Reto Kakebo. Día 1 – 7

Una de las cosas que te permite el Kakebo es sentir tu dinero. Ver desde la emoción en qué gastas cada céntimo y cómo lo gestionas emocionalmente. Un mismo gasto puedes ponerlo en “Supervivencia” o en “Extra”, según cómo hayas sentido que lo has gastado.

Nos han enseñado que el Dinero es algo matemático, no tiene sentido propio ni vida propia. Incluso, en según qué ámbitos, hemos aprehendido que el dinero es “sucio”. No nos trae la felicidad y por tanto es un bien despreciable que nos hace infelices.

Eso responde a la avaricia. El dinero por dinero es verdad que no trae felicidad, pero todo lo que puedes conseguir con ese dinero sí. El dinero forma parte del aspecto de la abundancia o la escasez, dependiendo en cuál de esas dos vertientes de la energía estés nadando.

En un principio tenía intención que la tarea que os propongo solo fuera el primer día, como iniciación. Una toma de contacto emocional con esa parte del dinero que queremos trabajar. Pero a la hora de la verdad tenemos que reconocer que la herida es mucho más profunda de lo que nos cuesta reconocer en principio. Eso no se cura con un solo día, así que la propuesta es la siguiente:

Durante los próximos siete días escribe una carta cada día al dinero para sanar la relación con él.

No os puedo dejar así y ya está. El miedo a la hoja en blanco es demasiado fuerte a veces, sobre todo cuando no se ha hecho con anterioridad. Os voy a hacer una serie de sugerencias tanto en el qué y en el cómo que puedes aceptar o no. Siéntete libre de expresar hacia afuera lo que necesites para aceptar el dinero como parte de tu vida.

Cómo le escribo cartas al Dinero

Te dejo unas sugerencias del formato que puedes usar para escribir:

  • Escribe en folios sueltos en blanco. Esto te permite luego quemarlo para que nadie lo lea y purificar lo que has dejado reflejado en esa carta.
  • Escribe correos electrónicos que te envías a ti misma.
  • Coge un cuaderno a forma de diario. Esto te permite usarlo más adelante para cosas que quieras contarle de cosas que te han pasado. Como si ese cuaderno fuera tu amigo de correspondencia habitual con todos los temas del dinero.
  • Abre un blog (son gratuitos) y escribe posts. Puedes hacerlo público o privado. El permitirte hacerlo público te hace reflexionar de forma más profunda porque expones una parte de tu vida que quieres dejar bien cuadrada. Con el compromiso de ser sincera y de sacarte de ti misma para ver cómo lo leerían los desconocidos.
  • Haz posts en las redes sociales. La mayoría te recuerdan tus publicaciones con el paso de los años y así puedes evaluar la evolución de tu sentir año tras año.
  • Te invito a realizarlo en los comentarios de la entrada si lo prefieres.

Qué le escribo en las cartas al Dinero:

Aquí os sugiero algunas ideas que puedes escribirle y algunas preguntas que puedes contestar. No tienes que hacerlas todas todos los días. Elije cada día lo que te apetece sanar. Quizás haya cosas que quieres escribir que no están aquí o cosas que están aquí de lo cual no quieres escribir. Siéntete libre y trata de buscar la sanación emocional con el dinero:

  • ¿Qué sientes cuando gastas dinero? ¿Y qué sientes cuando recibes dinero?
  • Si el dinero fuera tu amante, ¿qué le dirías?
  • ¿Cómo gestionó tu madre el dinero? ¿Y cómo lo hizo tu padre? ¿Qué has aprendido de ellos?
  • Cuando cobraste tu primer sueldo o tu primera paga, ¿en qué fue lo primero que te lo gastaste?
  • ¿Qué cosas malas sientes cuando piensas en dinero?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste bien con el dinero?
  • ¿Qué sientes ahora respecto al dinero? ¿Cómo puedes conseguir sentirte bien?

Te invito a que comentes en el post las preguntas que has respondido y que no están en esa lista. Para inspirar a más personas a hacérselas porque compartir es bueno para el corazón.

6 comentarios en «Reto Kakebo. Día 1 – 7»

  1. Hola zana tengo una pregunta sobre cómo mis padres manejan el dinero como lo hacemos como lo hacemos con la imagen que recordamos nosotros o les pregunto, a mi padre no puedo ya hace casi 10 años que no está con nosotros.
    Sobre considerarlo amante no lo puedo imaginar.

    Responder
    • Piensa que no hay respuesta mala. Debes hacer lo que sientes que va a ayudarte a sanar esa relación.

      La idea es sacar lo que tú has aprendido de tus padres no lo que tus padres te han querido enseñar. Pero quizás tampoco es una mala idea preguntar a tu madre cómo ha vivido ella su relación económica si consideras que se lo puedes proponer y aprender de ello, además de sanar tu relación.

      Y si no puedes considerar el dinero como una relación de amor, está bien. No hay nada que puedas hacer mal.

      Habrá cosas que te puedan desquiciar, entristecer o enfadar, está bien. Hay que dejar fluir esas emociones para poder sanar las. Las lágrimas que no lloras, no te pueden limpiar.

      Responder
  2. Voy haciendo las preguntas que me apetecen y hoy ya lo he podido considerar mi amante y le he perquè me trate bien y me mime mucho .
    Se puede considerar abundancia que mi marido llegue a casa con una bolsa de verduras que le han regalado y luego le han dado dos panes y dos barras de pan.
    Ya tenemos cena 🤣🤣🤣🤣.
    Hay algun comentario más de las otras chicas yo solo puedo ver los míos al menos en el móvil.

    Responder
    • ¡Pues claro! Poco a poco irá cambiando la relación en estos siete días y seguirá cambiando a lo largo del tiempo. Con estas cartas pretendo que tengáis vuestra primera “toma de contacto” con esa relación, ya sea amorosa, amistosa, desdeñosa… Pero tomar el contacto y sanar los sentimientos y las emociones que os producen por un pasado malo.
      Y como ves, ¡tienes fruto pronto! Jajajajaja.
      PD: De momento, eres la única que se anima a compartir 🙂 Muchísimas gracias!

      Responder
  3. Me estoy adelantado al contenido pero tengo dudas a la hora de rellenar el Excel como lo hacemos con los gastos que son fijos, pero que no vienen todos los meses como por ejemplo el seguro del coche, o el recibo del agua que viene cada semestre.
    Hoy a mi carta con el dinero le he contado mis sueños si tuviera mucho dinero, llevo muchos años soñando con ello me gustaría poder ayudar a las asociaciones de mi pueblo a tener un local nuevo y bonito donde realizar sus actividades.

    Responder
    • Para los gastos fijos el Kakebo es la mejor herramienta que tienes y al tener el excel, aún mejor. Si sabes qué mes te pasan el seguro y la cantidad aproximada, la pones y cuando te la pasen y sepas la cantidad exacta, cambias esa cantidad.

      Por ejemplo, en enero (mes crítico en economía doméstica por excelencia) sabes que a mitad o finales sueles tener un gasto de 170 € en gas o electricidad. Puedes poner el 1 de enero que te pasarán 200 € en gas y cuando te lo pasen (el 23 de enero), cambias a la cantidad exacta de 169,86 €, por ejemplo.

      Y aunque el seguro de coche te lo pasen una vez al año, sabes el mes y la cantidad aproximada, así puedes adelantar ese gasto fijo en tu economía.

      Responder

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

trece + 1 =