Operación Pañal. Semana 3 y 4

Bueno, aunque no muchos, ya veíamos algún avance en la Semana 2. Con la Semana Santa en medio y que empezamos a comprender lo que se le pedía, ha habido mucho cambio.

Avances de la Semana 3 y 4

Os lo cuento en conjunto porque creo que ya puedo decir que nuestra operación pañal ha terminado. Tenemos pendiente asegurar su éxito en la guardería, pero finalmente parece que los escapes son totalmente esporádicos.

Como os contaba en la semana anterior, habíamos adaptado algunas rutinas y detectamos más o menos cada cuánto tenía sus escapes, así que fue fácil a partir de entonces.

Cada dos horas le íbamos preguntando y como ya lo comprendía mejor, decía sí o no según quisiera ir. Nos costó confiar, pero finalmente lo hicimos y ya era él quien no quería escapes.

Una mañana, pobrecito mío, sentado en su adaptador el pis salió fuera y me dijo muy compungido “Me he meado encima”. Le dije que no pasaba nada, que no se había meado encima, que el pis se había salido. Y puso cara de contento.

Viajar durante la Operación Pañal

Coincidió esta semana, como os decía al principio, con la Semana Santa y teníamos planeado viajar. Tenía bastante miedo de cómo sería esta faena durante el viaje, pero la verdad, sin ningún problema. Fue como si estuviéramos en casa.

Respetando su rutina, explicando con antelación las cosas que íbamos a hacer, él se adaptó al viaje perfectamente. Tuvo dos escapes durante el viaje, pero fueron 5 días fuera de casa. ¡Fue un triunfo!

Y desde entonces, volviendo a casa, ninguno más. A ver si ahora con la vuelta a la rutina con la guardería sigue sin haber altercados.

Fin de la Operación

Ahora que la operación pañal llega a su fin, y que tenemos nuevas rutinas y un niño más mayor, me parece todo muy increíble. Pensaba que nunca lo terminaríamos y aquí estamos.

Casi me apetece animaros, porque se ahorra mucho en pañales. Niño Fúturo no moja los pañales de la siesta ni de la noche casi nunca, aunque alguno sí y no nos queremos arriesgar. Pero el principio no lo quiero ni recordar.

No me arrepiento, respetamos su decisión, Le ayudamos como pudimos y finalmente lo conseguimos sin vuelta atrás. A él le veo más feliz por sentirse mayor (hasta se anima a hablar mucho más) y eso merece mucho la pena.

Deja un comentario

3 × uno =