Visita a la Enfermera Pediátrica. Decepción

Como ya sabéis, porque os lo he contado AQUÍ, tenía intención de abrir historial de Bebé Fúturo en la Seguridad Social.

Lo siento, pero no voy a entrar al detalle ni en polémica de porqué he decidido hacer las revisiones por la seguridad privada. Pero no me gusta duplicar recursos si he tomado una decisión. Hacer las mismas pruebas por un lado y por otro me parece absurdo y un malgasto importante de recursos, así que me quedo con el pediatra que yo puedo elegir. Pero considero igual de importante que tengan la información relativa al desarrollo de mi hijo en el médico asignado.

En fin, como me derivó el pediatra en la visita, fuimos a la enfermera pediátrica de mi centro de salud. Para mi sorpresa, hemos sido puntuales para entrar. Llegué muy acalorada y Bebé Fúturo regurgitó nada más llegar, el pobre. Ambos destrozados por el calor. Le di teta mientras esperábamos y salió de allí mi vecina de enfrente con su hija. Un verdadero encanto.

Al principio me pareció muy simpática la enfermera. Habló con Bebé Fúturo y le pareció bien que le porteara con un comentario tipo: “Ahí es donde mejor va”, cosa que siempre agrada, por supuesto.

Le pesamos, le midió la cabeza y le medimos la talla… Todo correcto. Introdujo datos en el ordenador, alguna pregunta nos hizo y aquí viene el punto de inflexión.

Preguntas con controversia:

EP: ¿Le bañas todos los días?
Yo: Sí, y ahora con el calor le metemos en la piscina hinchable también al mediodía.
EP me mira mal, con desaprobación: ¿Con cloro?
Yo: No, ¡qué va! Es con agua del grifo, sin cloro. Le metemos diez minutos para refrescarle y lo sacamos. Es una hinchable personal en casa de los abuelos.

EP: ¿Los padres fumáis?
Yo: Yo no, el padre sí.
EP: Pero delante del niño no, ¿no?
Yo: Por supuesto que no, se va a la terraza, nunca dentro de casa. No fumaba delante mía ni cuando estaba embarazada.
EP me mira mal…

EP: ¿Hace caca todos los días?
Yo: No, cada dos días. Las hace bien.
EP me mira con cara de susto y fatal: Bueno, el estreñimiento se le va a corregir con la introducción de naranja que ahora te explico.
Yo: Pero tengo entendido que con Leche Materna Exclusiva (LME) es normal que puedan estar hasta 20 días sin cagar si la caca sale bien y la verdad es que caga genial cada dos días. [Me abstuve de decirle que llegaba a estar cinco días sin hacer de vientre… Obviamente luego hacía mucho, pero sin estar dura ni nada].
EP me mira como si estuviera matando a mi hijo: Eso no es verdad, tiene que hacer caca todos los días. Da igual si es artificial o materna.

Me explicó las pautas de introducción de alimentos de la Comunidad y me enseñó desde la pantalla del ordenador las curvas de percentiles de Bebé Fúturo. Obviamente no me enteré de esta última parte. Y sobre la introducción de alimentos ni me quise enterar.

Ya hablaré sobre ello con detenimiento en cuanto vuelva definitivamente…

Por cierto, antes de la retahíla de preguntas entró el pediatra y estuvieron hablando sobre su viaje de vacaciones a Guatemala mientras vestía a Bebé Fúturo… Él sentado en el asiento que me correspondía. No entendí nada en ese momento. Fue muy familiar, pero… no sé, me sentí ausente en mi presencia.

Salí de allí con un sabor agridulce. Sigo las instrucciones de la Asociación Española de Pediatría, ¿por qué los pediatras no se actualizan?

12 comentarios en “Visita a la Enfermera Pediátrica. Decepción

  1. Me parece genial lo de no ir por los dos sitios, un gasto de recursos y sobre todo que hagas lo que sea con lo que estés más cómoda, que el primer año vamos unas cuantas veces, mi pediatra genial pero la enfermera es idiota y yo ni la escucho, le digo que sí a tood y fuera! jajaja

  2. Yo casi siempre voy por la seguridad privada. Aunque la pediatra de mis peques en la S.S. es una bellísima persona y siempre trata a mis hijas estupendamente, además de ser una pediatra muy competente 😉

  3. Mi enfermera es muy antigua, sobre todo en cuestión de alimentación… Pero es una artista a la hora de ponerle las vacunas, ni se entera casi el niño, y nunca se le ha puesto rojito ni inflamada o dura la zona, cosa que sí me pasó con otra enfermera que vacunó una vez a la mayor. Así que hago oidos sordos en cuestión de comidas, que ya estoy suficientemente informada por mi cuenta y sólo saco partido a su buena mano con los niños. Mi pediatra me ha llegado a decir que es una pena que alguien con tan buena mano con los niños se haya anclado en temas de alimentación… Y haces bien en no entrar en polémicas de privado frente a SS, lo que importa es que el pediatra sea bueno, ya sea en una opción u otra. Además de que cada mamá preferimos un “estilo” de pediatra, por ejemplo yo soy de las que prefieren que no les manden medicamentos a no ser estrictamente necesarios, mi pediatra para eso, perfecto, pero he visto salir a alguna mamá toda indignada de consulta porque no le ha mandado ningún jarabe para los mocos a su hijo… así que ya ves, pa gustos los colores 😉

  4. Ahí es cuando nos toca ser listas a nosotras y hacer lo que creamos que hacemos bien. Yo a mi bebe de 3 meses le voy a bañar en la pisci pequeña que hemos comprado y a mi pediatra no le pareció mal. Así que adelante!

  5. Que mal… A mi me fastidia mucho cuando se ponen a hablar o a perder el tiempo en el horario de la consulta y bueno, ya no te cuento lo de algunas enfermeras, anticuadas a mi entender, en lo que aconsejan.

  6. Muy buena la pregunta final ¿por qué no se actualizan un poquito algunos profesionales?
    Nosotros estábamos bastante contentos con nuestra pediatra, y con el enfermero genial también, pero ahora ella se ha ido y nos han mandado otro, aun no lo conozco. Mañana justo tenemos cita, a ver qué primera impresión me llevo…

  7. Y si te digo que no me sorprende? Es una auténtica pena que tener pediatras desfasados sea lo habitual, que haya que asombrarse cuando se encuentra uno con conocimientos al día y, sobre todo, respetuoso, sea como sea la forma de criarlo (biberón o teta, en casa o en guardería, en cuna o colecho…). ¡La sarta de sinsentidos que hay que aguantar hasta dar con uno “decente”!
    Nosotros buscamos uno que nos gustase (es privado) y no dimos más vueltas. Me harté de escuchar opiniones diversas y opuestas. Mejor uno y punto.
    Haces muy requetebién siguiendo las recomendaciones de la OMS. Siempre que el bebé esté sano y no necesite atención especial. El zumo que se lo tome ella. Los bebés con LME no están estreñidos si no hacen caca a diario. Por experiencia lo aprendí. 12 días estuvo mi hijo sin hacer nada. Y cuando hacía era normal. No era dura, ni lloraba, ni estaba quejoso… La de lactancias que se cargan con estas cosas…
    ¡Que se actualicen YA!

  8. Lo de los pediatras es como el resto de madres, que te dan mil y un consejos distintos…Tu mejor que nadie, sabes si lo que haces con tu niño está bien, y creo que si está bien, y tu quieres seguir con lactancia materna exclusiva, se tienen que meter la introducción de alimentos por donde les quepa, al menos hasta dentro de un par de meses. Por cierto no sabia lo de los 20 días, me he quedado impactada!!

  9. Yo como tu, te lo comentaba antes en el post sobre el pediatra de la SS, intenté darle una oportunidad a la sanidad publica, dos veces y salí escaldada. Asi que desde que nacio solo va por el privado y es un encanto el pediatra

  10. Si tu bebé es sólo lactancia materna, ¡Por Dios, nada más fuera de la realidad! Como confunden y preocupan a las madres, me da una rabia!!!! Pensé que era nada más en mi país!

    Te sigo y espero seguir leyéndote!!

Deja un comentario

dos − dos =