pocas horas con Vecina Pesadilla o toda la tarde con Abuelos Fúturos.

Confío en que sobrevivimos y me alegra no depender de una guardería todavía. ¡¡A ver cómo nos vamos apañando!!

Visita al Pediatra. Revisión de los 6 meses

Pues como siempre hasta ahora, allí nos plantamos. Ya sin ninguna duda de que queremos a nuestra pediatra aunque no sigamos sus recomendaciones sobre la alimentación complementaria.

Lo primero, como siempre, estatura, peso y perímetro craneal sumado a las vacunas reglamentarias y optativas.

Le dije a la enfermera que a Bebé Fúturo le encanta la vacuna de tomar e insinuó un “ya veremos hoy”. Finalmente tuvo que admitir que Bebé Fúturo es de ese 5% de los bebés que se beben correctamente el líquido sin rechistar. Y hasta los de la sala de espera no se podían creer que al salir Bebé Fúturo se había tomado las vacunas y le habían pinchado porque no lloraba tanto como otro peque de 3 años que, sin vacunas, salió llorando. Tenemos un campeón en la casa, ojalá dure…

La pediatra nos preguntaba y me parecía que se había equivocado de mes… Todo lo que preguntaba si lo hacía Bebé Fúturo estaba más que superado incluso le preguntamos nosotros si debíamos evitar ponerle de pie porque Bebé Fúturo sólo quiere estar de pie… Ya sólo le sujetamos las manos y él aguanta solo. Dijo que no había ningún problema, así que nos relajamos. Lo único en lo que falla es que le da pereza hablar, emite sonidos, se ríe y hasta hace pedorretas, pero no repite la sílaba mamamama o papapapa y no porque no pueda porque ya lo ha hecho en alguna ocasión hace un mes… Es que es un vago.

Igual que el tema chupetes. Podría sujetarlo, no le da arcadas, pero simplemente no quiere.

Por lo visto ha subido de percentil en altura y se mantiene en el de peso. También ha aumentado de percentil en perímetro craneal…

Lo único es que ha reconocido que Bebé Fúturo no ha corregido bien el arqueo de las piernas y nos ha derivado al traumatólogo infantil. Quizás no sea importante, pero es algo que me gusta muchísimo de nuestra pediatra, por si acaso se asegura.

Me ha parecido muy curioso que se sorprendiera de la hidratación de la piel de Bebé Fúturo, por lo visto es extraordinaria. Me preguntó si le pongo crema hidratante y le dije que después del baño le echo aceite de almendras e hizo gesto de aprobación. El aceite es de Manuel Riesgo (igual que con el Aceite de Rosa Mosqueta, la diferencia de calidad respecto al de herbolario es alucinante).

Por lo demás, es un niño sano muy espabilado. La exploración física todo fenomenal.

Resumen:

Peso: 7120 grs (+940 grs // +4090 grs)

Talla: 68 cms (+2,7 cms // +18,5 cms)

Perímetro Craneal: 44,5 cms (+1,9 cms // 6,5 cms)

Visita a la Enfermera Pediátrica. Decepción

Como ya sabéis, porque os lo he contado AQUÍ, tenía intención de abrir historial de Bebé Fúturo en la Seguridad Social.

Lo siento, pero no voy a entrar al detalle ni en polémica de porqué he decidido hacer las revisiones por la seguridad privada. Pero no me gusta duplicar recursos si he tomado una decisión. Hacer las mismas pruebas por un lado y por otro me parece absurdo y un malgasto importante de recursos, así que me quedo con el pediatra que yo puedo elegir. Pero considero igual de importante que tengan la información relativa al desarrollo de mi hijo en el médico asignado.

En fin, como me derivó el pediatra en la visita, fuimos a la enfermera pediátrica de mi centro de salud. Para mi sorpresa, hemos sido puntuales para entrar. Llegué muy acalorada y Bebé Fúturo regurgitó nada más llegar, el pobre. Ambos destrozados por el calor. Le di teta mientras esperábamos y salió de allí mi vecina de enfrente con su hija. Un verdadero encanto.

Al principio me pareció muy simpática la enfermera. Habló con Bebé Fúturo y le pareció bien que le porteara con un comentario tipo: “Ahí es donde mejor va”, cosa que siempre agrada, por supuesto.

Le pesamos, le midió la cabeza y le medimos la talla… Todo correcto. Introdujo datos en el ordenador, alguna pregunta nos hizo y aquí viene el punto de inflexión.

Preguntas con controversia:

EP: ¿Le bañas todos los días?
Yo: Sí, y ahora con el calor le metemos en la piscina hinchable también al mediodía.
EP me mira mal, con desaprobación: ¿Con cloro?
Yo: No, ¡qué va! Es con agua del grifo, sin cloro. Le metemos diez minutos para refrescarle y lo sacamos. Es una hinchable personal en casa de los abuelos.

EP: ¿Los padres fumáis?
Yo: Yo no, el padre sí.
EP: Pero delante del niño no, ¿no?
Yo: Por supuesto que no, se va a la terraza, nunca dentro de casa. No fumaba delante mía ni cuando estaba embarazada.
EP me mira mal…

EP: ¿Hace caca todos los días?
Yo: No, cada dos días. Las hace bien.
EP me mira con cara de susto y fatal: Bueno, el estreñimiento se le va a corregir con la introducción de naranja que ahora te explico.
Yo: Pero tengo entendido que con Leche Materna Exclusiva (LME) es normal que puedan estar hasta 20 días sin cagar si la caca sale bien y la verdad es que caga genial cada dos días. [Me abstuve de decirle que llegaba a estar cinco días sin hacer de vientre… Obviamente luego hacía mucho, pero sin estar dura ni nada].
EP me mira como si estuviera matando a mi hijo: Eso no es verdad, tiene que hacer caca todos los días. Da igual si es artificial o materna.

Me explicó las pautas de introducción de alimentos de la Comunidad y me enseñó desde la pantalla del ordenador las curvas de percentiles de Bebé Fúturo. Obviamente no me enteré de esta última parte. Y sobre la introducción de alimentos ni me quise enterar.

Ya hablaré sobre ello con detenimiento en cuanto vuelva definitivamente…

Por cierto, antes de la retahíla de preguntas entró el pediatra y estuvieron hablando sobre su viaje de vacaciones a Guatemala mientras vestía a Bebé Fúturo… Él sentado en el asiento que me correspondía. No entendí nada en ese momento. Fue muy familiar, pero… no sé, me sentí ausente en mi presencia.

Salí de allí con un sabor agridulce. Sigo las instrucciones de la Asociación Española de Pediatría, ¿por qué los pediatras no se actualizan?

Sesión Teta

Me gusta el cine, soy cinéfila. A veces me gusta ir por disfrutar del ambiente más que por la película en sí. Las palomitas están más ricas en el cine, no sé. Es un ambiente que me gusta mucho.

Conozco desde hace una temporada la llamada Sesión Teta: Todos al cine que se promueve en el Centro Comercial de La Vaguada y tenía muchas ganas de ir, pero me separan unos 50 kms y 3 trasbordos del transporte público…

Pero la verdad es que me podían las ganas.

Así que nada más despertarnos me enchufé a Bebé Fúturo a la mochila y me dispuse a ir al Bus Interurbano. Para mi sorpresa, se portó fenomenal el peque y no resultó ningún incordio en todo el camino. El trayecto de bus muy bien, encantada con la sorpresa.

Lo siguiente fue el transporte de Cercanías. Hubo que caminar hasta llegar allí y por el camino se durmió, así que casi todo el camino del Cercanías lo hizo dormido. Para cuando se quiso despertar, ya estábamos en destino para el siguiente trasbordo.

Así que unas pocas paradas en metro (con trasbordo dentro del medio de transporte) y llegamos fenomenal. En todo el camino no quiso teta, para mi sorpresa. O al menos no manifestó especial ganas por comer. Pero en cuanto llegamos, aprovechando que llegamos 10 minutos antes de tiempo, me pedí un desayuno y le ofrecí el pecho a Bebé Fúturo, que se enganchó con ganas.

Cuando llegó Menuda Manada nos acercamos al tumulto de la entrada al cine… Para mi sorpresa el ambiente era familiar, pero en ese plan de “aquí es como si nos conociéramos”. Me sentí mucho más integrada que en cualquier otro momento anterior en mi vida, para mí esa sensación es completamente nueva.

Aunque no era tanta sorpresa, sí era extraño ver a los medios de comunicación rodeándonos para filmarnos. Estaba avisada que iría la prensa, pero no que fueran varios los medios de comunicación que se presentaban. Ahí estaban TVE, Telemadrid, Cuatro y Telecinco haciendo eco de la iniciativa.

¿Todavía no he dicho de qué va? ¡Menudo despiste! La Sesión Teta es una sesión especial de cine en el que bajan el sonido a los decibelios adecuados para bebés y están permitidos sus llantos y darles el pecho. Por lo que siempre encontrarás con quién hablar sobre las cosas de los bebés. De momento son los martes a las 11:30 en el Centro Comercial de la Vaguada. ¿Conseguiremos más sesiones y más cines que se hagan eco?

De todas maneras, AQUÍ tenéis una de las presentaciones donde tenéis información y hasta donde salgo hablando. ¿Me reconocéis?

Avances a los 3 meses de Bebé Fúturo

Al día siguiente de cumplir tus 2 meses ya cambiaste de nuevo. Parece una tontería, pero te encontraste las manos. Un día, después de tu baño, juntaste tu dedo índice con tu dedo pulgar, hiciste lo mismo con la otra mano y las juntaste ambas delante de tu ojo. De manera que mirabas con un solo ojo y muy concentrado cómo tus manos, puestas en forma de pajaritos, se daban besos con el pico. Todavía se me ponen los pelos como escarpias al recordarlo.

A los pocos días, esa misma semana, decidiste que eras un chico grande y no necesitas a tu madre para manejar las cosas que van a la boca. Me quitabas las manos para sujetar tú mismo el chupete (que no tardabas ni 4 segundos en escupir). Luego te enfadabas porque no podías cogerlo para volver a meterlo en la boca. Y con la teta pretendías hacer lo mismo, cogerla tú solo. Me moría de la risa.

Cada día sonríes a más gente y con más ganas. Todavía no sabes reír con carcajada, pero doy fe de que lo intentas con muchas ganas.

Últimamente lanzas besos, o eso creo yo. Pones los labios como lo hago yo cada vez que nos quedamos a solas y parece que quieres hacer el sonido que te saca tantas sonrisas cuando te lanzo besos a distancia.

No consigues lanzar besos, pero hacer burbujitas con la boca es tu gran pasión.

El baño te sigue gustando tanto… Pero ya no lloras al salir. Pones cara mohína, pero sabes que después toca sesión de masaje con música y te dejas hacer. Aunque eso de que te pongan boca abajo no te hace mucha gracia, la verdad.

En casa lloras mucho, pero salir a la calle te encanta tanto que nadie sabe cómo lloras. Tus abuelos nos llaman mentirosos cuando decimos que nos has dado la tarde. Lo único que te calla y te duerme es la teta. Y últimamente siempre comes dormido.

Cuando te ponemos delante del espejo reconoces a la persona del otro lado que te lleva y sonríes, pero a ese a quien tienen en brazos te mosquea, tanto que acabas llorando cuando te miras un minuto.

Te encanta que te cambie el pañal, cada vez que lo hago y te digo “Vamos a tener la pilila fresca” te ríes mucho. Así que te canto mi particular canción de dejarte la pilila fresca, la pilila fresca y después la pilila seca, la pilila seca.

Últimamente por la noche estás tan cansado y no te quieres dormir que casi desesperamos. Tardamos un buen rato en dormirte, porque no te quieres dejar. Pero una vez dormido, casi aguantas toda la noche, menos una o dos tomas nocturnas.

Para terminar, ¡se te ha quitado la obstrucción en el lacrimal! Fue una sorpresa, de la noche a la mañana, literalmente, dejaste de echar esa sustancia amarilla y pegajosa del ojo. Llevamos 3 días, espero que dure. Nos ha quitado un gran peso de encima, porque si no se curaba a los 6 meses, pudiera conllevar una operación.

FELIZ TERCER CUMPLEMES

Primera vez con Abuelos Fúturos

El lunes Papá Fúturo y yo acudimos a un evento en el que Bebé Fúturo no podía ir, despedir a un amigo al tanatorio. No estaba prohibido, lo sé, podríamos haberlo llevado. Pero no nos pareció adecuado por muchas razones.

Así que fue la primera vez que Bebé Fúturo se quedaba al cuidado de los abuelos. Obviamente con todo el encuentro de emociones que eso requiere para nosotros.

Me han comentado que no han tenido ningún problema. Sólo comió y durmió en el rato que estuvo, unas tres o cuatro horas más o menos. Cuando llegamos nos dieron el informe completo de la tarde y me pude relajar.

Eché muchísimo de menos que me informaran un poco a lo largo de nuestra ausencia, la verdad. Con el mal trago que se pasa dejando al cuidado de otra persona y que no tengas información si va bien o va mal. Aunque todo fuera bien, pero entre que lo echas de menos y que no sabes…

Pero me quedo con la parte de que no ha sufrido por nuestra ausencia. Se ha jamado dos biberones de 150 ml en 3 horas como un campeón y el resto del tiempo ha dormido como un lirón.

Visita al Especialista. Endocrino Pediátrico

El pasado lunes fuimos a la revisión de las analíticas de sangre de Bebé Fúturo con la endocrino pediátrica.

Todo parece que está bien, pero aún así tiene un rango un poco más alto de lo normal. Por lo que nos ha recomendado revisarlo dentro de 3 meses de nuevo. Como el valor de la TSH es superior a 5, pero inferior a 7, nos ha recomendado la revisión. Si hubiera sido superior a 7 nos habría dicho de hacerlo dentro de un mes.

Así que nada, dentro de 3 meses habrá que volver a sacar sangre de Bebé Fúturo. Esperemos que para entonces la historia se termine.

Visita al Pediatra. Revisión de los 2 meses + Visita al Especialista. Traumatologo

Sigo con el síndrome del túnel carpiano y en la última visita a mi Ginecóloga me dijo que fuera al traumatólogo. Tenía la cita una hora y pico antes que la del pediatra y pensaba en que me habría venido bien, porque la espera en el trauma es larga, pero mi visita iba a ser corta. Pero nada más lejos de la realidad… La espera iba a ser extremadamente larga. Así que le pedí a la secretaria si podría ir al pediatra que tenía cita y luego reengancharme y me dijo que sí.

En el pediatra nos esperaba la vacuna de los 2 meses. La obligatoria y la voluntaria. Este año la rotateq es una vacuna voluntaria que puedes no ponerle y te ahorras 70 euros en esta ocasión. No me voy a meter en el dilema de las vacunas porque me arden las venas, pero sólo me queda decir que la compramos. En nuestro caso, compras el rotateq directamente en el mostrador de la secretaria, en efectivo o tarjeta sueltas los 69,50 € que cuesta y la enfermera pediátrica se la puso a Bebé Fúturo.

Primero midió y pesó a Bebé Fúturo y después nos indicó que era probable que estuviera durante una semana entera más llorón que de costumbre, con algunas décimas de fiebre y se le soltara la tripa porque le iban a poner las vacunas. Le dió las gotas del rotateq que Bebé Fúturo se tragó gustoso y después le metió tres pinchazos a traición tras los cuales Bebé Fúturo sacó todo el potencial de sus pulmones… aunque para mi sorpresa apenas le duró el griterío medio minuto.

Sobre la revisión en sí no hay mucho que decir. Todo va fenomenal. Lo único raro y que me extrañó mucho es que nos recomendó que espaciáramos las tomas algo más. No sé, quiero consultarlo en profundidad porque no estoy de acuerdo con ello. Según la pediatra es que tiene que aprender a comer y que no pasa nada por tener algo de hambre, que debería aprender un poco a coger el ritmo que tendrá en las comidas en el futuro. Y que debería comer más del “fondo” de la teta, que la leche es más grasa y alimenta más… A lo cual yo pienso que es que a veces lo que quiere es beber y necesita la leche más líquida del principio, aunque lo que “engorda” es la del fondo. De momento todavía estoy reacia a cumplir con lo dicho por la pediatra.

Peso: 5220 grs (+2190 grs)
Talla: 60 cms (+10,5 cms)
Perímetro Creaneal: 40,3 cms (+4,3 cms)

Volvimos al traumatólogo y no había pasado siquiera mi turno. Así que seguimos esperando una hora y pico más hasta que por fin me tocó pasar a consulta. Pues sí, tenía hora a las 11:20 y finalmente pasamos a las 13:55. Menos mal que es muy bueno, porque es para echarse a llorar.

Leyó mi informe y me preguntó cómo estaba de la rodilla (es quien me la operó) y le dije que bien, que venía por otra cosa aunque también quería hacer consulta sobre la rodilla. Le conté que parece que tengo síndrome de túnel carpiano, que tengo dos dedos totalmente dormidos permanentemente y tras hacer el reconocimiento y preguntar si estaba dando leche materna me dijo que probablemente hubiera que operar. Que habría que esperar a que perdiera todo el peso del embarazo y que hasta que no finalizara de dar el pecho, la operación no era planteable.

Sobre la rodilla, salí muy contenta al confirmar que progreso adecuadamente. La rodilla no está como antes, pero está bien para el tiempo que ha pasado desde la operación y me ha asegurado que la otra rodilla no sufre por mi cojera. Así que por esa parte salí muy contenta.

Me mandó hacerme una prueba con la mano y a volver para revisarla.

Avances a los 2 meses de Bebé Fúturo

Otro tipo de entradas que me gustan mucho son leer los avances de los pequeños. Y es tan asombroso cuando empiezan a hacer cosas. En esta ocasión lo quiero escribir dedicado directamente a Bebé Fúturo, como si fuera para él, dado que este blog es para él y son sus cosas, no sólo mi experiencia.

Cuando te vi por primera vez uno de los primeros pensamientos que tuve fue que no quería que cambiaras nunca jamás. Quería que fueras así de pequeño para siempre. Y la verdad es que sigo pensándolo. La gente admira tus avances y cada uno tiene un momento de bebé favorito. La mayoría a partir de los 3 meses. A mí me gusta cada uno, pero si me dan a elegir, elijo el primer día.

Los primeros días no hacías otra cosa más que comer y dormir… Y echar las toneladas de meconio que tu cuerpo tenía dentro (pero como yo estaba recién salida de una cesárea, de eso se encargaba tu padre con tanto amor y dedicación que me moría de amor en cada ocasión). Sí, me moría de amor con tus cacas. Eras tan increíble y perfecto. La gente se enfadaba porque solo querías comer y dormir, querían hacer cosas contigo y reírse contigo. Es algo que entiendo, pero nunca he tenido esa ansia con otros bebés. Y contigo menos. Solo quería que no cambiaras nunca.

Sobre tu desarrollo psicomotor hay que destacar que desde el minuto 1 levantabas la cabeza. Al principio solo 3 segundos, pero a tus dos meses la mantienes en alto perfectamente.

Cuando estás muy molesto con un cólico, a parte de llorar, levantas la cabeza e intentas ponerte de pie cuando alguien te coge en brazos. Aguantas casi 5 segundos de pie (siendo un poco sostenido, pero casi por ti mismo).

A ratos te medio ahogas con tu propia saliva, a la que no estás acostumbrado todavía.

Sonríes cuando reconoces a mamá y a papá. Sobre todo cuando jugamos contigo. Al resto de la gente no siempre sonríes a los mismos, pero a veces también. Más que nada cuando estás de buen humor. Y agarras los dedos índice de la gente.

Cuando te quedas tranquilo y se te ve feliz, le hablas a las musarañas. Tus vocales favoritas son la a y la o, como todo bebé. Pero más la a que la o.

Sobre nuestra vida en común. Cuando papá no puede estar con nosotros porque trabaja, te llevo mucho en el fular y al poco te duermes. Te llevo más a menudo de lo que nunca me imaginé que haría, pero tengo que hacer cosas y tú necesitas que esté contigo y es la mejor manera de combinar ambas cosas. Últimamente lloras al principio, pero enseguida caes rendido.

Comes mucho, a veces no pasa ni una hora cuando quieres volver a comer. Pero también duermes mucho. Te encanta dormir cuando hay jaleo, a veces es como si dijeras “si no hay jaleo, el jaleo lo monto yo”.

Desde hace una semana, duermes casi toda la noche del tirón, sólo te despiertas gimoteando cuando tienes hambre. Cada vez tienes las tomas nocturnas más espaciadas en el tiempo y dejas a tu madre descansar mejor. Incluso sueles comer directamente dormido y no te enteras cuando vuelvo a ponerte en la minicuna.

Solo lloras cuando necesitas algo o estás nervioso. Te encanta el baño, los primeros días parecía que odiabas estar limpio. Llorabas cuando cambiamos el pañal y cuando había baño, ahora has cambiado las tornas. Lloras cuando llevas demasiado tiempo con el culo mojado y cuando te sacamos del baño. ¡Pones una cara de felicidad cuando estás dentro!

Cuando estás inquieto y con papá, te pone canciones heavy y te canta. Eso también te gusta mucho. Le miras y podrías pasarte así horas, si no te durmieras.

Cuando notas algún gas que te molesta, te retuerces hasta que sale. Sólo lloras si duele, pero levantas los brazos, enarcas la espalda y mueves las piernas para arriba y para abajo gimoteando hasta que sale.

Y desde hoy cuando hacemos el ejercicio de levantar la cabeza hasta sentado, ya la dejas erguida hasta arriba. Y te encanta ese ejercicio. Cuando alcanzas unos dedos índices los agarras muy fuerte y haces el amago de levantarte por ti mismo.

Lo miras todo, te encanta explorar el mundo.

Una vez a la tarde, si hemos tenido un día especialmente movido con muchas emociones nuevas para ti, lloras desconsolado durante un ratito. Como si quieras desestresar.

Y llevas 30 horas sin hacer caca, me tienes medio preocupada. Espero que sea porque está regulando tu tránsito intestinal y se está adaptando.

FELIZ SEGUNDO CUMPLEMES