Cómo cuidarte la cara #QueDiceMiPiel

El pasado jueves fui al evento que organizó Olay junto a Madresfera para aprender los cuidados que requiere una cara bonita. La verdad es que me sorprendí mucho porque aprendimos cosas que no sabía. Aunque normalmente me veáis sin maquillaje, sí me gusta tener un cuidado del cuerpo, sobre todo de la piel. Aprendí cosas muy curiosas e importantes que no sabía sobre cómo cuidarte la cara bien y quiero escribirlas para contárosla y, sobre todo, para no olvidarlas. Pero antes que nada, ¿qué productos utilizar?

#SkinAdvisor

Olay también nos enseñó su nueva aplicación para detectar aquello que necesita nuestra piel. A través de su web podéis dar de alta vuestro perfil y sólo con un selfie os hace un diagnóstico de cómo se encuentra vuestra piel y qué productos necesitáis para cuidarla mejor. Os da la edad que muestra tu cara que tienes. Tenéis que pinchar en un recuadro que abajo pone “Skin Advisor”.

cartel skin advisor de la web de olay

Por ejemplo, a día de hoy disfruto de mis 32 años lozanos la mar de bien. Accediendo a la aplicación, ésta me dice que tengo, según el cuidado de mi piel, pero no os voy a decir cuántos me dice a mí.

Para hacer el selfie debemos evitar hacerlo con sombras en la cara y procurar que sea con luz natural no directa. Cerca de una ventana o en una estancia muy bien iluminada, pero, sobre todo, evitar las sombras en la cara. Así el diagnóstico será fiable. La aplicación también te envía avisos por correo electrónico para recordarte de vez en cuando si la has cuidado (esto me viene bien, la verdad, soy un despiste). Y te dice qué productos considera que necesitas específicamente para lo que quieres conseguir.

Cómo cuidarte la cara por Fases

Yo sabía que el cuidado de la cara iba por fases. Primero limpieza, después tonificación y finalmente hidratación. Pero aprendimos que hay otra fase también muy importante: la nutrición. Normalmente está incluida en la hidratación, pero necesita de unos cuidados especiales y podemos considerarla aparte. Ahora os hablo de cada una de ellas.

Fase 1: La Limpieza

Llegué tarde y ésta me la perdí… Pero sí me percaté de lo importante que es hacer el proceso dos veces al día. Tanto por la mañana como por la noche. Al desmaquillarnos, sobre todo los ojos, debemos hacerlo de arriba hacia abajo. Es decir, arrastrar con el algodón y el desmaquillante de ojos el rimmel hacia la mejilla. Y después quitar de la mejilla los restos que se han desplazado. No volver el ojo loco y restregar el algodón a lo loco.

Después de desmaquillarse, limpiar la cara con producto específico. Hay un limpiador facial eléctrico, que yo uso, que es una maravilla y lo hace genial. Se puede usar durante la ducha y elimina mucho y muy bien todo. Cuando lo compré, os lo enseñé por los stories de Instagram y probablemente este martes os lo enseñe de nuevo (ya que lo he usado a diario y los martes os enseño productos que uso a diario). Aprovecharé y lo dejaré en los destacados de Instagram por si leéis este post dentro de un año.

Fase 2: La Tonificación

Ésta es la fase que más me gustaba siempre. Deja la piel muy fresquita y no pringa. Da una sensación muy agradable al momento del cuidado. Como me imagino que todas, usaba el tónico con algodón, poniéndolo con cuidado sobre toda la cara. ¡¡Pues no!! Nos enseñaron otro método.

Se aplica una cantidad en la mano y éstas se restriegan entre sí para calentar el producto y calentar las manos. De esta forma dejamos el producto y las manos a una temperatura ideal. Lo aplicamos sobre la cara poniéndolas suavemente sobre la piel, sin moverlas. Así activamos la microcirculación de la piel y el producto penetra mejor. Hay que hacerlo por toda la cara, simplemente poniendo las manos.

Fase 3: La Nutrición

Aquí nos hablaron de dos productos que desconocía por completo. El contorno de ojos y el sérum. Creo que cada uno merece su mención aparte y ambos son complementarios en esta fase.

Contorno de Ojos

Es la parte más delicada de la cara porque es donde se forman las arrugas. También las bolsas de los ojos y las ojeras. Al final resulta que es la que define toda nuestra mirada. Por lo que necesita un cuidado específico según el estado en el que se encuentre, y por ello, necesita un producto específico.

Para aplicarlo debemos hacerlo en el hueso que rodea el ojo, no en el párpado (cosa que yo no sabía). Para ello usaremos el dedo anular o el dedo corazón. Estos dedos tienen menos fuerza y son más recomendables por ello dado que esa piel es especialmente delicada. Primero se aplica el producto con pequeños toques alrededor del ojo.

Otra curiosidad es que según lo que buscamos lo haremos en una dirección u otra. Si buscamos firmeza para eliminar las arrugas comenzaremos desde la nariz en pequeños círculos extendiendo el producto aplicado en puntitos hacia fuera del ojo y después encima de la ceja (nunca dentro del párpado). En cambio si buscamos eliminar la bolsa de los ojos, lo haremos al revés. De la ceja hacia la nariz, para aprovechar el canal linfático del lacrimal y drenar el exceso de líquido.

El Sérum

Este gran desconocido. ¿Quién no ha escuchado en los anuncios esta palabra? Pues nos explicaron que sirve justamente para nutrir cada poro de la piel. Hace como un contorno de ojos, pero para el resto de la cara. Por lo que lo aplicaremos suavemente por toda la cara, menos en el contorno de ojos.

Después de aplicarnos el tónico, nuestra piel está fresca y tiene “ganas de comer”. Con el sérum conseguimos nutrir sus ganas de comer y hacerlo con aquello que necesita. Según nuestras necesidades deberemos usar un sérum u otro. Pero es el que se encarga de satisfacer esta necesidad. Siempre evitando el contorno de ojos.

Fase 4: La Hidratación

Igual que comer, nuestra piel necesita beber. Y aquí diferenciamos las cremas de día y las cremas de noche. Como hemos dicho al principio, este proceso deberemos hacerlo por la mañana y por la noche. Ahora vamos a ver porqué las cremas específicas en esta fase.

La aplicación en ambos casos es igual. Con toques suaves de dentro hacia afuera de la cara, evitando arrastrar piel. También se aplica en contorno de ojos con especial cuidado (dedo anular o corazón).

Crema de Día

Por el día, la piel de nuestra cara está sometida a muchos cambios de temperatura. En invierno pasamos del calor del hogar al frío gélido de la calle. En verano pasamos del calor abrasador al frío congelador del aire acondicionado. Estos cambios drásticos para la piel suponen un suplicio para nuestra cara.

Por eso la crema de día es específica. Trata de lidiar con las inclemencias a la que exponemos nuestra cara. Además, tiene un factor protector contra el sol también muy necesario, incluso en días nublados. Quizás no evite que nos podamos quemar, pero sí evitará consecuencias mayores.

Crema de Noche

Dado que por la noche no pasamos por tantos cambios que sometan a nuestra piel en una tortura, trata de recuperar lo que hayamos podido perder durante el día. Así que además de hidratar, recupera la piel. Por lo general, es otro toque de nutrición extra al sérum o contorno de ojos. Pero específico para el momento del día.

1 comentario en “Cómo cuidarte la cara #QueDiceMiPiel

Deja un comentario

nueve + 12 =