Pañales de Tela. Primer y Segundo Encuentro

NOTA IMPORTANTE: Leer a continuación Pañales de Tela. Corrección

Hace mucho tiempo que quiero hablaros de ello. El Primer Encuentro iba a hablar de porqué me he decidido por los que he comprado, pero la verdad es que se puede resumir y creo que es mejor la experiencia una vez probados. De la otra manera habría teorizado mucho.

Pues me decidí por los “Todo en Uno”. Hay muchos tipos (y los encontráis fácilmente en otros blogs), entre los que yo destacaría los cobertores y los todo en uno. ¿Por qué elegí los últimos? Porque también se pueden usar como cobertores en un momento dado y después se usan como pañales todo en uno. Concretamente me decanté por los Blueberry Minky (el minky es totalmente capricho).

También tenemos el mundo de los injertos, que hay diferentes tipos. Nos decantamos por los de cáñamo, por su absorción. Compramos la mitad de los recomendados porque para salir a la calle teníamos intención de usar los pañales desechables (de los que ya hablé AQUÍ). Lo que yo no sabía es que con los pañales también vendrían injertos de microfibra, por lo que genial. Compramos 8 pañales de tela Blueberry Minky y 8 injertos de cáñamo.

________________________________________________________________________________________

Ahora que Bebé Fúturo ya está en nuestra vida puedo hablaros de cómo las usamos realmente. Al principio, como os podéis imaginar, el número de defecaciones era desproporcionado para un cuerpecito tan pequeño y empezamos a lavarlos a mano y a tender en el balcón según se nos iban amontonando. Lavábamos más o menos dos veces a diario para que no se nos acumulara mucho. Bebé Fúturo requería una enorme parte de nuestro tiempo, pero también teníamos que preocuparnos de comer y esas cosas.

Cuando Papá Fúturo se incorporó al trabajo el ritmo de lavados bajó, por suerte también el ritmo de defecaciones. Aún así cuando se nos acumulaba el trabajo nos encontrábamos sin recambios para el pañal. Así que tuvimos que ingeniárnoslas para descubrir un nuevo método y creo que ya hemos dado con el ideal.

Cada dos días me siento al lavamanos con los injertos y pañales sucios. Le quito frotando el exceso de heces y froto con el jabón lagarto en pastilla un poco. Así cada uno hasta terminar. Luego los meto en la lavadora con un programa corto de lavado y quedan geniales. Finalmente los tiendo en la terraza donde todas las mañanas les da el Sol y las manchas desaparecen.

Sobre nuestra experiencia directa con ellos, ¡estamos encantados! Nada de rojeces, noto que se queja mucho menos que con los desechables, ahorramos bastante y son muy bonitos. Alguna que otra vez sí me los he llevado para la casa de Abuelos Fúturos y no hemos tenido problemas, claro que allí la abuela enseguida los lava y tiende para que nos los llevemos limpios y secos de vuelta.

Ahora mismo los usamos más como cobertores, así los aprovechamos más. He notado que con los injertos de microfibra el culo se queda más limpio, es más fácil despegar las heces. En cambio el de cáñamo sí se nota que es mucho más absorbente. De momento los uso indiferentemente, pero seguramente acabe usando los de microfibra para el día y los de cáñamo para la noche.

Pañales de tela

PD: se me ha olvidado contar la primera vez que oí hablar de ellos. Fue Papá Fúturo quien me dijo de mirarlo y pensé en los triángulos de tela blanca sujetada con imperdibles grandes. Menos mal que finalmente se toparon en mi camino. Se parecen a pañales normales, pero son de tela.

PD: se me ha olvidado un montón de cosas que

12 comentarios en “Pañales de Tela. Primer y Segundo Encuentro

  1. El mundo de los pañales de tela es nuevo para mi y no creo que sea la persona mas indicada para usarlos porque soy un poquito desastre. Pero siempre me han llamado mucho la atención y las que los usáis estáis encantadas… Por algo será 😉

  2. Guau, es todo un mundo. Ya me queda bastante lejos y no creo que vuelvan a mi vida los pañales hasta dentro de muchos años cuando sea ya una abuela 😉 Me ha gustado mucho conocer algo más de este tipo de pañales, y estoy contigo en que además son bonitísimos.

  3. Me alegro que os vayan tan bien. Siempre me han llamado la atención y con SB quise probarlos, pero al final no me decidí. Con el nuevo en camino aún no sé que haré, pero con el poco tiempo que tendré y lo dejados que somos, creo que me quedaré con las ganas.

  4. Nosotras los hemos usado durante más de dos años y hemos estado encantadas!!! Y son tan bonitos! Y lo de lavar a mano ya se te pasará, jiji! Yo quitaba la kk y directos a un cubo hasta meter en la lavadora!

    Ya nos contaras más cositas 😉

  5. Bienvenida al maravilloso mundo de los pañales de tela. Nosotros rimoslos descub hace 4 años con nuestra primera hija y nuestro segundo que ahora tiene 13 meses sólo ha utilizado estos pañales, en nuestro caso, pañales híbridos que pueden ponerse con absorbente de tela o desechable.Gracias por el post

  6. que maña te das ya con los pañales de tela! reconozco que tiene mucho mérito lo que haces, yo no seria capaz de lavar tan seguido, soy grandulona por naturaleza, y los desechables son mi opción. Pero está claro que ni punto de comparación con los de tela.

Deja un comentario

15 + 3 =