Adaptación a la Guardería. Nivel 2

Hace bastante tiempo que comenzamos la guardería, en realidad estamos ya en la tercera semana desde que comenzó el curso escolar.

Antes de comenzar tuvimos la famosa reunión de padres donde nos dieron la bienvenida al curso. Una presentación muy bonita sobre los objetivos del centro, la presentación del personal docente y extra docente. Después nos llevaron a las aulas que les corresponden a cada nene con la tutora correspondiente. Nos contaron cómo sería la clase en particular.

Hay niños desde febrero hasta diciembre con el año 2015 de nacimiento. Así que os podéis imaginar. Nenes que ya andan en los 19 meses mezclados con bebés que no han cumplido el año todavía. Por suerte, el ratio máximo de alumnos es de 12, en lugar de 15 como marca la ley. La “seño” parece bastante simpática y otra madre se ha animado a recomendarla a los demás porque ya estuvo con ella el año pasado.

Nosotros, por desgracia, somos esa clase de gente que no se puede permitir un período de adaptación. Así que Bebé Fúturo comenzó desde el principio en su horario habitual.

La primera semana fue mejor de lo que me esperaba, pero esto no significa que no haya ido mal. Lloró todos los días, parece ser que todo el día. Es más, el segundo tuvimos que recogerle para llevarle a uno de los especialistas y estuvo llorando porque salía de la guardería, aunque le estuviera cogiendo yo en brazos.

Se nos caía el alma a los pies, ¿pero qué hacemos? Por suerte, nos gusta bastante la guardería en la que está y podemos confiar en ella. Nos da buen feeling y eso nos parece importante.

A estas alturas del curso,  ya la rutina está integrada en Bebé Fúturo y notamos mucha diferencia. Entra un poco llorando todavía, pero a lo largo del día le dan menos rabietillas. Ya sabe que después de los aerosoles es la hora de cenar, después el baño y tras eso la teti y a dormir. Ya no se pasa la vida llorando o no queriendo dormirse.

7 comentarios en “Adaptación a la Guardería. Nivel 2

  1. Yo tengo programada mi entrada para el tema mañana… pero me he quedado un poco tristona compartiendo las emociones que entreleo. Debe ser descorazonador ése intervalo tan grande sin él y sabiendo cómo lo siente él.
    Un abrazo.

  2. Paciencia… Lo importante es respetar los ritmos y el espacio de los niños, cada niño es un mundo, unos demandan más contacto físico, otros son más independientes… Cada niño necesita de su tiempo y sobretodo, lo que le digo a las mamás a la salida, ellos saben perfectamente cuando estáis nerviosas, tristes, es difícil pero hay que intentar dejar al niño con naturalidad y vuestra mejor sonrisa aunque por dentro os apetezca llevaroslo a casa 😊

Deja un comentario

cinco × 2 =