Nuestra Lactancia hasta ahora (3 meses)

Bueno, no quería olvidarme de nuestras experiencias ahora que soy madre y creo que de las más importantes es la lactancia.

Nos costó bastante. Bebé Fúturo se quedó un poquito hipoglucémico en el hospital y hubo que ponerle refuerzos porque mi leche tardaba en subir. Y aunque con el calostro es más que suficiente, él no se enganchaba bien al pecho. Los enganches eran una tortura, tenía que llamar a la matrona cada vez. Nos ayudaron con mucha paciencia, pero con la revolución de hormonas recién parida eso era un suplicio.

Los refuerzos eran con la jeringa y el dedo. No sé si lo hacíamos bien o no, pero yo no tenía ánimo ni fuerzas para estar así cada 3 horas. Me lo explicaron a mí, después se lo expliqué a Papá Fúturo y estoy convencida que ahí hubo un ejemplo claro de teléfono escacharrado por lo que aquello no iba todo lo bien que debería. Le pusimos los refuerzos sin biberón. Pero mis adentros lloraban a mares porque veía el fin de nuestra lactancia materna en cada toma.

Llegados a casa, ya a solas y desamparados, las dudas iban de más a más… ¿El enganche era bueno? ¿Cómo narices lo engancho bien? Cada vez que lo comprobaba, se desenganchaba y vuelta a empezar. Los puñeteros refuerzos minaban más y más nuestra moral. Y luego empezó a dolerme la teta izquierda y el pezon tenía heridas. Yo me temía una mastitis y no sabía a quién acudir. De verdad que esa primera semana fue insoportable en cuanto a la lactancia…

Así que decidí probar las pezoneras. Bendito milagro, quien las haya inventado es nuestro salvador. Estuvimos dos días más con las tomas infernales de suplemento, pero estoy segura que ya no las necesitábamos. Con las pezoneras me dejaron de doler las posibles grietas y la mastitis no se terminó de desarrollar.

Al poco, a sus 15 días, tuvo la primera crisis de lactancia. No fue tanto suplicio como conseguir el enganche correcto, pero estar ahí unas 3 horas con un bebé enganchado a la teta que sólo me dejaba 15 o 30 minutos de descanso fue también algo digno de recordar. Menos mal que tenía a Papá Fúturo, no podía hacer otra cosa que no fuera darle de comer. Abuela Fútura puso en duda mi cantidad de leche y me dolió un poquito su falta de confianza, pero no minó mi moral y seguí insistiendo. Dos días en los que sólo existía para darle de comer a Bebé Fúturo.

Al mes la siguiente crisis, pero ya estaba concienciada y fue más llevadero. Aunque las pezoneras eran imprescindibles totalmente para la subsistencia de nuestra lactancia.

Al cumplir el mes decidí empezar a hacer un banco de leche que me ayudaría también a aumentar la producción de leche. No sé si mi método tiene nombre o no, pero creo que era el mejor para nosotros.

Por la noche le daba de una sola teta y por la mañana me sacaba leche de la otra. Y el desayuno lo tomaba de esa misma teta de la que me sacaba. Así mataba dos pájaros de un tiro. Aumentar la producción y que se tomara la leche del fondo de la teta con más grasa.

A día de hoy, la crisis de los 3 meses que pasamos a los dos meses y medio no fue tanta. Simplemente me levantaba para engancharlo mientras paseaba y se le pasaba. Duró unos 3 días. Pero los nervios desesperan a cualquiera.

En números, a día de hoy ha tomado unos 9 biberones con mi leche. Sólo hemos conseguido dos tomas sin pezonera… Pero creo que puedo confirmar que se ha establecido una Lactancia materna correcta. Creo que hay mucho que mejorar y por eso he decidido hacer un curso para asesorar la lactancia de otras madres. Tengo la sensación de que me han quedado asignaturas pendientes.

Con esto quiero deciros que la lactancia no es imposible, pero a veces es más dura de lo que parece. Busca información, pregunta a asesoras de lactancia. Si quieres, puedes.

PD: Hay casos en los que no se establece por mucho que se lucha. Esos casos también merecen un reconocimiento por la lucha que supone. A veces sí es imposible.

27 comentarios en “Nuestra Lactancia hasta ahora (3 meses)

  1. A mi me encanta la idea de dar el pecho así que cuando esté de 5 o 6 meses van a comenzar a caer libros y tutoriales sobre ello XD Me alegra que al menos esté mejor la cosa. Yo por si las moscas también me agenciaré unas pezoneras que dicen que son mano de santo oye. ¡Besos!

  2. A mi me salvaron las pezoneras durante unoa dias con la Beba. Quw haces con la.leche, congelada para cuando trabajes? Yo recuerdo que hacia como tú con las “crisis de lactancia ” pasear para que se enganchara y luego ya me sentaba. De momento con el enano no he notado crisis de estas.

    • Pues sí, la congelo para cuando comience a trabajar. Según la OMS se recomienda que durante seis meses se dé leche materna exclusiva e introducir los alimentos a partir de los seis meses, pero la leche materna seguir siendo el alimento principal y pasaré diez horas fuera de casa… 🙁

  3. Influye mucho la ayuda que tengas. A mi lo de sacarte la leche me parece una idea genial, ya sabes que yo lo estuve haciendo así con Gonzalo porque no encontré otra manera y nos fue muy bien pero además me sentía más segura cada vez que tenía que salir de casa, si El Niño tenía hambre en mi ausencia había comida. No sé por qué no lo hice así con Leo, no se me ocurrió pero si volviese atrás lo haría “por si acaso”

    Las pezoneras a mi no me funcionaron pero hay a quién os vienen muy bien así que enhorabuena por esa lactancia ya establecida

    • Casi no me lo puedo creer, fue tan duro al principio.

      Y sí, de hecho he aplicado mucho de lo que has enseñado, por ejemplo lo de congelar leche, que lo aprendí contigo. Ya tengo un banco de leche curioso y me estoy planteando en serio el donar leche. Supongo que será una experiencia que también cuente más adelante.

  4. Para mi tampoco fue un camino de rosas y tuve que poner mucho empeño para sacarla hacia adelante. Con el cambio hormonal del posparto es desmoralizador, pero como somos unas campeonas podemos con todo.

    Sin duda, si yo no llego a contar con asesoramiento de especialistas (matronas que vinieron a mi casa) lo hubiera abandonado.

    Ahora echo la vista atras y no lo veo tan dramatico, pero en su dia lo viví fatal y me marco mucho los inicios con mi primogenita. Si pudiera cambiar algo, le hubiera dado algún que otro biberón y habria disfrutado mas de mi primer (y posiblemente unico) bebé. Pero hay mucha presion sobre el tema y muchas veces es solo de nosotras mismas.

    • Sí, yo lo viví con horror. Que si no le dés bibe porque entonces deja de agarrarse al pecho, no le puedes dar tu leche porque no es suficiente. Y encima la gente con sus opiniones propias desmoralizando a una pobre recién parida que tiene las hormonas que quiere mandar a la mierda a todo el mundo.

      Ha costado, pero como bien dices, somos unas campeonas!!!!

  5. Espero tener la misma paciencia que tu!! Yo ya tengo pezoneras, por si las moscas, y el extractor, por si las moscas también…por suerte, ya la tienes completamente establecida!! Disfruta de la lactancia

    • Sí, pero lo más importante es la gente que te acompaña en la aventura. Busca a una asesora de lactancia cerca de tu casa por si te hiciera falta, hay muchas y pocas son las que cobran algo y es más simbólico que otra cosa. No dejes que te desanimen, porque no sabes lo puñetera que son las hormonas en esa etapa…

  6. Estoy de acuerdo contigo. No siempre se consigue y eso no nos tiene que suponer un problema, pues he visto a mujeres con los pezones sangrantes negándose a pezoneras y a dejar la lactancia, y yo era como “sino la estás disfrutando!!!”.
    Ya veremos cuando me toque a mí, me da miedo, pero haré como tu. tendré pezoneras a mi disposición, sacaleches, biberones…lo que haga falta, y si no lo consigo, pues no pasará nada, lo importante será que lo habré intentado.

    Un beso

    • Como recomendación te puedo decir es que busques una asesora de lactancia cerca de donde vives, no suelen cobrar y si lo hacen es más algo simbólico. Si quieres hacerla, busca alguien que te pueda ayudar. Y una asesora de lactancia es imprescindible. Y grupos de apoyo …

  7. Yo también recurrí a las pezoneras y fueron un alivio la verdad! El principio de la lactancia puede ser muy duro, pero el esfuerzo merece la pena, te lo digo que ya llevamos 33 meses 😉

    Yo también le daba toda la noche de un pecho para sacar a la mañana siguiente del otro para el banco de leche. Me funcionó muy bien hacerlo así!

    • A mí me funciona fenomenal. La verdad es que ya me da igual si uso pezonera o no, me va bien tal cual y si hace falta seguir así, así seguiré. 😀

      Una duda, ¿en algún momento dejásteis de usar pezonera?

  8. Has buscado algún especialista que valore el frenillo sublingual? es importante el buen agarre y si le está costando tanto, creo que sería útil valorarlo, por si el problemilla estuviera ahí. Desde luego que la lactancia no es un camino de rosas siempre y como bien dices ese bajón hormonal sumado a la falta de confianza que algunos muestran con sus comentarios, lo hace todo más difícil todavía.
    Estoy con la Doctora impaciente, es importante contar con profesionales en lactancia materna. Está bien tener un grupo de apoyo a la lactancia con mamás que hayan hecho cursos de asesoría de lactancia, pero no sustituyen nunca a un profesional. Desgraciadamente a veces cuesta dar con profesionales actualizados, pero haberlos, haylos!!

    • Segurisimo que no tiene frenillo, consigue sacar la lengua igual que su madre (hasta la punta de la nariz). Y a veces sí que se engancha bien. Simplemente que le pongo la teta delante, se la intento meter en la boca y la trata como un objeto al que hay que besar. No sé, es como si la pezonera le gusta.
      Estoy contigo, hay que buscar buenos profesionales… Pero por mi zona no los encuentro, así que prefiero compartir mi experiencia con alguien que necesite apoyo y ayuda. A veces no hace falta algo técnico, sino algo más humano.

  9. De momento voy leyendo mucho sobre lactancia materna… Intentaré hacerlo, espero que me vaya bien y terminar teniendo la suerte de que se establezca. El apoyo es algo importante, y sé que los comentarios y los consejos no dejarán de llegar…
    Disfruta de esta etapa 🙂

    • Sí, hay tantas cosas a tener en cuenta… Lo bueno es saber que se puede si se insiste y enconntrar buenos profesionales que ayuden. Y si se duda de algo que te han dicho esos profeesionales, consultar con expertos. Siempre hay una asesora de lactancia cerca.

Deja un comentario

catorce − uno =