Prueba de Producto: FisioVen BioGel

En cuanto mencionaron la posibilidad de probar el Fisioven BioGel desde la prueba de producto con Madresfera, yo sabía que lo quería. Ya tenía planteado comprarme algo así para este verano porque mis piernas siempre se hinchan y están extremadamente cansadas en esta época. Me quedo sin fuelle y noto el cansancio sobre todo en las piernas. Además que la hinchazon es considerable… Si ya tengo normalmente piernas gruesas, en verano es horrible.

Formato de FisioVen BioGel

Nada más abrirlo, la verdad es que me sorprendió muchísimo el formato del producto. Estoy acostumbrada a que el dispensador de este tipo de cremas sea a base de boquilla. Es decir, aprietas el extremo del tubo y sale crema por un orificio pequeño.

Si la presentación fuera en un bote, pues sería con un dispensador tipo pump. De éstos que pulsas con el bote en vertical y sale producto. O, también existe el tipo tarro.

Pero FisioVen BioGel tiene un nuevo dispensador, se llama airless. Es una mezcla entre tubo y pump. No permite la entrada de aire y esto ayuda a conservar los extractos naturales de los que se compone el producto. Como el tubo es flexible, se va “encogiendo” según usamos el producto, lo cual no hace necesario la entrada de aire para evitar deformidad del envase. Dado que se deforma de manera natural.

En cuanto a uso, es muy fácil y cómodo. A veces hay que tumbarlo un poco para que salga más cantidad, pero siempre sale. Me ha gustado mucho.

Olor

Ésa fue nuestra siguiente sorpresa. Y digo “nuestra” porque Papá Fúturo estaba a mi lado. Nada más echarme dijo un “Me gusta como huele”. Huele mucho, pero huele muy bien. Me recordó completamente al olor y sabor de los chicles de menta sin azúcar. Un poco dulzón, sin empalagar, y refrescante.

Nada más olerlo, ya sentía frescor. Debo decir que yo y los olores… Bueno, tengo una pituitaria muy particular, huele lo que quiere. Y en mis preferencias, supongo que por costumbre, prefiero no oler a nada. No me gustan los olores artificiales, de ninguna clase. Por eso prefiero, por ejemplo, las nueces de lavado, porque no dan olor. Pero aquí debo hacer una excepción, al darme sensación de frescor tan sólo con el olor, me resulta muy agradable.

Textura

Me pareció una textura muy suave y fácil de extender. Nos recomiendan aplicarlo con un masaje que vaya de abajo hacia arriba. Supongo que para favorecer el retorno de la sangre en las venas mientras aplicamos el masaje, cosa que ayuda a una buena circulación.

El color me llamó la atención, no es el típico blanco que te encuentras en todas las cremas. Tiene un color marrón que, a mí, me dio sensación de ser más natural. No tiene parabenos y para mí es un gran alivio.

Eficacia

Una vez echado, el frescor se siente enseguida. Pero cuando pasa un poco de tiempo, se nota aún más. Yo me temía que sólo fuera frescor durante un momento y luego ya te olvidas. Me encontré con todo lo contrario, el olor y el frescor perdura en el tiempo. Es más, una vez “baja” el frescor inicial, vuelve con más fuerza al cabo de un pequeño rato.

En ese momento supe que adoro el producto. Era exactamente aquello que me gusta en cualquier producto y encima lo iba a buscar para este verano.

Debo decir que recomiendan echar el producto por la mañana y por la noche todos los días. Así hice y de verdad que estoy encantada.

Embarazo

Se me iba a presentar un pequeño inconveniente: iba a pasar el verano embarazada. Finalmente no ha sido así, pero ya, del embarazo anterior, sabía que no podía ser cualquier producto. Con el embarazo debemos extremar el cuidado de los productos que usamos sobre la piel. Las cremas para aliviar las piernas no suelen ser aptas para embarazadas. Es algo que me preocupaba en este caso. Siendo un blog de maternidad, ¡¡es algo a tener muy presente!! Así que investigué un poco y os puedo confirmar que éste sí es apto para embarazadas.

Deja un comentario

Once − 10 =