No estoy hecha para emprender

No lo digo por decir. Tampoco lo digo porque lo piense. Lo digo porque lo he intentado, pero me ha servido para conocerme en otra faceta más de mi vida confirmando algo que en realidad ya intuía. Puse muchísimo empeño en que saliera bien, pero la verdad es la que es… Y hoy os la quiero contar.

Tras siete años trabajando en una empresa privada en particular donde estaba medianamente a gusto, ésta me echó. Aunque siendo sincera era un poco lo que quería, no era lo que me esperaba. Pensaba que conseguiría irme tras encontrar otro trabajo mejor, pero el sorpresón de encontrarme en paro me lo supe tomar con filosofía. Era una gran oportunidad de llegar más lejos. En esa empresa como mucho podía aspirar a encontrarme más a gusto con los compañeros y tener un rato de desayuno (cosa que no tenía en el puesto donde estaba).

Tenía un gran abanico de posibilidades delante de mí. Mis preferencias eran claras, quería trabajar para una empresa y jubilarme en ella. Lo único que pedía era que me valoraran y que la compensación económica me diera para vivir tranquila sin preocupaciones, además de un horario con el que poder conciliar con mi familia. Preferiblemente haciendo algo que me gustara dentro del ámbito administrativo, pero soy muy flexible y enseguida me entusiasmo con lo que se me ofrece.

En mi ámbito más cercano, con quienes tenía cierto trato continuo (en las redes sociales) proliferaba el emprendimiento femenino por motivos familiares. Todas triunfaban con sus servicios o sus productos y, como he dicho antes, me entusiasmo con facilidad. Siempre he querido aprender más sobre porteo y poder ayudar de verdad. También especializarme en lactancia. Y todas mis amigas me dicen que les acompañé muy bien al elegir una copa menstrual. ¡Incluso me llamaba la posibilidad de acompañar el duelo gestacional! Así que algo fraguaba dentro de mí que abría las puertas a ser mi propia jefa.

Todas hablaban de lo genial que era establecer tu propio horario cuando tienes niños tan pequeños. Quizás tenías que trabajar por la noche, pero lo elegías tú. El niño siempre estaba atendido y te sentías libre de trabajar de lo que realmente quieres. No estaba exento de dificultades, pero se las sorteaba en la medida de lo posible. Había muchas maneras, estableciendo un sistema de productividad que fuera acorde a ti. ¡Todo pintaba de lujo!

Obviamente, para conseguir triunfar tienes que hacer una gran inversión y con la indemnización en esos momentos me lo podía permitir. Así que pagué mi formación de porteo, de lactancia e incluso de marketing especializado en madres. Por supuesto, para empezar a ofrecer los servicios especializados en copas menstruales tenía que hacerme con un stock importante que también salieron de esos ahorrillos.

Con nada de vergüenza, pero sí un poco de inseguridad, comencé mi andadura. Que si me seguís desde hace tiempo, bien lo sabéis. Me temía las consecuencias legales por no hacerme autónoma, pero el riesgo era muy grande y preferí explorar el emprendimiento antes de tomar ese riesgo. ¡Ni siquiera ganaba suficiente para hacer frente a la cuota! ¿Cómo me iba arriesgar a perder el sustento de mis hijos? Bastante que hice una inversión descomunal…

En fin, la cosa empezaba a fluir. Quizás no era suficiente para subsistir de ello, pero siendo el principio no podía quejarme. Yo vendía y la gente estaba contenta con mi servicio. Poquito a poco esto aumentaría y podría vivir de ello. Con las formaciones adquiridas aprendía cada día algo más. Además, me quedé embarazada y la alegría solo aumentaba…

Hasta… que sufrí mi aborto.

Entonces la vida me dio un vuelco, pero de los malos. No como cuando tienes tu bebé en brazos y de repente eres consciente de lo frágil y fuerte que es la vida. Si no como cuando te sacan el corazón del pecho, le cortan un cachito y lo tiran para que se pudra.

Me habían roto las ilusiones. Quizás no fuera la primera vez, pero las consecuencias de ese momento todavía se me agarran al pecho al pensarlo. Menos mal que contaba con el acompañamiento de Mónica Álvarez, mi hada colegiada. Pero todo se volvió negro, ofuscado y tenebroso. Por fuera podía sobrellevarlo, pero por dentro se había roto una parte importante de mí.

Y el entusiasmo por emprender fue una de esas cosas que se rompieron. Quería hacerlo porque me comprometí con ello, invertí mucho dinero y no tenía otra esperanza de sustento. Ya era consciente de que las empresas no querrían valorarme por ser una posible futura madre sin carrera universitaria, así que tenía que intentarlo muy fuerte…

Entonces vi lo malo de emprender. Trabajar a destajo (aunque sea en algo que te guste de verdad) totalmente sola y ocupándote igualmente de todo. Estar mal, realmente mal, y que da igual… Si no lo haces, no consigues dinero. La responsabilidad de que lo que haces lo tienes que hacer realmente bien si quieres llegar al objetivo que te has marcado. La terrible incertidumbre por no saber con cuánto dinero vas a poder disponer a final de mes, ni a principios, ni siquiera de aquí a tres días.

Todo eso era algo que yo no quería en mi vida. Ni siquiera cuando estaba bien. Darme cuenta en ese momento fue un hito importante para mí. Probablemente si no hubiera estado mal, me habría acabado dando cuenta, ¿pero cuánto tiempo después?

Entonces confirmé lo que ya sabía, necesito sentir estabilidad económica y laboral. El emprendimiento está muy lejos de eso. Tiene muchas cosas buenas, lo he vivido, pero la estabilidad para mí es más importante que la libertad horaria o el ser mi propia jefa.

2 comentarios en “No estoy hecha para emprender”

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

ocho − 7 =