Charla Importante I

Espero que haya muchas más en un futuro próximo, pero la verdad es que me gusta mucho hablar con Futuro Papá.

Yo soy como un volcán, cuando siento algo por dentro lo saco en modo “machaco lo que encuentre” y si Futuro Papá no fuera como es, arderíamos todos en un manantial de lava. Pero tiene la santa paciencia de mirar lo que digo con perspectiva  y encontrando el punto en el que puedo hablar sin matar a nadie con palabras. Así que hablamos.

Y hablamos mucho. Futuro Bebé estaba presente en la conversación en cada frase que decíamos. Por un lado hablamos de los miedos y de planteamientos que necesitábamos hacer frente de una manera u otra en algún momento.

Voy a hablar de la parte que me toca a mí y puedo decir orgullosa que la conclusión es que debo recuperarme en un tiempo establecido (admisible). Que procuraré espabilar al máximo en mis quehaceres hogareños y puedo respirar más tranquila porque Futuro Papá quiere hacer el camino conmigo.

Todo por el susto de unos dolores de ovarios que por fin parecen haber remitido.

#FotoFinde VII

Recordad las normas y el manual: AQUÍ.

#FotoFinde VII

Este fin de semana ha estado lleno de planes con diferentes amigos y ha sido muy entretenido, pero el mejor momento ha sido cuando Futuro Papá y yo, por fin, pudimos disfrutar de una comida juntos el domingo a mediodía y nos fuimos a un restaurante a comer chuletas de buey. Me gustó mucho la presentación, pero debo reconocer que la carne era insípida y estaba muy salada. Lo mejor obviamente era la compañía y la conversación.

Pincha aquí para el código

¿Futuro Bebé con Síndrome de Down?

Mi cabeza es de ésas que les gusta pensar en todo, sobre todo en todo tipo de situaciones. Antes de conocer a Futuro Papá me imaginaba situaciones como que mi futuro marido había tenido un accidente de bici y se quedaba parapléjico para siempre, pero yo me enamoraría igualmente, porque sería un hombre fantástico que sabría sacar lo mejor de mí. Por suerte no fue así y me encontré totalmente enamorada de Futuro Papá… si lo viérais, también os enamoraríais y si tenéis la osadía de conocerle, es caer rendida a sus pies.

Con Futuro Bebé me pasa lo mismo. Me imagino todo tipo de circunstancias. Mis preferidas es que me sale un hijo rebelde y no consigo meterle en vereda (mi madre me amenazaba cuando era pequeña con que mis hijos me harían pasarlo tan mal como yo se lo hacía pasar a ella y tengo un poco de trauma). Y también pienso ante circunstancias más adversas como si naciera con alguna malformación.

Brujuleando por redes sociales, de chiripa y de la forma menos pensada, me encontré con este vídeo que me ha emocionado muchísimo. Lo quiero compartir con vosotras/os. Espero que os guste tanto como a mí:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=Ju-q4OnBtNU]

Banner #FotoFinde

Estaba yo una tarde inspirada y tomé la libertad de crear un Banner para el #FotoFinde. Es de esas pequeñas cositas que haría ilusión ver en otros sitios. Creo que me entendeis.

Obviamente sois libres de participar. Cada participación me ilumina la mirada, me parece algo increíble que de verdad la gente tenga intención de participar y forme parte de mi idea. Lo mismo pasa con el Banner, no es obligatorio exponerlo en el blog, pero si a alguien le apetece, aquí os cuento cómo:

Para WordPress:

  1. Crear un Widget de Imagen
  2. En el recuadro de “URL de la imagen” hay que poner el siguiente enlace tal cual:
    http://i.picasion.com/pic76/368c58d57bb896e29e3262998bd87072.gif
  3. Y en el último recuadro, donde pone “URL de enlace (cuando se hace clic sobre la imagen):” hay que poner este enlace:
    http://mamifutura.wordpress.com/2014/02/21/normas-y-manual-del-fotofinde/
  4. Lo guardamos y ya está. Banner creado en el blog.

Wordpress

Para Blogger:

  1. Creamos un Gadget de Imagen.
  2. En el recuadro de “Enlace” ponemos el siguiente link:
    http://mamifutura.wordpress.com/2014/02/21/normas-y-manual-del-fotofinde/
  3. Y en el recuadro donde pone “Desde la Web. Pega una URL de images a continuación” pegamos el siguiente enlace:
    http://i.picasion.com/pic76/368c58d57bb896e29e3262998bd87072.gif
  4. Chequeamos donde pone “Reducir hasta ajustar“.
  5. Lo guardamos y colocamos donde más nos guste.

 

Blogger

Dos Semanas sin Anticonceptivos Hormonales

Ya lo sé, llevo demasiado poco tiempo todavía sin anticonceptivos. Pero ni siquiera sé si he acertado o he metido la pata hasta el fondo. El que me lo haya quitado a mitad de ciclo me tiene un poco en ascuas para saber cuáles son realmente los síntimas que he ganado pasado por esos motivos.

Tengo un día de bajón por cada día de subidón, tengo mi cuerpo mareado entre llorar y reír. Voy por el mundo como pato sin cabeza y hoy no me importa nada ni nadie que mañana tengo llorera porque no me han saludado.

También es verdad que han coincidido varios elementos en mi vida diaria que me tienen un poco mosqueada. AmigaN me ha hecho daño, es el principal problema que tengo ahora mismo (real y no inventado). Ella considera que le he hecho daño yo y que debería conocer sus circunstancias para perdonarle el daño que me ha hecho. (Menudas dos elementos nos hemos juntado). Yo le he pedido una cosa y me prometió que lo cumpliría, pero no sólo no ha cumplido (que habiéndolo prometido para mí ya es grave) si no que ha estropeado la parte de la que me he tenido que ocupar yo dentro de la promesa. (Ya lo sé, me explico como un libro cerrado, pero no quiero dar exceso de detalles).

Futuro Papá hace todo lo que puede para hacerme feliz, y me voy a quedar con esta parte. No quiero agobiarle con el tema del instinto maternal, pero de vez en cuando no puedo evitar sacarlo a coalición. Y eso que no lo menciono ni de lejos la mitad de las veces de las que yo pienso en ello. Tampoco lo hablamos en plan serio, sino que comento que un día me volveré loca por las ganas de ser mamá (y ahí se queda la cosa).

En el trabajo en cambio tengo un poco de miedo. Creo que es gran parte de la raíz de la ansiedad que tengo. Estoy muy a gusto en el puesto que tengo, por horario, por mis tareas y por compañeros. Según mi experiencia, esto dura poco… Y si dentro de poco tengo pensado formar parte de las madres que hay en mi empresa, ¿cómo me repercutirá? Ahora mismo no sé cómo me valoran en mi empresa, y eso me asusta. Estoy un poco perdida e indecisa en mi vida laboral y eso también me asusta.

#FotoFinde VI

Normas y Manual del #FotoFinde: AQUÍ.

Finde en Segovia

Este fin de semana ha sido mi cumpleaños, como ya anunció FlorDeLiss (mil gracias, preciosa, me hiciste llorar de emoción). Y teníamos apalabrados un viaje a Segovia entre AmigaN, AmigaV y Futuro Papá, al final AmigaN no vino y se apuntó una amiga de AmigaV para evitar las pérdidas. La verdad es que Futuro Papá se esforzó al máximo para que disfrutara del día y lo ha conseguido. No sabía si poner esta foto o una de la cena, porque fuimos expresamente para cenar Cochinillo y, la verdad, es que pocas comidas he saboreado tan ricas como ese cochinillo.

Configura tu propio botón

Despertares con Hormonas

Ayer el despertar fue horrible, estaba sola en casa porque Futuro Papá tuvo que ir al pueblo de Futuros Bisabuelos a hacer unos recados y menos mal. No podía parar de llorar porque no me había pedido a Futuro Bebé como regalo de cumpleaños. Me sentía totalmente frustrada ante la vida y sin sentido ante todo.Es una sensación realmente difícil de transcribir ni de hacer entender a nadie que no padezca de lo mismo. Ayer durante la cena solté sin querer un “Soy joven para la vida, pero vieja para ser madre” que no pude reprimir. Todos se quedaron muy traspuestos, pero no pude evitar decirlo, me nació de dentro.

Cada día me cuesta más esperar que las cosas pasen. Tengo la suerte que la gente a mi alrededor no va a ser madre ni desea serlo, menos AmigaM que conocí hace unos dos meses. Pero con ella siento más compañía que otra cosa.

Menos mal que está Futuro Papá para tener cabeza a veces y que no me permite llevarme por la sinrazón que me nace de dentro.

Día Libre y Gimnasio

Lo primero que he hecho para celebrar que ya no volveré al fisioterapeuta es cogerme dos días libres. Llevo mucho retraso con las tareas de casa y, ahora que he tenido el día libre, se me ha atropellado todo y tampoco he podido hacerlas. ¡¡Me siento fatal!! Pero bueno, si no me quedo dormida, todavía estoy a tiempo para recuperar.

Lo que sí he hecho es algo que he llegado a echar de menos:

Vuelta al Gym

Puede parecer mentira, pero el hacer deporte me estaba sentando fenomenal para el ánimo y para todo. Todo ha ido un poco en contra de que siga en el gimnasio. Me apunté en septiembre y cuando por fin me entró el gusanillo de ir al gimnasio (porque eso tarda en entrarte, al principio tienes que tener una fuerza de voluntad increíble, pero al final cala y si te dejas llevar, tampoco es bueno porque te pasarías el día en el gimnasio), en octubre, tuve mi última luxación…

Tres semanas de no poder ir por muchas ganas que tuviera. Cuando volví, me costó un poco engancharme de nuevo, pero al poco de engancharme… OPERACIÓN. Así que estuve condenada a la vida sedentaria durante más tiempo. Mi intención era ir al fisio y al gimnasio alternativamente, pero con el último fisioterapeuta eso era imposible. Por lo que no he podido volver hasta hoy.

¡¡Qué bien sienta volver al gimnasio y descubrir que sigues con el gusanillo del deporte dentro!! Da gusto entrar, meterte en la máquina (cinta de correr, bicicleta estática, elíptica), engancharte la música… ¡¡y dejarse llevar!! Ahora hasta me tengo que poner freno porque tengo prohibido correr o saltar, así que con paso decidido y moviendo el resto del esqueleto para compensar, me veis paso a paso recuperando mis andares.

Fisioterapia, ¡bye, bye!

Hoy he recibido mi última sesión de fisioterapia para la rodilla, al menos si no hay complicaciones en un futuro. Mi trayectoria después de la operación ha pasado por dos compañías aseguradoras y múltiples fisioterapeutas. Lo que iba a ser una recuperación de “dos meses como mucho” ha sido un suplicio de cuatro meses.

No os imagináis lo contenta que estoy por ello. Implica muchas cosas, entre ellas y la más importante: me puedo dedicar a mis quehaceres del hogar. Quizás para la mayoría os parezca una bobada, pero para mí es importante. Es uno de mis objetivos del 2014: ser más responsable en mi casa y eliminar la pereza de mi vida hogareña. Organizarme las tareas de casa, las comidas y las compras.

No he sido instruida en el arte de ser ama de casa, porque a mi forma de verlo es todo un arte. Ser capaz de tener la casa limpia, ordenada y organizada sólo puede tener un nombre: ARTE. Porque francamente lo veo imposible. Y si quiero traer a Futuro Bebé a la vida, tengo que ser ama de casa y madre, además de trabajadora. El poder del sacrificio creo que lo puedo desarrollar facilmente, pero el organizar esas tres funciones y no olvidarme de ser la mujer de Futuro Papá podría llegar a volverme loca si no encuentro el espacio propio para mí que necesito. Y no veo las horas del día para eso sin sacrificar por ello horas de sueño que necesitaré para afrontar nuevos días.

Todo es cuestión de organización y prioridades. Al menos es lo que me ha enseñado la vida. Pero en el caso de los quehaceres, hay mucho de educación. Parece mentira, pero es verdad. En ese aspecto he aprendido muchísimo de Futuro Papá. Mi madre ha querido hacérmelo entender, pero sin ponerlo en práctica. Me recriminaba que no fuera capaz de hacer un huevo frito, pero cuando alguna vez he querido que me enseñara, me echaba de la cocina a patadas porque no hacía las cosas como ella quería sin explicarme lo que estaba haciendo mal. En cambio Futuro Papá sí tiene la santa paciencia de enseñarme y ayudarme a desarrollarme en mi casa (una paciencia realmente infinita, debo reconocérselo).

Y si pretendo ser madre, tengo que demostrar mis habilidades en la organización y priorización de mis quehaceres del hogar. Ahora que vuelvo a disponer de tiempo, ¡¡toca demostrarlo!! Debo seguir haciendo rehabilitación, pero ya en mi gimnasio (ese que he pagado durante los cuatro meses que no he podido ir), en los tiempos que establezca para ello dentro de la prioridad que le corresponde y combinándolo con el resto de los quehaceres del hogar.