Muerte Mental

Todos tenemos un mal día de vez en cuando. Esto es así. Y no es nada malo tener un mal día. A veces el mal día lo tiene el otro y lo paga contigo. Yo, normalmente, procuro reservarme el mal día para mí y evitar que los demás lo sufran, a veces no consigo evitarlo y acto seguido pido perdón. En estos caso yo practico algo de lo que últimamente lo dice más gente y no sólo yo: la Muerte Mental. Últimamente la he tenido que practicar más de lo que me gustaría, como os cuento AQUÍ.

¿Qué es la Muerte Mental?

Soy de la opinión de que lo que nos define son nuestros actos, no nuestros pensamientos. Y, con todo el amor del mundo, a veces me cruzo con gente a la que quiero/necesito matar para sentirme mejor. Ya sea porque el mal día lo tengo yo o porque el mal día lo tiene el otro y me está tratando mal. Para no hacerlo porque nadie tiene la culpa de los malos días de nadie, intento relajarme con la Muerte Mental. Como su nombre indica, se trata de matar mentalmente (¡siempre con y por amor!). Hay varios tipos de Muerte Mental en función de a quién estamos asesinando:

Muerte Mental Cercana

A veces, la persona con quienes tenemos un encuentro desagradable o una disputa abierta es muy cercana. Un familiar directo, mi marido, padres… Por ejemplo, el otro día vino un familiar directo a enseñarme cómo tenemos que realizar la Operación Pañal en casa. No tuvo en cuenta que sigo susceptible tras la pérdida, que esa persona no es madre/padre para darme lecciones, indudablemente lo hacía con toda la buena intención del mundo… pero yo no tenía el día para poner en práctica mi sordera selectiva y asentir sin más.

Hice el grandísimo esfuerzo de asentir sin más, pero como no conseguía la sordera selectiva… pues la maté mentalmente. Durante un rato fue como si no existiera para mí, como si la hubiera eliminado del planeta. Y al cabo del rato volvimos a conversar como si nada.

Muerte Mental Laboral

En otras ocasiones ocurre que la persona es nuestro compañero de trabajo. Hay casos en los que ha hecho algo tan grave que no se puede achacar a un mal día. Aún así, tenemos que seguir tratando con esa persona dado que la vida laboral nos obliga a ello. No queremos, nos hace sentir muy furiosos tener que tratar con esa persona, pero la obligación laboral se impone y debemos tratar con ella.

En ese caso la Muerte Mental puede ser selectiva. Simplemente matamos a esa persona en el plano más sentimental y sólo tenemos relación con ella en el plano profesional. Incluso cuando hayamos tenido una relación cercana con ella anteriormente… asesinas esa parte sentimental a favor de una relación profesional sin altibajos.

La intención siempre es buscar el equilibrio, antes que nada, el nuestro propio. Y si se dan las circunstancias en las que no queremos hablar con alguien, pero tenemos que hacerlo… matarlo mentalmente en el plano sentimental alivia muchas tensiones y equilibra.

Muerte Mental Definitiva

También hay casos en los que nos cruzamos con alguien, ya sea porque le conocemos desde hace poco tiempo e incluso alguien que haya sido amigo íntimo, con quien no queremos volver a cruzarnos jamás. Y la vida nos sale favorable porque la distancia física con esa persona lo permite.

Pero la distancia emocional, por alguna razón, nos trae todo el rato a la cabeza la mala idea que nos haya inculcado. Ya sea una diferencia de opinión o cualquier disputa irreparable, no paramos de darle vueltas a lo que nos ha dicho… Entonces practico la Muerte Mental Definitiva.

Para mí estás muerto“,  ¿lo has escuchado o dicho alguna vez? Decirlo es un acto y ese acto hace muchíiiisimo daño. A veces un daño irreparable en la persona que lo tiene que escuchar. En cambio si lo hacemos mentalmente… La mente tiene mucho poder y si decidimos pensar algo, conseguiremos vivir pensando en ello. Y la Muerte Mental es de esas cosas que no hacen daño a nadie porque se queda en la mente. Pero ofrece un beneficio a la persona que lo piensa dado que siente un auténtico alivio en sus tensiones.

Ahora que sabes lo que es, ¿has practicado alguna vez alguna de las Muertes Mentales que menciono? ¿Conoces más tipos de Muertes Mentales?

6 comentarios en “Muerte Mental

  1. Yo no mato a nadie en núnca. A veces los pongo a parir mentalmente, que ahora que lo pienso es algo parecido… jajaja, pero nada, soy muy de o darle vueltas a todo eternamente u olvidar en un minuto. No tengo medida.

    • Uy, super pensado no… Es algo que llevo mucho tiempo haciendo y me ha permitido tener mucha paz mental. Sólo lo he sacado porque creo que a otras personas les podría ayudar tener este método alternativo de asesinato, jajaja. Es broma (lo de asesinato), pero sí que es más fácil ser zen cuando no te reprimes a ti misma.

  2. Tengo el serio problema de ser muy diplomática jajajjajaja no he practicado lo de la muerte mental pero si hiciera una lista no acabaría jajajjajaja. Lo de pagarlo con otros lo hago, días que estoy saturada y seguramente alguien me ha matado a mi mentalmente jajajaja. Me encanta tu post!!

    • Jajajaja, exactamente. Es una forma de vivir y gestionar los enfados. A veces lo hago hasta con mi hijo, jajaja. Pero con mucho cariño y sólo por la ventana (aterrizando en la piscina para que no muera del todo) xDDD

Deja un comentario

cuatro + 8 =