Trabajo en Privada VS Trabajo en Pública (comienzos)

Cuando opositas, en todas las fases de la oposición todo el mundo te asegura que todo el sacrificio que haces merece la pena. El premio es grande y satisfactorio y los sacrificios habrán sido pocos para lo que consigues. La sensación de eterna promesa inalcanzable se hace duro. Además, una vez que la gente aprueba, como que desaparece. Te da nociones, te dicen que merece la pena, que están contentos y felices, pero nunca llegas a saber por qué.

Hoy vengo a romper la balanza y a contar mis impresiones, ya sabéis que me gusta hacerlo. Y creo que ha llegado el momento en el que tras haber empezado, os puedo contar qué diferencias hay respecto a la privada para que el mito sobre que merece la pena opositar sea verdad. Yo he estado al otro lado, he querido saber esto y por eso, ahora que lo experimento, os lo cuento.

Comienzos en la Privada

He trabajado en varias empresas privadas. En una he estado muchísimo tiempo y en otras mi recorrido ha sido bastante corto. En la mayoría he realizado funciones parecidas a las que realizo ahora, por lo que parto de la misma base.

La vorágine de empezar a trabajar en todos esos sitios siempre fue bastante caótico, pero desde luego que no desaprovechaban ni un solo minuto de mi contrato. En cuanto me habían presentado a mis nuevos compañeros y me ponían en la mesa, me daban cuatro nociones de mis funciones, me explicaban lo básico que necesitaba saber para cumplir y… ¡¡a trabajar!!

Si no sabía algo, lo iría aprendiendo sobre la marcha, pero ya contaban con que sabría hacerlo. A ver, suena mal, pero no. Eran majos, amables y todo eso, pero la sensación que yo tenía era que daban por hecho que sabría hacer lo que me pedían y tenía que preguntar si no era así. Deducía casi todo y acertaba bien, pero en muy pocos sitios se adelantaban a mis dudas. Así que ya en el segundo día parecía que nunca habría sido nueva.

Además, todo el tema de identificación personal lo tenía tramitado a los diez minutos de empezar. Si necesitaba correo electrónico, sesión en el ordenador, claves para diferentes programas… Cuando me sentaba a mi sitio después de presentarme a todo el personal, ya tenía todas mis claves.

La sensación siempre fue de exigencia. Se te exigía saber cosas que no te habían dicho. Y entre los compañeros mismos siempre había una cierta competencia.

Comienzos en la Pública

Cuando acabé de firmar la posesión, que es cuando oficialmente firmas el contrato de empezar y a partir de ese momento me convertí en trabajadora pública, tuve que irme a otro sitio a firmar más cosas. Pero a otro sitio literal, en otro edificio de otro lado. Pero es más, no me dijeron el sitio que era, lo deduje por otros compañeros que les constaba la misma consejería y me equivoqué, así que tuve que ir a otro sitio distinto que mis compañeros para firmar lo mismo. Me chocó muchísimo, no hay nada centralizado, incluso en la misma consejería. Según tu destino, firmas lo mismo en sitios distintos…

Tras hacerme el tour de firma de documentos varios y variados. Entre los cuales está la toma de posesión, la protección de datos, la cuenta bancaria para la nómina, la solicitud del abono, la declaración de irpf, etc. llego a mi lugar de trabajo. Me reciben con los brazos abiertos aceptando mi condición de funcionaria de carrera y siendo muy delicados al expresarse.

Poniendo en situación. La funcionaria interina que ocupaba mi puesto tenía unas condiciones laborales por las que cesaba única y exclusivamente en el momento en el que yo firmaba esa posesión del cargo público. La administración nos tiene prohibido cruzarnos, por lo que cuando yo firmo mi posesión, a ella la llaman para que abandone el cargo. En mi caso, llevaba muchos años y le tenían cariño. Cuando entré, hubo veces que sin querer se escapaba un “la que sustituye a X”, pero enseguida corregían y decían “quien ocupa su plaza merecida”. Ese día me permitieron irme antes a casa sin haber encendido el ordenador para que lo celebrara.

La entrada fue igual de caótica que en la privada, pero las exigencias eran distintas. Trabajo para un departamento que no “me gestiona” y es todo un poco complicado. Yo cumplo las funciones del departamento que “me gestiona”, pero para un departamento distinto, con sus particularidades. Entonces el jefe que me aprueba los días de permisos no es el mismo que el jefe que me da trabajo. Entre ellos se hablan y se coordinan, pero es algo que en la privada no me ha pasado nunca.

No daban por hecho que supiera nada. Casi me intentaban explicar hasta cómo hacer click en el ratón (he exagerado, pero la diferencia es abismal). Tratan de mimarme y que estuviera a gusto y no me agobiara. Valoran a menudo mi eficacia y están muy atentos a que me sienta bien. Sobre todo me ha sorprendido la valoración que hacen constantemente de lo bien que realizo mi trabajo, ¡eso nunca me había pasado en la privada!

Y sobre las claves e identificaciones que necesito para realizar mi trabajo… Bueno, unas claves las tengo que solicitar a un sitio y me las autorizan en otro. Otras claves las tengo que solicitar personalmente a otro departamento distinto. La de inicio de sesión del ordenador tardó una semana porque era urgente, de lo contrario, habría tardado mucho más. Así que mientras tanto tenía que trabajar con claves de mis compañeros e incluso de mi jefe.

Y la sensación general es la falta de competencia entre mis compañeros. Cada uno se ha ganado su puesto de trabajo con sus condiciones (de carrera o interino) y todos son bienvenidos.

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

diecisiete + nueve =