Matronatación para bebés… ¿Imprescindible?

Como ya os anuncié en el último #FotoFinde, nosotros no nos hemos apuntado a Matronatación, pero sí que vamos a la piscina. Debido a que Tito Fúturo (novio de Tita Fútura) es monitor de la piscina municipal y en su día me recomendó no hacerlo porque al no atender a “órdenes”, hay muy pocas cosas que enseñarles y lo único es que habría que ir a menudo para que no se le olvide, pero que el dineral que cuestan las clases sería mejor que nos lo ahorrásemos.

Haciendo caso al buen hombre la primera vez fui toda decidida con Bebé Fúturo y me llevé un chasco. Aunque no se hagan muchas cosas en Matronatación, sí te dan como pequeños principios que hacer con el bebé. Porque cuando yo fui tenía la sensación de que lo estaba ahogando o no haciendo bien. Tenía la sensación muy clara de que había cosas que debería saber y que no sabía. Y sí, Bebé Fúturo se divirtió muchísimo, era su primera experiencia y claramente lo gozó.

Después en la ducha tampoco se facilitó nada. Y eso que sólo nos quitamos el cloro porque de verdad, aquello era insostenible. Estaba sola con él y claro, él no se mantiene de pie solito, así que no podía dejarle sin sujeción ni para ponerme la toalla… Bueno, menudo caos. ¡Pero aprendimos para la próxima! (Sí, soy de esas personas que no necesitan controlar la situación para atreverse a hacer cosas nuevas. Yo aprendo con la propia experiencia).

A la siguiente, como ya comenté, vino Tita Fútura con nosotros y ella sí que nos enseñó muchísimas cosas (que espero no olvidar), entre ellas:

  • De las primeras cosas que se les enseña a un bebé es a sumergirse bajo el agua. Para ello, como todavía no saben, es importante tener un pequeño ritual para que con el tiempo sepa que cuando hacemos eso, le vamos a sumergir. Nos recomendó dar como tres chapuzones grandes y lentos antes de meter la cabeza debajo del agua y en el último, soplarle la cara para que, como autoreflejo, cierre las vías respiratorias y no le entre agua en la sumersión. Espero haberme explicado… En caso contrario, decídmelo en comentarios y edito para intentar ser más clara.
  • Lo siguiente es que el bebé aprenda a flotar. No lo va a hacer de la noche a la mañana, es algo que requiere bastante tiempo y seguramente varias sesiones. El bebé se ha metido por primera vez en un charco (grande) y es algo que impresiona. Ya veréis cómo se agarra al principio desesperadamente a la madre para agarrarse a esa confianza que él (o ella) no tiene. Somos nosotras (o nosotros) quienes le transmitimos la tranquilidad que necesita para la experiencia con el agua y hasta un rato más tarde, el bebé no se relaja. Y para flotar, hace falta que se relaje… Para ello nos recomendaron que le pusiera la cabeza contra el hombro con el bebé panza arriba y haciendo eses largas y lentas hacia atrás le llevásemos por la piscina.

Bebé Fúturo esto último todavía no se sentía con confianza para hacerlo, así que tuvimos que hacer lo mismo con él panza abajo. Obviamente hay que ver al niño y no obcecarse con hacerlo exactamente cómo se dice. Acabamos el rato de piscina que casi flotaba solo con un churro y él encantadísimo de la vida.

En las siguientes, cuando él ya flote perfectamente y se sumerja sin problemas, pues ya haremos juegos más complicados. Pero de momento con esas cosas y unos buenos chapoteos tenemos diversión para rato. Estamos deseando volver.

Para la hora de la ducha, una vez que salimos, he necesitado llevarme material extra. Le pregunté a Reloj de Madre que nos comentó que también iba a ver qué hacía ella, porque yo lo veía como imposible de gestionar. Y me quedé con el truco de ducharme con el mismo jabón que el bebé.

Lo que sí que tenía claro era el hacerme con una tonga o un portabebés ayuda brazos para el agua (se lo he pedido a los Reyes Magos, a ver si he sido buena…). Como de momento no lo tenía, pues me cogí la bandolera que usaba en verano para amarrarlo a mí durante la ducha. Ella lo hacía sin ayuda, pero es que Bebé Fúturo ya tiene un peso considerable y encima le encanta tirarse por todos lados para suicidarse. Con la bandolera nos apañamos bastante bien…

Aunque la verdad es que esta última vez, al poder contar con la ayuda de Tita Fútura para sujetarle mientras me vestía, la experiencia no fue tan traumática… Veremos a la siguiente.

¿Habéis ido a clases de Matronatación? ¿Qué os han enseñado? ¿Os gustaría ir a la piscina? Contadme si finalmente os animáis después de lo que os cuento…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

8 comentarios en “Matronatación para bebés… ¿Imprescindible?

  1. Yo también lo apunté y le encanta! Como voy con el papa pues me ayuda con el momento de cambiar al niño. Yo, la verdad, prefiero bañarlo en casa pq el niño no para quieto y el vestuario es muy pequeño y para mi difícil de gestionar…Pero me da pena porque el último mes no lo he podido llevar porque estaba con bronquitis continuas. A ver si a partir de ahora hay más suerte. Un besazo!

    • Disfrutan muchísimo, ¿verdad? Yo estoy encantada, todavía tengo mucho que mejorar en el momento vestidor, pero nada que no se consiga con práctica. Papá Fúturo no quiere saber nada de nada sobre ir a la piscina, por suerte se ofrece su hermana.

  2. Mis tres peques van a la piscina, dos a matronatacion y la mayor a grupo de mayores. Yo no me complico, la ducho con la ducha sin gel y ya les ducho con gel en casa. Mi bebita va desde los 6 meses a matro, y yo me encargo de la mayor (6 años) y la bebe (9 meses) y el papa del mediano (3 años recién cumplidos), me apaño sin porta bebes supongo que la experiencia es un grado jajaja. Para nosotros la matronatacion es genial, divertida y buena para su desarrollo. Poco a poco te acostumbrarás 😄. Para meterles la cabeza poco a poco, a nosotros nunca nos recomendaron hacerlo el primer día.

  3. La intendencia es complicada, yo acababa desnuda dando teta con la niña vestida. Ahora ya lo gestiono mejor y consigo vestirme la mayoría de los días antes de la teta y la siesta.

    Lo de meter la cabeza también lo hacemos desde el primer día, ahora ya recorre distancias considerables y pasamos de una calle a otra por debajo de la corchea sin que se inmute. Pero nosotras empezamos a los 5 meses así que lo ha interiorizado muy rápido.

    Una de las cosas que mas me gusta es que se quedan en la piscina todos los mocos, se limpian las vías respiratorias que es una pasada. Se que suena asquerosillo, pero casi mejor que salgan solos a tener que andar con el agua de mar antes de dormir.

  4. Yo he hecho matronatación con los dos y ahora siguen yendo a natación, pero ya van solos. La verdad es que el vestuario es un caos, imagínate con dos, porque no van al mismo horario y cuando salía uno, entraba el otro, con lo que se me solapaban… En fin… Ahora ya lo tengo más controlado y ellos no se me escapan jejeje. Sobre la ducha, nos duchamos en casa y tan contentos! La verdad es que es una actividad muy buena y para que cojan confianza de bebés va muy bien!

Deja un comentario

5 × uno =