Operación Pañal. Semana 1

Lunes, 5 de marzo 2018. Mi hijo llega del colegio, cambiándole de zapatos le veo que hace gestos de esfuerzo para hacer caca. Se lo comento a Papá Fúturo y éste le planta en el baño con su nuevo adaptador para estrenar. Siempre suele hacer caca justo a esa hora, así que ya habíamos pensado hacerlo alguna vez. Pues resultó que hizo caca y se emocionó mucho por hacer caca… Se me ocurrió preguntarle: “Cariño, ¿quieres que te ponga ahora pañal?” y su respuesta fue muy clara:

“No, calzoncillos”

Y así empezamos la Operación Pañal

¿Cómo ha sido esta primera semana de Operación Pañal?

Al principio me lo tomaba con filosofía. Su seño ya nos comentó que deberíamos planteárnosla estos meses porque le veía preparado. Que si no llegaba al curso que viene con la operación pañal, no pasaba nada, pero que le veía capaz. Apenas hacía pises, hasta a veces se sienta voluntariamente en los mini báters que tienen. Le encanta toda la rutina del baño. Así que en la tutoría nos animó a llevarla a cabo.

Los primeros días suponía que sería como han sido. Tenía que descubrir las sensaciones de hacer pis, sentirse mojado, entender lo que estaba pasando. Así que me tomaba cada escape con cierta filosofía de que estaría aprendiendo algo nuevo.

De vez en cuando le proponía ir al baño para sentarnos un rato. Jugábamos juntos o esperábamos pasar el tiempo, pero nada. En cuanto se levantaba del baño, le vestía y le llevaba a otro sitio, durante el camino, hacía pis. A veces no era capaz de tomármelo bien, pero eso es algo que espero no haya percibido.

En la guarde nos dijo la seño que volviéramos al pañal… Casi la mato ahí mismo. Nos hemos animado porque nos animó ella, que ahora me viniera con éstas. Lo que sí teníamos claro es que no había vuelta atrás. Si él ha tomado esa decisión y se la hemos respetado, hay que respetarla hasta el final.

Lo peor ha sido el fin de semana. Después de pasar toda la semana encerrada en casa, los fines de semana siempre hacen de refresco anímico. A veces, saliendo un poco, visitando a amigos o familiares. Otras, yendo a centros comerciales de paseo. Y me apetecía muchísimo esto último. Pero cuando nos lo hemos planteado en casa lo siguiente siempre era: “¿Y qué hacemos con la operación pañal?”. Hubo momentos de infierno en esos ratos.

Y a día de hoy, seguimos igual. Seguiré informando… si sigo viva.

Qué recomendaría a día de hoy

Lo que sí nos han dejado claro todos los especialistas con quienes hemos tratado el tema (entiéndase especialista como personas con más experiencia) es que en la operación pañal no hay vuelta atrás. No se puede estar que si un rato calzoncillos, que si un día pañal, que si ahora que vamos a estar fuera de casa pañal, que si calzoncillos solo en casa. Si se ha decidido que se quitan los pañales, se quitan los pañales, con todas las consecuencias.

A la Zana del pasado le diría que no haga tanto caso a esa seño que luego te recomienda echarte atrás y que se fíe de su lógica. Una buena manera si el niño no se anima del todo a quitarse el pañal es hacerlo sin presión. Que le fuera contando cuentos y enseñándole la dinámica, tal y como estaba haciendo. Y que en lugar de plantarle los calzoncillos a la primera de cambio, viera los avances con el pañal.

Es decir, ofrecerle ir al servicio en las horas que supiera que más lo necesita. Que no se lo quitara hasta que el niño avisara antes de hacer pipí para ir al servicio. Por ejemplo, el niño suele hacer caca a las 3 de la tarde, a esa hora ofrecerle ir al servicio cada día, que hiciera caca en el servicio, volver a ponerle el pañal y cuando fuera el niño que lleva unos días avisando para ir al servicio sin llegar a mojar/cagar el pañal. Entonces plantearle si quiere cambiar a calzoncillos. Y respetar la decisión del niño.

No me arrepiento, no soy persona de arrepentirme. Me habría gustado hacerlo de esa manera que propongo ahora que lo he vivido. Ahora, con paciencia, amor y cariño, facilitarle esta etapa a Niño Fúturo lo máximo posible. Y si estamos así un mes…

Ha sido un placer escribir estas letras para vosotros.

Deja un comentario

19 − 2 =