Semana a semana XXVII

¿De Cuánto tiempo?: 31 semanas

Tamaño de Futuro Bebé: Pues, pues… ¿qué coliflor es más pequeño que un coco? Así, por curiosidad.

Movimientos de Futuro Bebé: Los hipos, cuando los tiene y los percibo, los noto abajo, directamente en la pelvis. ¿Se habrá colocado ya? A veces me da miedo que se dé cabezazos contra la cadera cuando tiene hipo, yo noto algo de molestia. .

Compras para Futuro Bebé: Pues en esta ocasión han sido regalos. Todos de AmigaD: tres bodys y tres pijamitas de edad de 0 a 3 meses. Me han encantado porque ha respetado mi deseo de no favorecer ningún sexo.

Género Sexual de Futuro Bebé: ¿Os podéis creer que sigue siendo niño? Pues ya veis…

Peso Ganado de Futura Mamá: ¡¡He perdido peso desde la semana pasada!! Hoy andaba en los 84,2 kgs, por tanto apenas estoy con +9,1 kgs, ¡¡otra vez!!

Somnolencia de Futura Mamá: No existe, duermo más ligera que una pluma y automáticamente cada dos horas estoy ojiplática ante la oscuridad más absoluta y ausencia de ruido… Esta semana no puedo decir que sea porque Futuro Papá esté a mi lado por las noches.

Contracciones de Futura Mamá: Creo que he tenido alguna que otra Contracción de Braxton Hicks, pero cuesta identificarlas más de lo que me gustaría. Duran muy poquito y con tanto ajetreo laboral, no estoy segura si era un cabezazo de Futuro Bebé en concreto.

Síntomas de Futura Mamá: Creo que ya lo dejé claro AQUÍ. Entre la ciática, el estreñimiento y el no dormir, “voy aviá”, como dicen en mi tierra.

Antojos de Futura Mamá: Pues así, de primeras, he tenido ganas de tostada en alguna mañana, pero con las mismas se me iba el antojo en cuestión y no le he hecho caso.

Estado de Ánimo de Futura Mamá: Bueno, no estoy cansada, no estoy de mal humor, no estoy irritada, pero a la vez sí lo estoy…

Irritabilidad de Futura Mamá: He conseguido controlarme y, exceptuando algún brote momentáneo, casi nada de nada.

Anillos de Futura Mamá: Esta semana en alguna ocasión no me lo he podido quitar, sobre todo después de fregar y usar agua caliente.

Ombligo de Futura Mamá: ¡¡Ya no está!! Casi ni existe… Iba a hacer foto, pero lo dejo para la semana que viene. Ahora es como un amago de ombligo.

Mejor momento de la Semana: Todo el cariño que he recibido de mis compañeros en el trabajo.

Cosas que echa de menos Futura Mamá: ¡¡Dormir!! Tengo la sensación de que se ha terminado todo lo que me quedaba por dormir en la vida.

Esperando con ganas por parte de Futura Mamá: Esas vacaciones de las que voy a empezar a disfrutar hoy.

Resumen de la Semana: Futuro Papá en TurnoNoche, yo trabajando para dejar todo más o menos bien cerrado. Sé que hay cosas que me he olvidado, pero no las recuerdo y se lo he confesado a mi jefe. Todo ha culminado en una fiesta de Navidad muy divertida.

¿Quién se ha enterado esta semana?: Pues parece ser que otra compañera de trabajo que no sabía nada… Pero ahora ya sí que no es secreto para nadie.

Comentarios no deseados de otra gente: Que disfrute mucho del embarazo y del parto. ¿Se puede disfrutar del parto?

A Vista de Tripa:

A Vista de Tripa XXVII

14 comentarios en “Semana a semana XXVII

  1. Pues estás avía, si, jajaja. Por aquí también se dice.
    Claro que se puede disfrutar del parto! Al parto no se debe ir con miedo sino pensando que es algo natural que te va a traer lo mas bonito del mundo. Una amiga me decía siempre: disfruta de cada contracción y piensa cuando acabe piensa que ya queda una menos. Yo lo disfruté muchísimo 😉
    Ahora que estás embarazada debes de estar pensando que estoy loca pero ya verás como cuando llegue el momento no te parece como algo tan malo 😉

    • Sí, y ahí es básico tener ya una concienciación hecha y pensar que queda menos. Pero no sé, supongo que como el embarazo ahora me está empezando a ser más molesto, ese tipo de frases no me ayuda a sentirme mejor…

  2. Hay una creencia popular que dice que las tripas puntiagudas son típicas de niños, tú tienes una barriga de niño total jajaja. Aunque claro, como casi todas las teorías populares, también falla, yo la tenía igual en mi primer embarazo y el bebé supuestamente “niño” lleva siendo niña ya casi 5 años jejejeje (aunque a veces es un poco chicazo :P). Con lo del tema del “disfrute”, bueno, yo es que debo ser un poco rara, pero lo que se dice disfrutar, no lo hice ni en los dos embarazos ni en los partos. Los viví con ilusión, alegría, miedo, expectación, pero ¿disfruté con ellos? pues no, disfruto con mis hijos ahora, eso sí. Los partos los afronté con calma (toda la que pude reunir en estas situaciones..) intentando mentalizarme de que eran un trámite para tener conmigo a mis hijos, y que como eran algo que iba a recordar siempre, pues intentar sobrellevarlos lo mejor posible. Eso sí, procuré no ir con algo totalmente preestablecido por si la cosa no salía como había planeado no llevarme ni un disgusto ni un trauma en el proceso. Aunque si a ti te ayuda a ir más tranquila tener todo meditado y planeado, adelante, en estas cosas creo que lo principal es la calma y afrontar el parto lo más relajada posible. Y el dolor, bueno, es algo tan particular de cada uno que no puedes fiarte totalmente de las experiencias de las demás. Un día con calma te cuento mis dos partos, así tienes otros dos puntos de vista diferentes a los miles que ya tendrás 😛

    • Yo soy pesimista… En mis partos imaginados me veo con episiotomía y cesárea, pasándolo peor que mal, jajaja. Pero porque yo soy así, es mi forma de enfrentarme a las cosas. Luego pasará lo que tenga que pasar, pero voy tranquila, mentalizada respecto a que pueda ocurrir lo peor y es como mejor me siento. No sé, luego igual al final disfruto… o no, pero soy consciente de que también puede ser bueno. Pero prefiero pensar en lo malo, no sé…

Deja un comentario

2 × tres =