Reto Kakebo. Día 15

Después de remover tantas emociones con el dinero, ¿no te apetece ya entrar en faena? Hacer cosas de números y desconectar un poco de lo que siente tu corazón… Hoy vamos a relajarnos emocionalmente un poco, pero no mucho. El dinero es emocional, cuando comprendamos esto, podremos ejecutar nuestras acciones mejor con él y hacer que el dinero nos sirva a nosotros, no al revés.

Te pedí que sacaras una lista de todos los gastos de un mes, hoy vamos a trabajar con él y con unos subrayadores de colores (o lápices, rotuladores, etc.). Pero necesitaría que escogieras 4 colores muy diferenciados entre sí y darles a cada uno su código. Tienen que responder ante los siguientes conceptos que hemos trabajado en el día anterior:

  • Supervivencia
  • Ocio
  • Cultura
  • Extra

Una vez escogidos cada color con su concepto vamos a coger esa lista de gastos mensual. Y vamos a ir por desorden, de atrás para adelante.

Señala con el color elegido para los “Extra” todos los gastos que has tenido que consideras que pertenecen a esta categoría.

Lo mismo harás con la “Cultura”, después con el “Ocio” y finalmente con los de “Supervivencia”.

He invertido el orden para hacerte más fácil la selección de categoría para los gastos. Cuando hagas el de “Supervivencia” podrás reevaluar los que se han quedado en blanco y que no consideras que sean de “Supervivencia”. De lo contrario, por darle un color y no dejarlo en blanco podrías señalarlo en “Extra” cuando en realidad es un “Ocio”. Trata de ser lo más cuidadoso posible con la selección de las categorías.

Como he dicho anteriormente, un mismo gasto puede estar en dos categorías diferentes en función de la emoción que te han evocado. Por eso también necesitaba que los definieras extensamente. Nadie más que tú sabe cómo se gasta tu dinero, eso es algo que nadie te puede enseñar. Lo que intentamos con este reto es que el dinero que gastas esté sintonizado con la emoción que sientes para conseguir tu objetivo (el ahorro) y cumplir con tu promesa (el camino para conseguir tu objetivo).

Bien, ahora que ya los has categorizado, ponlos en el Kakebo en el día que les corresponde. Solo cópialos, no hagas cálculos y no te fijes en los que te hace el Kakebo en Excel. Ya nos fijaremos y tomaremos decisiones sobre ellos, pero de momento déjalos por escrito. Ponles un pequeño concepto para identificarlos, si no te acuerdas de qué han sido pon la descripción del banco (aunque al ponerle el color deberías haberlo hecho sabiendo de qué se trata).

Escribe el concepto que te haga sentir más cómodo. “Cena con Manolo” es mejor opción que “Restaurante Pacholí” dado que lo que te saca la emoción es cenar con Manolo, no que hayas cenado en el Pacholí (o quizás sí, pero siempre puedes poner “Cena con Manolo en Pacholí”). El Kakebo es tuyo y es para ti, así que pon lo que te evoque una emoción lo más placentera posible.

2 comentarios en «Reto Kakebo. Día 15»

    • Te deseo mucha fuerza de voluntad, porque a veces se olvida. A mí me ha pasado. Si lo estableces en tu rutina, en plan al empezar el trabajo lo primero que hago es ponerlo al día, poco a poco te acostumbras a mirar el disponible del Kakebo en lugar del dinero que te dice el banco.

      Responder

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

11 − ocho =