Visita al Otorrino X

Como siempre, acudimos a la consulta sabiendo que nadie nos quitaba una hora y pico de espera. Y nos equivocamos, han sido al menos dos horas de espera, contabilizadas y de reloj. Cuando salimos, Niño Fúturo en su rutina habitual ya estaría en su quinto sueño.

Así que prevenidos fuimos cargados con todo lo necesario para entretener dos horas de espera.

Esta vez no sabía qué esperarme. Hemos ido en uno de los peores momentos para ir al otorrino. No peor para ir, en realidad… A ver cómo me explico. Es el peor momento de Niño Fúturo, porque tal y como estaba, en ocasiones anteriores, ha tenido otitis de caballo. Los catarros le hacen tener otitis, era automático. Así que estando acatarrado, si siguiera con otitis, lo encontraría.

Pero nada, estaba bien. No estaba perfecto, pero evolucionaba favorablemente.

Así que otros tres meses más de espera para la siguiente revisión.

Deja un comentario

dos × cinco =