Crear una rutina durante la alimentación complementaria

Hay personas que me han preguntado mucho sobre la rutina durante la alimentación complementaria y, sinceramente, es de lo que peor llevo de mi crianza. Así que me he tomado la confianza de pedirle el favor a la experta de alimentación complementaria que mejor conozco para que me ayude. Desde Cachito a Cachito, un blog de referencia sobre BLW (Baby Led Weaning) os traigo este post escrito de sus propias manos:

Cuando inicia la alimentación complementaria de los bebés nos surgen nuevas dudas.

¿Cuánto debemos darles de comer?

¿Cuándo debemos darles de comer?

¿Ofrecemos en triturado o en sólido?

Alimentación Complementaria

Lo primero que tendremos que hacer es tener claro el concepto de alimentación complementaria.

NO es suplementaria, no se trata de sustituir la leche materna o la artificial por otros alimentos.

Es la introducción de alimentos nuevos de manera paulatina, para incorporar nuevos sabores, texturas, para que se adapten a estos cambios, para reconocer alergias o intolerancias.

La leche materna y la leche artificial son su alimentación EXCLUSIVA, durante los primeros seis meses y hasta el año de edad es su alimento principal.

Establecer una rutina durante la alimentación complementaria es difícil en niños tan pequeños pero más que una rutina lo que debemos fomentar son hábitos de alimentación saludables; desde el tipo de alimentos que ofrecemos, hasta la relación que tendrán los bebés con ellos.

Existen dos métodos para seguir la alimentación complementaria, el tradicional con triturados que hoy en día sigue siendo el más habitual o el método baby led weaning, un método de autorregulación y dirigido por el bebé.

En el BLW nosotros ponemos a su alcance alimentos saludables, de consistencia blanda y es el bebé quien los manipula para llevarlos a su boca, además que decide cuánta cantidad va a comer, de ahí respetar su saciedad pero esto debería ser primordial usando cualquier método.

¿Cuánto debo dar de comer a mi bebé?

A la pregunta ¿cúanto debo dar de comer a mi bebé?, la respuesta está justo en su saciedad.

No forzar, no obligar, si son dos bocados o dos cucharadas debes considerar que ya está empezando a comer, porque recordemos que esto es para complementar, la leche es lo que lo alimenta.

Si ofreces triturados sabrás cuando tu bebé no quiera más porque te apartará la mano para decir “basta”. Insistir y obligar solo creará una mala relación con el momento de comer.

Las cantidades irán aumentando en relación con las necesidades del bebé.

Irá reclamando más alimentos y disminuyendo su consumo de leche materna o fórmula pero no esperemos que esto suceda de un día para otro.

De aquí viene la segunda pregunta:

¿Cuándo debo ofrecer los nuevos alimentos a mi bebé?

Vamos poco a poco, no podemos de golpe y pronto ofrecer desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

Como todo en el desarrollo de los bebés debemos seguir un proceso.

Mi recomendación es empezar por los tiempos de comida que son cortos y en los que los bebés suelen estar más receptivos.

Iniciar con el desayuno y la merienda son las mejores opciones, después podremos ir agregando tiempos y por último dejaríamos la cena porque pocos bebés tan pequeños llegan a esa hora con ánimo de probar y jugar.

Hay que tomar en cuenta estas recomendaciones para mejorar la experiencia:

  • Ofrecer siempre antes de los sólidos o los triturados el pecho o el biberón, porque no deja de ser su principal alimento.
  • Si el bebé se queda dormido después de tomar su leche no lo despertaremos, no lo despertarías para ponerlo a jugar, pues para comer tampoco.
  • Buscar momentos del día que esté más receptivo, que no esté con mucha hambre o muy cansado.

Poco a poco este orden se invertirá y podremos ofrecer antes los alimentos y después la leche materna o la artificial pero en un inicio es básico que lo primero sea lo que realmente lo sacia, porque lo demás son solo probaditas.

La tercera pregunta:

¿Cómo ofrezco la comida complementaria a mi bebé?

Independientemente del método que elijas hay pautas que no varían.

Ofrecer cada alimento nuevo por separado y al menos por tres días, esto es para poder identificar posibles alergias o intolerancias.

Si mezclamos varios alimentos nuevos y nuestro bebé presenta una reacción, será más complicado determinar cuál ha sido el factor desencadenante.

Iremos incorporando alimentos nuevos poco a poco.

Triturados

Si seguimos un método tradicional y ofrecemos triturados, mi recomendación es no tardar mucho en pasar de un triturado muy pasado a ir disminuyendo la consistencia tan líquida.

Ir dejando tropezones o machacar con tenedor para que llegado el momento de la transición a sólidos que suele ser alrededor del año, nuestro bebé se vaya acostumbrando a nuevas texturas.

Suele pasar que los bebés que solo han tomado triturados muy pasados les cuesta gestionar y aceptar nuevas texturas, por eso la importancia de ir variando para hacer más fácil la transición.

Que solo te acepta al inicio dos cucharadas, pues dos cucharadas serán.

Existen las famosas hojas de los pediatras que nos indican una cantidad específica de triturado, pero por mero sentido común, no todos los niños comerán la misma cantidad, así como tú no comes la misma cantidad de comida que tu vecino.

Respetar su saciedad es muy importante y si podemos ayudarles a que de manera más temprana sean ellos los que manipulen la cuchara  para comer solos será un plus.

Baby Led Weaning

En caso de elegir el método alternativo llamado baby led weaning, primero hay que informarse  mucho.

Conocer los requisitos y pautas a seguir para garantizar la seguridad y la diversión para el bebé y los padres.

El objetivo general de este método es pasar directamente de la leche materna o artificial a los sólidos, sin pasar por lo triturados, esto no quiere decir que no los puedan comer.

Si en la dieta familiar se acostumbran los purés y las cremas los bebés también pueden consumirlas.

Los alimentos se deberán ofrecer en consistencia blanda, muy blandita, que tú con tus dedos puedas aplastarla sin aplicar fuerza.

La forma son palitos o gajos para que pueda cogerla con su mano, de un tamaño aproximado de su puño.

Los trozos pequeños los dejaremos hasta que el bebé haga lo que se llama “pinza” es decir que con su dedo índice y pulgar sea capaz de coger cosas pequeñas, antes de eso NO SE DEBE ofrecer trozos pequeños.

Les invito a informarse más sobre este método que tiene grandes ventajas para los bebés, porque hay muchos más temas a tomar en cuenta para llevar a cabo el baby led weaning.

Sobre la Rutina durante la Alimentación Complementaria

Como han leído más que buscar una rutina lo importante es crear buenos hábitos y tener mucha paciencia.

Esta no es una carrera de velocidad, nuestros hijos tienen toda una vida para comer, para probar. Asegurarnos de que la variedad de alimentos que ofrezcamos sea saludable es básico.

Esas ansias locas que tenemos por darles chocolate, galletas, bollería o demás productos procesado y superfluos es una mentalidad que debe cambiar.

No existen “alimentos para bebés” esos son inventos de la mercadotecnia, así como no existen alimentos para mujeres o para hombres o alimentos para médicos y bomberos.

Los alimentos saludables los podemos consumir todos.

Debemos aprovechar esta oportunidad del inicio de la alimentación complementaria de nuestros hijos primero para establecer hábitos buenos para ellos  y después todo irá rodado; pero también podemos beneficiarnos nosotros como adultos si cambiamos los malos hábitos.

No corramos, no desesperemos. Es un proceso y hay que tener paciencia.

La base de una buena salud es la alimentación, no dicho solo por mí, dicho por millones de artículos y especialistas.

Si intentamos empezar bien después no vendrán los dolores de cabeza de si tu hijo prefiere comer galletas y no te come ni una fruta o verdura.

Eso es crear hábitos saludables.

Espero haber ayudado a resolver algunas dudas y si necesitan más información estaré encantada de ayudarles, me pueden leer en mi blog Cachito a cachito o en mi cuenta de IG cachito­_a_cachito.

Extra sobre la rutina durante la Alimentación Complementaria

Cuando tenía mi Podcast activo, invité a mi querida amiga Itzel para hablar sobre el Baby Led Weaning. Fue de las mejores entrevistas que tuve, así que os dejo aquí la entrevista para poder escucharla si os apetece. No hablamos sobre la rutina durante la Alimentación Complementaria, pero sí pautas básicas del BLW si decidís que es vuestra opción.

Podcast “Mamifutura en Directo” sobre BLW con Cachito a Cachito el 6 de octubre de 2017

También os dejo mi experiencia con Niño Fúturo cuando empecé con él la Alimentación Complementaria: AQUÍ.

Nuestra Alimentación Complementaria

Hay muchos métodos de introducir la comida, pero la verdad es que hay dos principales: a base de purés y a base de sólidos. Es fácil darse cuenta cuál es el perfecto para nosotros en cuanto sabemos cuál es la prioridad: nosotros o el bebé.

Si la prioridad somos nosotros en la familia tiraremos hacia los “tradicionales” (léase lo entrecomillado con ironía) purés. Sustancias fáciles de preparar y fácil de embutir al retoñito de turno. De esa manera nos aseguramos que engorde adecuadamente sea (o no) lo más beneficioso para él (o ella).

Si preferimos que nuestro bebé aprenda a comer, se alimente bien y sepa desarrollarse por sí mismo, nada como el sólido. Para esto recomiendo informarse sobre el método BLW. Da unas pautas que considero correctas sobre la introducción de alimentos, tanto a cuándo empezar (cuando se siente erguido por sí mismo y tenga interés por la comida, sea a los cinco meses y medio o a los ocho meses) como en el cómo hacerlo (teniendo en cuenta la propia solidez del alimento, las pautas a seguir en cuanto a introducción de alimentos alérgenos, como otras muchas cosas).

Yo hice un curso corto de una tarde que más bien era una charla sobre BLW. Me resolvieron dudas y quedé convencida con el método, es algo que recomiendo a todo padre o futuro padre (y madre) que se precie.

Ahora bien… ¿cómo ha sido, hasta ahora que Bebé Fúturo tiene 9 meses, la introducción de alimentos?

Caótica y descontrolada, al menos por mí. Trabajar tanto tiempo fuera de casa me hace ser el último mono que no está a su lado en los momentos importantes como la hora de comer. Papá Fúturo y yo estamos de acuerdo que quien se quede a cargo del niño es quien decide sobre el niño en cada momento… y ahí llevo las de perder. Yo puedo dar pautas e informar, pero la decisión es de quien lo cuida. Me parece razonable porque si no estoy presente, no sé cómo está el niño… Pero se hace cuesta arriba.

Papá Fúturo quiere darle purés y su familia también, consideran que es lo mejor para él por mucho que les explico que es lo mejor para ellos mismos, pero no para Bebé Fúturo. Lo bueno es que he conseguido que haya cosas que sí le den en sólido, como el pan, algunas piezas de frutas y galletas que yo misma preparo.

Cuando yo llego a casa después de diez horas de ausencia y mucho trabajo estoy agotada para preparar nada para Bebé Fúturo y procuro disfrutar de su compañía… así que finalmente recaigo de nuevo en los purés. Pero viéndolo por mí misma también aprecio que en general disfruta muchísimo comiendo lo que sea. No le hace ascos a nada en general. Comer por biberón no le gusta (sí, le ponían la papilla de frutas en biberón para no mancharse… ¿soy la única que se da cuenta que eso sólo es bueno para ellos mismos?), así que todo ha de ser con cuchara o con la mano.

Tengo que procurar dejar el cansancio en el trabajo y dedicarme a mi familia cuando estoy con ella, preparando la comida de Bebé Fúturo, haciendo los deberes de casa a tiempo para disfrutar de tiempo libre también los fines de semana. Espero daros buenas noticias al respecto pronto y conseguir más y mejor calidad de vida. No todo en la vida deben ser obligaciones, la hora de la comida puede ser un juego también para los adultos.

Por cierto, no puedo dejar el post por concluido sin dejar claro que hasta el año la alimentación principal siempre debe ser la leche (artificial o materna), por encima de cualquier alimentación complementaria dado que el mismo nombre lo indica: complementa su alimentación. Hasta el año, por lo menos, más leche que comida. Es lo más recomendable. Y así lo hacemos o procuramos hacer.

Información de Leches Artificiales

Dar Lactancia Materna para mí nunca fue una opción… fue mi decisión desde antes de buscar el embarazo. Para mí la lactancia artificial no era concebible a menos que hubiera algo de casua mayor para salvar la vida de Bebé Fúturo.

Esto no quiere decir que no respete a toda aquella madre que, con la información en su mano, tome otra opción. Cada madre desea y busca lo mejor para su bebé.

Y creo que este post del Rincón de Mixka aporta una gran información útil para toda aquella madre que quiere elegir la Lactancia Artificial y desea tener información en su mano. Es un grandísimo post y me gustaría que lo leyérais con atención.

Aunque siempre diré que la Lactancia Materna no es lo más beneficioso, sino que la Lactancia Artificial es perjudicial, respeto las decisiones ajenas y os facilito el post para que seamos todas más conscientes de la situación de la Lactancia Artificial.