Anunciando el Embarazo: En el Trabajo I

Había pedido libre el día de la primera visita al ginecólogo. Sabía que me podría la emoción y quería disfrutar con Futuro Papá de esa tarde, estar juntos, regodearnos en las sensaciones… Pero como ya he dicho con anterioridad, ha surgido una época en la que me colapsa la cantidad de trabajo. Así que me pidieron que asistiera a un acto importante por la tarde a cambio de darme otro mediodía libre.

No sé si es mi sentido de la responsabilidad o algo parecido, pero me veía en la obligación de comunicar el embarazo lo antes posible a mi responsable… sea quien fuere. Es como un acto de lealtad que le tengo para que pueda programar el futuro laboral teniendo presente mi ausencia durante una temporada que puede ser significativa. Si todo va bien, la cosa coincide con una de las épocas más tranquilas de nuestro ciclo anual de trabajo, pero es algo que hay que prever de todas formas.

Así que, dado que tuve que trabajar el martes por la tarde, aproveché para apartar a mi jefe durante un momento. No le había dicho para qué era la prueba médica que tenía que realizar por la mañana, y con lo que me encantan las sorpresas, sobre todo si empiezan con susto, pues la conversación fue más o menos así:

Yo: – Bueno, jefe. Sabes que esta mañana me he hecho una prueba médica…
Jefe: Cara de susto. – ¡No me digas!
Yo: – Sólo quería que fueras el primero en saberlo…
Jefe: Se echa para atrás con más cara de susto.
Yo: – Voy a ser madre.
Jefe: me abraza emocionado y alegrándose mucho.

Me ha recomendado que no se lo diga a nadie más de la empresa hasta estar fuera de peligro, pasado el primer trimestre. Porque claro, mi empresa es de ésas que son una gran familia, enorme, y tiene recursos humanos y lo que cuentas en un despacho de 15 personas, lo saben los otros 3 despachos y hasta la otra sede. Como también es lo que me ha recomendado Futuro Papá, a pesar de que me muero de ganas de contárselo a todo Cristo, haré lo que tenía planeado en un principio… (Contarlo a distancia).

20 comentarios en “Anunciando el Embarazo: En el Trabajo I

  1. que guay!!!
    Yo junté a mis compis despues de comer, y casualidad el jefe se quedo en el pasillo haciendo no se que. Salí a decirle que viniera un momento y sin decirle nada más me dio un abrazo y los demás empezaron a preguntar que pasaba! jajaja! Creo que tiene un sexto sentido o algo así!

  2. Que bien que tu jefe reaccionase asi de bien!yo no creo que lo diga hasta septiembre, en mi trabajo vamos sobre la marcha asi que no necesitan saberlo antes y la verdad es que me da que la reaccion no va a ser tan buena…

  3. Yo lo conté a mi jefa y un par de compañeras con las q tengo menos afinidad cuando había pasado las 12 semanas… de echo se alegró como una loca…pero ese día… a partir de ahí lo único que comentó fue “está embarazada no enferma” cada vez que una compañera preguntaba por como estaba… y desde que me dieron la baja por riesgo en la semana 30 solo me ha mandado un Whatsapp una vez! Eso si, a una compañera que se casa por la iglesia a fin de mes, no la deja ni a sol ni a sombra (yo vivo en “pecado”)… coincidencia? jeje

  4. Yo se lo dije a mi jefe cuando me hicieron la eco de la semana 14. Antes se lo conté solo a una de mis compañeras/amiga ya q a veces tenia q cubrirme un poco con el tema las nauseas y jeje. Eso al final me resulto muy bueno xq así no vivía en constante nerviosismo x decirlo. Comentábamos algunas cosas y me echaba una mano con los pesos (trabajo en farmacia y llegan verdaderos palets a veces).
    Estoy planeando otro embarazo, 15 meses tiene mi otro hijo, y directamente le he pedido permiso a mi jefe. Q no esta la cosa para gaitas. La conversación fue mas o menos como la tuya, osea q se lo tomó bien.
    Por cierto enhorabuena futura mama!

Deja un comentario

tres + seis =