Definitivamente, #AContramarcha

El Grupo 0+ (o como lo llamamos en casa, el “huevito”) para el coche lo tuvimos que guardar muy pronto. El dependiente de la tienda no se lo creía hasta que lo vio con sus propios ojos, Bebé Fúturo, a sus cinco meses y medio, no cabía dentro de forma segura. A pesar de que apenas llegaba y superaba los seis kgs, la mitad para lo que está indicado esa silla.

Para ver si el bebé va correctamente seguro en el dispositivo para el coche hay que fijarse principalmente en las correas que hacen la función de cinturón, en el momento en el que se escurren por los hombros y van por el brazo, por muy ajustadas al máximo que estén, es el momento de cambiar.

En la recámara teníamos hasta 2 sillas de coche. Una con Isofix, ambas valían para varios tamaños. Pero leímos este post de Menuda Manada y lo teníamos claro, compraríamos una silla de coche para bebé a contramarcha.

Nos acercamos a Nordic Baby y después de esperar un rato, nos atendieron. Nos sorprendió mucho la amabilidad general y los conocimientos claros que tenía el dependiente. Después de las preguntas de: “¿Por qué no poner el sistema de cinturones y el de Isofix a la vez?” nos quedamos convencidos de que estábamos en el sitio correcto.

Por cierto, la respuesta es que en caso de accidente (que es para lo que está la silla), si el bombero tiene que sacar al bebé lo hace con silla y con todo, al buscar la manera de desencajarlo reacciona según el anclaje que tenga. Si ponemos los dos, son segundos vitales que el bombero pierde y que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Nos recomendaron una silla a contramarcha que es válida desde el mismo nacimiento hasta que el bebé/niño ya no puede ir a contramarcha. Nos lo instalaron en un momento y nos hicieron recomendaciones que consideramos muy acertadas (protector para la silla y un espejo que no fuera articulado porque finalmente se caen o hacen demasiado ruido molesto). Parece una nave espacial y después de realizar el primer viaje largo con Bebé Fúturo, estamos más que contentos con la compra.

Si lo estáis dudando, es verdad que tiene un precio más elevado que una silla normal, pero los resultados compensan, esa diferencia de dinero puede significar una vida entera. Sobre el espacio que ocupa, la verdad es que ocupa lo mismo que la silla con Isofix que está instalada en el coche de Abuelos Fúturos. Esperamos siempre que nunca pase nada, pero a la hora de la verdad, si pasa, que produzca los menos daños posibles.

Sólo me queda deciros que la elegida para nosotros fue: Klilppan Kiss 2.

8 comentarios en “Definitivamente, #AContramarcha

  1. Nosotros también tenemos una Klippan y estamos muy contentos. Eso sí, en la tienda que la compramos no tenían ni idea. Suerte que sabíamos lo que queríamos. Nos tocó buscar a nosotros la información y vídeos para instalarla. Un abrazo.

Deja un comentario

catorce + 13 =