Aprendiendo en Confinamiento

Quitando las cosas que nos ha quitado este estado de alarma, como por ejemplo la seguridad sanitaria y la estabilidad económica. Saliendo de una crisis que ha golpeado nuestro país para entrar en otro peor que el gobierno llama “guerra sin bombas”… No voy a entrar más en este tema porque cada uno lo estamos sufriendo por nuestra parte.

Vengo a reconocer las partes buenas que en esta casa nos estamos llevando en la situación de confinamiento. Al principio la incertidumbre nos hizo pasarlo emocionalmente muy cuesta arriba. No saber cuánto iba a durar esto, no saber cómo afectaría a los niños, tanto emocionalmente como también académicamente. No nos engañemos, que cierren las escuelas significa que no están aprendiendo como en su rutina habitual y eso afectará en muchos sentidos. Los psicosociales los podemos gestionar desde casa, pero el futuro de sus notas… ¿quién nos asegura que podrán estudiar lo que van a estudiar?

Ojo, es cierto que los míos tienen una edad en la que eso es lo que menos preocupa porque todavía no están adquiriendo unos conocimientos imprescindibles para desarrollar su futuro académico y laboral. Pero también es una realidad con la que nos encontramos rodeados.

Como he dicho, mis hijos no tienen una edad en la que la adquisición de conocimientos sea una preocupación. Y esto lo he hablado con su tutora y me ha reconocido que simplemente es más la necesidad de establecer una rutina en la que no dejen de aprender cosas para que no se les atrofie la curiosidad. Y eso lo estamos trabajando, entre otras razones, porque lo reclama.

Ambos padres teletrabajamos, ninguno de los dos se puede dedicar al 100% a ellos en horario de oficina. Eso les está obligando a aprender a gestionarse socialmente entre ellos. Intervenimos en momentos de crisis, pero se reclaman el uno al otro adaptándose a sus edades. El bebé (19 meses) imita constantemente a su hermano y el hermano mayor (5 años) trata de cuidarle para que no se haga daño. Está siendo muy bonito verles crecer juntos, como hermanos, que se pelean y que se buscan. Están constantemente juntos, algo que no sería así sin confinamiento porque pasarían gran parte del tiempo en la escuela con otros niños, no entre ellos. Espero que esto se traduzca a largo plazo en un lazo de unión entre hermanos ejemplar.

Los padres les estamos viendo, constantemente. Es cierto que estar con ellos 24 horas los siete días de la semana las 6 semanas de confinamiento que llevamos es emocionalmente agotador. Tienen una energía que no se sabe muy bien de dónde sale. Seguimos teniendo noches muy malas con el bebé y el descanso escasea. Y no podemos escaparnos un rato para tomar un café con los amigos, ni siquiera para trabajar. Si acaso para salir a comprar. Pero estar a solas en tu propia casa para… ¿ducharte? Es un sueño hecho realidad. Ahora bien, también reconozco que el roce hace el cariño y estar unidos a ellos por el confinamiento te hace verlos rodeados de un halo de amor que solo quieres abrazar para que no crezcan. No te pierdes nada, ni sus cacas, y eso siempre une.

En nuestra casa estamos aprovechando todo lo que podemos cada instante que tenemos. Hemos creado un macetohuerto del que espero hablaros pronto en Supervivencia en Familia más al detalle. Pero por fin tenemos una terraza en la que te apetece tomarte el café. Siempre ha sido el trastero de la leña y algunas plantas, ahora es como un rincón zen. Nuestro huerto y jardín en macetas.

Es un post muy parecido al anterior. Pero quiero transmitir que también podemos sacar cosas buenas de los momentos malos.

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

cuatro × cuatro =