Semana a semana XXXI

¿De Cuánto tiempo?: 35 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Una lechuga romana, ¡¡eso sí sé lo que es!! Eso sí, la odio a muerte. Siempre me lo pido todo sin lechuga y no es por la verdura, no tengo ningún problema con la verdura, el problema lo tengo con la lechuga. Me lo sustituyen por espinacas, acelgas o cualquier otra cosa, me da lo mismo.

Peso de Futuro Bebé: El martes andaba por los 2,5 kgs.

Movimientos de Futuro Bebé: Totalmente notorios, por dentro y por fuera, para arriba y para abajo. Sólo que no se pone en su sitio.

Compras para Futuro Bebé: Pues ya está su primera puesta, ya tenemos los pañales, ya está casi todo preparado. Lo único que falta sería el cambiador que va a hacer Futuro Papá a mano.

Género Sexual de Futuro Bebé: Niño.

Ecografía de Futuro Bebé: Pues parece ser que está grande y que tiene mucho moflete y unos morritos muy grandes.

Peso Ganado de Futura Mamá: ¿La verdad? Me gustaría no hablar de ello… Con la retención de líquido me siento como si fuera el doble de ancho que de costumbre, cosa que me reconocen desde fuera. Y por la mañana la báscula me marcó los 91,2 kgs, restando lo del principio… He subido nada más ni nada menos 16,1 kgs.

Somnolencia de Futura Mamá: Recuerdo que me despierto, pero enseguida me duermo.

Contracciones de Futura Mamá: Esporádicas y no tantas como en semanas anteriores.

Síntomas de Futura Mamá: Como he procurado tratar la ciática, ésta ha desaparecido. Pero nadie me quita la retención de líquidos y he padecido algo de estreñimiento, aunque ha mejorado al aumentar la dosis de magnesio. Varios dolores incómodos, pero nada concreto ni urgente.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Cansada, agotada, algo bajita de moral en general…

Irritabilidad de Futura Mamá: Relativamente alta, pero controlable.

Anillos de Futura Mamá: La alianza sigue cambiada de dedo, pero no me duele ni nada.

Ombligo de Futura Mamá: No se ha salido, pero ha desaparecido por completo.

Compras para Futura Mamá: Me he comprado en las rebajas un tampón verde para sellos… un pequeño capricho.

Estrías u otras marcas de Futura Mamá: La línea del alba ha crecido, podéis verlo en la foto de la tripita y todo.

Mejor momento de la Semana: Ver a Futuro Bebé y que ya estemos en la cuenta atrás.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: Una fiesta con alguna que otra copita, la verdad.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: La monitorización, que ya las tengo todas citadas.

Resumen de la Semana: Una semana en la que no hemos parado de preparar la habitación de Futuro Bebé y las mochilas en cuestión, me ha entrado un poco de síndrome de nido y estoy procurando cada día avanzar mucho más.

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXXI

13 comentarios en “Semana a semana XXXI

  1. Al leer monitorización me he situado inmediatamente en la mía. Recuerdo que tenía los pies tan hinchados que aunque era Mayo tenía que ir con sandálias porque ni con deportivas podía caminar… ufff. Monitores es una fecha especial, es como un hito en el que sabes que tienes los días en descuento… pero estás deseando que llegue ♥

    • Sí, además, a la que más susto me da es la primera… Porque si no se ha dado la vuelta, ya nos han dicho que nos programan cesárea y estamos hechos unos flanes, al menos yo. Porque tenemos muchas ganas de conocerle, pero uffff. No sé, sea lo que sea y como sea, estaremos encantados con lo que pase, lo importante es el fin 😉

  2. Es ya un suspiro, yo tampoco soy de lechuga, y si las pongo en las ensaladas, cortada muy finita, que no parezca ella.
    Consigues dormirte después de despertarte, me declaro fan tuya incondicional, a mi me cuesta media noche volver a caer.

    • Jajaja, es que cuando lo digo, me acribillan enseguida con un: “Tienes que comer verduras”. A ver, que yo con las verduras no tengo problemas, tengo problemas con la lechuga, especialmente la romana… Así que las mando a callar cuando les digo que como sin problemas acelgas, espinacas y otras variantes verdes.

      Antes tardaba siete mil siglos en volver a dormirme una vez que me despertaba y me despertaba con el volar de una mosca. Ahora casi lo hago en sueños, pero me noto más cansada que de costumbre.

Deja un comentario

uno + 2 =