Definitivamente, #AContramarcha

El Grupo 0+ (o como lo llamamos en casa, el “huevito”) para el coche lo tuvimos que guardar muy pronto. El dependiente de la tienda no se lo creía hasta que lo vio con sus propios ojos, Bebé Fúturo, a sus cinco meses y medio, no cabía dentro de forma segura. A pesar de que apenas llegaba y superaba los seis kgs, la mitad para lo que está indicado esa silla.

Para ver si el bebé va correctamente seguro en el dispositivo para el coche hay que fijarse principalmente en las correas que hacen la función de cinturón, en el momento en el que se escurren por los hombros y van por el brazo, por muy ajustadas al máximo que estén, es el momento de cambiar.

En la recámara teníamos hasta 2 sillas de coche. Una con Isofix, ambas valían para varios tamaños. Pero leímos este post de Menuda Manada y lo teníamos claro, compraríamos una silla de coche para bebé a contramarcha.

Nos acercamos a Nordic Baby y después de esperar un rato, nos atendieron. Nos sorprendió mucho la amabilidad general y los conocimientos claros que tenía el dependiente. Después de las preguntas de: “¿Por qué no poner el sistema de cinturones y el de Isofix a la vez?” nos quedamos convencidos de que estábamos en el sitio correcto.

Por cierto, la respuesta es que en caso de accidente (que es para lo que está la silla), si el bombero tiene que sacar al bebé lo hace con silla y con todo, al buscar la manera de desencajarlo reacciona según el anclaje que tenga. Si ponemos los dos, son segundos vitales que el bombero pierde y que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Nos recomendaron una silla a contramarcha que es válida desde el mismo nacimiento hasta que el bebé/niño ya no puede ir a contramarcha. Nos lo instalaron en un momento y nos hicieron recomendaciones que consideramos muy acertadas (protector para la silla y un espejo que no fuera articulado porque finalmente se caen o hacen demasiado ruido molesto). Parece una nave espacial y después de realizar el primer viaje largo con Bebé Fúturo, estamos más que contentos con la compra.

Si lo estáis dudando, es verdad que tiene un precio más elevado que una silla normal, pero los resultados compensan, esa diferencia de dinero puede significar una vida entera. Sobre el espacio que ocupa, la verdad es que ocupa lo mismo que la silla con Isofix que está instalada en el coche de Abuelos Fúturos. Esperamos siempre que nunca pase nada, pero a la hora de la verdad, si pasa, que produzca los menos daños posibles.

Sólo me queda deciros que la elegida para nosotros fue: Klilppan Kiss 2.

Visita al Especialista. Endocrino

En la última visita a mi endocrino me recomendó hacerme una analítica a los dos o tres meses del parto para controlar el nivel de mis hormonas tiroideas. Si no lo recordáis, me dió dos opciones: dejar la pastilla (eutirox) por completo o tomar la mitad de la dosis y opté por la primera.

Hoy he ido a la revisión de los análisis y me ha confirmado las sospechas, ¡ya estoy correctamente bien! No necesito tomar más pastillas… Y me ha dicho que me olvido de ir a verla hasta, por lo menos, el próximo embarazo.

Me ha recomendado encarecidamente que la visite antes de intentarlo, para ir controlando. Así que bien, me puedo olvidar del tema durante una temporada.

Visita al Especialista. Endocrino Pediátrico

El pasado lunes fuimos a la revisión de las analíticas de sangre de Bebé Fúturo con la endocrino pediátrica.

Todo parece que está bien, pero aún así tiene un rango un poco más alto de lo normal. Por lo que nos ha recomendado revisarlo dentro de 3 meses de nuevo. Como el valor de la TSH es superior a 5, pero inferior a 7, nos ha recomendado la revisión. Si hubiera sido superior a 7 nos habría dicho de hacerlo dentro de un mes.

Así que nada, dentro de 3 meses habrá que volver a sacar sangre de Bebé Fúturo. Esperemos que para entonces la historia se termine.

Visita al Anestesista

Como ya sabéis, ¡me queda un suspiro! Estoy en la recta final y estamos con las últimas pruebas, de las que estoy más perdida que un barco de arroz. Casi todo el embarazo me he ido encontrando con las cosas que iba a tener que hacer, pero ahora ya, con lo poquito que queda, es muy diferente en cada caso.

Así que para las que todavía no han pasado por este trago, como yo, os digo lo que me queda para que no estéis tan perdidas. Ojo, os lo cuento en cuestión de consulta privada, dado que en el público creo que se gestiona bastante diferente al depender más de la matrona.

1.- Anestesista: es una visita previa que hay que hacer para evaluar la compatibilidad que tenemos con la epidural. Tienen que ver los últimos análisis de sangre para considerar si la coagulación de la sangre es buena para recibirla.

2.- Monitorizaciones: esto puede que os suene, como me suena a mí… Pero no sabía lo que es. Se trata de controlar el latido del feto durante media hora, para conocer las contracciones o posibles problemas en la última fase del parto. Después realizan una ecografía de control y miran a ver cómo te encuentras tú y cómo se encuentra tu futuro bebé justo antes del parto. Se realizan en la semana 38 (cuando ya se considera que has llegado con la gestación a término), semana 39 y semana 40.

Por si no lo sabéis, si el futuro retoño no se ha dado la vuelta en la primera monitorización, programan la cesárea.

En este caso os voy a hablar de mi visita al anestesista.

Dado que estoy casi recién operada de la rodilla (apenas acaba de pasar un año), puedo comparar las diferencias. No son las mismas pruebas ni se le parecen. En una visita al anestesista preoperatoria normal, te hacen una analítica de sangre, una radiografía del tórax y un electrocardiograma en reposo y realizando ejercicio. Con todos esos datos, el anestesista tiene referencias.

En cambio en el embarazo, sólo solicitan la analítica. Como ya he comentado anteriormente, comprueban principalmente la coagulación y si hay alguna anormalidad en la analítica general.

Me ha tocado una doctora realmente muy maja. Por curiosidad he preguntado si es posible la sedación en una cesárea. Tengo entendido y desde luego que me parece lo menos recomendable del mundo, pero tenía mis dudas. Al no ser una anestesia propiamente dicha y hablando de una operación tan importante, tuve la curiosidad de preguntarlo. Nos comentó que sí es posible, normalmente el pediatra que acompaña el parto es el más afectado al respecto porque el Test de Apgar estaría falseado debido a que toda la medicación que yo recibo, la recibe también el bebé. Procuran apurar hasta el último minuto en caso de ser solicitado para que al bebé le llegue lo menos posible, pero el problema no es tanto para la madre, sino para el bebé.

No supone ningún problema real, no le va a pasar nada al bebé, sólo que va a nacer dormido… Con lo que eso implica. Estamos hablando que el bebé está sedado y las pruebas del Test de Apgar saldrían falseadas, cosa que el pediatra tendría que tener presente. Y, desde luego, no tendríamos el conocimiento real de cómo está el bebé hasta pasado un tiempo.

No tengo intención de solicitar ser sedada durante la cesárea.

Visita al Endocrino II y Analítica Concepcional

El lunes por la mañana la pasamos en el Hospital. Estamos teniendo la suerte de que nos coinciden las fechas de visitas y analíticas, cada una para cosas diferentes. De esta manera sentimos que aprovechamos la mañana. De lo contrario sería un ir y venir del hospital constante.

Lo primero fue ir en ayunas para analítica de sangre y Test de O’Sullivan. Lo que no me había dicho mi ginecóloga es que también incluía una analítica de orina, que tuve que entregar más tarde al tener que ser con la primera micción de la mañana, pero bueno, para lo demás fui en ayunas como convenía.

El Test de O’Sullivan se realiza principalmente para detectar la diabetes gestacional que puede sufrir una embarazada. Se da en hasta el 23 % de las mujeres y aumenta algunos riesgos en el embarazo y en el parto, conviene tenerlo controlado en caso de padecerlo.

La prueba consiste en sacar una muestra de sangre completamente en ayunas y beber un compuesto de glucosa con el cual deberemos estar una hora en reposo, sin ingerir nada más. Después nos volverán a sacar una muestra de sangre. Pude hacerle foto al compuesto de glucosa:

Test osullivan

Yo, por lo que me habían comentado, pensaba que aquello iba a tener un sabor a asqueroso curioso. Pero me encontré con la sorpresa de que tampoco estaba tan malo. Es muy dulce y sabe a azucarado, pero si te lo dan fresquito sin estar frío… y teniendo presente que estás en ayunas con un hambre de comerte a una vaca, tampoco está malo.

Todavía no tengo resultados, me los dan la semana que viene. Mientras tanto sigo con mi dieta normal basada en multitud de cosas que me prohibirían si diera positivo la prueba.

Justo al terminar, con 5 minutos de diferencia, tuve la Visita con mi Endocrino para revisar los niveles de TSH que me han dado en una analítica previa. Por lo visto ahora están dentro de lo normal para una persona sin nada a tener presente, pero en caso de embarazo, como el mío, son niveles todavía altos. Por lo que me ha aumentado la dosis de Euritox a tomar y he pasado de 50 mg a 75 mg… Pastilla y media hasta que termine el blíster y receta nueva para cuando tenga que comprarlo de nuevo.