Tema Cojín de Lactancia: Primer Encuentro

Pues la verdad es que en verano, en plenas rebajas, tuve la suerte de comprarme un cojín de lactancia rebajado, por lo que estaba tan feliz y contenta con mi cojincito para arriba y para abajo pensando en los mil y un usos que iba a propinarle. No sabia qué tipos de cojines había ni cómo eran o para qué se usaba cada uno exactamente, pero el que me compré era el que más me “motivaba” en ese momento.

Es de los que hacen una media luna muy gorda, una cosa así:

Como ya os he planteado, ha llegado mi cita con la época de no dormir y llevaba por lo menos un mes pensando en usar el cojín a ver si aliviaba mi dilema postural nocturna… La verdad es que la primera vez que lo probé me llevé un chasco muy gordo. ¡Aquello no había manera!

Todo el mundo me decía que como más cómodo ha dormido durante la última etapa del embarazo era poniendo una almohada entre las piernas y abrazándose a ella. Yo me imaginaba que alguna manera habría para hacerlo con el dichoso cojín de lactancia dado que estaba específicamente diseñado para eso. Pero no, me lo intentaba poner entre las piernas y ahí no había manera de encontrarse cómoda ante ninguna postura. ¡¡Qué desilusión más grande!! Y ya había pasado demasiado tiempo para devolverla…

Hasta que la otra noche tuve una revelación. Hay una postura con la que siempre duermo de mil maravillas: una pierna estirada y la otra encogida. Como en la Posición Lateral de Seguridad. Pero claro, ahora tengo una tripa en medio que la pierna que me gusta poner en alto no llega a donde me gusta o se retuerce tanto que cuando me despierto lo primero que siento es un latigazo en el lado derecho de las nalgas… Así que decidí poner el cojín debajo de la rodilla que pongo en alto y…

Vi el “Haleluya”… Me sentía hasta cómoda, estaba a gusto, aquello era lo mío… ¡El cojín de lactancia tenía sentido! El cojín por fin me funcionaba. Así que bueno, no es, en absoluto, lo que yo me esperaba durante la época de embarazo, pero he encontrado una utilidad para el cojín y espero que me haga más apaño con Futuro Bebé en vida.

16 comentarios en “Tema Cojín de Lactancia: Primer Encuentro

  1. A mí me lo regalaron con la chiquituja ya nacida. Durante el embarazo, me apañé con almohadas y cojines, que ahora sigo usando para apoyar los brazos en algunas posturas para dar el pecho en la csma. El cojín de lactancia ha sido muy práctico, primero para la lactancia y ahora para sentar a la chiquituja en él.

    • Yo, los cojines del salón, que hasta ahora no había usado nunca jamás, ¡¡me vienen de bien para sentarme!! Ays, no sé cómo he podido vivir sin ellos con anterioridad. Pero a la hora de dormir, cualquier cosa me molesta. El cojín está cada rato en el suelo, hasta que lo necesito para recolocarme y volver a dormir… Ya os contaré cómo es después 😉 Pero me alegra leer que algo útil sí que es

  2. Hay cojines que se quedan siempre en forma de media luna y otros que se pueden estirar y poner como quieras. El mío era de los que se estiraban estilo culebra, y en esta forma era como me lo ponía para dormir, ponía una pierna por encima y medio apoyaba la barrigota en él. Aunque en las últimas semanas ni cojín, ni leches, no había forma de coger la postura 🙁 Para la teta yo me apañaba mejor con mis cojines de toda la vida 😛

  3. Me alegro que le hayas encontrado una utilidad. Yo durante el embarazo no usé nada para dormir. Me compré un cojín igual al tuyo cuando nació el Señor Bebé, y para darle el pecho sí que viene bien. Aunque al final, la mayoría de las veces no lo utilizo, pero resulta muy práctico, así que ha sido una buena compra
    Besos

  4. A mí tampoco me iba bien para dormir, me parecía muy incómodo y además me quitaba espacio para dormir y moverme! Yo lo usaba para la lactancia al principio. Y para lo que más para poner a los pekes como si fuese una hamaca blandita jajaja. Así que ya ves… Creo que ponemos muchas expectativas en este cojín!

  5. Que genial que le hayas cogido el apaño!! yo de embarazada adoptaba la postura que dices de pierna encogida y la otra pierna estirada y no necesité almohada ni nada. Yo esta almohada la veo más practica para ayudarte con la lactancia y para usarla para cuando el bebé se empieza a mantener sentadito, pero para dormir me parece más cómoda el otro modelo de almohada que es más larga y menos curva… no se si me explico… bss!

Deja un comentario

2 + 11 =