Tatuajes

Mis padres han sido desde que puedo llegar a recordar terriblemente insistentes en la idea de lo poco que les gusta ningún tatuaje. Creo que han intentado inculcarme esa idea desde el principio y siendo yo la niña buena que era siempre, creían que lo habían conseguido.

Hasta hace dos años, que descubrieron la primera parte de mi primer tatuaje (todavía no lo han visto completo). Vi en los ojos de mis padres la decepción. Estamos hablando de un tatuaje medio escondido en una pierna, que sólo se ve cuando me visto con faldas o vestidos.

Pero es verdad que una vez te has decidido a tatuarte, te entra el gusanillo. Y quieres más, sin darte cuenta, ya estás pensando en el siguiente.

Tenía la cita para el siguiente desde diciembre, para ayer. Un tatuaje no es sólo un símbolo, está lleno de significado y en éste la fecha era importante.

Cuando lo comento hace dos semanas con una compañera del trabajo me dice que tenga cuidado porque si quiero quedarme embarazada el tatuaje podría influenciar. Que según ella tenía entendido, la tinta podría afectar al bebé y que tendría que esperarme otros seis meses para buscar.

Me extrañó mucho, pero en esta vida he aprendido que puede ser realidad cualquier cosa. Así que me puse a buscar por Internet más información.

Lo primero que encuentras es que no te recomiendan tatuarte durante el embarazo en la barriga. Bien, vale. Tiene su lógica hasta para un memo. La barriga está deformada y si lo haces durante, la barriga al salir el bebé se va a transformar mucho.

Después se me rompió otro mito. Sí te pueden poner la epidural con un tatuaje hecho en el lumbago, pero se pueden negar porque tiene su riesgo de introducir tinta en la espina dorsal. Por lo que no lo recomiendan en absoluto, pero en un momento dado depende más del tiempo que hace que te has hecho el tattoo y de la habilidad del anestesista, que de tenerlo o no.

Yo estaba buscando el problema de hacerte un tatuaje antes de buscar a Futuro Bebé, pero la información que encontraba era principalmente que desaconsejaban totalmente hacer un tatuaje en el primer trimestre y que el resto no tiene más problema que cualquier tatuaje normal con el peligro de infección que conlleva. Sobre todo si tu tatuador no es de fiar.

También que es verdad que antes las tintas tenían otra composición que era un poco tóxica para el cuerpo, pero no es problema hoy en día. Sólo que no lo recomiendan en absoluto para el primer trimestre.

Y ahí me juega una mala pasada la imaginación y pienso en hacerme uno durante el parto (es broma).

42 comentarios en “Tatuajes

    • Sí, es como advertencias para que te lo pienses más tiempo como si no estuviera segura sobre mi decisión. Como si un tatuaje te lo hicieras sin pensar.

      Es verdad que hay información que no sabes y que te habría gustado saber (tatuaje en las lumbares o en la barriga en caso de una mujer con instinto maternal). Pero bueno… sólo es posponerlo un poquito más.

  1. Yo si había oído lo de la epidural pero no sabía si era un mito o no.
    Aunque a mi no me gustan nada nada nada nada los tatuajes (con cuatro nadas queda claro?) pero mi pareja tiene uno que se hizo justo la semana antes de conocerme, que le vamos a hacer…

  2. jajajajjaja que cachonda eres !!!

    Realmente DURANTE el embarazo se supone que una no se tatúa, ni en el primer trimestre ni después… pero antes de quedarse embarazada no creo que tenga que haber problemas para concebir. Es más, yo me quedé embarazada de Max y no hacía ni 3 meses que me había tatuado ! Era en el dedo, pero es lo mismo ! Estos mitos…

    Tb llevo un tatuaje en el lumbar. Quizá un poco más arriba de la zona del riñón, y hasta el momento del parto no supe si me podrían poner la epidural. Por suerte el pinchazo no daba justo donde estaba el tattoo… pero, ahora no lo recuerdo mucho, porque estás tan dolorida cuando te pinchan que ni notas de donde te sale luego la anestesia que va hacía la espalda, pero la zona no es tan abajo … al menos a mi, me la pusieron más arriba (que mal estoy de memoria jolin) jajajaja

    • Yo no me he planteado que no fuera factible hasta el momento en el que me lo comentó mi compañera, me quedé toda fría. No me lo podía creer que ese bulo existiera y ya me puse a investigar.

      Lo mío era en la muñeca, así que figúrate lo que podría afectarme. Cuendo encontré tantas cosas por internet, dudas y respuestas raras… preferí resumir, jajajaja.

      A mí la epidural ya me la han puesto para la operación de la rodilla, así que tengo claro por dónde va. Es en la parte más arriba casi en medio de la espalda. A mí no me dolió ponérmela, pero me han dicho que en el parto, que estás que no te debes mover para ponerla, que te llegan las contracciones, etc. No es tan fácil como para la operación.

  3. Menudo disgusto les di yo a mis padres con el mío… jejeje
    Las tintas de antes llevaban metales, ahora no, son tintas hipoalergénicas, es muy muy raro que den reacción, pero el riesgo no es 0, por eso no se aconseja hacerlo durante el embarazo. Además, hay que buscar siempre un sitio 100% fiable donde utilicen agujas desechables, puesto que es una vía de infección de VIH y hepatitis C, aunque esto siempre, se esté embarazada o no.
    El tema de los tatuajes en la zona lumbar… depende mucho del anestesista. La mayoría no pinchan sobre la tinta, pero alguno sí lo hace. De todas formas cuando ponen la epidural, pinchan entre 2 vértebras. Con que el tatuador deje un pequeño espacio libre en esa zona, basta. Yo he atendido a muchas mamás con tatuajes ahí y ellas mismas me dijeron que el tatuador les aseguró que haría el diseño de tal forma que no impidiera que pusieran la epidural.
    Creo que es muy importante respetar esos espacios, porque ahora hablamos del parto, pero cualquier cirugía de cintura para abajo a la que nos podamos ver sometidas en un futuro, si puede ser con epidural, mejor que con general 😉

  4. jajaja, durante el parto… sería interesante, jajaja.
    Yo ni me lo planteo. Admito que los tatuajes pueden ser muy bonitos y tener un gran significado para el portador, pero en mi persona no me hace mucha gracia éso de marcarme para siempre con un motivo fijo, para toda la vida… y luego está el miedo a las agujas que tengo. Creo que por voluntad propia no me haría ninguno. A día de hoy. uyyy.

    • Es cuestión de gustos 🙂 Pero la verdad es que una vez te haces el primero, te engancha, eso te lo puedo asegurar. Encima este último me ha dolido mucho menos que el otro y flipada de mí ya quiero hacerme el de la espalda, jajajaja.

  5. Yo de esto no entiendo pero aprovechando la anestesia del parto la opción de realizarte uno durante ese momento no sería tan descabellada. Bromas a parte, siempre quise un tatuaje de un koala y a estas alturas aún no me he atrevido por miedo al dolor. Sinceramente, ¡creo que ya me moriré sin tatuarme nunca nada! Ahora me da pereza y miedo de cansarme de él.

    • Jajajaja, no duele tanto, en serio. En mi primer tatuaje mi primera sorpresa fue lo poco que duele, en serio. Y mira que me dolió más que el de la muñeca y era en la pierna. Estuve cinco años decidiendo dónde hacérmelo por ese mismo miedo de cansarme de él y del dolor, pero al final decidí hacérmelo en la pierna porque podía decidir si enseñarlo o no (si iba con falda) y porque no me gustan mis piernas… Así “distraía” la atención en lo gruesas que son al tatuaje. No me arrepiento en absoluto.

  6. Yo voy llena de tattoos, y vuelvo a tener cita para otro pronto, pero será antes de mi ovulación así que no afectará, jeje! aplicando el sentido común y a las sensaciones que yo he tenido al tatuarme (son tatuajes grandes, por lo tanto, soportar muchas horas de dolor), entiendo que es la subida de adrenalina lo que puede ser perjudicial a la hora de estar embaraza (ya sea por la formación del bebé, la posibilidad de contracciones, etc). A parte, claro está, la probabilidad alta de poder tener una infección y no poderte medicar en condiciones.
    De la tinta no hay que preocuparse…peor que la contaminación medioambiental no hay nada… El caso es que.. te hiciste el tattoo o no? jejeje
    Un saludo!

    • Claro que sí!!! Ese mismo día… en la muñeca, un precioso trébol grande que llevaré toda la vida conmigo para conmemorar mi amor por Irlanda. No me arrepiento en absoluto de hacérmelo, pero la verdad es que esto engancha.

      Tenía ya uno enorme en la pierna y ya estoy pensando en hacerme otro gigante en la espalda y en la otra pierna… y en la nuca… ¡¡¡y en todas partes!!!

    • Hola, en principio no, ¿Has puesto cuidado para que respeten la zona para poner la epidural? Eso sí podría ser un problema para la hora del parto… De todas formas, cuando confirmes el embarazo, preguntale a tu médico o ginecólogo.

  7. Quiero ponerme un tatuaje en la espalda pero quiero estoy intentando tener otro hijo si me lo ago y al poco tiempo quedo embarazada habra algun riesgo para el bebe

  8. Nunca me habían gustado los tatuajes… la idea de algo perpetuo de lo k no te puedes cansar… hasta que perdí a Emma y todo mi entorno empezó a comportarse como si nada hubiera pasado recriminadome k no la olvidará de una vez… mi sicologa me recomendó buscar algun símbolo que me hiciera sentir bien y en el grupo de apoyo que estaba muchas mamas se habían tatuado nombres, fechas… de repente el tatuaje ya no me parecía mala idea. Pero entre tratamientos, buscar un tatuador que me de confianza y saber que me quería tatuar… me quedé embarazada de nuevo. Así que supongo que ha quedado pospuesto, no olvidado. Cuanto cambian las perspectivas y los ideales verdad?? Por cierto. ¿sabeis si se puede durante la lactancia??

    • Los tatuajes son algo más que tinta en la piel y punto. Yo estuve seis años pensando en cómo hacerme el primero antes de hacérmelo. Sabía qué quería tatuarme, pero no cómo y por eso tardé tantísimo. El segundo también lo estuve pensando varios años, aunque menos que el primero. Por eso creo que no debes tener prisa por hacértelo. Es algo que estará ahí durante toda la vida, para siempre. Y el concepto que le has buscado a tu tatuaje es totalmente idóneo (ahora lo pregunto a asesoras que conozco y te pongo en copia si se puede durante la lactancia).
      Sobre el tatuador… ¿en qué estilo quieres tatuártelo? Una vez que sabes en qué estilo (con colores, sin colores, al estilo japonés, al estilo medieval-heavy, etc.) es cuestión de buscar referencias de tatuadores que tatúan en ese estilo y ellos mismos podrán ayudarte a diseñar el tatoo. Yo estoy encantada con el mío, es del estilo medieval-heavy (sin colores, muchas sombras).
      Y, llevo con ideas de más tatuajes desde que me quedé embarazada de Niño Fúturo… Jajajaja. Él siempre será mi estrella fugaz hecha realidad. Pero entre una cosa y otra, la idea sigue dando vueltas.

      • Si la idea la tengo ya clara, jeje. Quiero una mariposa con tonalidades pastel azul, rosa y blanca, del tamaño de una moneda de 5 céntimos en la muñeca izquierda. El tatuador, me han hablado muy bien de uno licenciado en bellas artes, que por lo visto dibuja de impresión, y malo no debe ser porque tiene listas de espera de mas de seis meses. Justo tenía cita ya cuando me enteré que estaba embarazada, y la cancelé. Reconozco que las agujas me dan mucha impresión… pero es algo que siento que necesito hacer.

Deja un comentario

7 − siete =