Operación Pañal. Semana 2

Después de esa Operación Pañal. Semana 1, viene la semana 2. Sólo os puedo decir una cosa, ha sido una pesadilla. Lo intentas con todo el amor del mundo, le cuentas cómo debería ser:

Mami: “Cielo, cuando sientas algo ahí (señalas la vejiguita), o tengas ahí cosquillitas (no sabes cómo decírselo para que lo entienda) gritas ‘¡¡Mamá, pipí!! o ‘¡¡Papá, pipí!!’ y vamos juntos al báter para que hagas pipí en el báter y no en los calzoncillos. ¿Vale?”

Niño Fúturo: “Vale” con cara de superconvencido de haberlo entendido.

Realidad: se moja los pantalones, calcetines, zapatos y todo lo que pille.

El viernes, con el desespero, se me escapó un “¿Quieres calzoncillos o pañal?” y contestó que pañal… Cuando se lo dije a Papá Fúturo me dijo que no, que no hay vuelta atrás. No sabes cuánto puedes odiar (y amar) a alguien hasta el momento en el que le odias desde lo más profundo de tu alma.

Momentos Buenos de la Operación Pañal. Semana 2

Rutina Nocturna

Obviamente, los momentos buenos han sido todas aquellas veces que lo ha logrado y para conseguirlo hemos implantado unas rutinas. Los bebés y niños pequeños funcionan con rutinas y si esto lo tenemos presente, puede hacernos mucho bien. Así que implantamos dentro de sus rutinas habituales la novedad de un paso más.

Por ejemplo, por las noches, todas las noches, enumeramos las rutinas de dormir. Éstas han sido siempre:

  1. Cepillarse los dientes
  2. Baño/Pijama
  3. Cuento
  4. Y a dormir

Sólo hubo que enumerarlos dos noches seguidas para que se quedara con la copla de la rutina. A partir de entonces, cuando terminamos de cenar siempre le pregunto: “¿Qué toca ahora?” Y siempre contesta: “¡Cepillarse los dientes!” con una ilusión que me entran ganas de cepillármelos hasta a mí con su entusiasmo. Para fomentar su autonomía, poco a poco parte lo hace él solo. Como poner el taburete en el sitio y tal.

Pues a esa rutina nocturna le hemos sumado el nuevo paso 2: “Pipí y Caca”. Quedando la rutina de la siguiente manera:

  1. Cepillarse los dientes
  2. Pipí y Caca
  3. Baño/Pijama
  4. Cuento
  5. Y a dormir

Rutina Mañanera

De la misma manera, en la rutina mañanera, que no enumeramos porque estamos muy dormidos, también hay un nuevo paso de Pipí y Caca. Nuestras mañanas son siempre muy tiernas para mi gusto, os la cuento. Voy a despertarle, me dice buenos días, dormido me pide aúpa, le llevo al salón, me pide su leche con galletas, voy a la cocina y se lo hago mientras echa una siestita (fingida). Cuando vuelvo, se toma la leche con galletas mientras me dice “Uhmm, qué rico” en cada cucharada. Luego interviene Papá Fúturo y los pasos varían un poco, pero casi siempre le lleva él al baño a su paso de Pipí y Caca mientras yo monto el cambiador y preparo su mochila. Luego alguno de los dos le vestimos y directos al cole.

Momentos Malos de la Operación Pañal. Semana 2

Como podréis deducir vosotros mismos, son todas aquellas veces que no logró hacer pipí. Aunque también os digo que en la segunda semana, con todas esas rutinas, lo logramos muy pocas veces. Ya os digo, ¡si hasta me he planteado la marcha atrás! Pero nada…

En nuestro día a día yo me quedo a solas con él gran parte de la tarde. La primera semana (que no os lo conté) sufrí una amenaza de aborto, así que era todo muy divertido. Tenía prohibido levantarle, así que todos los cambios de ropa tenía que hacerlo tirada en el suelo. En esta segunda semana la amenaza había desaparecido, aún así, pues tomas ciertas precauciones. Yo sólo quería que si se hacía pipí fuera, lo hiciera encima del empapador.

No sé si lo conocéis, pero hay empapadores de usar y tirar que se pueden poner en el sofá y recogen el pipí. Así que tenemos uno puesto en el sofá perenne y él sabe que ése es su sitio del sofá y que no se puede sentar en otro. Ahí le plantaba todas las tardes y había veces que no se meaba encima. Decidimos que le sentaríamos en el baño cada hora. Pero igual que la semana anterior, en cuanto se levantaba, se meaba encima.

En serio, era desesperante. A eso sumamos que, a pesar de tomarse todas sus fibras a diario, tenía extreñimiento. La preocupación de que llevara más de 3 días sin hacer caca era horrible. Yo ya no sabía dónde meterme…

Herramientas para ayudar a la Operación Pañal

En otros blogs había leído sobre herramientas para ayudar. Las teníamos casi todas, libros, música… ¡¡nos las sabíamos de memoria!! Las he usado sobre todo para introducir el tema con Niño Fúturo, pero nunca nos han funcionado. Cada niño es un mundo y esto deberemos respetarlo y a mi hijo esas herramientas nunca le han motivado.

Lo que sí os puedo decir que me gustó mucho encontrar herramientas en YouTube. Hay canciones muy chulas. Si buscas “Pipí” casi siempre encuentras algo. A nosotros no nos ha funcionado.

También hay libros muy buenos. Nosotros compramos el de “Un regalo genial” que trata de un elefantito a quien le regalan un orinal y aprende a usarlo. Hemos leído (sin comprar) otros del estilo. Pero de verdad, nada.

No os desaniméis por ello, simplemente aceptad (que a mí me ha costado) que puede que las herramientas para ayudar a la operación pañal no funcionen. siempre he visto que a todo el mundo le han ido muy bien, no ha sido nuestro caso. Y así te lo cuento. Existir, existen, pueden funcionarte… pero también puede que no te funcione.

2 comentarios en “Operación Pañal. Semana 2

  1. Ay madre que miedo me da a mi esta etapa…
    Se acerca y no sé como reaccionará India, ya he comprado un orinal pequeñito y cuando la siento me pone unas caras de asco….
    jajajjaja
    Seguiré tus consejos.

    • Mira, disfrútalo en la medida de lo posible y respeta, ante todo, su decisión… Os lo contaba en la semana anterior, creo que eso es lo único que hemos hecho bien. Mucho ánimo, y nada de forzar, que la decisión la tome ella.
      Lo que entiendo es que el cole no respete esto… Arffff, cómo me enfada esta parte.

Deja un comentario

3 + 17 =