La profundidad de mis AACC

Sinceramente, siento mucho tedio cuando veo en la persona con quien hablo que se cree que las altas capacidades es algo bueno, solamente. No ve ni se plantea que si tienen un diagnóstico psicológico es porque conllevan un sinfín de probabilidades de suponer un problema. Total, si es listo podrá resolverlo…

Ojalá todo fuera tan simple. De verdad que deseo que si el problema estuviera en la inteligencia se solucionara simplemente con pensar. Nos pudiéramos sentar, junto a un café, y decir… “A ver, ¿cómo soluciono las ganas de suicidarme que tengo?”. Porque sí, esas ganas de quitarnos la vida y acabar con nuestro sufrimiento están ahí, son una realidad.

Y cuando vas a cualquier psicólogo que no ha tenido contacto con las altas capacidades, que son muchísimos, te diagnostica de depresión, te manda pastillas y le da igual que dentro de ti tengas el eterno dilema (hasta llegar a volverte loco) que si hoy estás contento porque sí o por la pastilla. Esa pastilla se convierte en el centro de tus pensamientos y lo justifica todo, hasta los ratos largos en el baño pensando si merece o no la pena vivir enganchado a la pastilla. ¿Será para toda la vida? Y no paras de buscar la manera de quitarte esa pastilla. Te planteas qué puedes hacer e incluso cómo engañar al médico para que te la quite. Porque esa pastilla para ti es una tortura, no la solución.

Mientras, la gente sigue pensando que las altas capacidades son una maravilla.

Luego están las personas que no quieren etiquetar a la gente. Me parece maravilloso, porque yo también lo defiendo, que no metamos a las personas en sacos y hagamos lo mismo con todas las que están en el mismo saco. Odio profundamente que se me meta en un saco. Porque no, todos somos diferentes en la misma medida, con un equilibrio delicado, en la que todos somos iguales.

Pero cuando se le pone nombre a tu sufrimiento y comienzas a ver que tiene solución. Bueno, no se te pueden quitar las altas capacidades, pero empiezas a encontrar la forma de gestionar tus emociones. Pues oye, que sigo pensando que prefiero no ser metida en un saco, pero dame toda la información del saco en el que estoy metida para conseguir dejar de querer morir.

De repente, todo lo que te pasa tiene una explicación lógica. No solo eso, ¡no estás sola en el mundo! Esas experiencias vitales que te hacen sufrir constantemente son comunes en otras personas con altas capacidades y es más, los hay que tienen problemas añadidos que tú no has sufrido o al revés, has sufrido mucho más que otros, pero te comprenden. De verdad. No en plan compasión…

Y ves que cuando hablas con otras personas con altas capacidades no sientes esa constante tensión mental de si te has explicado correctamente o si te ha entendido un 20% de lo que has querido decir. Y ya no hablemos de ese tedio cuando a la otra persona ni siquiera le importa lo que le cuentas. Sí, lo percibimos… Y lo disimulamos. Aguantamos mucho porque no queremos hacer sufrir a nadie, ni a una mosca. Porque sentir tanto sufrimiento te hace odiarlo tanto que no quieres que otros lo sufran. Así que sufres para que otros no vean lo que te hacen sufrir.

Quizás la palabra sufrimiento se podría sustituir por otras más correctas. Pero escribo este post después de año y medio con poco descanso cuando son las seis de la mañana. Además en una época de mi vida en la que todo va a pegar un cambio muy brusco.

Ojalá todo esto fuera cuestión de ser más inteligente y, por tanto, pensar la solución. Me lo repito mientras me siento desbordada por el cansancio sin poder dormir porque vives en una ansiedad constante que, aunque es mi estado natural, está desbordada por todas las emociones de ese cambio.

Y mientras tanto, entre bambalinas, se está gestando un nuevo blog para hablar de todo ello y que la constante sensación de soledad eterna desaparezca. Y mientras digo esto vuelvo a sentir dentro de mí una calidez que me da sosiego y paz mental. Porque hacer cosas nuevas que nos motive en medio del estrés insoportable, nos da relax.

Podría seguir escribiendo… Pero tengo un bebé que vuelve a llorar reclamando su teta, a las seis de la mañana…

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

cuatro × 2 =