Sello de Calidad: Colchón de bebé Emma

Gracias a Madresfera he tenido la oportunidad de probar el Colchón Emma y os voy a desgranar lo que opino sobre las medidas y peso del colchón, composición y materiales, suavidad y percepción en general.

Antecedentes

Con Niño Fúturo usamos el colchón que nos dieron con la cuna. Había pasado por dos niñas anteriores y por el propio Niño Fúturo, así que insistí que Bebito Fúturo por lo menos estrenara colchón. Así que le compramos un colchón nuevo ajustado de presupuesto con unas condiciones aceptables.

Nunca durmió bien. Probamos de todo para que consiguiera un descanso óptimo, pero sospechaba que el colchón podría ser el culpable y justo llegó este sello de calidad. Tendríamos la oportunidad de confirmar si el culpable era el colchón u otra cosa…

Medidas y peso del colchón

Como se puede ver en la imagen, tiene 8 cms de altura. Cuando lo coges por primera vez se te hace poco, acostumbrada a colchones de 20 cms de altura, pero realmente acaban siendo suficientes. Ahí el colchón está recién desenrollado de la caja y pensaba que necesitaba unas 24 horas para adaptarse a su tamaño, pero en absoluto. Al leer las instrucciones te dicen muy claramente que sólo necesita unos minutos para quedarse perfecto y poderse usar, ¡lo cual está genial!

El peso es muy ligero. Pesa 3,5 kgs, por lo que una persona menuda puede con ello perfectamente. Ya he cambiado sábanas y es terriblemente cómodo para eso. Tanto por la altura porque todas las sábanas le van bien, como por el peso, que no te deslomas al cambiarle las sábanas. Me ha gustado mucho en ese aspecto.

Composición, materiales y suavidad

El colchón como tal está compuesto por polilactida. Un material que si investigas un poco es completamente ecológico hecho con recursos 100% renovables. En el caso del colchón tiene propiedades libre de toxicidad, también evita las alergias y es flexible para ajustarse a su columna, se mueva como se mueva. Muy flexible y cómodo.

La funda del colchón (que veis en la foto) tiene una cara blanca hecha un 66% de poliéster y un 34% de viscosa y la cara gris es 100% poliéster. Ambos lados son suaves y agradables. La blanca parece más calentita y la gris más fresca, cada una para su estación o para mejorar el confort según las necesidades.

Pero ambos dan gustito al tacto. Como podéis ver, tiene cremallera y se puede quitar fácilmente para lavar. Aunque le pongo sábanas, en esta ocasión no le he puesto funda para el colchón, le quitarías las propiedades de estas dos texturas y con lo fáciles que son para lavar, no lo creo necesario.

Con los colchones anteriores eran imprescindibles porque no se podían quitar la funda ni nada. Pero en esta ocasión, una sábana fina es suficiente.

Percepción en general

La llegada del colchón ha coincidido con virus familiares y salida de los dientes. Así que haríamos directamente la prueba de fuego. Pero sin adelantarme, os cuento un poco mi percepción sin haberlo probado.

Se nota la diferencia de calidad. El colchón anterior que tenía características similares (el primero era un colchón que se parecía más al de los adultos, pero el que compramos se parecía a éste) quizás podría llegar a parecernos que tenían similitudes generales. Pero si analizas específicamente, se nota que no tienen nada que ver. No es tan flexible y la figura que tenía la funda que lleva el colchón se notaba.

A ver si me expreso bien. La funda del colchón del que compramos tenía una especie de dibujo hecho con el hilo como para encajar mejor al bebé con una profundidad lo suficientemente grande como para que se notara con las sábanas. Aunque el Colchón de Emma también tiene unos dibujos, no se perciben en absoluto.

En cuanto al sueño. Bebito Fúturo cuando dormía en el colchón que compramos lloraba cada vez que se movía porque se despertaba, eso es algo que con el Colchón de Emma no nos ha pasado. Es verdad que se despierta por la noche, pero debo reconocer que desde que nos ha llegado el colchón le han salido 3 dientes seguidos, dudo que los despertares sean por el colchón. Pero sí estoy convencida que anteriormente sí se despertaba por el colchón.

Cuando el tema de los dientes haya terminado, haré una actualización de la entrada. De momento os confirmo que estoy contenta con el cambio, he notado diferencias.

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

3 × 5 =