Dou dou o Muñeco de Apego

Creo que las que nos movemos en el mundo de la maternidad tenemos muy presente el apego en nuestra Futura Vida con el nene que llega. Pero hay gente que por falta de información, no sabe que estas pequeñas cosas existen y son tan fáciles de hacer.

¿Qué es un dou dou o un muñeco de apego? Pues básicamente es cualquier peluche con el que el niño se encariña especialmente, suele tener una característica muy especial: huele a la madre.

Obviamente en el mercado no existe un Osito de Peluche con Fragancia de Esencia de Futura Mamá. Cada una somos únicas hasta para eso. Para conseguirlo, deberemos elegir un peluche que nos guste e ir durmiendo con él durante el embarazo. De esta manera va adquiriendo nuestro olor, nuestra esencia, y el Futuro Bebé sentirá aprecio por ese peluche dado que lo identifica con la madre.

¿Para qué sirven? Obviamente, siempre que estemos nosotras presentes, preferirán que les tengamos nosotras (o los padres) antes que al muñeco. Pero a veces debemos separarnos de ellos, por ejemplo, para dormir. En esas ocasiones estos muñecos de apego son muy útiles para que no sientan el abandono que les produce la ausencia de la madre, porque con el muñeco saben que siempre van a tenerla consigo.

Hoy en día en el mercado ya los venden como “Dou Dou”, son esos muñecos que son como un trapito con una cabecita de animal (ASÍ). Con textura especialmente suave para resultar lo más agradables posible. De toda la vista he conocido a mis primos que siempre llevaban “su mantita favorita” encima y a todas partes, supongo que se podría considerar lo mismo.

Los que me conocéis, ya sabéis como soy… Para Futuro Bebé tenía que ser algo especial. Así que le encargué a La Costurera de los Niños el siguiente dou dou con diferentes texturas:

Dou Dou

¡¡A nosotros nos tiene totalmente enamorados!! Nos encanta por cada uno de sus detalles. ¿Qué os parece a vosotros?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

13 comentarios en “Dou dou o Muñeco de Apego

  1. Es muy bonito! Yo me pasé los últimos meses durmiendo con una ratita-manta pero cuando nació me olvidé del peluche y comprendí lo dificil que es engañar a un bebé! Jeje. Creo que es algo para cuando son más mayores. A mi hija no le podia ni engañar con el chupete por la noche para no darle teta en alguna toma y al final con mes y medio dejó el chupete definitivamente jejeje. Un beso!

  2. Uy, ya veras como al futuro bebé no lo engañas tan fácilmente como ahora crees. Te lo dice una q se acostaba con un muñeco de esos, ajajaj
    El muñeco en si es salaisimo! Aunque tengo q reconocer q me da un pelin de cangui 😉
    Un beso y a seguir cuidandose. Muakk

  3. La verdad es que el muñequito es totalmente de tu estilo. Mi hija mayor pasó de los muñecos, mantitas y variantes, le compré de todos los estilos, texturas y formas y nada de nada, cuando le empezaron a doler las encías mordía rabiosa el chupete (hasta entonces ni le miraba) y los bracitos de un osito pero rápido los volvió a dejar tirados. Con el peque es oto mundo, del chupe pasa aún más olímpicamente pero un día le di una vaca/trapito de su hermana y fue amor al primer babeo XD Tuve que salir corriendo a por otro similar (una rana) para que no se quede enganchado a uno solo y si le ocurre un percance (se pierde o hay que lavarlo simplemente) nos monte el pollo. Está visto que una cosa es lo que la madre planea y otra lo que el bebé decide hacer 😛

Deja un comentario

7 + Trece =