¡Bebé Fúturo ya camina! (20 meses)

Aclaración: No tenemos constancia de ninguna caída por caminar que le pudiera ocasionar un trauma para que no se arrancara a caminar hasta ahora. Ni en casa ni en la guardería (nos preguntan si ocurrió algo en casa). Así que no había motivo fundamental por la que no quisiera caminar (otra cosa es que pudiera por su problema de oídos).

Se terminó nuestra tranquilidad. Cada niño tiene su ritmo y sabía que Bebé Fúturo  no se iba a quedar sin caminar. Iba agarrado de un solo dedo y sólo era su ancla de seguridad. Con el problema de la otitis es muy probable que se mareara desde su pequeña altura y necesitara ese pequeño apoyo. Al fin y al cabo hemos ido a varios especialistas para prevenir que fuera por un problema físico, pero no era así.

Pero ha llegado el momento (quiero pensar que la razón es que está mejorando de los oídos y no va a necesitar la operación) en el que se ha soltado, ¡y a lo grande!

Hasta ayer, conseguíamos que diera cuatro o cinco pasos con algo de impulso. Es decir, vamos caminando hacia alguien y le soltábamos de la mano. Con su propio impulso y la alegría de llegar a la otra persona, Bebé Fúturo lo recorría por fin solo. No os penséis que no nos costó mucho ensayo y error, hasta los 19 meses no teníamos ni eso.

Pero ayer, cuando llegué a casa de los abuelos para recogerle después de ir al médico de urgencias (estoy afectada por una faringitis), me dicen tanto Tita Fútura como Abuelo Fúturo que ha echado cuatro o cinco pasos por él mismo sin impulso. Y empezamos a “jugar”.

Yo estaba a una distancia de 5 metros de Tita Fúturo y Bebé Fúturo iba de una a otra sin impulso ninguno. Decidí que la distancia era muy pequeña porque veía a Bebé Fúturo anormalmente seguro de sí mismo para caminar. A él lo que le gustaba era la fiesta cuando llegaba a destino, se aplaudía a sí mismo y se felicitaba (me encanta este gesto de él).

Así que me fui también al suelo y cada vez que se encaminaba a su tía me alejaba un paso más (un metro). Al final llegamos de punta a punta del salón y con un total de unos 15 metros se hacía la caminata de ida y vuelta sin apoyarse en nadie.

Nos temíamos que fuera por el calzado dado que tanto en casa de Abuelos Fúturos como en nuestra casa tiene zapatillas de suela blanda para su comodidad. Pero no, al salir de casa de Abuelos Fúturos con zapatos de suela normal, ¡también se animó a dar varios pasos!

Nosotros estamos muy contentos, sobre todo por verle tan feliz caminando. Parece que le gusta ese nuevo poder que se ha dado a sí mismo y se siente encantado de su nueva independencia. Mi bebé está dejando de ser bebé, dentro de 4 meses pasa de categoría… ¡Qué poquito nos queda!

Tutoría en la Guardería: 3er Trimestre. Nivel 2. Primer Ciclo Infantil

El pasado miércoles tuvimos la tutoría con la “seño” de Bebé Fúturo. Creo que nos puso los primeros justo por preguntar una semana antes de cuándo empezarían las tutorías, jajaja.

La vez anterior, que no os la he contado, con todas las enfermedades de Bebé Fúturo de la guardería todavía no se había adaptado bien y lo único que sacamos en claro es que Bebé Fúturo no quiere caminar a pesar de que todo el resto de sus compañeros ya lo hacían. Que iba mucho a su bola y pasaba del resto del mundo.

Respecto a esto, no ha cambiado nada respecto a la tutoría anterior. Sigue yendo a su bola pasando incluso de lo que dice su Seño. Es más, nos dice que cuando le prohíbe algo (como irse de la Asamblea) la mira, hace entender que lo ha entendido, y sigue su camino pasando de todo.

También lleva con retraso el caminar respecto a su compañeros, pero no es preocupante. Ya le revisó el traumatólogo y todo estaba bien, sólo es un vaguete.

En cuanto a la comida, tal y como nos temíamos porque lo veíamos en casa, ¡le roba la comida a los compañeros! La Seño nos cuenta que llega un momento en el que se cansa de comer y se echa para adelante, que come mucho más rápido que el resto de los compañeros y claro, al echarse adelante no ve que le queda un poco en el plato, ve el plato del compañero de al lado todavía lleno, y le quita la comida. Éste se enfada, pero no le hace nada. Y la Seño le pone recto otra vez para que vea su plato y se lo coma… Y se lo come, todo, todos los días.

Tras preguntarle, nos dice que come solo con la cuchara ya. A su manera, es decir, mete la cuchara, santigua un poco la mesa y se lo mete a la boca. Se cansa, se le vuelve a poner la cuchara en la mano y a empezar otra vez. Que le animemos al respecto también en casa para desarrollar su autonomía.

Nos ha dado unos ejercicios para desarrollar la psicomotricidad gruesa, si me lo pedís, os lo hago llegar.

En conclusión, tengo un rebelde vago en casa. También es verdad lo que nos ha comentado, es el único de su clase que entra a las 9h y sale a las 15h. El resto de niños hacen ampliación después (como muy temprano salen a las 17h) y algunos de ellos incluso hacen ampliación antes. Por lo que pasan mucho más tiempo juntos y hacen piña con mayor facilidad. Pero hemos reconocido que a estas edades la guardería existe por una necesidad laboral, no por un mejor desarrollo infantil y que donde mejor está es con su familia.

Avances a los 11 meses de Bebé Fúturo

Hijo mío, ¿quién eres y qué has hecho con mi hijo? Los meses anteriores te veía muy diferente en cada mes, pero hacer no hacías cosas distintas. Este mes en cambio eres totalmente otro.

Te han salido los dientes. Han sido unos días que lo hemos pasado bastante mal. Se te veía sufrir y las noches fueron muy tormentosas. La tarde que te salió el primero fue el día de Navidad, estábamos toda la familia juntos y te pusiste a jugar a morder una cuerda de una linterna, dos horas después del dale que te doy, estaba el diente fuera. Y desde entonces han salido dos más. Cada uno con sus respectivas noches infernales. Ahora estás muy gracioso con tus dientes. Cada vez que los veo tengo ganas de comerte a bocados.

Te encanta dar pasos. Agarrado al primero que te coja vas por toda la casa pasito a pasito dando vueltas sin parar. Lo intentas por ti solo, pero no te sientes seguro y vas poco a poco ejercitando tus músculos para conseguirlo.

Gateas, pensaba que ya no lo ibas a hacer, pero un día, no hace mucho, aprendiste el truco de arrastrar la pierna que te entorpecía hacia atrás e ir hacia donde quieras tú sólo. Tu juego favorito es tirar cosas e ir a buscarlas. Te pasarías así el día.

Y yo ahora estoy triste, ayer empezaste la guardería y este mes no voy a estar contigo casi nunca. Sólo los fines de semana y para mí es insuficiente. Pero sólo es un mes, ¿vale?

FELIZ ONCEAVO CUMPLEMES

Avances de Bebé Fúturo a los 10 meses

Cada día tengo la sensación de que eres menos bebé, hijo mío. Tus gestos, tus expresiones, todo es tan diferente cada día… Aunque no hablas, ya eres como un niño para mí.

Este mes te hemos cambiado de habitación. Me vas a tener que perdonar, pero necesito descansar correctamente para aguantar mínimamente el trajín de todos los días y estar contenta cuando te veo. Para ello, necesitaba volver a mi lado de la cama, tener intimidad con tu padre, no despertarme con cada uno de tus movimientos. Sospecho que al igual que yo, eres de sueño ligero… Por lo que ambos nos despertábamos mutuamente.

¡Cómo te gusta comer! No le haces ascos a casi nada. Solo pones tu carita de asco en la primera cucharada, pero al contrario del mes pasado, ya no siempre, sólo con los sabores nuevos. Lo que te damos en cachos, como las galletas de la mañana o el pan, tardas un pliqui en comerlo. La fruta disecada tardas un poco más, porque se te pega al paladar y no lo controlas muy bien. Pero te encanta estar entretenido con ello.

Has dado tus primeros pasos con un orgullo en tu cuerpo que ni te cuento. Siempre te tenemos que levantar, no lo haces por ti mismo, pero agarrado te recorres toda la casa si hace falta. Pareces preparado para dar los pasos que quieras por tu cuenta, simplemente no pones voluntad, pero me encanta ver tu cara de orgullo cuando recorres unos pasos.

Sobre todo en pos de GatitaNegra, con la que tienes una afinidad brutal. Sigues sin decir mamá ni papá, pero en cuanto GatitaNegra entra en tu visión, a por ella que le gritas.

Y hablando de gritos. Últimamente lo haces muchísimo. No sabemos muy bien interpretarlo, pero de repente pegas un grito que casi nos dejas sordos.

Sobre gatear, nada… Intentas ponerte a cuatro patas desde la posición de sentado, pero te encuentras una pierna en medio y te aturullas. Tita Fútura se desespera y te quiere ayudar, jajaja, pero por ti mismo no te sale.

Y hasta aquí por el momento.

FELIZ DÉCIMO CUMPLEMES

Nuestro Cambio de Habitación

Lo sé, llevo bastante más que bastante sin aparecer más que para lo imprescindible… de nuevo. Pero nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos hecho lo inimaginable: cambiar a Bebé Fúturo de habitación.

Hasta ahora colechábamos, cada uno en su sitio: Papá Fúturo en mi lado de la cama, Bebé Fúturo en su cuna y yo en medio, en el lado que habitualmente siempre ha sido de Papá Fúturo. Más que nada porque era el sitio donde cabía la cuna, en mi lado no había manera de meter nada y de lo contrario, la mudanza habría sido estrafalaria.

Llevaba un tiempo dándole vueltas a la idea, quizás Bebé Fúturo se despertaba por las noches por los movimientos míos, los ronquidos de Papá Fúturo. ¡O vete tú a saber! Pero cada día me resultaba más atractiva la idea de cambiarle de habitación por muchos motivos.

Lo que definitivamente me animó fue leer ESTE ARTÍCULO de Mi Pediatra Online. Me di cuenta que la que no estaba descansando nada de nada era yo, la que cada día tenía un humor más de perros era yo y que no podía seguir en esta situación. Papá Fúturo no descansaba bien tampoco, yo no tenía un descanso de calidad y esa situación se tenía que terminar o acabaría yo durmiendo en la cuna con él alguna noche. El niño se le notaba que dormía bien, pero yo, con cada mínimo ruido, lo sacaba de la cuna para darle teta y creo que más de una vez lo he hecho de forma involuntaria. Y estamos hablando de un niño de nueve meses y ocho kilos y medio…

Bueno, pues el domingo de la semana pasada, allá por el 22 de noviembre (parece que fue ayer) trasladamos su cuna a su habitación y desde entonces, allá se acuesta todas las noches.

¿Cómo ha sido el cambio para nosotros? Vamos a analizarlo…

(Nota: esa semana Papá Fúturo tenía turno de Noche durante toda la semana)
Día 1 (domingo, 22/11/2015): Estaba derrengada, la verdad. Se despertaba una media de cada media hora u hora entera… Así que al tercer despertar, lo metí en la cama y finalmente durmió toda la noche conmigo.
Día 2 (lunes, 23/11/2015): no sé si por el cambio de tiempo, por el cambio de hábito, por frío, calor o santas pascuas, pero se despertaba cada hora, hora y pico. Yo, de sueño ligero, estaba siempre a punto de dormirme o recién dormida cuando me llamaba. Por lo que me interrumpió todos los ciclos de sueño. Pero aguanté toda la noche con él en la otra habitación.
Día 3 (martes, 24/11/2015): Tardó muy poco en dormirse y se despertó sólo 2 veces en toda la noche, diez minutos cada vez. Me siento algo más descansada. A las tres y media y a las seis y media.
Día 4 (miércoles, 25/11/2015): Se durmió muy temprano, sin cenar, y se despertó a las 9:30, con dos despertares. A las tres y media y a las seis y media.
Día 5 (jueves, 26/11/2015): Parece ser que ya empezamos la rutina de dormirnos pronto, dos o tres despertares más o menos a las mismas horas y dormir bien.
Días 6, 7 y 8 (viernes – domingo): Pues más o menos la misma tónica, dos despertares, ya voy casi sonámbula y me duermo dos minutos mientras toma teta. No estoy fuera más de diez minutos de la cama.
(Nota: Papá Fúturo termina sus turnos de noche y está libre durmiendo con nosotros)
Día 9 (lunes, 30/11/2015): Debo de estar hormonando porque por la mañana me despierto derrengada y apenas fueron 3 despertares. Quería matar, a todo se le suma un día horrible, bronca del jefe (el martes, después de dormir) y todo horrible.
Día 10, etc. (martes, 02/12/2015 – hoy): Bueno, ya hemos asumido que va a tener dos o tres despertares nocturnos y habrá días en los que yo descanse mejor o descanse peor. Pero la calidad de vida en la familia se ha recuperado un poco.

Creo firmemente que el cambio ha sido a mejor, simplemente habrá días en los que esté mejor o peor en función de cuánto sueño profundo he tenido por la noche. A veces será más o a veces será menos, pero definitivamente los días que son más me siento MUCHO más descansada que los días de colecho en los que descansaba mejor. Eso sí, ha sido más duro de lo que me esperaba y si pienso que ha sido mejor ha sido por un tris porque nos planteamos volver a cambiar la cuna… Pero bueno, vamos a resistir un poco más.

Avances a los 9 meses de Bebé Fúturo

Lo siento en el mismísimo alma, queridísimo hijo mío, pero me he saltado el post de los 8 meses. Tendrías que ver la cantidad de trabajo atoxicante y asfixiante que tuve a lo largo de todo el mes. Todavía a día de hoy me llevo trabajo a casa, aunque sólo sea mental.

Tú en cambio me emocionas a cada momento. Cuando menos me lo espero me miras a los ojos y me echas una pedorretitas que me derriten por dentro, son como pequeños y dulces “Te quiero, Mamá”. También lo haces con Papá Fúturo, ninguno de tus seres queridos nos libramos de tus pequeñas y dulces pedorretitas.

¿Sabes esa forma de hacer el indio con la boca? Ésa en la que dices un “A” muy largo y te tapas la boca con la mano intermitentemente… Pues normalmente no haces nada y cuando alguien te pone una mano intermitente en la boca empiezas a decir a y te lanzas a cantar a lo indio que da gusto. Nunca tienes suficiente.

Por las noches te sigues despertando de vez en cuando para tomar tetita y tengo la sospecha que en parte lo haces por una pequeña ansiedad por separación. Has llegado a estar dos horas seguidas chupando de la teta mientras dormías y cuando intentaba darme la vuelta, llorabas porque no estabas satisfecho de teta. ¿Te haces una idea de mi necesidad de descanso? A veces lo llevo mejor y otras peor… muchas veces en función del estado hormonal de mi cuerpo.

Lo que sí que ha cambiado mucho al respecto es cómo lo solicitas. Ya no lloras nunca para dejar claro que quieres teta, si no que cuando te tengo en brazos, te lanzas a mis bustos cual energúmeno y empiezas a rebuscar bruscamente en lo que llevo puesto. Cuando me la destapo y te la dejo accesible, la agarras con las dos manos y te la llevas a la boca. Ni esperas a que te la ponga, directamente te enchufas.

Te encanta comer y disfrutas comiendo. Cuando te damos pan ya es la panacea. Chupas, muerdes, relames. Últimamente cuando te damos la primera cucharada del puré o papilla siempre pones cara de asco, pero enseguida reclamas la siguiente cucharada. Esa primera cara de asco hace pensar que no te gusta, pero luego te llegas a zampar 300 ml de puré de una tacada y relamiéndote. Incluso intentas coger la cuchara tú y a veces montas unos fregados que ni te cuento.

Eso sí… ya vamos a empezar con los sólidos. Nunca has tenido problemas con ellos, pero vamos a empezar a ponerlos de verdad.

Sigues sin gatear del todo… pero ya levantas incluso el culete cuando te pones a cuatro patas y procuras desplazarte por todo el suelo. Si no es a volteretas, es a base de empujarte para atrás con las manos. El suelo lo dejas limpísimo y como nos despistemos, te encontramos en los rincones más insospechados.

En cuanto me ves que tengo la tablet en la mano ya sonríes de alegría porque te ponemos Baby Einstein y el colmo fue cuando el otro día en casa de tus abuelos repetiste el sonido de una escena. Concretamente ésta:

https://youtu.be/JpTpMrmtITg?t=13m39s

Nos dejaste muy sorprendidas a tu tía y a mí.

¿Conoces la frase famosa de la ley de palanca que dice “Dame un punto de apoyo y moveré el mundo”? El mundo no lo sé, pero te encanta estar de pie con el único punto de apoyo de un pulgar ajeno. Todavía no te pones de pie solo, pero si se te ofrece un pulgar, lo agarras y te impulsas para ponerte de pie y una vez levantado, te quedas un rato haciendo equilibrios con tu cuerpo.

FELIZ NOVENO CUMPLEMES

Avances a los 7 meses de Bebé Fúturo

Hijo mío, avanzas a una velocidad que no hay quien te pille.

Ahora en el baño no sabes estar sin jugar con el Patito Pirata. Es un patito de goma negro que te gusta muchísimo morder. La persigues con la mano por toda la bañera y cuando la atrapas la muerdes con un ansia que asusta.

Sacas la lengua como los perritos. Es algo que me encanta. Ahora ya intentas interactuar con las mascotas, ya no las observas única y exclusivamente para estudiarlos. En cuanto ves un perro te lanzas a por él para agarrarlo y jugar. Aunque no sabes jugar muy bien todavía.

Te quedas mucho más tiempo pensado y sonríes muchísimo a la gente que reconoces. Intentas gatear, pero todavía te quedas en el intento.

Por lo demás, sigues siendo cada vez más grande, guapo e inteligente. Comes mejor.

FELIZ SÉPTIMO CUMPLEMES

Avances a los 6 meses de Bebé Fúturo

Otro mes más trae muchas sorpresas más que narrar… Y es que cada día me sorprendes con algo nuevo que me deslumbra.

Sin ir más lejos, ayer mismo… Me sorprendes lanzando tus primeras pedorretas. Habías hecho intentos con anterioridad, pero no eran más que intentos. Hasta ayer realmente no conseguiste lanzar la pedorreta correctamente. Incluso era de las primeras ocasiones que repetías lanzando la pedorreta. Conseguí grabarte en unos vídeos. Simplemente muero de amor cada vez que lo haces.

Cada día coordinas mejor tus manos. Ya intentas alcanzar a GatitaNegra por ti mismo. En una ocasión le agarraste los bigotes y le hiciste daño, pero enseguida procuró corregirte Papá Fúturo y entendiste la lección. Ahora mascota que tienes cerca, mascota a quien le lanzas la mano para tocar con suavidad su pelo.

Te encanta comer… tanto teta como alimentación complementaria. Y te da igual si son potitos, zumo o pedazos de fruta. Abuela Fútura de PF se sorprende mucho cuando ve cómo te comes una naranja entera a mordiscos y sin atragantarte. Incluso continúas con una pera, un pedazo de pan y rematas con una buena tetada. Hasta ahora lo hemos hecho de vez en cuando y no todos los días, pero después de pasar la barrera de los seis meses nos animaremos más.

Por cierto, ya te mantienes sentado. Después de un rato un poquito largo vuelcas, pero te mantienes. Es más, casi casi hasta te mantienes de pie. Y cuando te empeñas en estar de pie cuesta mucho sentarte de nuevo.

No te gusta estar bocabajo… Aunque a veces metes las piernas debajo del culo, como si fueras a gatear. El día menos pensado lo haces, estoy segura. Y sé que lo siguiente es salir corriendo detrás tuya para alcanzarte. Ahora sí das la vuelta de boca abajo a boca arriba, que ya declaré el mes pasado que me preocupaba. Incluso ahora es al contrario, no te la das de boca arriba a boca abajo. Tenemos que ponerte más en el suelo… ¡¡Te haces mucho el vago!!

Tus siestas ya están mucho más definidas, mínimo duermes tres siestas durante el día, pero han llegado a caer hasta cinco siestas. Sobre todo si porteamos. Por la noche también duermes más, como mucho te despiertas dos veces.

Has crecido tanto que ya no cabes ni el en Grupo 0+. Hemos ido a comprarte una silla de coche a contramarcha y se te ve muy contento en ella. Ya no tienes en los laterales nada que te moleste para mirar a tu alrededor, la capota en el coche ha dejado de existir para ti y sólo sonríes o duermes. Además, que es muy chula.

Cada vez cantas más a menudo, son balbuceos incomprensibles, pero con muchas tonalidades (por eso digo que más bien cantas). En cuanto te miramos, sonríes. Se te ve tan feliz cantando…

Ahora bien, como ya he pronunciado en posts anteriores, tu madre ha empezado a trabajar. Por suerte lo llevas mejor de lo que esperaba. También has estado al cuidado de Papá Fúturo cuando yo no estaba y no ha habido ningún problema. Algún día andabas más protestón que de costumbre, pero igual que cuando estás conmigo. Pronto llegará la etapa en la que estarás con alguien que no seremos ni Papá ni yo…

Por cierto, le vuelves a sonreír a todo el mundo indiscriminadamente.

Cuando estás con la teta, te gusta agarrarme las manos y golpearlas. Cuando no, sobas la teta y la pellizcas. Si estoy con el móvil mientras tanto… me pegas suavemente.

FELIZ SEXTO CUMPLEMES

GatitaNegra y Bebé Fúturo

Una persona me dijo cuando se enteró que estaba embarazada que tendría que deshacerme de mi gatita cuando tuviera al bebé… Interiormente lo condené algo más lejos que al infierno, ¿pero quién es capaz de hacer eso? Si el gato está bien educado y bien cuidado y forma parte de la familia, ¿para qué? Otra cosa es que el gato en cuestión sea poco más que un animal de conveniencia que si quieres mimos le cuides y si pasas de él, no le eches cuenta. ¡¡Pero si un gato es mejor que un perro en esta cuestión!! No es territorial con sus dueños… Un perro debe conocer al nuevo miembro de la familia como un amo más, mientras que el gato le da igual la cantidad de gente que forme parte de su familia siempre y cuando tenga sus cuidados mínimos atendidos. ¡Cuantos más miembros, más mimos!

El problema podría ser si obligamos al gato a cambiar de rutinas. Si de un día para otro el gato deja de poder subirse al sofá, de un día para otro dejamos de atender sus necesidad, de un día para otro deja de ser el rey de la casa… Pero si le mimas, le das de comer, le resguardas del frío, etc. ¡¡No hay ningún problema!!

Y obviamente nosotros no hemos tenido ningún problema, al contrario. Veíamos que GatitaNegra intentaba hacer acercamientos, pero no recibía sus mimos a cambio y decidió dejarlo pasar. Ella seguía con sus rutinas y el nuevo miembro de la familia le causaba mucha curiosidad, muchísima, pero no se acercaba para no molestar…

Hasta que un día fue Bebé Fúturo el que quería acariciar a GatitaNegra (ya a los 5 meses). GatitaNegra, como ya he dicho en otra ocasión, es ciega, por lo que no podía ver que Bebé Fúturo tenía intención de acercarse. Pero se ponía cerca y un día Bebé Fúturo le acarició. Y ella se restregó. Fue uno de esos momentos que me pierdo por estar trabajando… Pero me enviaron fotos sobre el momento y era para morirse de amor.

Y ahí están, días en los que interactúan más cuidando el uno del otro, y días en los que no se miran.

Bebé Fúturo se queda siempre embobado mirando a GatitaNegra y a otras mascotas, como si tuviera muchísima curiosidad. Les mira con muchísima intensidad, pero desde un sitio seguro, siempre. Ya veremos cómo avanza la cosa…

Primera Semana Laboral

Bueno, quitando que en el trabajo estamos en época de colapso… comienzo a redactar el cómo ha sido para mí la incorporación.

¡¡Lo sabía!! ¡Sabía que me iba a perder evoluciones de Bebé Fúturo! Y eso ya ha empezado… Debido a mi incorporación al trabajo y a su insistente curiosidad por la comida hemos comenzado con la Alimentación Complementaria. Decir “hemos” es muy generoso porque sería más adecuado decir “han”. Yo estoy totalmente fuera del asunto.

Le veo por la mañana (estoy escribiendo porque a las diez de la mañana sigue dormido como un ceporro y en una hora me voy) y por la noche, pues llego a las diez de la noche y a las doce ya está de nuevo con los angelitos.

Tengo una horrible sensación de que me lo estoy perdiendo todo. Papá Fúturo tiene que capear el temporal como puede… Si no estamos juntos Bebé Fúturo se convierte en otro y a veces es insoportable. Aunque gracias a Papá Fúturo, que me envía fotos a lo largo del día, puedo soportar mejor la angustia. Pero eso no quita que tenga angustia.

Veo cómo Bebé Fúturo sigue hacia delante y yo me quedo fuera.

Y algo que antes no me preocupaba ahora casi me obsesiona… Mi leche materna. Como casi no estamos juntos, casi no come de mis tetas y éstas adaptan su producción. Cada día me saco menos con el sacaleches por lo que gastamos más del banco de leche. Y empiezo a sentir que estoy en una pesadilla.

Bueno, voy a seguir que si no se me escapa el día y no lo he aprovechado…