En busca de Guardería

He sido muy generosa con el título, no ha sido una búsqueda exhaustiva ni nada parecido. Ha sido tener claro la que queremos y si no superaba un presupuesto (bastante amplio), entonces, y sólo entonces, miraríamos el siguiente en la lista.

La historia es que la semana que viene tenemos una situación extraordinaria en la que los cuatro cuidadores voluntarios que tenemos (a parte de Papá Fúturo) no se pueden hacer cargo por diversos motivos y nos encontramos con una situación insostenible, así que se nos presentó la ocasión de tomar la decisión de matricularle ya a una escuela infantil. Sí que teníamos intención de hacerlo antes de que fuera obligatorio, pero más adelante. De repente fue todo muy atropellado.

La guardería elegida forma parte del futuro colegio al que queríamos matricularle, fin de la búsqueda. Antes de ir vimos el blog que tienen donde muestran las actividades que hacen y me encantó. Así que en realidad ya iba convencida, me gustaba el ambiente que mostraban y las actividades que se hacían. No me hacía gracia que no se pixelaran la cara en las fotos de los niños… Pero bueno, con no deciros dónde.

Al día siguiente llamé y estaba de guardia la escuela infantil, pero el colegio no estaba abierto al público hasta hoy y no se podría ni matricular ni enseñar correctamente, así que tocaba esperar. Como me vieron nerviosa por la necesidad de incorporarle, me aseguraron que tendría plaza, así que me quedé más tranquila. Pero sólo en parte, ¿y si no me gustaba el ambiente? ¿Y si se pasaba del presupuesto? No tenía claro que en el siguiente de la lista tuviera suerte de tener plaza. Y ni Papá Fúturo, ni yo, ni ninguno de los demás cuidadores podían faltar a la obligación de la semana que viene. Bueno, encontramos una solución si de verdad no conseguimos nada, pero no iba a ser lo mejor.

Así que allí me encaminé, a dos kilómetros de casa cargada con niño y con todo para irme a trabajar. Pasito a paso (hoy he llegado a mi objetivo de 10000 pasos, ¡yey!). El coche lo necesitaba sí o sí Papá Fúturo, así que caminito a Belén.

Pregunté por la persona que me indicaron y me atendió al poco. Fue muy amable y contestó a mis dudas antes de hacerlas. Me llevó a ver todas las clases desde 0 a 6 años (y no son pocas), me explicó el funcionamiento de cada una de ellas y finalmente me enseñó las instalaciones generales como polideportivo y piscina climatizada.

Vi un ambiente muy bueno, en el que todas las señoritas se conocían a todos los niños. Se sabían sus cumpleaños, sus rutinas, sus alergias (sin tener que consultarlo).

También tenían médico que pasaba reconocimiento todos los días. Clases con especialistas y un sistema de adaptación a cada cambio de nivel que me gustó mucho.

El presupuesto se ajustaba, aunque no sin tener que apretarnos el cinturón, así que el lunes Bebé Fúturo tendrá su primer día de clase.

Y yo lloraré en silencio muy alto porque eso significa trece horas sin verle. Maldita no-conciliación. Aunque hay proyectos nuevos en mi empresa y se auguran cambios positivos. Ya os contaré.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 replies on “En busca de Guardería”

  1. Ya verás q aunq nos duele luego cuando les vemos entusiasmados se nos pasa jejeje un poco pero se nos pasa. Por otro lado, el tema de las caras de los nenes en la web para q saquen al tuyo tú has de firmar una autorización conforme a q autorizas q publiquen la imagen de tu hijo. En el cole de Bombó fue el primer papel q nos dieron para firmar, consúltalo porq ya te digo q sin tu consentimiento nonpueden poner inguna foto en la q se le vea la cara. Feliz día! Muack!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 9 =