#MBDay18 Mi Crónica

Si no conocéis el #MBDay18, os informo que se trata de una jornada de blogging realizado por Madresfera. Una comunidad de blogs sobre maternidad, paternidad y familias. Incluyen una gala de premios de diferentes categorías. Pero os insto a asistir a esta jornada (que se celebra anualmente) tengáis blog o no, porque el amor que acompaña todo el evento es increíble.

Cómo ha sido el #MBDay18

Bueno, la jornada, en su resumen, podéis encontrarlo en la página de Madresfera. Encontraréis información detallada de las charlas que se han impartido. Incluso en su podcast “Buenos días, Madresfera” tenéis muchísima info al respecto. Y en breves, incluso podréis ver las charlas en diferido.

No voy a reinventar la rueda. Las charlas han sido increíbles, motivadoras, inspiradoras, de todo. Son tanto para blogs que ya tienen una trayectoria y una experiencia, como para quien se está planteando abrir su primer blog. Da lo mismo, algo de aprendizaje te llevas. Aprendes tanto y sales con tantas ganas de mejorar el mundo, que merecen la pena estés en el nivel en el que estés.

Y la gala de premios… Pues como todas las galas de premios es un mar de lágrimas emotivas. Si no es porque conoces al ganador, a los finalistas, es porque el discurso que dan te toca la patatita. Yo ya me llevé el premio con las menciones que recibí en el blog de Marta Rivas Rius y en el de Papá Montessori, con eso me doy por ganadora (aunque no llegué ni a finalista).

Cómo viví el #MBDay18

Tengo dos maneras de contároslo, cronológicamente o por prioridad de emociones. Creo que lo voy a hacer de la primera porque es la manera más lógica de poder contar una jornada, ¿no os parece?

Antes del evento

Había quedado con la maternidad today para ir juntas. Ella quería desayunar con la gente antes del evento. Vivimos relativamente lejos. ¡¡Me hizo madrugar a las cinco de la mañana para ir juntas!! Nunca había madrugado tanto para nada, en ningún trabajo, ni nada. Así que bueno, sonó el despertador y entre domida y emocionada, me encaminé al encuentro. Al salir de casa me encontré con copos de nieve cayendo del cielo… Pero el viaje acompañada fue mejor.

Cuando llegamos, nos encontramos con algunas personas en la puerta. Ahí estaban Marta Rivas Rius y Mamá Sin Red listas para desayunar. Se nos juntaron poco a poco más gente, si no recuerdo muy mal, Josevi Baeza, Zora Groothuis, La Quiles, Locas Madres Murcianas, Born To Be Pank, Las Aventuras de Mamá Pingüino… De repente, descontrolé. La cantidad de gente que empezaba a haber me estaban provocando cierta ansiedad. Empecé a saludar como la novia de una boda, sin saber a quién había saludado y a quién no.

En serio, saludaba y saludaba, y sentía cómo la ansiedad en mí estaba haciendo que tuviera lapsus tras lapsus. También es verdad que la tripa llevaba un día y pico teniendo pinchazos que estaba ignorando. No me quería preocupar por ello, pero un runrun en la cabeza había. Así que me debatía entre dejarme llevar por la ansiedad o mantener la calma. No sé cómo, estaba casi equilibrada.

Durante las charlas

Una vez hecho el “check in” y entrado en la sala donde se impartirían las charlas, la gente se iba sentando. Me habían reservado un sitio (porque yo seguía saludando), pero cuando fui a hacerme con él… Me lo habían quitado. Y todos los sitios cercanos a la gente que me lo estaban guardando, estaban ocupados. Por cierto, tuve el placer de conocer a Embarazo y Fertilidad. Vi sitio libre en la primera fila, y ahí me planté.

En mi experiencia del año pasado sabía que sentada en medio iba a estar sin parar de saludar (lo cual mola) y viendo cómo el resto se saludaba mientras intentaba delucidar si conocía a alguien de los que estaban saludando. Y las charlas, pues… siendo tan interesantes, se quedaban casi a medias. Así que agradecí estar tan cerca y poder atender bien a quienes las impartían. Mereció mucho la pena.

Las comidas

Había dos ratos entre unas charlas y otras. Un ratito de desayuno y otro ratito de comida. Que eran los ratos en los que seguías saludando. Y no sólo saludabas, también conocías a gente nueva.

Pude saludar a Gema de Gemelos al Cuadrado, a Tere de mi Mundo con Peques, a Paula de Amor Desmadre, a Sonia de O mundo au reves, a Criando Pulgas, a Chibimundo, a Reiniciacc, a Sunne… ¡¡¡a un millón de personas!!! Me siento fatal porque no os puedo mencionar a todas. También estuve con Nanoc. Ay, si me da vuelta en la cabeza toda la gente. ¡¡Y todos tan maravillosos con tanto amor!!

Me llevé mucho amor. Amor a raudales, con cariño, con abrazos, con todo. Si es que todavía se me saltan las lágrimas con todo lo que pude abrazar, besar, etc.

También había varios concursos y sorteos de las marcas patrocinadoras en las que participé. Y hubo una feria del libro madresférico donde podías comprar libros sobre maternidad y paternidad y que los autores te lo firmaran. Yo quería unos cuantos, pero no tenía presupuesto y no pude adquirir ninguno. Me sentía fatal, los quería todos… pero hay que ser realista y si no se tiene, no se puede tener.

La despedida

Pues llevaba, como dije al principio, varias horas (dos días) con pinchazos en la tripa. Pues cuando me levanté de la silla al final, flipé. ¡La tripa me había crecido! En serio, me lo estaba imaginando, pero puedo confirmar que los pinchazos eran porque el útero se estaba ensanchando. Así que entré por la mañana con una tripa fofa de gorda y salí por la noche con una tripita de preñi.

Entre el madrugón, el embarazo, la preocupación, la ansiedad, la cantidad de amor, los saludos infinitos, lo interesante de las charlas… ¡¡todo!! Estaba agotada. Así que cuando terminó, por mucho que me habría encantado quedarme para una cena con la gente, necesité irme. Y haciendo caso a mi cuerpo, me fui.

Me despedí de quien pude, porque no me encontraba con fuerzas ya para despedir a todos los que había saludado. Pero con unas ganas del #MBDay19 que ni os lo imagináis.

Gracias, Madresfera, por darnos tanto amor y por dejarnos dar el amor a otros.

6 comentarios en “#MBDay18 Mi Crónica

  1. Que guay fue conocerte Zana. Qué pena que luego nos dispersásemos y no hablásemos más. Para el año que viene lo tenemos pendiente. Un abrazo!

    • ¡¡Totalmente de acuerdo!! Es un evento que elimina la barrera de la pantalla y es que detrás de las pantallas también hay mucho amor. ¡Me ha encantado verte y conocerte!

Deja un comentario

tres × cinco =