Dieta Sana. Preparados VS Productos

Mejorar mi dieta es una de las metas de toda mi vida. No tengo buenos hábitos alimenticios, me cuesta mucho comer sano por mucho que me lo proponga, pero la verdad es que la maternidad es como el culmen de esa meta. Es cuando definitivamente te planteas en serio tener una dieta realmente sana, cuando te conciencias que al bebé va a afectar lo que comas, tanto cuando estás embarazada como cuando te imita comiendo una vez empieza a comer.

Llevo preparándome mentalmente para ello desde hace tiempo. Poco a poco he ido introduciendo hábitos cada vez más saludables en mi día a día y ahora os quiero contar un poquito cómo ha sido esa transformación.

Cuando Bebé Fúturo era un miniser muy pequeñito el ayuntamiento impartió una charla gratuita sobre etiquetado nutricional con el que me entusiasmé. Tenía intención de plasmar aquí todo lo aprendido, pero la verdad es que creo que es más interesante acudir a un nutricionista y que realice una dieta adecuada para cada persona. El nutricionista es nuestro amigo y creo sinceramente que es sumamente importante acudir a uno cuando queremos mejorar nuestra alimentación.

Aún así, poco a poco y de post en post iré desgranando lo aprendido al respecto.

La cuestión en la que la nutricionista más insistió a lo largo de toda la charla, y que leyendo un libro del que más adelante hablaré, es la importancia de darle prioridad a los productos en lugar de a los preparados.

¿Qué es un Producto? ¿Y qué es un preparado?

El producto es todo aquello que no se elabora, no necesita etiquetado nutricional porque conocemos su procedencia. Normalmente, la propia tierra. Frutas, hortalizas, legumbres, cereales, carnes, etc. Los productos son todas aquellas cosas que podemos comer sin que compremos ya cocinados. Lo cual no significa que no haya que cocinarlos… Si no que no nos lo venden ya preparado.

Los preparados, como su nombre indica, son todos aquellos productos que ya vienen elaborados. Los que no cocinamos nosotros en casa y que necesitan ser cocinados para ser ingeridos. Por ejemplo los embutidos, las frutas en almíbar, los cereales de caja, galletas, etc. etc. Prácticamente todo lo que se vende en supermercado.

La verdad es que los productos, por norma, se venden más y mejor en tiendas especializadas y los preparados se compran principalmente en supermercados.

Yo no sé vosotros, pero la experiencia me ha enseñado que la carne de carnicería no tiene nada que ver con la carne de supermercado. Un filete de un kilo comprado en un supermercado, en la sección de carnicería, nada de estos que vienen ya envasados, se me quedó a la mitad de la cantidad de agua inyectada que llevaba. Esto hace unos años, pero desde entonces vamos a la carnicería sin dudarlo.

Comprar más producto y menos preparado también beneficia la economía familiar. Es más barato ir a la frutería que ir al supermercado a comprar frutas en almíbar, e infinitamente más sano.

Desde que he dado esta charla, he aprendido a comer. Tengo todavía mucho que mejorar, pero me ha ayudado a concienciarme de toda la mierda que comemos. Hasta ahora, por lo menos, me he quitado esa “mierda”, ahora toca rellenarla con productos sanos.

Poco a poco iré desgranando más detalles al respecto. Pero para empezar creo que es importante ser conscientes de que habría que darle prioridad a los productos respecto a los preparados. ¿Te animas?

6 comentarios en “Dieta Sana. Preparados VS Productos

  1. yo ando con un nutricionista y reconozco que era un desastre comiendo… me alimentaba de lo que me gustaba y ahora como variado, procuro cocinar todo lo que puedo y no tirar de cosas preparadas y las 5 comidas de rigor, aunque ahora con el embarazo lo estoy llevando algo peor que cuando empece…

    • Pero ya has recorrido parte del camino. Mi principal hándicap es que odio a muerte cocinar… Por eso me cuesta tanto. Pero también hay opciones, la verdad, dentro de los preparados para comer sano. Ya hablaré del etiquetado nutricional 😉

  2. Yo estoy también en ese punto en que veo que Pichí se fija en lo que comemos y me da miedo que acabe siendo tan galletera como yo (soy peor que el monstruo de las galletas jejej) Poco a poco procuramos siempre hacer las cosas con verduritas de guarnición y cosas así pero necesito ideas!! Qué ganas de ver las que das!!

  3. En ello ando yo también, en volver a mis antiguas costumbres de cocinar más con productos frescos y dejar de lado los preparados… es más… ahora en casa hasta la bollería es casera, de vez en cuando cae algo pero van siendo las menos

  4. Soy totalmente contraria a los alimentos preparados o precocinados. En mi casa no compramos, hasta nos hacemos el pan y las galletas, tenemos un minihuerto urbano…Empanadillas, croquetas, todo casero. Cuando hacemos, hacemos en cantidad y congelamos. Es cuestión de dedicarle tiempo pero tu bolsillo, y más importante, tu salud lo agradecen.

Deja un comentario

tres + diecinueve =